Palermo hasta el siglo XVII

A lo largo de los siglos

el área urbana de Palermo se ha ido expandiendo y contrayendo. La época de su mayor expansión, en el pasado, coincide con la conquista árabe y la posterior época de los Normandos. En esta época Palermo fue, con Granada y Constantinopla, una de las tres ciudades más grandes de Europa. Después de estos años de esplendor la ciudad entró en una espiral de decadencia, causada por las luchas intestinas que siguieron las Vísperas sicilianas (1282) y que se prolongaron durante todo el siglo XIV, con la consecuencia de una drástica reducción de la población urbana.

Palermo moderna - Las Visperas Sicilianas
Las Visperas Sicilianas, pintura del romano Erulo Eroli expuesta en la Galeria de Arte Moderno de Palermo.

En el siglo XVI, la amenaza constante de la potencia Turco-Otomana y de la piratería a ella asociada, unida a la situación geográfica de Sicilia, hizo que la isla se convirtiera en principal baluarte de la Cristiandad ante la avanzada de los Turcos en el Mediterráneo. Esta coyuntura hizo que se reforzara en la muralla de la ciudad la cual, desde entonces, mantuvo la ciudad comprimida en su interior.

Hasta la primera mitad del siglo XVII, el alternarse de las pestilencias mantuvo reducida la población. A partir de la segunda mitad del siglo, cuando el patrón de habitantes comenzó a crecer paulatinamente, la ciudad comenzó a sobre-poblarse. Entonces muchos de sus habitantes, debido a la falta de viviendas y a sus precios muy elevados, comenzaron a trasladarse hacia las borgate de la Conca d'Oro.

Las borgate de Palermo

Las borgate son aldeas surgidas a lo largo de los siglos en la Conca d'Oro. Todas formaban parte integrante de la estructura suburbana tradicional de Palermo.

Palermo moderna - Borgata San Lorenzo
La borgata de San Lorenzo, en la Piana dei Colli. Estas antiguas aldeas se reconocen por el aspecto antiguo de sus casas de una o dos plantas, por sus calles sinuosas, por una siempre presente pequeña plaza-mercado y por alguna casa señorial que se ha conservado. En sus alrededores proliferan altos edificios de apartamentos.

Cada una fue una pequeña comunidad que vivía en simbiosis con su territorio y la ciudad. Sus habitantes se dedicaban a los cultivos de regadío y en algunas de ellas, aquellas ubicadas a lo largo de la costa, a la pesca y el marisqueo. Con sus productos abastecían los mercados de la ciudad de la cual recibían, a cambio, los productos de la artesanía y los de ultramar. Una compleja red de caminos rurales, cuyos trazados ya asfaltados aún siguen existiendo en la actualidad, unía estas aldeas a la ciudad.

Con el crecimiento demográfico de la segunda mitad del siglo XVIII las borgate se fueron poblando cada vez más. Mientras tanto, en algunas de ellas o en sus inmediaciones, los acaudalados propietarios de las tierras de cultivo, aristócratas o comerciantes de la ciudad, construyeron sus mansiones para alejarse del ajetreo de la ciudad sobre-poblada.

El nacimiento de la ciudad contemporánea

La expansión de la ciudad al exterior de la muralla

Entre todas las borgate tradicionales, la que más cerca se encontraba al centro urbano fue cobrando, a partir del siglo XVI, cierta importancia. Se trataba de la borgata costera de Santa Lucia frente a la cual, ya finales del siglo XVI, había comenzado la construcción del Muelle de Santa Lucía, el embrión del actual puerto comercial de Palermo. Por su cercanía a la ciudad, por las actividades del nuevo puerto y por la presión demográfica, este pequeño núcleo habitado fue creciendo como un arrabal, siendo la primera proyección de la ciudad al exterior de su muralla. Hoy se llama Borgo Vecchio y es el quinto barrio más antiguo de Palermo, después de los Quattro Mandamenti del casco antiguo. Su mercado popular, el Mercado del Borgo Vecchio, tiene una estructura idéntica a la de los más conocidos mercados de Ballarò, el Capo y la Vucciría.

En el año 1778, el alcalde Regalmici y el ingeniero Palma concibieron la creación de un nuevo núcleo urbano, entre el flanco norte del casco antiguo y el arrabal de Santa Lucia. El proyecto, llamado Addizione Regalmici, representó la base sobre la cual se desarrolló la expansión masiva de la ciudad hacia el exterior del casco antiguo.

Palermo moderna - Muralla de la Kalsa
Unos reductos de la muralla del siglo XVI frente el barrio de la Kalsa. A partir de la segunda mitad del '700, cuando se comenzó a plantear una expansión de la ciudad al exterior de perímetro fortificado, algunos sectores de la muralla fueron puestos a la venta y adquiridos por unos privados. A principio de novecientos se han abiertos en ellos varios locales que disponen de terrazas situadas a lo largo del paseo.

Este nuevo núcleo urbano, en el proyecto municipal, iba a surgir alrededor de una cruz similar a la del casco antiguo (creada por el cruce de las calle Maqueda y Vittorio Emanuele). Se trazó una prolongación de la calle Maqueda hacia norte, la Via Ruggero Settimo (la calle que conecta el Politeama con el Massimo). Luego se trazó un calle que bajaba hacia el puerto, cruzando a 90 grados la prolongación de la Via Maqueda; esta nueva calle hoy se llama Via Mariano Stabile. En el cruce de las dos calles se diseñó una plaza octagonal, que aún existe, llamada los Quattro Canti di Campagna, o sea: los Quattro Canti de Campo, pues en aquel entonces esta plaza se encontraba en pleno campo.

La ciudad moderna

En el año 1848 se trazó, como prolongación de la Via Ruggero Settimo, la avenida Strada della Real Favorita, hoy Viale della Libertà. La nueva avenida permaneció sin edificar hasta finales de siglo. Fue entonces cuando se plantaron los plátanos de sombra que todavía embellecen la avenida y la burguesía de la ciudad, poco a poco, fue abandonando el casco antiguo para trasladarse en los nuevos edificios, neoclásicos o modernistas, que iban surgiendo alrededor de la avenida.

Palermo moderna - Palazzo Dato
El Palazzo Dato, un edificio modernista de principios de '900 ubicado cerca del Viale della Libertà.

En el 1911 se terminaron las obras del último tramo de la Via della Libertà. Alrededor de la cruz formada por la misma Via della Libertà y el eje Via Notarbartolo – Via Duca della Verdura se creó, con planta cuadriculada, el tejido urbano de lo que será la ciudad de la primera mitad del siglo XX.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial comenzó la monumental obra del retiro de los escombros producidos por los bombardeos. Se decidió entonces echarlos al mar frente al Foro Italico, que vio así cuadruplicar su anchura. Sin embargo la únicas áreas fuertemente afectadas por las bombas fueron el casco antiguo y el puerto. La elegante zona Liberty alrededor del Viale della Libertà y las borgate se habían quedado a salvo cuando, a principio de los '60, una nueva y esta vez fatal amenaza se cernió sobre ellas: la alianza entre las administraciones corruptas y la organización criminal de Cosa Nostra que, en la posguerra, había decidido entrar de lleno en el negocio de la construcción.

Palermo moderna - Statua della Libertà
La Statua della Libertà (1910) situada al centro de la Piazza Vittorio Veneto, donde termina el Viale della Libertà. De los bonitos edificios de principios de novecientos tan solo queda uno, los demás han sido derribados en los '60 y '70 para construir esos altos edificios de apartamentos que se ven en la imagen.

Los comienzos del Saqueo de Palermo se suelen apuntar al 28 de diciembre de 1959 cuando, en plena noche, fue derribada la preciosa Villa Deliella (*) que decoraba el flanco este de la Piazza Francesco Crispi (Piazza Croci). Proyectada a finales del '800 por el arquitecto Ernesto Basile, se la consideraba la obra maestra del hijo del creador del Teatro Massimo, considerado entre los más ilustres exponentes del Modernismo en Italia. En los años posteriores, bajo el pretexto de 'embellecer la ciudad' proclamado por el alcalde de la ciudad, Salvatore Lima, y su concejal de obras publicas, Vito Ciancimino, se modificaron los reglamentos urbanísticos y en una sola década más de la mitad de los palacetes y de la villas de la zona Liberty de Palermo fueros derribados para edificar los edificios de apartamentos que hoy podemos ver paseando por la zona. Los edificios sobrevivientes fueron diezmados en la década de los '70.

(*) En el solar donde se hallaba Villa Deliella hoy se puede ver un aparcamiento y lavado de coches. De la construcción originaria solo queda, bajo los carteles publicitarios, parte de la reja de hierro forjado de la valla exterior.

Siempre en la década de los '60 comenzó en toda la Conca d'Oro un proceso de urbanización que, en poco meno de veinte años, cambiaría radicalmente su aspecto. Entonces la construcción de los altos edificios de apartamentos, una forma de negocio muy lucrativa, invadió de una forma totalmente descontrolada todo el espacio disponible. Los propietarios de los solares solían recibir como remuneración algunos apartamentos. En caso de resistirse a la venta de los terrenos, normalmente cultivados y medio de sustento de enteras familias, el sistema intimidatorio mafioso se ponía en marcha y les obligaba a ceder frente a las ofertas de los empresarios de la construcción.

Palermo moderna - Vista de la Conca d'Oro
Vista de la Conca d'Oro desde el camino que sube al Passo di Rigano que lleva hacia los pueblos de Torretta y Montelepre (territorio del famoso bandido Giuliano).

Dentro del caos urbanístico sin embargo se conservan unas islas que han logrado sobrevivir al saqueo de los años '60 y '70. Estas son el Parque de la Favorita, el área del Monte Pellegrino, el Monte Gallo (no obstante haya sido golpeado en los '80 por un último coletazo del Saqueo de Palermo, que ha afectado un sector de su ladera sur) y los parques urbanos de la zona norte de la ciudad: el Giardino Inglese, la Villa Falcone e Morvillo, la Villa Trabia y la Villa Malfitano. El área de Mondello, con la excepción de un edificio de viviendas construido frente la playa en Valdesi y un gran hotel construido afortunadamente algo más lejos de la playa, se ha mantenido relativamente a salvo.

Palermo moderna - Paseo marítimo de Valdesi-Mondello
Paseo marítimo de Valdesi-Mondello.