Patrimonio de la humanidad

La Catedral de Santa Maria la Nuova

en Monreale, es una de las iglesias más conocidas de Sicilia. Su construcción se remonta a la misma época que vio aparecer las grandes catedrales góticas de Francia y es contemporánea de la Catedral de Palermo (1185). En el año 2010, con los demás monumentos del Circuito árabe-normando, ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad

Catedral de Monreale - Vista interior con mosaicos, muqarnas y el Cristo Pantocrátor
Una vista del interior de la Catedral con sus mosaicos bizantinos que relatan e ilustran el Antiguo y Nuevo Testamento, sus muqarnas y el ábside con el Cristo Pantocrátor.

La presencia de dos catedrales tan cerca entre si, además construidas al mismo tiempo, se debe a la rivalidad entre las dos figuras más relevantes del Reino de Sicilia, el rey Guillermo II y el arzobispo (de Palermo) Gualtiero. Mientras se comenzaban en Palermo las obras de construcción de la Catedral de Gualtiero el joven rey Guillermo II, alentado por el Papa Lucio III que mal veía la influencia del arzobispo Gualtiero, se hizo promotor de la construcción de una nueva Catedral en Monreale, ese pequeño centro que había mantenido encendida la llama de la Cristiandad al tiempo de los árabes y que su abuelo, el rey Ruggero II, ya había elegido como segunda residencia real.

Catedral de Monreale - Fachada
La sencilla fachada de la Catedral de Monreale.

En las dos Catedrales se reflejó también su distinta visión de la religión. Guillermo II quiso resaltar la riqueza y belleza interior que aporta la Fe, en contraste con la sencillez exterior. Gualtiero quiso resaltar la monumentalidad exterior como demostración de la fuerza y el poder de la Fe.

La construcción de la Catedral de Monreale terminó cuatro años más tarde de la Catedral de Palermo, en el año 1189. Ambas están dedicadas a la Virgen María.

Catedral de Monreale - Guillermo II entrega la Catedral a la Virgen María
Guillermo II entrega la Catedral a la Virgen María, mosaico del presbiterio.

La Catedral de Monreale se puede visitar a los siguientes horarios: De lunes a sábado desde las 8:30 hasta las 12:45 y desde las 15:30 hasta las 17:00. Los domingos y festivos desde las 8:00 hasta las 9:30 y desde las 15:30 hasta las 17:00.

Exterior

La fachada principal de la Catedral

está orientada hacia poniente y es visible en buena perspectiva desde la Piazza Guglielmo II, la misma plaza donde se halla el acceso al Claustro Benedictino. Como en la Catedral de Cefalù, la fachada queda enmarcada entre dos torres, sin embargo solo la torre sur queda intacta, pues el tercer cuerpo de la torre norte fue derruido por un rayo en 1807 y su campanario reinstalado sin reconstruir la parte dañada.

Otra vez como en la Catedral de Cefalù entre las torres de la fachada se encuentra un pórtico de tres arcos, que no pertenece al diseño originario, si no que fue añadido a la estructura en el siglo XVIII.

Catedral de Monreale - Fachada principal
La fachada principal vista desde la escalera que baja desde la Via Torres, la calle que procede desde el aparcamiento municipal utilizado por los autobuses de excursionistas. A la izquierda se ve la colindante Piazza Vittorio Emanuele. A la derecha, donde la bandera al pie de la torre, se ve el arco del portal de acceso al Claustro Benedictino.

La fachada norte

se abre a la Piazza Vittorio Emanuele, donde se encuentra la parada de taxis. Otro pórtico que resguarda el portal lateral derecho, añadido al conjunto entre 1547 y 1569, se encuentra entre la torre norte y el transepto. Bajo el pórtico se abre el portal lateral norte, el único acceso al interior de la Catedral. Junto al transepto se ve un arco-puente que permite pasar a la calle detrás, la Via Arcivescovado, desde la cual se ven los ábsides.

Catedral de Monreale - Fachada norte
La fachada norte en la Piazza Vittorio Emanuele.

La fachada oeste

se puede observar desde la Via Arcivescovado, la calle que baja hacia el aparcamiento municipal. En ella se encuentran los tres ábsides, el único sector donde el austero aspecto exterior del edificio deja lugar a unas refinadas decoraciones de arte fatimí.

Al pie de los ábsides está el acceso al Palacio Arzobispal, en cuyo interior se encuentra el Museo Diocesano de Monreale (los visitantes acceden desde el interior de la Catedral y salen por aquí al terminar el recorrido museal).

Catedral de Monreale - Ábsides
Los ábsides de la Catedral.

La fachada sur

de la Catedral puede verse desde el Claustro Benedictino (Claustro de Santa Maria la Nuova). En el espacio entre la torre sur y el transepto se ven las dos estructuras exteriores de las únicas dos capillas laterales de la Catedral: la Capilla de San Castrense (Patrono de Monreale), también llamada Capilla de la Eucaristía, y la Capilla de San Benito, antiguo lugar de sepultura de los frailes benedictinos.

Catedral de Monreale - Fachada sur
La fachada sur vista desde el Claustro Benedictino. Se ve la cúpula de la Capilla de San Castrense, apartado lugar de la oración puesto que el interior de la Catedral queda constantemente frecuentado por muchedumbres de turistas.

[]

Interior

El portal lateral norte

(izquierdo) de la Catedral es su único acceso. Como el portal derecho, simétricamente situado de frente, se halla a media longitud de la nave latera cuya pared, de mitad para abajo, está revestida de mármol y decorada con el mismo tipo de mosaico que se encuentra en las demás iglesias árabe-normandas, con la excepción de las catedrales de Palermo y Cefalù.

Catedral de Monreale - Nave norte con portal
La nave norte y el portal que da al pórtico exterior.

La nave central

permite ver en buena perspectiva todo el interior de la Catedral, con la excepción de los ábsides laterales que quedan escondidos por la presencia del conjunto de columnas.

Catedral de Monreale - Nave central
La nave central.

Los mosaicos de la Catedral

reproducen escenas del Viejo y del Nuevo Testamento. Al igual de los que veremos en el transepto fueron creados, entre finales del siglo XII y principios del XIII, por artistas locales y venecianos.

Catedral de Monreale - Mosaicos en la contra-fachada
Mosaicos en la contra-fachada.

La narración, como en un texto escrito, procede desde la izquierda y sigue hacia la derecha. La sucesión temporal de los acontecimientos es vertical, arriba del todo lo más antiguo y abajo, correspondiendo a las paredes de las naves laterales, lo más reciente.

Catedral de Monreale - Mosaicos pared norte
Mosaicos en la pared norte de la Catedral.

El principio de la narración se encuentra en las paredes sur, donde la linea temporal más antigua es representada en la pared de la nave central donde, arriba del todo, se puede reconocer el Génesis. Más abajo, entre los arcos apuntados que descansan sobre las columnas, se ve la historia de Noé con el Diluvio universal. En la pared de la nave lateral se ven los comienzos de la predicación de Jesús.

Catedral de Monreale - Mosaicos pared sur
Mosaicos en la pared sur. Reconocemos escenas del Génesis, del Diluvio universal con el Arca de Noé y del Nuevo Testamento.

Transepto norte

El acceso al transepto norte está vinculado al pago de un billete que cuesta un euro. Su espacio está enteramente despejado, lo que permite observar detenidamente los mosaicos del suelo. En su interior se halla un altar-reliquiario dedicado a San Luis de Francia que, en un principio, estuvo sepultado en esta Catedral.

Catedral de Monreale - Transepto norte
El transepto norte, a la izquierda el monumento funerario dedicado a San Luis de Francia.

Al fondo, en correspondencia del ábside derecho, se halla la Capilla del Crucifijo con su altar barroco. Más arriba, frente a la semi-cúpula del ábside cuyo mosaico representa San Pablo, puede verse una Cruz de tamaño natural. Los demás mosaicos, en este sector del transepto, relatan la Pasión de Cristo.

Catedral de Monreale - Mosaicos de la Pasión de Cristo
Mosaicos del transepto norte (pared oeste).

Nave sur

Al principio de la nave lateral derecha de la Catedral, la que está orientada a sur hacia el Claustro, se encuentra una puerta desde la cual, pagando una entrada de 2€, se puede acceder a los tejados de la Catedral, desde los cuales se puede ver el Claustro Benedictino. A poca distancia, frente a la pila bautismal, se halla un altar dedicado a San Juan Bautista después del cual está el portal lateral que da a la Capilla de San Castrese.

Catedral de Monreale - Nave sur
La nave sur de la Catedral.

Transepto sur

En el transepto sur se custodian las tumbas reales de Guillermo I y de Guillermo II. Desde su área, que colinda con el Palacio Arzobispal, se accede al Museo Diocesano y a la sacristía. En el ábside se encuentra la barroca Capilla de la Virgen, sobre ella se ve el mosaico de San Pedro.

Catedral de Monreale - Mosaico de San Pedro
Mosaico de San Pedro en el ábside derecho.

Los demás mosaicos de este sector del transepto están dedicados a relatar la vida pública de Jesús y su predicación.

Catedral de Monreale - Mosaicos transepto sur
Mosaicos del transepto sur (pared sur).

Presbiterio y ábside central

Toda el área del presbiterio y del ábside no es accesible a los visitantes que deben de contentarse con verla desde la nave central o desde la abertura del transepto frente a los ábsides laterales.

El sector que corresponde al transepto central queda unido al presbiterio y separado de los brazos norte y sur por la presencias el coro, sobre la cual se halla la estructura del monumental órgano que en los años '60 del pasado siglo substituyó el anterior. En el presbiterio puede verse el altar mayor barroco, situado sobre una escalera en forma piramidal, que se remonta a 1771.

Catedral de Monreale - Presbiterio y ábside
El presbiterio y el ábside vistos a través del transepto central, donde se halla el coro y el órgano.

En la semi-cúpula del ábside, sobre la representación de la Virgen a la cual está consagrada la iglesia, se encuentra el mosaico del Cristo Pantocrátor.

Catedral de Monreale - Cristo Pantocrátor
El Cristo Pantocrátor.

Al acercarse a ver el presbiterio desde el transepto norte, después de haberle visto desde la nave central y haber notado como el Cristo Pantocrátor nos estaba mirando, notaremos que desde este otro ángulo de observación el Cristo seguirá mirándonos, incluso con la cabeza y el tronco girados e inclinados hacia nosotros.

Catedral de Monreale - Cristo Pantocrátor visto desde transepto norte
El Cristo Pantocrátor visto desde el transepto norte.

Si luego damos la vuelta a todo el presbiterio-ábside y pasamos al transepto sur, podremos comprobar como el Cristo Pantocrátor sigue mirándonos.

Catedral de Monreale - Cristo Pantocrátor visto desde transepto sur
El Cristo Pantocrátor visto desde el transepto sur.

Tejados de la Catedral

El acceso a los tejados permite ver el tejado de la nave sur, por el que se transita para llegar hasta la estructura del transepto.

Catedral de Monreale - Tejado nave sur
Tejado nave sur.

Desde este tramo de tejado se tiene una vista inmejorable del Claustro Benedictino con detrás los montes de Palermo.

Catedral de Monreale - Vista Claustro Benedictino
Vista del Claustro Benedictino.

Subiendo más aún se llega hasta el techo del ábside central, desde el cual se disfruta de la panorámica sobre la Conca d'Oro.

Catedral de Monreale - Vistas Conca d'Oro
Vistas de la Conca d'Oro.