Qué ver y qué hacer para pasar una agradable jornada en la capital de Sicilia

Una selección de lo que se puede ver de Palermo en un día

Lo primero es familiarizarse con el ambiente dando un paseo desde la Porta Nuova (cerca del Palacio de los Normandos) hasta los Quattro Canti, pasando delante de la Catedral y de la Piazza Bologni, vigilada por la estatua en bronce de Carlos I de España. Luego hay que ver de cerca un monumento árabe-normando y otro barroco. También hay que visitar un convento, un palacio, un museo, un mercado y uno de los muchos jardines de la ciudad.

Títulos de esta página

[

Mostrar

]
Piazza Bologni
La Piazza Bologni, se ve la estatua en bronce de Carlos I de España. Situada a lo largo del paseo peatonal de la Via Vittorio Emanuele, esta plaza dispone de Wi-Fi libre (la red se llama Comune di Palermo).

Para la pausa del almuerzo puedes elegir un local típico o uno moderno, de los que hay en las dos calles peatonales (las que se cruzan en los Quattro Canti viniendo de la Porta Nuova una, y del Teatro Massimo otra).

Trattoria Al Vecchio Club Rosanero.
Trattoria típica cerca de la Via Maqueda y los Quattro Canti.

Mientras vas caminando por la ciudad vieja deberás probar la deliciosa repostería local, algo de comida callejera, el pan salpicado de semillas de sésamo y los bollos con helado (y nata).

locales modernos en la Via Maqueda
Locales modernos en la Via Maqueda (al fondo quedan las 4 esquinas de los Quattro Canti).

Todo lo que se ve en esta página sigue abierto y funcionando después del confinamiento.

Arte barroco, convento y repostería (todo en un mismo sitio)

La iglesia barroca de Santa Caterina de Alejandría es uno de los mejores ejemplos de arte barroco en Palermo. Se accede a la iglesia por el convento, donde está la taquilla (3€ cuesta el billete). En el claustro del convento hay una pastelería que ofrece lo más autentico de la repostería local (también expone utensilios tradicionales que utilizaron las monjas para su oficio de pasteleras). Se puede ir hasta la pastelería sin tener que pagar la visita completa de iglesia, convento y tejados (10€).

pastelería del Convento de Santa Caterina d'Alessandria
La pastelería del Convento de Santa Caterina d'Alessandria (foto anterior al confinamiento).

Visita un monumento árabe-normando

Frente a la anterior iglesia, en la misma plaza (la Piazza Bellini, que está cerca de los Quattro Canti), hay dos monumentos árabe normandos: las iglesias de San Cataldo y de Santa Maria dell'Ammiraglio (también llamada Martorana). Por cierto toda la plaza es un área de Wi-Fi libre, al igual de la colindante Piazza Pretoria, donde se encuentra la fuente de las vergüenzas.

Piazza Bellini al anochecer
Piazza Bellini al anochecer.

En un principio sería más recomendable, la visita del monumento árabe-normando de Palacio de los Normandos y de la Capilla Palatina (que está en su interior). Pero con el tema de la pandemia la visita se ha puesto algo complicada (hay que hacer la reserva y pagar el billete online). Tu elijes.

Pasea por un Mercado

Los dos mercados más bulliciosos de Palermo son el Mercado de Ballarò y el Mercado del Capo. El primero queda cerca de la Piazza Bellini. El segundo está algo más alejado, pero se le puede enlazar desde el tramo peatonal de la Via Maqueda (la calle que va del Teatro Massimo a los Quattro Canti).

Mercado del Capo
El Mercado del Capo, cerca de la Porta Carini.

Visita un museo y luego descansa un jardín

Toda el arte que se ha producido desde la antigüedad hasta el siglo pasado queda repartida en 3 museos: El Museo Arqueológico Antonio Salinas, el Palazzo Abatellis - Galería de Arte Medieval y la Galería de Arte Moderno Sant'Anna.

Los más cotizados son los primeros dos. El segundo (Palazzo Abatellis) se encuentra dentro de un palacio señorial del siglo XV en cuya planta primera se custodia la Virgen de la Anunciación (1475) de Antonello da Messina. Se puede visitar el museo y de paso haber ver por dentro un palacio de Palermo (y no es uno cualquiera).

patio interior del Palazzo Abatellis
El patio interior del Palazzo Abatellis.

Jardín en la Piazza Marina

Otra ventaja de la que dispone el Palazzo Abatellis es su cercanía con la Villa Garibaldi. Se trata de un jardín dentro de la Piazza Marina que dispone de Wi-Fi libre (en su interior se encuentra el ficus gigante plantado cuando Sicilia se unió al resto de Italia).

Piazza Marina
La Piazza Marina, donde hace parada el autobús turístico, y la Villa Garibaldi.

La oficina de información turística se encuentra en la misma plaza, en la planta baja del Palazzo Galletti San Cataldo.

Come algo de la gastronomía local

Desde la Piazza Marina se puede remontar con facilidad hacia la Piazza San Francesco (frente la homónima iglesia). Allí está la Antica Focacceria San Francesco, una renombrada y antigua tahona con oferta de productos locales. Para probar la comida callejera (hay que comer de pie) es recomendable la Friggitoria Chiluzzo, situada en la Piazza della Kalsa (también cerca del Palazzo Abatellis). Ambos lugares tienen mucha venta y el género tiene salida contínua sin demorarse en el mostrador.

Antica Focacceria San Francesco
La Antica Focacceria San Francesco. Cada Focaccia (Hogaza de pan) está salpicada de semillas de sésamo.
flecha para ir arriba en la página

Este sitio web no utiliza cookies ni rastreadores.