La Martorana

Esta iglesia del siglo XII

pertenece al Circuito árabe-normando, el recorrido histórico-cultural que se desarrolla entre las ciudades de Palermo, Monreale y Cefalù. Es conocida también como la Martorana.

Sus mosaicos son admirados por una muchedumbre de turistas que, todos los días del año, acuden a la céntrica Piazza Bellini para visitarla. En esta misma plaza (situada a lo largo de la Via Maqueda a poca distancia de los Quattro Canti) se hallan otras dos iglesias de gran interés histórico cultural, la iglesia de San Cataldo, con la cual Santa Maria dell'Ammiraglio comparte la escalera de acceso, y Santa Caterina d'Alessandria.

Fachada lateral de Santa Maria dell'Ammiraglio al atardecer
Fachada lateral de Santa Maria dell'Ammiraglio al atardecer. A la derecha se ven las cúpulas de la colindante San Cataldo. Detrás de la fachada barroca se halla el cuerpo que ha sido añadido (1588) a la construcción originaria que, en un principio, se hallaba separada de su campanario y se sigue reconociendo, a la izquierda, bajo el tambor octagonal que sostiene su única cúpula.

El solar de las dos iglesias queda unos metros más arriba de la plaza debido a unas intervenciones urbanísticas que, hacia el siglo XVII, la han nivelado a la misma altura de la Via Maqueda, para permitir así el transito de carruajes alrededor de la Piazza Pretoria.

La iglesia, después de la II Guerra Mundial, ha sido devuelta al rito bizantino asumiendo el nombre de San Nicolò dei Greci. En la actualidad es punto de referencia de la comunidad arbëreshë de la provincia de Palermo.

Santa Maria dell'Ammiraglio vista desde Piazza Bellini
La fachada lateral de la iglesia en la Piazza Bellini (a la izquierda se ve el Teatro Bellini). Esta fachada lateral de estilo barroco ha sido añadida al conjunto en el siglo XVIII.

Horarios de visita y precios

Santa Maria dell'Ammiraglio se puede visitar de 9:30h a 13:00h y de 15:30h a 17:30h, la entrada cuesta 2.50 € para los adultos y 1.50 € para los niños. El billete da derecho a un descuento de 1€ en el acceso a la iglesia de San Cataldo, por lo que con 4€ es posible visitar ambos lugares.

[]

Exterior

El exterior de Santa Maria dell'Ammiraglio está condicionado por su monumental fachada lateral, en estilo barroco tardío, cuya creación se remonta al año 1750. Detrás de esta fachada se encuentra el sector del edificio añadido en 1588, debido a las reformas promovidas por el colindante Convento de la Martorana, al cual fue encomendada la iglesia en 1433. La original estructura árabe normanda, bastante reducida en tamaño, queda en el lado izquierdo del conjunto (mirando desde la plaza) y algo escondida por la gran fachada lateral y por la presencia del Teatro Bellini.

exterior visto desde lado oeste Piazza Bellini
La iglesia vista desde el lado oeste de la Piazza Bellini. La fachada lateral barroca, con el campanario a su derecha, engaña la vista y no deja percibir la verdadera estructura de la iglesia.

La estructura originaria del edificio tiene una planta cuadrada de cruz griega en cuyo centro se alza un tambor octagonal que sostiene la cúpula. La planta en cruz está alineada con los 4 puntos cardenales y el ábside orientado hacia Tierra Santa. En la fachada, situada frente al campanario, se encontraba un pórtico que fue demolido durante la reforma del siglo XVI. Bajo el pórtico se hallaban los mosaicos, luego reubicados al interior, del rey Ruggero II y del almirante Giorgio d'Antiochia, fundador de la iglesia.

exterior edificio árabe-normando
El cuerpo originario del edificio árabe-normando, con al centro su cúpula fatimí.

En la moldura de la cornisa del edificio medieval, mirando hacia donde se hallaba el palacio del almirante (*), se puede ver una inscripción en griego bizantino que reporta la titularidad de la iglesia, dedicada a la Virgen María, y el nombre del almirante Giorgio d'Antiochia, quien la fundó en 1143.

(*) En el palacio del almirante se fundará, en 1394, el Convento de Santa Caterina d'Alessandria. Posteriormente, en la esquina suroeste del solar, se construirá la iglesia homónima.

detalle exterior edificio con inscripción cornisa
La moldura del edificio árabe-normando con la inscripción. A su derecha se reconoce donde comienza le nueva estructura, añadida en 1588.

El campanario se compone de cuatro cuerpos cuya altura se va reduciendo progresivamente. Los primeros dos cuerpos se remontan al siglo XII, la misma época de la construcción de la iglesia, y están decorados con el mismo tipo de cincelado y de taraceas que se encuentran en el ábside de la Catedral. El tercer cuerpo y el cuarto fueron añadidos en el siglo XIV. Bajo el campanario hay un pequeño pórtico en el cual, a consecuencia de la reforma de 1588, se halla el portal principal.

campanario
El campanario con su pórtico, donde se halla la entrada de la iglesia.

[]

Interior

El interior de Santa Maria dell'Ammiraglio, o de la Martorana como se prefiera llamarla, muestra los dos estilos artísticos que más caracterizan la ciudad de Palermo, el árabe-normando y el barroco. La coincidencia de estos dos estilos en un único monumento se debe a la peculiar historia de esta iglesia, fundada en 1143 por el almirante siriaco Giorgio d'Antiochia (Jorge de Antioquía, ciudad costera de la actual Turquía en aquel entonces perteneciente al Imperio Romano de Oriente) según el ritual griego-bizantino y posteriormente (1433) entregada las monjas del colindante Convento de la Martorana que suprimieron el rito ortodoxo adoptando el católico. En la segunda mitad del siglo sucesivo (1588) el Convento de la Martorana procedió a una radical reforma del edificio, derrumbando la fachada (y el pórtico) de la iglesia árabe normanda y alargando su estructura llegando a doblarla. La reforma transformó la planta originaria de cruz griega en cruz latina, con tres naves, dos capillas laterales y un amplio coro alto situado sobre el nuevo portal al que, desde entonces, se accede a través del pórtico del campanario.

Santa Maria dell'Ammiraglio nave central y coro alto
Un detalle de la nave central, con el coro alto situado sobre la entrada. Se reconocen los dos estilos que caracterizan el interior de este edificio. Si se pone atención se verá una pared dintelada que nos muestra donde se hallaba la fachada originaria.

Como consecuencia de los cambios arquitectónicos el interior de Santa Maria dell'Ammiraglio se divide en dos partes. La más antigua, que captura en seguida la atención de los visitantes, se reconoce por sus mosaicos repartidos entre techo, suelo e iconostasio. La más reciente, añadida en el siglo XVI y decorada según los cánones del barroco tardío, se reconoce por sus frescos enmarcados entre decoraciones de trampantojo (trompe-l'œil).

interior
Otra vista del interior de Santa Maria dell'Ammiraglio donde también se ven las dos pilastras, estriadas en sentido horizontal, que muestran la marca de la fachada originaria de la iglesia (siglo XII).

Al haber sido convertida en iglesia conventual, Santa Maria dell'Ammiraglio fue dotada de un coro alto que, como es habitual en los conventos de clausura, está medio oculto tras una celosía de latón dorado. Bajo su estructura en forma de U se halla el sotocoro, en el se encuentran el portal de la entrada, los dos nuevos portales laterales y las dos capillas.

vista coro con capilla y portal lateral
El coro alto y el sotocoro vistos de perfil. De frente está la capilla lateral derecha y, a su derecha, el portal lateral (sotocoro). Más arriba, mirando hacia la bóveda, se ve parte del coro alto y el primer fresco de la nave central (Los reyes magos del pintor flamenco Guglielmo Borremans).

[]

Los mosaicos

El sector barroco es muy interesante, y para algunos incluso representa una sorpresa, sin embargo los visitantes vienen a ver los mosaicos del arte árabe-normando y estos se hallan en la parte más antigua de la construcción.

Al interior de la Martorana se encuentran dos tipos de mosaico: los mosaicos paviméntales y del iconostasio, que son de matriz árabe, Los mosaicos de las paredes altas, las bóvedas y la cúpula, que son de matriz bizantino.

mosaico iconostasio
Mosaico fatimí del iconostasio, la pared sobre la cual se exponían las imágenes sagradas.

Los primeros representan temas decorativos de carácter geométrico y están creados por piedras duras y mármol rojo y verde sobre un fondo de mármol blanco. Como en la Capilla Palatina, estos mosaicos sobre mármol se han utilizado, debido a su resistencia, en los revestimientos destinados a soportar mayor desgaste.

mosaico transepto bajo cúpula
Mosaicos paviméntales bajo la cúpula, al centro de la cruz griega. De frente se ve el iconostasio, que es la pared destinada a mantener separada el área reservada a los sacerdotes permitiéndoles moverse entre el ábside central y los dos laterales.

Los mosaicos bizantinos están realizados juntando teselas de piedras duras, para crear los colores, y de cerámica con pasta de vidrio dorada, para crear el fondo. Algunos de los mosaicos se han perdidos en el trascurso de los siglos, como los de la fachada y del ábside central, otros afortunadamente han llegado hasta nuestros días.

detalle mosaico almirante
Un detalle del mosaico que representa el fundador de la iglesia, el almirante Jorge de Antioquía, a los pies de la Virgen María, titular del templo. Se nota como las teselas que forman su cara han sido cortadas con más precisión y esmero de las demás.

Los mosaicos que recubren los techos de bóveda reproducen la cruz griega que caracteriza la planta de la iglesia (hay que hacer caso omiso de la ampliación barroca). En este caso la cruz, en cuyo centro se halla la cúpula con el Cristo Pantocrátor, está representada en color dorado, símbolo de la gracia divina. La cruz queda enmarcada entre las cuatro bóvedas azules que, juntas, representan el firmamento.

vista del conjunto de bóvedas
La cruz griega formada por las cuatro bóvedas de cañón con la cúpula en el centro, queda enmarcada entre las cuatro bóvedas de arista en color azul, que representan el firmamento.

Al centro de la cúpula queda el Cristo Pantocrátor, rodeado por cuatro arcángeles representados en el acto de orar en su presencia.

vista cúpula y bóvedas bema y naos
El eje central de la cruz griega con la cúpula al centro del eje formado por la bóveda de la naos (arriba) y del bema (abajo).

En los mosaicos del tambor octagonal de la cúpula se hallan representados ocho Profetas del Antiguo Testamento, mientras en los nichos de la estructura cuadrada están representados los Cuatro Evangelistas.

detalle cupula y tambor
Detalle de la cúpula, se ven algunos Profetas del Antiguo Testamento. En los nichos que descansan sobre la estructura cuadrada que sostiene el tambor están representados los Evangelistas
detalle mosaicos cúpula
Otro detalle de los mosaicos de la cúpula, esta vez mirando hacia el lado derecho de la iglesia.

En los mosaicos de la bóveda del bema, el área frente al altar, están representados dos arcángeles. En la pared vertical sobre el arco que sostiene la cúpula, se encuentra escenificada la Anunciación.

Arcángeles y Anunciación
Sobre el arco frontal se ve la Anunciación. Los mosaicos de la bóveda de cañón representan dos arcángeles. Detrás, se ve la cúpula barroca del presbiterio. En la bóveda del brazo izquierdo de la cruz se ve San Pedro. En la bóveda de la derecha se ve San Pablo de Tarso.
bóveda del bema
La bóveda del bema con los dos Arcángeles.

En la bóveda de la naos (la nave de la iglesia bizantina, que tiene la misma longitud del bema, o sea del transepto) quedan representados dos momentos de la vida de la Virgen, la Anunciación en el lado izquierdo (mirando el altar) y el Tránsito de María en el derecho.

Anunciación
La Anunciación.
Tránsito de María
El Tránsito de María.

En los mosaicos de los brazos de la cruz están representados Santos y Apóstoles. En el brazo izquierdo se pueden ver: San Tomás el Apóstol con San Felipe el Apóstol (mirando hacia la entrada) y San Pedro con San Andrés el Apóstol (mirando hacia el ábside).

mosaicos brazo izquierdo de la cruz
Los mosaicos de la bóveda de lado izquierdo del transepto: San Andrés el Apóstol y San Pedro (boca-bajo están San Tomás el Apóstol y San Felipe el Apóstol). De frente se ve parte de la semi-cúpula del ábside con San Joaquín.

En el brazo derecho están: San Simón el Cananeo y San Bartolomé el Apóstol (mirando hacia la entrada) y San Pablo de Tarso y Santiago (lado ábside). En la pared se han conservado los mosaicos que en la pared derecha se han perdido, en ellos se representan: San Ciro de Alejandría, San Ermolao de Nicomedia y San Gregorio.

mosaicos lado derecho del transepto
Los mosaicos del brazo derecho de la cruz. En la pared de la ventana vemos, a la izquierda San Ciro de Alejandría, al centro San Ermolao de Nicomedia (en el circulo sobre la ventana), a la derecha San Gregorio. En la bóveda están, a la izquierda San Pablo de Tarso y Santiago, a la derecha San Simón el Cananeo y San Bartolomé el Apóstol.

Los cuatro rincones del cuadrado, donde geométricamente se inscribe la cruz griega, están decorados con unos mosaicos azules con estrellas doradas. Estos representan el Firmamento, dentro del cual resplandece la Cruz, resaltada por los mosaicos dorados.

mosaico del firmamento
Una de las cuatro bóvedas azules que representan el Firmamento. La segunda del lado derecho, situada frente al diaconicón. Se ve el ábside en cuya semi-cúpula está el mosaico que representa Santa Ana.

[]

Nave izquierda

En la nave lateral izquierda se encuentran los dos portales que se abren frente a la Piazza Bellini, ambos permanecen cerrados. Las paredes desnudas, en un principio decoradas con mármoles y estucos barrocos, han sido despejadas en el siglo XIX con el propósito de restaurar el aspecto original de la iglesia. Al final de la nave se encuentra la prótesis, el ábside izquierdo donde se custodian los objetos sagrados destinados a la liturgia del rito bizantino. En la semi-cúpula del ábside puede verse el mosaico que representa San Joaquín.

nave izquierda
El tramo de nave izquierda que pertenece a la estructura original de la iglesia árabe-normanda. Al fondo se ve la Prótesis con el mosaico que representa San Joaquín.

Al principio de la nave se halla una pequeña capilla con el mosaico de Jorge de Antioquía a los pie de la Virgen María y una pintura del siglo XVII que representa la Virgen del Rosario. Adosada a la balaustrada que la separa del escalón sotocoro hay una cómoda banca que permite sentarse un rato para contemplar las dos obras de arte

capilla nave izquierda
La capilla de la nave izquierda.
mosaico de Jorge de Antioquia que agradece la Virgen
Jorge de Antioquía a los pie de la Virgen María. El pergamino, escrito en caracteres bizantinos, reconoce el almirante como fundador del templo.
Virgen del Rosario pintada por Giuseppe Salerno
El cuadro de la Virgen del Rosario, pintado por Giuseppe Salerno (Gangi 1588-1630), uno de los dos pintores apodados el Zoppo di Gangi. En los recuadros están pintados los Misterios del Rosario.

[]

Nave derecha

La nave lateral derecha de Santa Maria dell'Ammiraglio tiene la misma estructura de la izquierda con una sola excepción, la presencia de un tercer portal, de arco, que conecta con la oficina parroquial. Al fondo de la nave está el diaconicón, donde se guardan los ornamentos sacerdotales y las escrituras sagradas. En la semi-cúpula puede verse un mosaico que representa Santa Ana, la madre de la Virgen María.

nave lateral derecha
El tramo de nave derecha que pertenece a la estructura original de la iglesia árabe-normanda. Al fondo se ve el diaconicón con el mosaico que representa Santa Ana.
ubicación antiguo pórtico
Los tres portales laterales de la nave derecha vistos a través de la nave central.

La capilla de la nave derecha está decorada con un mosaico donde se ve Ruggero II coronado por Jesús. Este mosaico, que en un principio se situaba al exterior, en el pórtico, remarca el concepto del mandato divino de la monarquía. Fijarse en la diferencia entre esta representación, con el rey de pié junto a Jesús (aunque este último quede un peldaño más arriba), y la del almirante Jorge de Antioquía, totalmente postrado a los pies de la Virgen María.

Ruggero II coronado por Jesús
Mosaico de Ruggero II coronado por Jesús.

A la derecha del mosaico se ve un cuadro que representa San Judas Tadeo y San Simeón.

capilla derecha
La capilla derecha de la iglesia, vista desde la nave central, con el cuadro de autor desconocido que representa San Judas Tadeo y San Simeón el anciano.

Al interior del diaconicón se encuentra un icono del siglo XV que representa San Nicolás, al que los fieles sicilianos pertenecientes a la comunidad arbëreshe profesan una gran devoción.

diaconicón
El icono del siglo XV con la imagen de San Nicolás. Se ven los mosaicos del suelo y del iconostasio, la pared que separa el área reservada a los sacerdotes del área accesible a los fieles.

[]

Presbiterio y altar

Poco más de un metro detrás del iconostasio, donde se ven dos iconos que muestran la Virgen con el Niño y el Cristo Pantocrátor, comienza el área del presbiterio. Construido sobre una planta cuadrada, fue añadido a la iglesia después de la demolición del ábside originario. Sus paredes, recubiertas de mármoles y estuco, son un típico ejemplo de barroco palermitano. En el altar barroco, de mármoles policromados, se encuentra un sagrario de lapislázuli y latón dorado. El cuadro situado sobre el altar, pintado en 1533 por Vincenzo degli Azani, representa la Ascensión. En el techo se halla una cúpula decorada con un fresco de Antonio Grano que representa la Gloria de la Orden Benedictina.

presbiterio y altar
El presbiterio de Santa Maria dell'Ammiraglio, construido en el año 1683.
Ascención, de Vincenzo degli Azani (1533)
El tabernáculo, en latón dorado y lapislázuli, con detrás La Ascensión, el cuadro pintado en 1533 por Vincenzo degli Azani.
cúpula presbiterio
La cúpula del presbiterio con el fresco (finales siglo XVII - principios del siguiente) de Antonio Grano que representa la Gloria de la Orden Benedictina.

[]

Coro, sotocoro y frescos

La entrada de Santa Maria dell'Ammiraglio se halla en el sotocoro, en correspondencia del pórtico del campanario. Nada más pasar al interior se encuentra una mesa donde se facilita información a las parejas que han escogido esta iglesia para celebrar sus bodas, por lo que es muy concurrida. En el lado derecho del sotocoro se halla el portal del siglo XII, tallado en madera, que hasta finales del '600 fue el portal principal de la iglesia. Las bóvedas, incluidas las que se hallan al principio de las tres naves, están decoradas con frescos de Guglielmo Borremans y Olivio Sozzi.

sotocoro-y-entrada
El sotocoro visto dese la nave izquierda.
entrada y sotocoro
El sotocoro visto desde el portal de la fachada lateral. De frente se ve el portal lateral derecho, añadido en el siglo XVI, en el cual se reinstaló el portal de madera originario. A la derecha está la entrada.
detalle portal siglo XII
Un detalle del portal original de la iglesia, tallado en madera por artesanos fatimíes en el siglo XII.
frescos de Olivio Sozzi
Frescos de Olivio Sozzi: a la izquierda Bodas de Caná, al centro Circuncisión de Jesús, a la derecha Jesús entre los doctores.
frescos de Guglielmo Borremans
Frescos de Guglielmo Borremans: a la izquierda Los Reyes Magos, a la derecha Huida a Egipto.

[]

Algo de historia

La iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio fue fundada en 1143 por Giorgio d'Antiochia, almirante de Ruggero II, y dedicada a la Virgen María, a la cual el almirante quiso agradecer el apoyo recibido a lo largo de toda su vida. El lugar escogido, la actual Piazza Bellini, no fue casual pues en aquel entonces su palacio se hallaba al otro lado de la plaza (*).

(*) Dos siglos más tarde el palacio del almirante, residencia de la familia aristócrata de los Mastrangelo, será dejado por en herencia a la Orden Dominicana por Benvenuta Mastrangelo, que quiso la fundación de un convento dedicado a Santa Catalina de Alejandría.

detalle pared izquierda con ventana
La primera ventana de la pared izquierda. A través del cristal se ve la linterna de la cúpula de Santa Caterina d'Alessandria.

A partir de la primera mitad del siglo XV la historia de Santa Maria dell'Ammiraglio se entrelaza con la de un convento fundado en el año 1394 por iniciativa de la aristócrata Eloisa Martorana. Este convento, que adoptó la regla benedictina, recibió el nombre de su fundadora, llamándose Convento de la Martorana. En el año 1433 la iglesia fue entregada, por el rey Alfonso V de Aragón, a las monjas del convento. A partir de entonces será conocida como Iglesia de la Martorana.

. . . - . . .
Una de las columnas del pórtico originario de la iglesia que ahora sostiene el sotocoro.

En el año 1683 el ábside semicircular será abatido para substituirle con el actual presbiterio. En el año 1726 un terremoto destruirá la cúpula del campanario, que no será reconstruida. En 1750 se acometerá la penúltima reforma importante del edificio, cuando para embellecer el portal izquierdo que da a la Piazza Bellini, se creará una nueva fachada lateral, diseñada por el arquitecto Nicolò Palma. En el 1870 se acometió un restauro con el objetivo de devolver al edificio parte de su aspecto originario, debido a ello las decoraciones barrocas fueron retiradas de toda el área antigua de la iglesia dejando las paredes desnudas, tal y como se ven en la actualidad.

restauro siglo XIX nave lateral derecha
La nave lateral derecha de la iglesia. Las paredes desnudas estaban repletas de decoraciones barrocas que fueron retiradas durante el restauro del siglo XIX.
Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +