Museo diocesano

Sede de la Curia Arzobispal de Palermo

y del Museo Diocesano, este edificio de estilo gótico-catalán fue construido durante el siglo XV por iniciativa del arzobispo Simone di Bologna, perteneciente a la aristócrata familia de los Beccadelli de Bolonia cuyo escudo puede aún verse sobre el portal del palacio.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Via Vittorio Emanuele frente el Piano della Cattedrale
La fachada principal del palacio, frente el Piano della Cattedrale. A la derecha se ve ve la torre que fue, antes de la construcción del palacio, el campanario de la Catedral.

El palacio queda adosado a la antigua torre-campanario de la Catedral que, a partir de entonces, ha pasado a formar parte de su estructura. Su fachada principal hace esquina con la Via Vittorio Emanuele y sigue a lo largo de la Via Matteo Bonello, calle que le separa de la Catedral y de su explanada (el Piano della Cattedrale). Los dos edificios quedan simbólicamente unidos por un doble arco-puente que une la fachada de uno, con la torre campanario del otro.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - fachada principal
La fachada principal del palacio a lo largo de la Via Matteo Bonello. La hilera de ventanas de la planta baja y de la planta noble pertenecen al museo Diocesano.

En el siglo XVI el palacio fue ampliado considerablemente con la construcción del Seminarium Clericorum cuya fachada se extiende, a lo largo de la Via Vittorio Emanuele, frente al parque de la Villa Bonanno, donde hoy hacen parada los buses turísticos que operan en Palermo y Monreale.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - el Seminario Arcivescovile visto desde la Villa Bonanno
El Seminario Arcivescovile visto desde la Villa Bonanno. La calle que transcurre entre el parque y el palacio es la Via Vittorio Emanuele que, a mano derecha, baja hacia la Catedral.

Horarios y precios

Al interior del ala más antigua del palacio, ocupando la planta baja, la primera y parte del sótano, se encuentra el Museo Diocesano de Palermo que abre sus puertas al público según los siguientes horarios:

De martes a viernes desde las 9:30 hasta las 13:30. Los sábados de 10:00 a 18:00. Domingos y festivos de 9:30 a 13:30. Los lunes queda cerrado, aunque sea un día festivo. El billete de entrada cuesta 4,50€ (2€ los niños). Si se ha previamente visitado uno de los lugares incluidos en el Circuito del Sacro se tiene derecho a un descuento que deja el precio del billete en 3€. Para obtener el descuento hay que mostrar el billete, entero (sin descuento), con el cual se ha visitado uno de los monumentos que pertenecen al circuito (*). De todos modos al visitar uno cualquiera de los monumentos del circuito, el personal de la taquilla facilita un folleto con un mapa donde se ubican los demás monumentos. Hay que conservar el primer billete (el que no tiene descuento) para mostrarlo en los demás lugares y así conseguir la reducción.

(*) Monumentos del Circuito del Sacro: Oratorio de San Lorenzo, iglesia de Santa Maria della Catena, Oratorio de San Domenico, Oratorio de Santa Cita, iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio (Martorana), iglesia de San Cataldo, iglesia de La Magione, Cattedrale, Museo Diocesano de Palermo, Oratorio de San Mercurio, Palazzo Alliata Villafranca, iglesia de San Matteo al Cassaro, iglesia del Santissimo Salvatore, iglesia de la Immacolata Concezione al Capo, iglesia de San Nicolò di Bari, Torre de la Albergheria, iglesia de Santa Chiara, Oratorio dell'Angelo Custode, iglesia de Santa Caterina D'Alessandria, iglesia de Santa Maria del Piliere, Museo Diocesano de Monreale

El palacio dispone de rampa para minusválidos y ascensor (hay que solicitar su uso al personal del museo).

La institución de los Museos Diocesanos

se remonta a la primera mitad del siglo XX. Su finalidad era la de reunir todas las obras de arte que se encontraban esparcidas entre una multitud de iglesias cerradas, siendo almacenadas muchas veces en condiciones perjudiciales para su conservación (*). La destrucción de muchas iglesias durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial aportó todavía más obras, sobre todo pinturas, al proyecto del Museo Diocesano de Palermo que, en 1952, abrió por primera vez sus puertas al publico.

(*) En la ciudad de Palermo, las demoliciones producidas por las obras de la segunda mitad del '800' y de principios del '900 (para poder construir el Teatro Massimo y crear la Via Roma), a las que se añadieron las del periodo fascista (para poder construir el Palazzo di Giustizia y el Palazzo delle Poste), habían dejados una gran cantidad de obras de arte sin una colocación definida.

Palazzo Arcivescovile - altar Sala Borremens
El altar de la Capilla Borremens, procedente de la iglesia de San Giovanni dell'Origlione en el barrio de la Albergheria.

En la década de los '80 se puso en marcha una sustancial reforma del museo, acompañada por el restauro de todo el edificio. Durante las obras de restauro de la planta baja se emprendió bajo los sótanos del palacio una campaña de excavaciones arqueológicas, algunas de las cuales quedan en parte visibles desde unos cristales situados en la Sala della Trifora. En el año 2003, después de un largo periodo de cierre, el Museo Diocesano ha vuelto a abrir sus puertas. Actualmente la salas del museo abiertas al público se hallan en la planta baja, en la planta noble y en parte del sótano del palacio.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - excavaciones arqueológicas
Las excavaciones arqueológicas visibles bajo la Sala della Trifora.

El recorrido museal comienza desde la planta baja, con la visita de las primeras dos salas expositivas, para luego seguir en la planta noble. Después de visitar la capilla del palacio (Capilla Borremans) el recorrido nos lleva por la Sala Torre, situada bajo la torre del palacio (antes campanario de la Catedral), desde la cual se baja hasta el sótano, donde hay tres salas expositivas. Después se sube hasta la planta baja donde, una vez visitadas las últimas tres salas, damos por terminado el recorrido y salimos al loggiato del portal.

[]

Exterior del palacio

Bajando por la Via Vittorio Emanuele desde la Porta Nuova puede apreciarse la fachada del ala nueva del palacio, añadida al conjunto en el siglo XVI. En su interior se encuentra la Universidad Teológica Siciliana, institución que ha tomado el relevo del Seminario Arcivescovile cuyo nombre, Seminarium Clericorum, puede aún leerse sobre el portal que se abre frente la Villa Bonanno.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - vista palacio al bajar desde la Porta Nuova
El ala más reciente (final del siglo XVI) del Palazzo Arcivescovile de Palermo como se ve al bajar, desde la Porta Nuova, por la Via Vittorio Emanuele. La imagen está sacada desde la acera frente al Ospedale di San Giacomo (Hospital de Santiago). Se nota una de las dos columnas que marcan sus esquinas.

En correspondencia de la esquina entre la Via Vittorio Emanuele y la Via Matteo Bonello, puede verse el balcón de la planta noble que pertenece a la Sala Gialla (Sala Amarilla) del Museo Diocesano. La esquina, como de costumbre en los antiguos palacios de Palermo, lleva una columna empotrada.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - esquina palacio entre Via Vittorio Emanuele y Via Matteo Bonello
La esquina del palacio entre la Via Vittorio Emanuele y la Via Matteo Bonello. Al fondo se ve la Porta Nuova.

La fachada sur del palacio, donde se abre el portal del Seminario Arzobispal, mira hacia la Via Vittorio Emanuele y la Villa Bonanno. La fachada principal (este) mira hacia la Catedral, a la cual queda simbólicamente unido a través de dos arcos-puente que pasan sobre la Via Matteo Bonello.

La alta torre del palacio, que en un principio perteneció a la Catedral, fue reformada en el siglo XIX. En ese entonces su antigua cobertura en forma piramidal vino a ser suplantada por una torre de estilo neogótico que reproduce el aspecto de las cuatro torres de la Catedral.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - esquina norte
Estamos en la Via Matteo Bonello; a la izquierda vemos la fachada de la Catedral, a la derecha la esquina norte del Palazzo Arcivescovile, y al centro los dos arco-puentes que simbólicamente unen los dos edificios. En esta calle le tráfico baja desde la Via Vittorio Emanuele hacia el Palazzo di Giustizia.

[]

Portal y loggiato

El portal principal del palacio se halla en la Via Matteo Bonello, en correspondencia del acceso al Piano della Cattedrale más próximo al portal sur de la iglesia.

Palazzo Arcivescovile - portal entrada Museo Diocesano
El portal de entrada del Museo Diocesano visto desde el Piano della Cattedrale.

Al pasar por el portal se accede a un loggiato en cuyo lado izquierdo está la entrada del museo. De frente se ve el patio interior del palacio, cuyo acceso está vedado a los visitantes. A la derecha, cerca de la recepción del palacio, se encuentra la puerta por donde se sale al terminar el recorrido de visita, puerta que también dispone de rampas para minusválidos y ascensor.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - interior portal
El loggiato del portal principal del palacio.

[]

Recorrido museo

Nada más abonar la entrada se pasa a la primera sala, llamada Sala dei Fondi Oro. En esta sala, como sugiere su nombre, se exponen unas pinturas caracterizadas por el color oro usado como fondo. Las obras aquí expuestas son del siglo XIV y del siguiente.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala dei Fondi Oro
La Sala dei Fondi Oro.

A continuación se pasa en la Sala della Trifora que se halla en la esquina del palacio, entre la Via Vittoro Emanuele y la Via Matteo Bonello. El nombre de la sala se debe al ajimez visible desde cerca de la esquina sur de la fachada principal (en italiano ajimez se dice bifora o trifora, según si está dividido en dos o tres partes). En esta sala se exponen unas obras de pintura creadas durante el siglo XV y el XVI, entre las que destacan unas pinturas del pintor lombardo Vincenzo degli Azani (a este pintor renacentista se dedica una sala entera en la Galería de Arte Medieval del Palazzo Abatellis). Además se pueden admirar dos Cruces, una de tamaño natural en estilo gótico-tardío pintada sobre madera y otra en plata y oro.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala della Trifora
La Sala della Trifora.

Desde esta sala se sube a la planta noble a través de una escalera en cuyo hueco central puede verse una teca que expone unos libros antiguos y otros objetos. Bajo la escalera, cuyo suelo es de cristal, se ve parte de las excavaciones arqueológicas que se llevan a cabo bajo el palacio.

La planta noble

El recorrido de la plante noble comienza desde la Sala Gialla (Sala Amarilla), ubicada sobre la anterior, o sea en la esquina del palacio, y sigue a lo largo de toda la fachada principal del palacio. Las salas están enlazadas por una puertas situadas en línea cerca de la ventanas, desde las cuales se disfrutan una bonitas vistas de la Catedral y de su explanada.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - vistas Catedral desde planta noble
La Catedral vista desde uno de los balcones de la planta noble del palacio. Abajo se ve la Via Matteo Bonello que baja hacia el Palazzo di Giustizia.

La exposición presente en la Sala Gialla es provisional. En la espera de su arreglo final, que prevé una colección de obras de arte dedicadas a la titular de la Catedral (Asunción de la Virgen), se exponen en esta sala unas obras de pintura procedentes de los almacenes del museo, obras que se van cambiando periódicamente.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Gialla
La Sala Gialla. Sobre la puerta que conduce a la siguiente sala puede verse un retrato del arzobispo Serafino Filangieri.

La siguiente sala a la que accedemos se llama Sala Azzurra (Sala Azul) debido al color del tapizado de sus paredes que se remonta al siglo XIX, cuando el arzobispo Giovanni Battista Naselli hizo decorar esta sala que, tal vez, utilizó como recámara. En esta sala, como en la anterior, la exposición de obras de arte queda pendiente de un arreglo definitivo. Las paredes muestran unas obras de pintura creadas entre el siglo XVI y el XVII. Al centro de la sala, bajo una araña de cristal de Murano, puede verse un cofre que perteneció a la Casa de Orleans.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Azzurra
La Sala Azzurra.

La tercera sala de esta planta noble está dedicada al arzobispo Simone Beccadelli di Bologna, quien hizo construir este palacio, por lo que se llama Sala Beccadelli. El arreglo de esta sala también es provisional e incluye, además de unas antigüedades, varias pinturas que van desde el siglo XVIII al XIX. Entre ellas se encuentra un retrato idealizado de Simone Beccadelli di Bologna (siglo XVIII). En el techo pueden verse algunas de las bigas de madera originarias del palacio, con sus decoraciones pintadas alrededor de la mitad del '400.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Beccadelli
Un detalle de la Sala Beccadelli, sobre la puerta puede verse el retrato del arzobispo Simone Beccadelli.

A continuación nos encontramos con la Sala Rossa, que es el salón central del palacio (el que se halla sobre el portal principal). El techo de la sala fue pintado en el '800 según el estilo pompeyano de moda en la época. Las paredes del salón han sido recubiertas con un tapizado rojo alrededor de la mitad del siglo XX, por voluntad del cardenal Ernesto Ruffini. El suelo de baldosas pintadas a mano procede de la Villa Naselli d'Aragona de Bagheria. En el salón se encuentran varias pinturas del siglo XVII y XVIII, además de un modelo del siglo XIX para el revestimiento neogótico de la cúpula de la Catedral (nunca se llevó a cabo este proyecto pues fue escogido el revestimiento neoclásico).

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Rossa
La Sala Rossa.

La siguiente sala está dedicada a la patrona de Palermo y se llama Sala Verde e di Santa Rosalia. Las obras presentes en esta sala está dedicadas a la Santuzza y, entre ellas, se encuentra su representación más antigua, una pintura del siglo XIII. Las demás obras van desde el '600, cuando Rosalía de Palermo fue proclamada protectora de la ciudad, hasta el '700. Otra pintura de gran interés histórico es una representación de la Catedral anterior a la reforma del siglo XVIII (sin la cúpula central ni las cúpulas de las naves laterales). En ella se ve el vallado del Piano de la Catedral creado por el taller de la familia Gagini, la iglesia sin la gran cúpula creada a final del '700 y la torre del Palazzo Arcivescovile como era antes de su reforma en estilo neogótico.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Verde e di Santa Rosalia
El lado interior de la Sala Verde e di Santa Rosalia con la puerta que da a la Alcova. A su derecha, sobre la mesa de pared, se ve el cuadro de la Catedral.

A continuación nos encontramos con cuatro pequeñas salas que han sido creadas entre 1816 y 1830, por iniciativa del arzobispo Pietro Gravina, añadiendo unas paredes divisorias en una sala del palacio. Dos de estas salas se asoman al patio interior del palacio, una fue la Alcova (recámara) del arzobispo y la siguiente el aseo del mismo. Las dos que dan a la fachada son la Retroalcova y la Saletta Rossa. En la primera se halla un Crucifijo renacentista (principios del '500) hecho con papel maché, un retrato del Papa Pio X (copia del original de Antoon van Welie guardado en los Museos Vaticanos) y una representación de la Virgen que se remonta al siglo XVIII. Los dibujos decorativos de las paredes, que representan paisajes, son de la primera mitad del siglo XIX. En la segunda sala, la Saletta Rossa, se halla un despacho.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Retroalcova
La Retroalcova y el Crucifijo renacentista de papel maché.

La penúltima sala de esta planta noble es la Sala Borremans en cuyo interior, por iniciativa del cardenal Ernesto Ruffini (1888-1967), se ha creado la Capilla Borremans. Sus paredes están decoradas con varios frescos pintados, entre 1733 y 1734 por el flamenco Guglielmo Borremans. Las escenas reproducen escenas de la infancia de Cristo (La Adoración de los Reyes Magos, La Huida a Egipto, La Adoración de los pastores y El Sueño de San José.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Capilla Borremens
La Capilla Borremans. A la derecha se ve la puerta que da a la Sala Torre por donde sigue el recorrido museal.

La última sala de la planta noble es la Sala Torre, situada bajo el antiguo campanario de la Catedral convertido en torre del palacio en el siglo XV. La sala, aún en fase de arreglo, se encuentra parcialmente cerrada por una valla de cristal. Al principio de esta sala se halla la escalera que baja hacia la planta baja y el sótano.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Torre
La Sala Torre.

Desde la Sala Torre se baja hacia un rellano desde el cual, a través de una corta escalera emparejada con una rampa, se llega a la primera sala del sótano.

Sótano

La primera sala que se visita es la Sala dei Marmi Mischi. Los 'marmi mischi' son mosaicos hechos con piezas de mármoles policromados con las que se crean los dibujos decorativos típicos de las iglesias barrocas. En esta sala se exponen unos fragmentos de esos mármoles, unidamente a unos antiguos azulejos. Al fondo de la sala puede admirarse un ejemplo del arte de la orfebrería en el siglo XVIII: un antipendio (frontal de altar) creado en 1728 y procedente de la iglesia de los Santos Cosme y Damián (barrio del Saralcadi).

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala dei Marmi Mischi
La Sala dei Marmi Mischi.

Las dos salas que se hallan a continuación están dedicada a la escultura renacentista. La primera de ellas expone las obras de mayor valor y está dedicada al escultor Antonello Gagini (*). En esta sala, llamada Sala Antonello Gagini, se exponen esculturas procedentes en su gran mayoría de la Catedral, a la cual el conocido escultor renacentista dedicó los últimos años de su vida. Al fondo de la sala, bajo una ventana que da a la Via Matteo Bonello, se ve una reconstrucción de la tribuna que, hasta el siglo XVIII, recubría el ábside de la Catedral (las estatuas esculpidas por el Gagini y sus hijos se encuentran hoy reubicadas entre la nave central y el transepto).

(*) En el Palazzo Abatellis se encuentran varias obras de arte del escultor renacentista, incluida una de sus obras más importantes, la Madonna della Neve.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Antonello Gagini
La Sala Antonello Gagini. Se ve la reconstrucción de la tribuna que el escultor renacentista creó para el ábside de la Catedral.

La siguiente sala está dedicada a la Scuola Gaginiana, pues la familia de los Gagini tenía un taller de esculturas a través del cual fue enseñando su oficio a toda una generación de escultores que han dejado sus obras en varias iglesias de la ciudad. En esta sala se encuentras expuestas varias esculturas y, entre ellas, una colección dedicada a las Santas Vírgenes Patronas de Palermo (las que se hallan en los Quattro Canti y en los pilares de la Explanada de la Catedral).

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Scuola Gaginiana
La Sala Scuola Gaginiana.

A continuación el recorrido museal ńos lleva de regreso hacia la planta baja del palacio, en el sector que se encuentra a la derecha del portal.

Planta baja (ala norte)

En el ala norte de la planta baja, separada del ala sur por la presencia del loggiato del portal, se encuentran las últimas tres salas del recorrido por el Museo Diocesano. La primera de ellas, la Sala XI, muestra varias esculturas de madera, tallada y pintada en el siglo XVI, algunos cuadros de gran valor (siglos XVI y XVII), entre los que destaca una Crucifixión pintada por Giuseppe d'Alvino (1550-1611), apodado el "Sozzo". Colgada en el techo se encuentra una decoración procedente del techo de la Chiesa dell'Annunziata (Iglesia de la Anunciación), situada en las cercanías de la iglesia de Santa Cita, que fue destruida durante la II Guerra Mundial.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala XI
La Sala XI. A la izquierda está el simulacro en madera pintada de la Virgen de Montserrat (finales del siglo XVI), cuyo culto está presente en Palermo desde el '500. La estatua procede de la Chiesa della Madonna di Monserrato, situada cerca del Castellammare y destruida durante la II Guerra Mundial. Al fondo (a izquierda de la ventana) se ve la Crucifixión pintada por Giuseppe d'Alvino.

A continuación se encuentra la Sala Pietro Novelli, dedicada al celebre pintor manierista nativo de Monreale Pietro Novelli (1603-1647), también conocido como el 'Monrealese'.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala Pietro Novelli
La Sala Pietro Novelli.

La última sala del recorrido es la Sala XIII, dedicada a las artes decorativas del siglo XVIII. En su interior, tras una alargada vitrina, se exponen varios objetos litúrgicos, dos frontales de altar y unos pequeños simulacros de santos. Ocupando el centro de la sala se encuentra la peana procesionaria de Santa Águeda. Desde esta se sale otra vez al loggiato del portal del palacio, dando por finalizado el recorrido por el Museo Diocesano.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - Sala XIII
La Sala XIII.

[]

El Seminario Arcivescovile

Si se quiere aprovechar la visita del Museo Diocesano es posible, aunque no está incluido en el recorrido, acercarse al Seminario Arcivescovile y visitar el patio de la Universidad Teológica Siciliana.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - portal Seminario Arcivescovile
El portal del Seminario Arcivescovile, en la Via Vittorio Emanuele.

El ala del palacio arzobispal donde se halla el Seminario Arcivescovile fue añadida al conjunto durante el siglo sucesivo al de su construcción. El seminario se abrió de forma oficial el día 28 de octubre de 1591.

Palazzo Arcivescovile de Palermo - patio interior del Seminario Arcivescovile
El patio interior del Seminario Arcivescovile.