La iglesia de San Giuseppe dei Teatini (ubicación) es un imponente edificio barroco que se encuentra en la Via Vittorio Emanuele haciendo esquina con la Via Maqueda y formando parte de los Quattro Canti. La iglesia puede observarse desde lugares distintos: la Via Vittorio Emanuele, los Quattro Canti y la Piazza Pretoria.
Desde la primera se ve la fachada en estilo neoclásico (1840) con el portal principal, sobre el cual se encuentra la estatua de San José y Jesús (1738), con a sus pies el escudo del gremio de los carpinteros, de los cuales San José ostenta el patronazgo (ver imagen). Su esquina derecha, para respetar la simetría con la izquierda, donde se halla el Canto Sur, ha sido cortada en 45 grados durante el siglo XIX creando en ella un Quinto Canto en el cual se abre otro portal que permite acceder al interior de la iglesia.

Una vista de San Giuseppe dei Teatini sacada desde la Piazza Vigliena. Al centro de la imagen se ve uno de los Quattro Canti, el Canto Este, que está integrado en el exterior de esta iglesia. A la izquierda, a lo largo de la Via Maqueda, se ve parte de la fachada este de la iglesia, que mira hacia la Piazza Pretoria, con su gran cúpula recubierta de azulejos. A la derecha, a lo largo de la Via Vittorio Emanuele, se ve la fachada principal de la iglesia, reformada en estilo neoclásico alrededor del año 1840.

El mejor sitio, para tener una buena perspectiva de esta iglesia es la Piazza Pretoria. Desde allí se ven su cúpula central (ver imagen), visible también desde todos los puntos altos de la ciudad, las pequeñas cúpulas que recubren la nave lateral y el campanario octagonal (ver imagen).

La fachada lateral vista desde la Piazza Pretoria. Las ventanas rectangulares, que se ven a la altura de la acera, corresponden a la iglesia de la Madonna della Provvidenza sobre la cual se halla edificada San Giuseppe dei Teatini. A la izquierda se ve, de color ocre, una de las esquinas del Palazzo delle Aquile, sede del Ayuntamiento de Palermo.

La iglesia tiene un pequeño patio interior, accesible desde el portal lateral derecho. En el patio se halla una fuente (ver imagen), conectada con el manantial subterráneo cuya agua, según los creyentes, tiene poderes milagrosos.

Interior

San Giuseppe dei Teatini es una iglesia de tres naves con una planta de cruz latina. Se accede al interior de esta monumental iglesia a través de los tres portales que dan al exterior. El más transitado de ellos es el que da a la Via Maqueda (portal lateral izquierdo), el segundo es el que da a la Via Vittorio Emanuele (portal principal) y el tercero, que a veces sorprende cuantos lo franquean pues algunos no saben que están entrando en una iglesia, es el que se abre en el Quinto Canto de la pequeña Piazzetta San Giuseppe.

Los amplios ventanales de la iglesia, dispuestos a lo largo de todo el interior, proporcionan abundante luminosidad y crean hermosos juegos de luz y color que se reflejan en los estucos dorados y en los mármoles policromados. Todas las bóvedas de la iglesia, además de su cúpula, están decoradas con unos frescos en cuyo trasfondo común, el cielo, se dibujaron las historias relatadas por los artistas. El elemento común de todos los frescos se hace manifiesto en las bovedillas triangulares sobre las ventanas. En ellas vemos unos angelitos pintados sobre un fondo de nubes, algo doradas, y cielo azul.

El fresco de la bóveda del brazo derecho del transepto que nos muestra San San Andrés Avelino ascendido al cielo y coronado por la Virgen y Jesús. En parte baja de la imagen se reconoce el tempano triangular del altar neoclásico dedicado al Santo Teatino.

En los dos extremos del espacioso transepto, en cuyo centro se halla la cúpula, hay dos altares dedicados a San Cayetano de Thiene, el fundador de la orden de los teatinos, y a San Andrés Avelino, uno de los primeros Santos Teatinos. En el transepto también se abren las dos capillas principales de la iglesia, dedicadas al Crucifijo y a San José (San Giuseppe). Esta última se entregó como agradecimiento a la influyente corporación de los carpinteros (los "falegnami"), que donó la preexistente iglesia sobre cuyos cimientos se construyó, a partir del año 1612, esta iglesia de San Giuseppe dei Teatini.

El altar de la Capilla de San José de Nazaret.

Los interiores muestran una profusión de mármoles policromados cuyos tonos, asociados al uso de la madera en todos los elementos funcionales (portales, balcones órgano, confesionarios, púlpito y bancas), caracterizan la elegante estética de esta iglesia. La pavimentación, que nos recuerda la de la iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella, está creada también con mármoles policromados. En ella pueden verse unas figuras decorativas creadas con la técnica, tan difundida en Palermo, de las taraceas en mármol.

El emblema de la Orden de Clérigos Regulares que se halla al centro del suelo del transepto, en correspondencia con el centro de la cúpula.

[]

Nave central

La nave central de San Giuseppe dei Teatini se sustenta sobre seis arcos que descansan sobre unas imponentes columnas monolíticas de piedra gris extraída del Monte Billiemi de la Conca d'Oro. En correspondencia del portal principal hay dos monumentales pilas de agua bendita, esculpidas por Ignazio Marabitti.

La nave central de San Giuseppe dei Teatini vista desde el lado del transepto. Se ve el púlpito en madera tallada, situado entre el cuarto y el quinto arco de la nave lateral izquierda.

El portal principal con las dos pilas de agua bendita, las esculturas del Marabitti reproducen unas nubes desde las cuales sale un ángel que sujeta en sus brazos una pila de agua bendita. Sobre el portal hay un balcón en madera donde se halla el teclado del órgano de la iglesia. A la izquierda se ve el otro portal que da al Quinto Canto; sobre el, en simetría con la otra nave lateral, se halla una cantoría barroca de madera tallada y recubierta de esmalte dorado.

El techo, de bóveda cruzada, está decorado con varios frescos. De ellos, los que se ven en las pechinas entre las ventanas reproducen momentos de la vida de Cayetano de Thiene, mientras que los del centro son representaciones del Apoteosis de San Cayetano y los Teatinos. Todos son obra de Filippo Tancredi que los pintó alrededor del año 1693. Los frescos quedan enmarcados por unos estucos blancos y dorados cuya autoría se atribuye al escultor Paolo Corso.

El centro de la bóveda de San Giuseppe dei Teatini (arriba lado transepto, abajo lado portal).

La bóveda sobre el portal principal.

La luz del exterior entra a través de unas amplias ventanas, seis por cada lado, que se hallan orientadas hacia el este (lado Piazza Pretoria), y el oeste (barrio del Albergheria).

Las últimas tres ventanas del lado derecho (oeste) de la nave central, por donde entra la luminosidad de la tarde primaveral. Desde este ángulo se ven la cúpulas de la nave lateral y los ventanales de media luna que le proporcionan abundante luminosidad.

[]

Naves laterales

Las naves laterales de San Giuseppe dei Teatini se caracterizan por las cinco cúpulas que se sustentan, al igual de la nave central, sobre una doble hilera de columnas monolíticas. A cada una de las primeras cuatro cúpulas le corresponde una capilla, a la quinta uno de los portales laterales. El portal izquierdo da a la Via Maqueda, el derecho al pequeño patio interior.

La cúpulas de la nave derecha.

Otra característica poco común de las naves laterales de esta iglesia la constituye el área que se encuentra al principio de cada nave. Si nos fijamos en este área veremos que su base tiene forma de trapecio rectángulo. Esto se debe a un corte de 45 grados originado por el diseño exterior del edificio donde, recordamos, se hallan el Canto Este de los Quattro Canti, que corresponde a la nave izquierda, y el Quinto Canto, que corresponde a la nave derecha.

El área al principio de la nave derecha. Se ve el portal que da al Quinto Canto y, sobre el, una de las dos cantorías barrocas.

Nave derecha

En la nave derecha dos de las cuatro capillas presentes, la segunda y la tercera, se hallan cerradas en espera de restauro. Las otras dos son de estilo barroco y muestran, sobre todo la Capilla de la Madonna di Trapani, todos los elementos típicos del barroco de Palermo.

La nave lateral derecha de San Giuseppe dei Teatini. Se ve el interior de la primera capilla y el Crucifijo de tamaño natural que se halla frente al panel que esconde a la vista una de las dos capillas que se hallan cerradas en espera de restauro.

La primera capilla está dedicada a la Madonna della Purità, una advocación de la Orden de Clérigos Regulares que se remonta al siglo XVII y que fue inspirada por el sacerdote Diego Di Bernardo y Mendoza, quienes donó a la orden una pintura del siglo anterior, obra del pintor extremeño Luis de Morales, llamada la Madonna della purità. En la capilla se halla una pintura inspirada en esta celebre obra, cuyo original se custodia en la Basílica de San Paolo Maggiore de Nápoles.

La Capilla de la Purità, primera de la nave derecha.

La capilla que más representa el barroco de Palermo, mejor dicho su variante Rococò, es la cuarta de esta nave, dedicada a la Madonna di Trapani cuyo culto, difundido en esta ciudad del poniente isleño a partir del siglo XIII, llegó procediendo desde oriente medio. En el altar se halla una hermosa estatua de la Virgen creada por Antonello Gagini, el escultor renacentista más talentoso que tuvo Sicilia.

Capilla de la Madonna di Trapani, la cuarta de la nave derecha. A su izquierda se ve el portal lateral que da al pequeño patio interior, a la derecha una de las dos capillas cerradas en espera de las obras de restauro.

La Madonna di Trapani creada por el escultor renacentista Antonello Gagini.

Nave izquierda

La nave izquierda de San Giuseppe dei Teatini es la que colinda, al exterior, con la Via Maqueda. La pequeñas cúpulas que constituyen su cobertura pueden verse desde la Piazza Pretoria. El hecho de abrirse su portal lateral frente a la conocida plaza, hace que a través de el entren la mayoría de los visitantes de esta iglesia.

La nave izquierda vista desde el transepto. Se ven los dos monumentales pilares que sostienen el arco frontal de la nave y las columnas monolíticas que sostienen la cúpula. Estas columnas, como las demás del transepto, son aún más grandes de las que hay a lo largo de las naves. También se ve la sucesión de los tambores circulares de las cúpulas y la cantoría barroca, con las cañas del órgano, situada en la pared trasversal del fondo.

Justo al principio de la nave izquierda, sobre una columna que le hace de pedestal, se halla una importante obre de arte del siglo XV: la Madonna dell'Oreto esculpida por Domenico Gagini, padre del Antonello que esculpió la Madonna di Trapani.

La estatua renacentista de la Madonna dell'Oreto de Domenico Gagini. En el basamento puede verse el releve de la Natividad.

Otra obra de arte que tiene un gran valor para los fieles de la ciudad, es el cuadro de la Madonna della Provvidenza (Virgen de la Divina Providencia) que se halla en el altar de la homónima capilla. La pintura, a la que los fieles atribuyen poderes milagrosos, procede de la iglesia de la Madonna della Provvidenza, situada bajo el suelo de San Giuseppe dei Teatini.

La Capilla de la Madonna della Provvidenza.

Sabemos que los Teatinos que fundaron esta iglesia llegaron a Palermo, a principios del '600, desde la ciudad de Nápoles. Tal vez se por esto que, en tiempo más recientes, una de las capillas barrocas de esta iglesia fue dedicada a la Virgen del Rosario de Pompeya. En el altar de esta capilla, entre dos columnas entorchadas, se halla una pintura que reproduce la imagen de la Virgen del Rosario cuya representación originaria, procedente del Convento del Rosariello de Nápoles, fue llevada en la recién fundada (1875) ciudad de Nueva Pompeya, en la cual se halla el santuario dedicado a la Virgen.

La Capilla de la Virgen del Rosario de Pompeya. El cuadro de altar reproduce a la Virgen que entrega el Rosario a Santa Catalina de Siena mientras Jesús, sentado en su regazo, se lo entrega a Santo Domingo de Guzmán. En el cuadro, detrás de la ventana de la izquierda, se ve el Monte Vesubio, icono de la ciudad de Nápoles, que humea.

[]

Transepto

En el área del transepto la monumentalidad de San Giuseppe dei Teatini llega a su ápice. Su parte central, completamente despejada, está delimitada por ocho majestuosas columnas que, de par en par, sostienen los cuatro arcos donde descansa el tambor de la cúpula, visible desde todos los puntos altos de la ciudad. Las pechinas, que al igual de los arcos transfieren el peso del tambor de la cúpula sobre las columnas, están decoradas con los frescos de los Cuatro Evangelistas, cada uno representado con su figura alegórica (Mateo-Ángel, Marcos-León, Lucas-Ternero, Juan-Águila). Los frescos son obra de Antonio Manno (1739-1810). La cúpula está decorada por un fresco del pintor flamenco Guglielmo Borremans cuyo tema es la Caída de los ángeles rebeldes (tal vez el pintor se haya inspirado en la obra del también flamenco Pieter Brueghel el Viejo). El fresco se halla algo desteñido.

La cúpula de San Giuseppe dei Teatini vista desde el final de la nave central. En las pechinas se se hallan los frescos de las Cuatro Evangelistas. Desde este ángulo se ve San Mateo con el Ángel (izquierda) y San Juan con el Águila. También se ven las bóvedas de los brazos del transepto y la del presbiterio, todas decoradas del mismo modo que la nave central.

El techo del transepto visto desde otro ángulo que permite ver también parte de la nave central (a la derecha) y toda la bóveda del brazo derecho del transepto. En la pechina de frente, que descansa sobre las dos monumentales columnas, se ve el fresco de San Lucas con el Ternero.

En el suelo bajo la cúpula puede verse una composición, creada con taraceas de mármoles policromados, que representa una estrella de ocho puntas. Cada una de las puntas marca un círculo en cuyo interior se halla una flor. Los espacios entre las puntas de la estrella se corresponden, en la cúpula, a las ocho ventanas. Al centro de la estrella se halla el emblema de la Orden de los Teatinos que ya conocemos.

La estrella dibujada con taraceas en el centro del transepto. Se ve de frente la balaustrada del Altar de San Andrés Avelino y, a la derecha, el basamento de las mismas dos columnas que hemos visto en la imagen anterior (fijarse como la anchura de cada una iguala la de las bancas de madera).

A los extremos del transepto, como ya dicho, se hallan los altares dedicados a San Cayetano de Thiene, en el brazo izquierdo, y a San Andrés Avelino, en el derecho. Los dos altares, aún siendo creados con el mismo tipo de mármoles que proyectan el mismo juego de colores, son de estilos distintos.

El altar de San Cayetano de Thiene, creado en 1668, es barroco y manifiesta toda la opulencia asociada a este estilo. Entre las columnas de mármol rosado de halla un lienzo que representa San Cayetano que asciende a los cielos, obra de Pietro Novelli, el más reconocido pintor del barroco siciliano. A la derecha del altar, resguardada en un mostrador de madera, se halla una escultura en cerámica que representa San José agonizante asistido por Jesús y María.

El altar de San Cayetano de Thiene, en el brazo izquierdo del transepto. A la derecha se ve el arco frontal de la Capilla de San José.

Un detalle del altar. En el basamento de las dos columnas centrales se ven los escudos de las dos familias que han patrocinado su creación.

El altar de San Andrés Avelino, creado en el siglo XVIII, es de estilo neoclásico. Como el altar de San Cayetano presenta dos pares de columnas que sostienen un témpano que, en este caso, nos recuerda el de los templos de la antigüedad. Entre las columnas se halla el cuadro de altar que representa la Muerte de San Andrés Avelino. El autor de la obra fue Sebastiano Conca (1680-1764), conocido pintor barroco de la primera mitad del '700.

Altar de San Andrés Avelino.

En el antipendio del altar, esculpido sobre mármol blanco, se halla un releve que representa San Andrés Avelino arrodillado frente a la Virgen. En la predela, situada por debajo del cuadro de altar (detrás de un medio-busto del Santo), se ve una composición de angelitos músicos esculpida por Ignazio Marabitti.

El antipendio del altar que nos muestra San Andrés Avelino arrodillado frente a la Virgen.

El medio-busto de San Andres Avelino situado en el altar. Fijarse como tiene el mismo aspecto que en el fresco de la bóveda (lo hemos visto en el segundo capitulo de esta página). Detrás del busto se ve el releve de la predela con los Putti musicanti (angelitos músicos) de Ignazio Marabitti.

[]

Capillas transepto

En los brazos del transepto, en ambos lados del presbiterio, se encuentran las dos capillas principales de la iglesia. Una de ellas está dedicada a San José de Nazaret. La otra, situada a la derecha del presbiterio, está dedicada al Crucifijo.

Capilla del Crucifijo

La Capilla del Crucifijo es la que custodia, sobre su altar, el reliquiario de la iglesia. Sobre el se halla, en tamaño natural, un Crucifijo de madera tallada que se remonta al siglo XVII. Su autor, hijo de un carpintero que pertenecía al gremio de Palermo, fue el Fray Umile da Petralia (Giovan Francesco Pitorno). Este fraile franciscano, a lo largo de su no muy larga vida (1600-1639), recorrió muchos pueblos y ciudades de Sicilia (y del sur de Italia) dejando algunos de los Crucifijos tallados en madera más hermosos que pueden admirarse en la isla.

El Crucifijo de Fray Umile di Petralia, detrás el reliquiario de la iglesia.

Las paredes de la capilla están decoradas por dos pinturas, que también se remontan al siglo XVII, relacionadas con la Pasión de Cristo. En la pared izquierda se halla Verónica tiende un paño a Cristo, en la derecha Cristo en la columna.

Santa Verónica tiende un paño a Cristo.

Cristo en la columna.

Capilla de San José de Nazaret

La Capilla de San José de Nazaret fue entregada, nada más terminar la construcción de esta iglesia, a la corporación de los carpinteros de Palermo. La influyente y acaudalada corporación, recién llegados a la ciudad los primeros Teatinos y en búsqueda de un lugar para construir su iglesia, les donó la iglesia de su propiedad (San Giuseppe dei Falegnami) para que fuera demolida y poder así construir, en su lugar, la actual San Giuseppe dei Teatini.

La Capilla de San José de Nazaret.

En el altar de la Capilla se encuentra, como testigo del trabajo de los carpinteros de Palermo, una representación, tallada en madera y recubierta de una lamina de oro, de San José con el Niño (siglo XVI). En las paredes laterales de la capilla se hallan dos releves en mármol que representan José con María y Jesús de niño (pared izquierda) y el Sueño de José de Nazaret. Según la iconografía de la época José de Nazaret está representado, en presencia de Jesús de niño e incluso antes de su nacimiento (Sueño de San José), como anciano (basándose en los relatos de los Padres de la Iglesia, durante la niñez de Jesús, José de Nazaret era un hombre joven).

En la pared derecha puede verse San José visitado en sueños por el Ángel, uno de los dos releves que decoran la capilla.

El otro releve que representa la Sagrada Familia (pared izquierda).

[]

Presbiterio y ábside

La monumentalidad presbiterio y del ábside de San Giuseppe dei Teatini completan la escenografía del transepto. Todo el conjunto, desde la escalera de tres peldaños que pone la balaustrada del presbiterio al mismo nivel de la base de las columnas, de algún modo invita a dirigir la mirada hacia arriba. Una cortina drapeada, tendida de lado a lado del presbiterio, aísla los dos altares acercándolos de alguna forma al observador. Detrás, la curva del ábside, armonizada por la presencia de tres ventanas, ajusta la perspectiva donde encajan la alargada bóveda del presbiterio y la semi-cúpula del ábside.

El conjunto presbiterio-ábside de San Giuseppe dei Teatini visto desde el transepto.

En el presbiterio se hallan, a diferente altura, dos altares. El altar que se halla más cercano a los fieles, donde se suele oficiar la misa, procede de la iglesia de la Divina Provvidenza. Este altar presenta un antipendio en plata repujada que, creado en el '700, muestra la calidad artesanal alcanzada por los orfebres de Palermo en el pasado.

El antipendio del altar.

El segundo altar, el original de esta iglesia, se halla situado sobre un basamento de cinco peldaños de mármol oscuro. Creado enteramente en mármoles policromados, alabastro verde, piedras semipreciosas y latón dorado, está adornado por una colección de elegantes candelabros y otros objetos decorativos.

El altar mayor de San Giuseppe dei Teatini.

Sobre el altar se halla un precioso Crucifijo cuya Cruz está hecha de latón y ágata, mientras el Cristo está esculpido sobre marfil.

El Crucifijo del altar mayor.

Los frescos de la bóveda, al igual de los de la nave central, son obra de Filippo Tancredi. Los de la semi-cúpula del ábside, los más antiguos de la iglesia, que probablemente han inspirado la realización de todos los demás, son obra del pintor de Trapani Andrea Carrera (1590-1677), cuyos restos mortales descansan en la cripta de esta iglesia.

La bóveda del presbiterio y la semi-cúpula del ábside.

[]

Algo de historia

La construcción de esta iglesia se comenzó en el año 1612 y se completó en el año 1645. Su arquitecto fue el clérigo Teatino Pietro Caracciolo, mientras que el genovés Paolo Tesio, al cual se solía atribuir el proyecto, solo diseñó la sacristía. El templo se edificó sobre el solar donde se hallaba la iglesia de San Giuseppe dei Falegnami, perteneciente a la Corporación de los Carpinteros y donada a la Orden de Clérigos Regulares para que esta pudiera proceder a la construcción de San Giuseppe dei Teatini. A cambio de esta donación, al gremio de los carpinteros fue entregada la capilla de San José de Nazaret, situada en el interior del templo, y el Oratorio dei Faleganami, construido al interior del colindante Convento de los Teatinos (hoy facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Palermo).

El portal del Oratorio dei Falegnami, ubicado en la Via Giuseppe D'Alessi, bocacalle de la Via Maqueda y estrecha calle que separa la iglesia de San Giuseppe dei Teatini del (ex) Convento de los Padres Teatinos, hoy Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Palermo. Sobre el portal se ve la estatua de San José con Jesús de niño.

En el siglo XIX se reformó la fachada de la iglesia, en estilo neoclásico, y se añadió al conjunto la esquina derecha de la fachada, también en estilo neoclásico, llamada el Quinto canto.

Información practica

Los horarios de visita de San Giuseppe dei Teatini son los siguientes (la entrada es libre):
de lunes a sábado la iglesia abre desde las 7:30h hasta las 13:00h y de 17:00h a 20:00h
los domingos y festivos la iglesia está abierta desde las 08:30h hasta las 13:15h y de 18:00h a 20:00h

Las visitas se suspenden durante la celebración de la misa cuyos horarios son:
de lunes a sábado a las 08:00h, 10:00 y 19:30h
domingos y festivos a las 9:00h, 10:00h, 11:00h, 12:00h y 19:30h.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License