Todo lo que hay que saber de la Catedral de la Asunción

Descripción completa, con imágenes, de la iglesia más grande de Sicilia

Consagrada a la Asunción de la Virgen, la Catedral de Palermo se encuentra en la céntrica Via Vittorio Emanuele, con su fachada sur que abre a un gran atrio (el Piano della Cattedrale) dotado de Wi-Fi libre (la red se llama Comune di Palermo). Se accede al interior del edificio por los dos portales laterales (norte y sur) que siempre están abiertos.

Títulos de esta página

[

Mostrar

]
Fachada sur Catedral de Palermo
La fachada sur de la Catedral vista desde el Palazzo Asmundo.

La Catedral fue construida en 1185 por iniciativa del arzobispo Gualtiero quien, compitiendo con el rey Guillermo II que en aquellos mismos años estaba construyendo la Catedral de Monreale, quiso crear un edificio cuya majestuosidad fuera testigo del poderío del Cristianismo.

La iglesia, debido a su transcendencia como sede arzobispal de la capital de Sicilia, a lo largo de los siglos ha sido objeto de varias intervenciones arquitectónicas que han modificado su estructura y su aspecto, tanto al exterior como al interior. La más importantes de ellas se acometió en 1781, cundo se añadieron la cúpula central, las capillas laterales y el conjunto de cúpulas que recubre las naves laterales.

Desde el año 2015 el monumento es parte del Circuito árabe-normando de Sicilia con el que la Unesco ha reconocido como Patrimonio de la Humanidad un conjunto de 12 monumentos repartidos entre las ciudades de Palermo, Monreale y Cefalù.

Horario de visita (actualizado el día 22 de junio de 2020)

El horario de visita oficiales es:

La entrada es libre, sin embargo si se quieren visitar las Tumbas Reales, el Tesoro y la Cripta o los Tejados, hay que pagar una entrada. Los precios siguen iguales después del cierre debido a la pandemia de Coronavirus (ver cartel informativo). Estos 3 lugares pueden visitarse de lunes a sábado desde las 9:00 hasta las 14.00, con último acceso a las 13:30 (horario verano 2020).

Exterior de la Catedral

Fachada principal (frente Palacio Arzobispal)

La fachada principal de la Catedral está frente a la torre del Palacio Arzobispal, que en un principio fue su campanario. Desde la Via Matteo Bonello se ven las estatuas situadas sobre los cuatro pilares de la balaustrada que delimita el patio de la entrada (de izquierda a derecha son: San José, San Pedro, San Pablo y San Francisco de Paula), todas fueron esculpidas entre 1724 y 1725 por Giambattista Ragusa, escultor que ha dejado su legado en algunas de las más importantes iglesias de la ciudad.

Fachada principal Catedral de Palermo
La fachada principal de la Catedral en la Via Matteo Bonello.

La actual balaustrada se remonta al siglo XVIII y substituyó la anterior (siglo XVI) diseñada por Domenico Gagini. La fachada queda enmarcada entre dos torres laterales que fueron construidas en 1250 (los tres cuerpos superiores fueron añadidos en el siguiente siglo).

Portal principal Catedral de Palermo
El portal principal de la Catedral (1353), en la Via Matteo Bonello (se accede a este patio frontal de la Catedral desde el Piano della Cattedrale, pero el pasaje, al igual del portal, no siempre está abierto).

El portal principal, de estilo gótico-catalán, substituyó en 1353 el original. A esta misma época se remontan el edículo con el relieve de la Virgen con el Niño y el ajimez que corresponde a la ventana de la nave central (ver). La puerta en bronce es obra del escultor Filippo Sgarlata y fue instalada en el año 1961.

Fachada norte (portal secundario)

La Via Incoronazione (paralela a la Via Vittorio Emanuele) sigue el perfil de la fachada norte de la Catedral. Resaltan el portal lateral, creado en época renacentista y posteriormente modificado en clave neoclásica, las ventanas de arco rebajado, que pertenecen a las capilla laterales añadidas en el '700 (de las ventanas originales, estrechas y alargadas, se ven las marcas dejadas en los muros de piedra), y las almenas que también rodean todo el edificio (la Catedral en sus orígenes fue también una fortaleza).

Fachada norte Catedral de Palermo
La fachada norte de la Catedral de Palermo y la Via Incoronazione. El portal norte, al igual que el portal sur (frente la Via Vittorio Emanuele), permanece abierto y transitable.

El portal norte de la Catedral fue diseñado por los hermanos Fazio y Vincenzo Gagini hijos de Antonello Gagini. Posteriormente, durante el siglo XVII, fue modificado en clave barroca.

Portal norte Catedral de Palermo
El portal norte de la Catedral. Ver la diferencia entre la piedra caliza del marco exterior (1537) y la estructura barroca en piedra gris y mármol rojo y blanco (1659). Toda la pared norte de la Catedral, portal incluido, fue desplazada de varios metros durante la ampliación de 1781.

Después del portal, en el sector de la fachada norte que corresponde al exterior del transepto, se ve un edículo que custodia una imagen de la Virgen con el Niño (ver).

La fachada este (ábsides)

La Via Incoronazione pasa delante de la fachada de la iglesia de Santa Maria in Monte Oliveto y termina su recorrido en la Piazza Sett'Angeli (Plaza Siete Ángeles). Desde la plaza, donde se hallan la parada de taxi y unas excavaciones arqueológicas de la época romana (ver), se puede observar en buena perspectiva la fachada este la Catedral.

Fachada este de la Catedral de Palermo
La fachada este de la Catedral vista desde la Piazza Sett'Angeli, donde se halla la parada de Taxi. Se ve también a la derecha la fachada de iglesia conventual de Santa Maria in Monte Oliveto.

La fachada este del edificio es la única que ha mantenido intacto su estilo árabe-normando. Sus decoraciones son un raro ejemplo, en Europa, de arte fatimí. La decoración utiliza mosaicos de piedra negra de volcán sobre molduras de piedra caliza. Esta técnica fue muy usada en otros edificios de la época (ver el campanario de la iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio).

Exterior ábsides Catedral de Palermo
La fachada este de la Catedral vista desde más cerca.

La fachada sur (portal entrada principal)

Al salir de la Piazza Sett'Angeli hacia la Via Vittorio Emanuele se entra en la Via Simone di Bologna, dedicada al obispo que hizo construir el actual Palacio Arzobispal. En esta calle, que transita frente a uno de los bachilleratos más antiguos de la ciudad, se hallan dos accesos abiertos al Piano della Cattedrale, hacia donde se asoma la monumental fachada sur de la Catedral.

Fachada sur Catedral de Palermo
La fachada sur de la Catedral vista desde la Via Vittorio Emanuele. A la izquierda se ve el Palazzo Arcivescovile.

A pesar de la extensión del Piano della Cattedrale, se hace algo difícil ver toda la fachada sur debido a su considerable longitud. Si seguimos nuestro recorrido, viniendo de la Piazza Sett'Angeli, entraremos en el Piano della Cattedrale en correspondencia de la torre sureste, la que está adornada con el reloj creado por Vincenzo Gagini en 1574.

Fachada sur de la Catedral de Palermo con reloj
La fachada sur de la Catedral vista desde el área frente la torre con reloj. Desde este ángulo se ven algunas de las cúpulas que cubren la nave sur de la iglesia.

El Piano della Cattedrale

El Planum Ecclesiae, el atrio de la Catedral, es uno de los lugares más representativos del tramo alto de la Via Vittorio Emanuele. Todo el conjunto quedó separado de las calles que le rodean en el año 1575, cuando el Arzobispado encargó a Vincenzo Gagini la creación de una balaustrada de mármol que, en 1761, será sustituida con la actual. Se accede al interior del recinto a través de varios portales situados en las tres calles colindantes. Todos los portales quedan enmarcados entre dos pilares adornados con una estatua.

Piano della Cattedrale
El Piano della Cattedrale, con el Monumento de Santa Rosalía en el centro, visto desde el Palazzo Arcivescovile. A la derecha está la Via Vittorio Emanuele, abajo se ven las estatuas de San Jerónimo de Estridón y San Ambrosio de Milán, situadas sobre los pilares de uno de los siete portales del recinto.

En el año 1744 fue retirada una fuente que se hallaba en el centro del Piano della Cattedrale, su lugar fue ocupado entonces por el Monumento de Santa Rosalía. El suelo de la explanada ha sido renovado en ocasión del Jubileo de 2000.

El Monumento de Santa Rosalía

Al centro del Piano della Cattedrale nos encontramos el Monumento de Santa Rosalía, creado por encargo del aristócrata Ignazio Sabastiano Gravina Cruillas, cuyo nombre puede leerse, junto con la fecha del 1744, en la lápida puesta en el pilar triangular de estilo barroco tardío que sustenta la estatua de la patrona de Palermo.

Monumento de Santa Rosalía
El Monumento de Santa Rosalía.

El culto de Santa Rosalía, cuyo restos mortales se hallan guardados en esta Catedral, comenzó después del hallazgo de su última morada en una cueva de Monte Pellegrino, donde hoy se halla el Santuario a ella dedicado. Según el relato tradicional, sus restos fueron llevados en procesión por la ciudad que sufría en aquel entonces, corría el año 1624, una grave epidemia de peste. El fin de la epidemia, coincidiendo con esos acontecimientos, otorgó a la santa el patronazgo de la ciudad.

Pórtico y portal gótico-catálan

El pórtico de la Catedral fue creado en 1453 sobreponiéndose a una estructura anterior. Se compone de tres arcos apuntados enmarcados entre dos torres laterales cuyos aspecto nos recuerda las que marcan las esquinas de la Catedral.

Pórtico Catedral de Palermo
El pórtico gótico-catalán de la Catedral de Palermo.

El portal situado bajo el pórtico reproduce fielmente el portal gótico de la fachada, incluida la presencia de un edículo que muestra una reproducción de la Virgen con el Niño que, en este caso, está representada por un mosaico que se remonta al '200. En la primera columna a la izquierda del pórtico puede verse un relieve que reproduce una página del Corán (ver).

Portal sur Catedral de Palermo
El portal sur de la Catedral.

Interior de la Catedral

Los cambios de los últimos siglos

A lo largo de los últimos tres siglos el interior de la Catedral ha sido tan profundamente modificado que se han perdido irremediablemente sus características originarias. Actualmente lo que unifica todos los elementos es el estilo neoclásico que fue introducido durante la gran reforma de las últimas dos décadas del siglo XVIII.

Interior Catedral de Palermo
El interior de la Catedral de Palermo visto desde el portal principal. Se ven, en los pilares que sustentan la bóveda, las estatuas renacentistas creadas por los Gagini y las columnas que sustentaban el originario techo de bigas de la época de los normandos.

La planta de la iglesia es de cruz latina con dos naves laterales. La nave central, que se sostiene sobre unos imponentes pilares, está adornada con unas estatuas creadas por los hijos del escultor renacentista Antonello Gagini (1478-1536). En la cara interior de los arcos que sujetan las paredes, tanto de la nave central como de las naves laterales, hay unas columnas de mármol que proceden del edificio originario (siglo XII).

Nave central y contra-fachada de la Catedral de Palermo
La nave central de la Catedral de Palermo vista desde el transepto. Sobre el portal se halla el escudo de la Casa Real de Saboya sujetado por dos ángeles.

En correspondencia del cuarto arco de cada lado de la nave central, frente a los dos portales laterales, se hallan las únicas pilas de agua bendita de la Catedral (curiosamente el portal principal no tiene pilas). En el lado izquierdo se encuentra la más antigua (primera mitad del '500), esculpida por Antonello Gagini. En el lado derecho hay una copia de la misma, realizada en 1583 por el escultor Giuseppe Spatafora.

Pila de agua bendita esculpida por Antonello Gagini
La pila de agua bendita esculpida por Antonello Gagini.

La nave norte (Pila bautismal, mausoleo primer mártir asesinado por la mafia y estatua renacentista Madonna Libera Inferni)

La nave norte de la Catedral es la que se sitúa a la izquierda de la nave central (mirando hacia el altar). Todas las capillas se remontan a finales del siglo XVIII, debido a ello sus altares tienen la misma configuración.

En la primera capilla se encuentra una monumental pila bautismal de planta octogonal creada por el escultor Filippo Pennino y por su hijo Gaetano (1801). En los relieves frontales de la fuente puede verse el Bautismo de Jesús, el mismo tema está representado en el cuadro situado detrás, obra del pintor palermitano Giuseppe Crestadoro.

Pila bautismal Catedral de Palermo
La Capilla del Baptisterio, con su pila bautismal.

En la segunda capilla, dedicada a la Madonna degli Angeli, se hallan unas esculturas de Antonello Gagini que pertenecieron a la tribuna del siglo XVI. En la tercera capilla, dedicada a San Antonino da Padova, nos encontramos con un valioso cuadro de altar pintado por Vito D'Anna (1718-1769), el más relevante pintor del Rococó siciliano. La obra representa San Antonio de Padua con San Atanasio de Alejandría.

San Antonio de Padua con San Atanasio de Alejandría, pintura de Vito d'Anna
San Antonio de Padua con San Atanasio de Alejandría, pintura de Vito d'Anna

Después del portal lateral nos encontramos con la cuarta capilla, dedicada a Santa Cristina. El cuadro de altar, pintado por Giuseppe Velasco, es otra de las obras de arte presentes en esta nave izquierda de la Catedral.

La quinta capilla es la de la Inmaculada Concepción, donde se custodia un simulacro en plata de la Inmaculada, creado en el '600. Frente a esta capilla suelen pararse mucho los palermitanos, pues custodia de forma provisional los restos mortales del Padre Pino Puglisi, beatificado por el Papa Francisco y primer mártir de la Iglesia Católica asesinado por la mafia. El sarcófago será trasladado en el barrio donde nació Padre Puglisi, Brancaccio, cuando finalice la construcción de la iglesia de San Gaetano.

Capilla de la Inmaculada Concepción en la Catedral de Palermo
La capilla de la Inmaculada Concepción.

La sexta capilla está dedicada a San Pedro y Santa Águeda, representados en el cuadro de altar pintado por el palermitano Pietro Martorana. El altar está decorado con un relieve tallado en madera y pintado en oro que resalta sobre un fondo azul de lapislázuli.

La séptima capilla custodia una de las obras de arte más importantes de la Catedral: la estatua renacentista de la Madonna Libera Inferni. Fue creada en 1469 por el escultor Francesco Laurana. Un siglo más tarde, en 1576, el Papa Gregorio XIII, durante su visita a la ciudad, le otorgó el poder de conceder la Indulgencia a las almas del Purgatorio. Desde entonces se la conoce como Madonna Libera Inferni.

Madonna Libera Inferni de Francesco Laurana
La estatua de la Madonna Libera Inferni de Francesco Laurana.

La nave sur (Tumbas Reales, portal acceso y reliquiario)

A través del portal lateral de la nave sur, el que se abre en el pórtico, suele acceder al interior de la Catedral la gran mayoría de los visitantes. Nada más entrar notan, a su izquierda, el área vallada comprendida entre los dos portales laterales (portal sur y portal lateral derecho de la fachada), aislada y cuyo acceso está vinculado al pago de una entrada.

Nave sur Catedral de Palermo
La nave sur de la Catedral vista desde el transepto. Al fondo, después del portal sur (se ve la claridad que entra del exterior), está el área de las tumbas reales.

La primera y la segunda capilla están ensanchadas con respecto a las demás debido a la presencia de las tumbas reales, de ellas nos ocuparemos en un capítulo a parte. La tercera capilla, también aislada debido a la presencia de la mesa-recepción de las tumbas reales, está dedicada a la Madonna della Lettera, patrona de la ciudad de Mesina. El cuadro de altar fue pintado por el pintor Antonio Filocamo (Mesina 1669-1743).

La cuarta capilla, situada después del portal lateral, está dedicada a San Ignacio de Loyola. El cuadro de altar, una valiosa obra de arte del pintor Vito D'Anna, muestra San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier en presencia de la Virgen con el Niño.

San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier en presencia de la Virgen con el Niño, pintura de Vito d'Anna
San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier en presencia de la Virgen con el Niño, cuadro de altar pintado por Vito d'Anna.

La quinta capilla está dedicada al Beato Pietro Geremia, predicador dominicano nativo de Palermo cuyas reliquias se custodian en el altar mayor de la iglesia de San Domenico en Palermo. El cuadro de altar de la capilla, pintado por Antonio Manno (Palermo 1739-1810), representa al beato durante su obra de predicador. Detrás del altar se encuentra el acceso a los lavabos públicos de la iglesia.

La sexta capilla es la de las Reliquias Sagradas, en su interior se custodian reliquias de Santa María Magdalena, Santa Cristina, Santa Águeda, Santa Ninfa, San Mamiliano y los Mártires de Palermo (San Eustorgio, San Procolo y San Golbodeo). Esta capilla, desde 1908, se encuentra aislada tras una reja de hierro forjado.

Capilla de las Reliquias Sagradas en la Catedral de Palermo
La capilla de las Reliquias Sagradas.

La séptima capilla está dedicada a San Francisco de Paula. Se trata de una capilla donde a pesar de la reforma neoclásica aún permanecen algunos elementos barrocos, como su decoración en mármoles policromados. En el altar, dentro de un nicho, se encuentra la estatua de San Francisco de Paula en la Gloria del Cielo, creada por Giovanni Battista Ragusa, escultor del barroco siciliano cuya obra más conocida es la Columna de la Inmaculada, situada frente la Iglesia de San Domenico, en la plaza homónima.

Capilla de San Francisco de Paula en la Catedral de Palermo
La capilla de San Francisco de Paula. A la izquierda del altar se encuentra, esculpida por Gioacchino Vitaliano, la Alegoría de la Caridad, a la derecha, esculpida por Giovanni Battista Ragusa, la Alegoría de la Penitencia.

Las Tumbas reales

Las tumbas reales de la Catedral de Palermo custodian los restos mortales de algunos personajes clave de la historia de Sicilia entre el siglo XII y el XIII. En la primera capilla se halla el monumento funerario de Enrique VI del Sacro Imperio Romano Germánico (padre del rey de Sicilia y emperador de Alemania Federico II), detrás está el monumento dedicado a Constanza II de Sicilia y, en la pared derecha de la capilla detrás de una lápida de época romana, la sepultura de Constanza de Aragón.

Catedral de Palermo - Monumento funerario de Enrique VI del Sacro Imperio Romano Germánico
La primera capilla de la nave sur de la Catedral. Se ve el monumento funerario que custodia los restos mortales de Enrique VI. Detrás se halla el sarcófago de la emperatriz Costanza de Sicilia y, en la pared a la derecha el monumento funerario de Costanza II de Sicilia.

En la segunda capilla se halla el monumento funerario que custodia los restos de Federico II Hohenstaufen, detrás se halla la sepultura de Rogelio II de Sicilia, padre de Costanza de Sicilia y abuelo de Federico II.

Catedral de Palermo - Monumento funerario de Federico II Hohenstaufen
Monumento funerario de Federico II Hohenstaufen.

Los dos monumentos funerarios que se hallan al frente de cada capilla, como hemos visto, pertenecen a los dos personajes históricamente más relevantes de su época: Enrique VI y su hijo Federico II, ambos emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Estos dos monumentales sarcófagos fueron creados en Cefalú por iniciativa de Rogelio II. Para ello se utilizó mármol pórfido rojo procedente de Egipto. La historia cuenta que, por decisión de Rogelio II, la Catedral de Cefalú iba a ser el mausoleo de la familia real. Sin embargo, al cabo de varias vicisitudes, el monarca acabó sepultado en Palermo, en la misma Catedral, en otro sarcófago de características similares (el que se halla detrás del de su nieto Federico II). Así que aquellos monumentos se quedaron donde estaban y vacíos, pues el obispado de Cefalú no accedió a que se trasladaran a la capital del reino. Años más tarde Federico II, decidido a utilizarlos para el mismo y para su padre, concibió el ardid de alejar el obispo de Cefalù Arduino, encargándole una misión en Tierra Santa. Al estar ausente la principal autoridad de Cefalù, nadie pudo oponerse a la voluntad del rey y los dos sarcófagos fueron llevados a Palermo.

La Meridiana solar

La Meridiana solar de la Catedral fue creada en 1794 por el astrónomo Giuseppe Piazzi. Gracias a ella, en Sicilia, se comenzó a contar el paso de las horas como en las demás naciones de Europa (*). Su funcionamiento se basa en una abertura circular practicada en la octava cúpula de la nave derecha, la que se halla a la altura de la Capilla de San Francisco de Paula, cuyo diámetro es la milésima parte de su altura sobre el suelo. Cuando llegan la doce del mediodía (hora solar por supuesto), un circulo dorado que se proyecta a través del techo hace brillar la raya de latón de la meridiana, marcando también la temporada del año y el signo zodiacal que le corresponde.

(*) Hasta finales del '700 en el Reino de Sicilia se contaban las horas del día a partir de la media hora después de la puesta de sol. Después de la introducción en Italia del sistema horario europeo, con la creación de la Meridiana del Duomo de Milán (1786), el Piazzi, que en aquel entonces era director del Observatorio Astronómico de Palermo, logró convencer las autoridades de que había llegado el momento de modernizar, también en Sicilia, el sistema horario.

Meridiana solar de la Catedral de Palermo
La Meridiana solar de la Catedral de Palermo.

El transepto (Altar de la Asunción y acceso Tesoro, Cripta y ábside)

El transepto de esta Catedral tiene, en proporción al resto del edificio, unas dimensiones contenidas. En el área central, bajo la cúpula, se encuentra la mesa ceremonial mientras su brazo izquierdo queda reservado para los fieles que acuden a rezar fuera de los horarios de misa.

Transepto de la Catedral de Palermo con mesa ceremonial
El transepto de la Catedral con la mesa ceremonial, situada a cierta altura para ser visible desde los lugares más alejados de la nave central. Detrás se ve el brazo izquierdo, con el Altar del Crucifijo. Ambas área quedan valladas.

En los extremos del transepto se hallan los altares dedicados al Crucifijo (brazo izquierdo) y a la Asunción de la Virgen (brazo derecho), la titular de esta Catedral. En ambos lados del presbiterio se hallan las dos capillas más importantes de la iglesia, la Capilla del Santísimo Sacramento y la Capilla de Santa Rosalía. Entre esta última y el altar de la Asunción se encuentra el acceso al Tesoro de la Catedral y a la Cripta. En las paredes del presbiterio pueden verse, al igual que en la nave central, unas estatuas esculpidas por Antonello Gagini que, como las de la nave central, pertenecieron a la tribuna renacentista de la Catedral.

Brazo derecho transepto Catedral de Palermo y acceso sacristía del canónigo
El brazo derecho transepto, con la puerta de acceso a la sacristía del canónigo, vista a través del Altar de la Asunción de la Virgen. Sobre la puerta se ve la estatua renacentista de San Mateo.

En el altar dedicado a la titular de la Catedral están unos relieves esculpidos por Antonello Gagini que en el antipendio representan las Santas de Palermo y sobre la mesa de altar el Tránsito de la Virgen. Más arriba, pintado por Giuseppe Velasco (pintor palermitano de origen española), se encuentra el cuadro de altar dedicado a la Asunción de la Virgen.

Altar de la Asunción en la Catedral de Palermo
El altar de la Asunción de la Virgen (Santissima Maria Assunta in Cielo) a la cual está consagrada esta Catedral.

La Capilla de Santa Rosalía fue creada pocos años después del fin de la peste del 1624. El monumental altar de plata, dedicado a la recién nombrada patrona de la ciudad, fue creado por maestros artesanos en 1631 y está considerado el mejor ejemplo, en Sicilia, de la artesanía barroca de la plata. En el resalta la urna que la noche del 14 de julio es llevada en procesión por las calles de la ciudad, culminando los tradicionales festejos de la Festa di santa Rosalia. Sobre el altar se ve la celebre pintura del Velasco que se ha convertido en un icono de la patrona de la ciudad.

Altar de Santa Rosalía en la Catedral de Palermo
El altar barroco de la Capilla de Santa Rosalía. Sobre el altar puede verse el cuadro, obra del pintor hispano-italiano Giuseppe Velasco, que se ha convertido en la imagen más famosa de la Santa.

El lado izquierdo del transepto suele quedar más apartado del resto de la iglesia debido a su importancia como lugar de oración. En el se halla la Capilla del Santísimo Sacramento a la cual los devotos dedican, durante todas las horas del día, sus plegarias. El altar que se halla en el extremo del transepto, el Altar del Crucifijo, se compone de distintas piezas que tienen un origen distinto.

Altar del Crucifijo en la Catedral de Palermo
El altar del Crucifijo.

La Capilla del Santísimo Sacramento, también barroca, está decorada con un monumental altar creado en 1653 por el escultor napolitano Cosimo Fanzago, utilizando piedra de lapislázuli. En la pared derecha de la capilla se encuentra el monumento funerario dedicado al arzobispo Francesco Ferdinando Sanseverino (1723-1793).

Capilla del Santissimo Sacramento en la Catedral de Palermo
La Capilla del Santissimo Sacramento, a la izquierda del presbiterio.

Presbiterio y ábside (silla arzobispal, coro y fresco bóveda ábside)

En el presbiterio de una Catedral se reserva un asiento preferencial para que el obispo pueda presidir el oficio de la misa. En la Catedral de Palermo, puesto que fue capital de un reino, frente al asiento de la máxima autoridad religiosa, que en este caso sería el arzobispo, se halla otro asiento, de igual tamaño, reservado para el rey. Detrás de ambos asientos se halla el coro gótico-catalán, tallado en madera en 1466 utilizando como modelo el coro de la Catedral de Santa Eulalia de Barcelona.

Presbiterio y ábside de la Catedral de Palermo
El presbiterio visto desde el transepto. Se ven, frente a frente, los asientos reservados al rey (izquierda) y al arzobispo.

Sobre el coro se hallan las dos "cantorie" y, sobre ellas, los dos órganos de la Catedral. El altar, creado en 1794, está adornado con piedras semipreciosas. Esculpidas por Antonello Gagini las estatuas del altar, que representa la Resurrección de Cristo, y las estatuas de los cuatro apóstoles que se hallan en los nichos de las paredes. Es posible ver de cerca el altar después de la visita a la Cripta de la Catedral.

Altar mayor de la Catedral de Palermo
El Altar mayor de la Catedral.

La bóveda del Transepto está decorada con un fresco que representa la Asunción de la Virgen, obra del pintor Mariano Rossi (Sciacca 1731 - Roma 1807). El mismo artista pintó el fresco de La cacciata dei Saraceni ad opera dei Normanni, que decora la semi-cúpula del ábside.

Frescos bóveda ábside de la Catedral de Palermo
La semi-cúpula del ábside con el fresco de La cacciata dei Saraceni ad opera dei Normanni.

Algo de historia

El edificio originario

Catedral Gualtierana es el nombre del edificio creado en estilo árabe-normando por el arzobispo Gualtiero. En aquel entonces esta Catedral tenía una estructura muy parecida a la Catedral de Monreale, pero privilegiando la monumentalidad exterior a la belleza del interior que prevalece en esa Catedral.

La gran nave central, digna de la que hasta hoy es la iglesia más grande de Sicilia, estaba cubierta por un techo de bigas de madera (la actual bóveda y la cúpula neoclásica fueron a añadidas a finales del siglo XVIII) obra de los carpinteros normandos y se sustentaba sobre una hilera de arcos apuntados que descansaban sobre múltiples columnas (las mismas que hoy sirven como decoración a los monumentales pilares de la nave central).

El ábside derecha de la Catedral
El ábside derecho de la Catedral que, después de la reforma del siglo XVIII, ha quedado excluida del interior del templo. Se puede ver al acceder a la Cripta, cuya visita está asociada a la del Tesoro de la Catedral.

Las dos naves laterales no presentaban capillas y su cobertura, como en la nave central, estaba hecha en bigas de madera (las capillas laterales y las 16 cúpulas que cubren las naves laterales también fueron añadidas a finales del siglo XVIII). Según el proyecto originario las cuatro torres laterales, aporte de la arquitectura normanda, no excedían la altura del edificio (su altura será aumentada en el siglo XIV con la añadidura de los tres cuerpos superiores).

Fachada principal de la Catedral
La fachada principal de la Catedral en la Via Matteo Bonello.

Entre el siglo XIII y el XVII se fueron aportando varias reformas al edificio. En un principio (entre el '200 y el '400) al exterior, sucesivamente (entre el '500 y el '600) también al interior. En el siglo XIII se reformó el mausoleo de los reyes normandos, la Capilla de la Magdalena, para crear la primera sacristía de la Catedral, llamada Antica sacrestia dei Canonici, hoy primera sala expositiva del Tesoro de la Catedral.

En este mismo siglo se terminaron las obras de construcción de los primeros dos cuerpos de las cuatro torres laterales. Durante el siglo XIV se substituyó el hasta entonces austero portal principal con uno nuevo, el que ha llegado hasta nuestros días, inspirado al estilo gótico-catalán.

Otro aporte del gótico-catalán, esta vez al interior del templo, es el coro tallado en madera de nogal que reproduce el coro de la Catedral de Santa Eulalia de Barcelona. El siglo XVI vio la llegada del estilo renacentista a la Catedral. Antonello Gagini, el talentoso hijo del escultor Domenico Gagini (quien junto a Francesco Laurana introdujo el estilo renacentista en Palermo), dedicó los últimos años de su vida a la decoración del interior de la Catedral, que hasta entonces no había sido renovado desde la época de Gualtiero.

Presiterio de la Catedral de Palermo
El presbiterio de la Catedral de Palermo con su coro de 1446 que reproduce el de la Catedral de Santa Eulalia en Barcelona. A la derecha está la Capilla de Santa Rosalía, donde se custodian en una urna de plata los restos mortales de la protectora de Palermo.

El Gagini creó una monumental tribuna en el ábside la cual sin embargo fue desmantelada dos siglos más tarde (ver maqueta custodiada en el Museo Diocesano). Las estatuas que decoraban la tribuna aún pueden verse distribuidas al interior de la catedral. Al '500 también se remontan los dos portales renacentistas de la vieja sacristía y la creación de la nueva sacristía, la Sacrestia nuova, hoy llamada Cappella del Tesoro.

De las reformas operadas en este siglo al exterior del conjunto tan solo ha llegado hasta nuestros días el portal norte, aún retocado en época sucesiva. El siglo XVII quedó marcado por el descubrimiento de los restos de Santa Rosalía en el Monte Pellegrino y, después de los acontecimientos ligados al final de la epidemia de peste que asolaba la ciudad, llegó la creación de la capilla dedicada a la nueva patrona de la ciudad, capilla en la cual aún se guardan sus restos.

La ampliación de 1781

Durante la segunda mitad del siglo XVIII el Obispado quiso renovar la Catedral, que además necesitaba intervenciones de restauro. Para ello contrató el arquitecto Ferdinando Fuga quien proyectó la reforma en clave neoclásica del interior del edificio. Las obras comenzaron en 1781 con la substitución del techo de bigas del siglo XII con la actual bóveda neoclásica. Antes, para sostener su peso, se suplantaron las columnas con los monumentales pilares que hoy pueden verse decorados, cada uno de ellos, con una de las estatuas renacentistas de los Gagini y las 4 columnas originarias.

Lienzo que reproduce la Catedral de Palermo antes de la reforma del siglo XVIII
Lienzo que reproduce la Catedral de Palermo antes de la reforma del siglo XVIII. El cuadro puede verse durante la visita del Museo Diocesano, o sea del Palacio Arzobispal, (es custodiado en la sala verde de la primera planta).

El paso sucesivo consistió en desplazar las paredes laterales del edificio para ensanchar las naves laterales y dar lugar a la creación de las capillas, ausentes en el edificio árabe-normando. Las nuevas naves laterales serán recubiertas por 16 cúpulas laterales, 8 por cada lado. La construcción de la monumental cúpula del transepto fue el último aporte de esta reforma que terminó en 1801.

Te puede interesar

flecha para ir arriba en la página

Este sitio web no utiliza cookies ni rastreadores.