La Chiesa del Gesù, conocida como Casa Professa (ubicación), es considerada uno de los mejores ejemplos de barroco siciliano. El edificio se asoma a la Piazza Casa Professa desde la cual se puede observar en buena perspectiva su sencilla fachada de finales del '500. La plaza también brinda la posibilidad de ver la monumental cúpula recubierta de azulejos. En el lado oeste (a la derecha de la fachada) del conjunto se halla, asomándose a la Piazza Lucrezia Brunaccini, el pórtico neoclásico del 1822 que es la entrada de la Biblioteca Municipal de Casa Professa. En el lado este del conjunto (lado Via Maqueda), desde la Piazza Santi Quaranta Martiri al Casalotto que dista de la Via Maqueda los treinta metros que mide la Via Giardinaccio, se puede observar la torre del campanario. El lado sur del conjunto queda detrás de la Via del Bosco.

La fachada de la iglesia de Casa Professa (Chiesa del Gesù), en el barrio de la Albergheria.

Exterior

El exterior de la iglesia de Casa Professa sobresale en parte del conjunto conventual del cual forma parte. El edificio se halla sobre un zócalo que resalta la monumentalidad de su aspecto. La sencilla decoración de la fachada se basa en unas pilastras que enmarcan la nave central y las dos laterales, y en los dos entablamentos que separan el primer cuerpo del segundo y este último del remate, donde hace muestra de si el emblema de la Orden Jesuita.
Sobre cada uno de los tres portales pueden verse unos nichos con sus respectivas estatuas que, en el caso del portal principal representan la Madonna della Grotta con el Niño. Las estatuas sobre los portales laterales representan San Ignacio de Loyola (a la izquierda), fundador de la Orden de los Jesuitas, y San Francisco Javier.
Sobre las esquinas del edificio se encuentran las estatuas de San Francisco de Borja (izquierda) y San Juan Francisco Régis. En los exteriores correspondiente a las dos primeras capillas laterales, derecha e izquierda, que se encuentran más retraídos con respecto a la fachada principal, se encuentra las estatuas de tres de los 26 Martires de Japón que testifican la labor evangelizadora jesuita en las tierras lejanas de oriente. En el lado derecho vemos la estatua de San Diego Kisai (o Santiago Kisai), situada al interior de un nicho, y la de San Juan de Soan de Gotó, situada sobre la esquina del edificio. En el lado izquierdo se encuentra, al interior de un nicho, la estatua de San Pablo Miki. Sobre la esquina está la estatua del jesuita napolitano San Francisco de Jerónimo.

[]

Interior

Casa Professa es una iglesia de tres naves, con planta de cruz latina, cuyas naves laterales quedan separadas de la central por cuatro arcos. La ausencia de columnas que sustenten los arcos, algo inusual en una iglesia barroca, se debe al proyecto originario que contemplaba la presencia de una sola nave. Este proyecto fue sucesivamente modificado, derrumbando los muros que separaban las ocho capillas laterales (cuatro por cada lado) y dando lugar a las dos naves laterales.
A lo largo de las naves laterales se encuentran las siguientes capillas:

Nave izquierda:
1ª Capilla de Santa Rosalía de Palermo
2ª Capilla de la Imnaculada y de San Francisco de Borja
3ª Capilla del Sagrado Corazón
4ª Capilla del Crucifijo

Nave derecha:
1ª Capilla de las Virgenes Beatas
2ª Capilla de los Santos Confesores de la fe
3ª Capilla de los Martires
4ª Capilla de la Virgen de Trapani

El interior de Casa Professa visto desde el portal principal.

El brazo derecho del transepto.

El área del transepto-presbiterio-ábside, tal y cómo la vemos hoy, ha sido completamente reformada a principio del '600 por obra del arquitecto jesuita Natale Masuccio. En el brazo izquierdo del transepto se encuentra la capilla dedicada al fundador de la Orden Jesuita San Ignacio de Loyola flanqueada por la dos estatuas de Santa Águeda y Santa Rosalía (dos de las protectoras de Palermo). En el derecho se encuentra la capilla dedicada a San Francisco Javier, también flanqueada por dos Santas protectoras de Palermo, Santa Oliva y Santa Ninfa.

Al centro del transepto se halla la monumental cúpula, reconstruida después de las destrucciones de la II Guerra Mundial. Los frescos visibles en las pechinas son alegorías de los Cuatro Elementos. En el tambor se abren ocho alargadas ventanas que, unidamente a las tres ventanas de de cada semi-cúpula del transepto y a las siete del conjunto presbiterio-ábside iluminan toda el área ceremonial del templo.

Entre los brazos del transepto y el presbiterio se encuentran tres pequeñas capillas, una en lado izquierdo y deo en el derecho. Estas son la Capilla de Santa Ana (izquierda) y las Capillas de la Sagrada Familia (en línea con la nave lateral derecha) y de San Luis Gonzaga.

Toda el área del presbiterio-ábside es accesible durante las visitas (estas quedan suspendidas durante las celebraciones litúrgicas). Las decoraciones de todo el conjunto se inspiran el el Viejo y el Nuevo Testamento. Al centro del ábside se encuentra un portal que conecta con la zona museal y la Cripta.

[]

Museo y Cripta

La visita a la iglesia prevé un recorrido museal que se desarrolla al interior del antiguo convento jesuita. A lo largo del recorrido se podrán ver objetos decorativos y litúrgicos utilizados a lo largo de los siglos por los jesuitas de Palermo. Entre ellos, en la misma planta baja del museo, hay unos exquisitos tapices utilizados como frontales de altar y una peana procesionaria con la estatua tallada en madera de San Ignacio de Loyola. Los laterales de la peana están decorados con unas pinturas que relatan momentos de la vida del Santo. En otra sala (Sala "La Farina") hay expuestas unas pinturas de finales de '800 y unas tecas de cristal que exponen varias cerámicas sicilianas.
Desde esta planta baja del museo, situada justo detrás del ábside de la iglesia, se baja hacia la Cripta donde, en la espera de una definitiva sepultura, se depositaban los restos mortales de los frailes del convento.

La Cripta de Casa Professa, cuya visita es incluida en el recorrido museal.

Cerca de la escalera que baja a la Cripta se halla otra escalera que sube hacia la primera planta del museo (también hay ascensor). Estas conducen a un pequeño patio interior desde el cual se accede a la Sala La Nuza por donde sigue el recorrido museal. Se trata de una gran salón, de techo abovedado, en cuyas paredes cuelgas varias pinturas. Algunas de estas pinturas se remontan al siglo XVI y son un buen ejemplo de la escuela flamenca que llegó a Sicilia influenciando los artistas de esta época.

Desde el pequeño patio exterior se sigue el recorrido que nos lleva hacia la segunda planta del convento. Allí, nada más llegar, hay una sala (Sala delle Maioliche) donde se exponen varios azulejos del siglo XVIII decorados con flores, aves y otros pequeños animales de la fauna mediterránea.

Paneles en la Sala de los Azulejos (Sala delle Maioliche).

A continuación vemos una puerta sobre la cual un cartel nos anuncia: Capilla del Sábado. A través de esta puerta pasamos a la antesala (antioratorio) del Oratorio della Croce e del Martorio di Cristo.

[]

Oratorio de la Cruz

El Oratorio de la Cruz ofrece, a quienes se interesan a este aspecto del arte barroco palermitano, la posibilidad de ver cómo se fueron desarrollando estas estructuras, tan características del siglo XVII, a lo largo del '700. Su visita, por si sola, merece los 5€ del billete que se abonan a la entrada de la iglesia.

El Oratorio della Croce e del Martorio di Cristo, situado en la segunda planta del convento jesuita de Casa Professa.

Todo el conjunto decorativo es obra de Procopio Serpotta (Procopio Ferrari) hijo ilegitimo de Giacomo Serpotta y, probablemente, el que más entre sus hijos se acercó a la excelencia del trabajo paterno. Siguiendo el ejemplo del padre, Procopio creó las hermosas estatuas de alegorías que decoran las blancas paredes del salón.
Lamentablemente las grandes pinturas que decoraban la paredes, atribuidas a Pietro Novelli (El Monrealese), se han perdido a raíz de la expulsión de los jesuitas del Reino de Nápoles.
El fresco que decora la bóveda, obra de Filippo Randazzo, representa uno de los Misterios del Rosario y tema frecuente en las decoraciones de los oratorios de Palermo: la Coronación de la Virgen.

La contra-fachada del Oratorio della Croce e del Martorio de Cristo.

Después de la readmisión de la Orden Jesuita en el Reino de Nápoles, a principios del '800, el Oratorio fue encomendado a la Cofradía de la Croce e del Martorio de Cristo la cual se reunía, en este salón, todos los sábados. De aquí su nombre de Capilla del Sábado.

[]

Algo de historia

La construcción del templo se emprendió en la segunda mitad del '500, recién llegados los jesuitas a Palermo, y se finalizó en 1636 con la consagración del templo. El edificio originario, de una sola nave, fue diseñado por el arquitecto jesuita Giovanni Tristano el cual ya había, en colaboración con el también jesuita Giovanni de Rosis, diseñado los interiores de la Chiesa del Gesù de Roma sobre la base de un diseño de Miguel Ángel. A finales del mismo siglo fueron derrumbados los muros que separaban las capillas laterales entre si, dando lugar a las dos naves laterales.

Con la llegada del nuevo siglo la nueva estructura de la iglesia será definida por el arquitecto jesuita Natale Masuccio, el cual, a partir del año de su llegada a Palermo 1603, aportó unos cambios importantes en el diseño de los interiores de la iglesia reformando el área del transepto y del presbiterio. Con su labor el interior del edificio adquirió el aspecto que mantiene hasta la actualidad. La iglesia fue consagrada en 1636 con el nombre de Chiesa del Gesù.

El año 1731 se añadió al conjunto la torre perteneciente al colindante Palazzo Marchesi (siglo XVI), situado en la Piazza Quaranta Martiri, a la cual se añadieron tres cuerpos, necesarios para que esta absolviera su función de campanario.
En el año 1943 la cúpula fue derribada a consecuencia del impacto de una bomba y recientemente reconstruida gracias al utilizo de modernas técnicas. La iglesia durante dos años ha sido objeto de un restauro que ha finalizado en el mes de febrero de 2009.

Información practica

Las visitas turísticas a la iglesia de Casa Professa se pueden efectuar todos los días laborales desde las 09:30h hasta las 13:00h y desde las 16:00h hasta las 19:00h.
El precio del billete es de 5€ e incluye la visita de la iglesia y de todo el recorrido museal (en la visita de la iglesia se puede solicitar la presencia de una guía local).
Si se efectúa la visita durante el horario de misa sólo se podrá acceder al recorrido museal y, para visitar la iglesia, habrá que esperar que finalice la celebración litúrgica.

Los días festivos la entrada es libre pero no se puede efectuar el recorrido museal.
Los horarios de misa son los siguientes:
De lunes a sábado a las 07:00h y a las 08:00h
Domingo y festivos a las 07:00h, a las 11:00h y a las 12:00h.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License