Monumento árabe-normando

Situada en la Piazza Bellini

y bien visible desde la Via Maqueda, esta pequeña iglesia del siglo XII es una de las más conocidas de la ciudad de Palermo. Su construcción es anterior a la remodelación del antiguo Piano di San Cataldo, la plaza que durante siglos llevó el nombre de esta iglesia y que, desde el año 1848, se llama Piazza Bellini en homenaje al músico siciliano Vincenzo Bellini.

Iglesia de San Cataldo - Fachada
La fachada del monumento y la Piazza Bellini vistas desde la Via Maqueda.

A la derecha de la fachada, mirando desde la Via Maqueda, se hallaba el palacio del almirante Maione de Bari el cual, hacia 1154, fundó este edificio religioso como capilla privada. Maione, en aquellos años hombre más influyente del Reino de Sicilia, quiso dedicar la capilla a San Cataldo, santo venerado en la región sureña de Apulia de la cual era nativo.

En aquellos años el Piano de San Cataldo, con todos los edificios que le rodeaban (iglesias de San Cataldo y de Santa Maria dell'Ammiraglio, Convento de la Martorana, Iglesia y Monasterio de Santa Caterina d'Alessandria) se situaba unos metros por encima del actual nivel de la ciudad. Después de la creación de la Via Maqueda (finales del siglo XVI) el suelo de la plaza fue rebajado para facilitar el transito, dejando así las tres iglesias unos tres metros por encima del nivel de la plaza.

Iglesia de San Cataldo - Vista fachada y lateral izquierdo
Una vista de tres cuartos que permite ver la fachada principal y la fachada norte, donde se encuentra el portal lateral por donde se accede al interior. El campanario que se ve detrás pertenece a la colindante iglesia de Santa María dell'Ammiraglio.

Descripción del monumento

El exterior de la iglesia de San Cataldo

muestra las formas geométricas que caracterizan el arte fatimí del siglo XII. En el resaltan las tres cúpulas que cubren su nave central, visibles desde toda la plaza y la Via Maqueda.

Las paredes laterales muestran tres ventanas de arco apuntado, asociadas a las tres bóvedas de las naves laterales y situadas en correspondencia de las tres cúpulas. Las ventanas están decorarads con unas celosías.

Iglesia de San Cataldo - Fachada norte
La fachada norte del edificio al atardecer.

La estructura rectangular del edificio queda enmarcada, en su parte superior, por un entablado cincelado que sigue todo el perfil de la cornisa superior del edificio. Una inscripción se hallaba a lo largo de todo el entablado. Hoy la inscripción solo se conserva en la fachada este, donde sobresale el ábside central orientado hacia Tierra Santa. En la celosía de la ventana del ábside se ha añadido una Cruz de Jerusalén después de que la iglesia fuera devuelta al culto en la primera mitad del siglo pasado.

Iglesia de San Cataldo - Vista de tres cuartos fachada este
Vista de tres cuartos de la fachada este.

En la fachada sur del edificio (a la derecha mirando la fachada), a partir del año 1679, se crearon unas dependencias que serán abatidas durante el restauro del 1885. Restauro acometido después de unos años (entre 1860 y 1885) que vieron San Cataldo utilizada como oficina de correo (ver más abajo el capítulo dedicado a la historia de la iglesia).

Es posible recorrer el estrecho pasillo que separa el monumento de las construcciones que se hallan detrás. Este nos lleva hasta la fachada, frente a la cual se halla un rellano en forma de ele que permite observarle desde una buena perspectiva.

El portal principal suele quedar cerrado. En el resaltan las dos Cruces de Jerusalén de color rojo que son el emblema de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén a la cual, en el año 1937, fue encomendada la iglesia. Este mismo año el edificio fue restaurado por segunda vez y devuelto al culto.

Iglesia de San Cataldo - Fachada principal
La fachada principal vista desde el rellano que se asoma a la Via Maqueda. A la derecha se reconoce la presencia de un portal lateral que, desde el interior, ha sido murado.

El interior de la iglesia de San Cataldo

muestra cierto contraste entre el suelo y las paredes. El primero está ricamente decorado con el mismo tipo de mosaico presente en la cercana Santa Maria dell'Ammiraglio, en la Capilla Palatina y en la Catedral de Monreale. La paredes en cambio quedan espolias de cualquier decoración, mostrando sus bloques de piedra recubiertos por una capa desgastada de cal.

Cuatro columnas centrales sostienen el conjunto de bóvedas arcos y cúpulas hacia donde, nada más entrar, se dirigen las miradas de los visitantes.

Iglesia de San Cataldo - Vista interior con arcos, bóvedas y cúpulas
Una vista del interior de la iglesia donde se aprecia el conjunto de arcos, bóvedas y cúpulas que se sostiene sobre las cuatro columnas centrales.

La planta del edificio es de cruz griega, con tres naves y tres ábsides, alineadas según el eje oeste-este. El espacio central queda libre, para permitir a los visitantes contemplar el dibujo del mosaico pavimental hacia donde están orientadas las sillas presentes en el interior del templo.

Iglesia de San Cataldo - Mosaico pavimental
El mosaico pavimental del transepto.

Situándose al centro del transepto, y mirando hacia arriba, puede verse la estructura portante de las tres cúpulas. Estas se sustentas sobre una base cuadrada en cuyas esquinas se asientan las cuatro semi-cúpulas que dan lugar a la estructura octagonal del tambor, sobre el cual descansa cada una de las cúpulas. Desde el exterior los tres tambores octagonales no se notan, pues quedan incluidos en la estructura rectangular bajo las tres cúpulas rojas.

Iglesia de San Cataldo - Estructura interior cúpulas
La estructura interior de las cúpulas.

En la contra-fachada el portal principal queda escondido por una cortina que lleva el emblema de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. A lo largo de la pared hay una hilera de sillas que, si quedan libres, son el mejor lugar donde sentarse para observar el espacio interior, esperando un momento (raro) en el que no haya visitantes para poder así, desde el portal cerrado, fotografiar el interior.

Iglesia de San Cataldo - Contra-fachada
La contra-fachada vista desde el presbiterio. Mirando a la izquierda nos damos cuenta como el portal lateral, que hemos visto desde el exterior, ha quedado murado. A la derecha queda el portal de acceso y la mesa-taquilla de los recepcionistas. Como se ve el espacio interior es muy reducido.

Si ha habido suerte y paciencia, desde el portal cerrado se puede tener una vista despejada del conjunto de ábsides de la iglesia. Toda el área donde se oficia el ritual queda, como en las demás iglesias árabe-normandas, un par de escalones más arriba respecto al resto del interior. Otro detalle decorativo común con los demás monumentos de la época, son las columnas insertadas en las esquinas de los pilares que sostienen los arcos frontales de tres ábsides. En este sector no se permite el acceso a los visitantes.

Iglesia de San Cataldo - Vista del interior desde la contra-fachada
Una vista del interior desde los asientos de la contra-fachada.

El área de culto queda separada de las naves laterales por una estructura de madera que nos recuerda el iconostasio de las iglesias ortodoxas, bizantinas en este caso, donde se exponían los iconos religiosos a los cuales los fieles profesaban su devoción. En esta iglesia, que hoy sigue el ritual católico, vemos dos iconos situados en los ábsides laterales, tal vez puestos para recordar sus orígenes.

El altar mayor es de mármol blanco y está decorado con un tenue cincelado. En el se muestra al centro el Cordero de Dios, rodeado por los emblemas de los Cuatro Evangelistas, un ángel (Mateo), un águila (Juan), un buey (Lucas) y un león (Marcos).

Iglesia de San Cataldo - Altar mayor
El altar mayor.

Información practica

Cómo acceder

Hemos visto como la iglesia de San Cataldo se encuentra desnivelada con respecto a la plaza y como a su misma altura se halla otra iglesia, la también árabe-normanda Santa María dell'Ammiraglio. Pues para visitarlas hay, en la plaza, una escaleta que permite salvar el desnivel y subir a lo que que queda del antiguo piano de San Cataldo (no hay acceso para minusválidos). Una vez arriba se verá en la fachada norte de la iglesia, la que mira hacia la plaza, su portal lateral por el cual se accede al interior.

Iglesia de San Cataldo - Vista desde Palazzo delle Aquile
Una vista de la iglesia desde una ventana del Palazzo delle Aquile, sede del Ayuntamiento.

Horarios de visita y billetes

La iglesia de San Cataldo se puede visitar todos los días de 9:30h a 12:30h y de 15:00h a 18:00h, la entrada cuesta 2,50 €. Los menores de 14 años tienen entrada libre.

El billete de acceso trae un listado de lugares (Il Circuito del Sacro) a los que da derecho a un pequeño descuento, estos son:

Los Oratorios de Santa Cita, de San Domenico, de San Lorenzo, de San Mercurio; las iglesias de Santa Caterina d'Alessandria, de Santa Maria dell'Ammiraglio (Martorana), del Santisímo Salvatore, de San Matteo al Cassaro, de Santa Maria del Piliere, dell'Immacolata Concezione al Capo, de Santa Maria della Catena y de la Magione. Además quedan al interior de este circuito Las Tumbas Reales, el Tesoro y la Cripta de la Catedral de Palermo y, al interior de la Catedral de Monreale, la Capilla Roano.

[]

Historia de la iglesia de San Cataldo

La fundación de la iglesia de San Cataldo

se remonta a la primera década de la segunda mitad del siglo XII (hacia 1154), y fue construida para ser la capilla del palacio de propiedad del almirante Maione di Bari, quien la quiso consagrar a San Cataldo, monje de origen irlandés y obispo de Tarento. Maione recibió este cargo después del ajusticiamiento del almirante Felipe de Mahdia, quien había sido condenado a muerte a consecuencia de un oscuro complot de corte, después de su regreso victorioso de la campaña militar contra los Almohades y la reconquista de la ciudad de Bona (hoy Annaba, en la actual Algeria). Maione era hijo de uno de los jueces de la corte que había condenado injustamente al anterior almirante, siendo el rey Ruggero II en estado de senilidad e incapaz de oponerse a las intrigas de corte.

A la muerte del rey Ruggero II (1154) le sucedió Guillermo I, el hijo que le había dado su primera esposa, la reina Elvira de Castilla (1100-1135). El nuevo rey, ascendido al trono a la edad de 23 años, se dedicó en un principio a cultivar los privilegios de su posición, gozando de las comodidades de los palacios y delegando las funciones de gobierno a Maione, nombrado Ministro de la Corona (1154) y convertido en el hombre más pudiente del reino.

Mosaico de San Cataldo en la Capilla Palatina
Representación en mosaico de San Cataldo, en la Capilla Palatina (Palacio de los Normandos).

En este periodo Maione fundó la iglesia de San Cataldo en honor al Santo de origen irlandés venerado en su tierra de origen, la región sureña de Apulia. La carrera política de Maione se truncó trágicamente el día 10 de noviembre de 1160, cuando fue asesinado por Matteo Bonello delante de la Catedral, en la misma calle que hoy lleva su nombre (Via Matteo Bonello).

Su sucesor, tanto en el cargo como en la propiedad de la iglesia de San Cataldo, fue Silvestro, familiar directo del rey y Conde de Marsico, antigua colonia romana en el sur de Italia que los Normandos habían elevado al rango de capital regional. Silvestro adquirió la iglesia para que fuera el mausoleo de su hija, Matilda de Marsico, fallecida en temprana edad.

Iglesia de San Cataldo - Lapida funeraria de Matilda de Marsico
Lapida funeraria de la joven Matilda, hija del conde Silvestro de Marsico.

A la muerte de Guillermo I (1166) le sucedió al trono, a la edad de 12 años, el hijo Guillermo II. Margarita de Navarra (1123-1183), reina consorte de Guillermo I y madre del joven rey Guillermo I, ejerció la regencia del reino hasta que Guillermo no fue mayor de edad. En el 1172, con Guillermo ya mayor de edad, será fundada la Abadía Territorial Benedictina de Monreale (*) a la cual será entregada la iglesia de San Cataldo. Los Benedictinos se mantendrán a cargo de la iglesia hasta el año 1787. Después de esta fecha comenzará un periodo de vicisitudes que culminarán con la desacralización de la iglesia y su transformación en oficina de correo (1867).

(*) Este mismo año se comenzarán los trabajos de construcción del Duomo (iglesia mayor) de Monreale. En el año 1182, al ser nombrada la pequeña ciudad sede episcopal por el Papa Lucio III, el Duomo será ascendido al rango de Catedral.

Iglesia de San Cataldo - Anotaciones oficinistas de Correo
En las columnas pueden verse garabateadas unas anotaciones de los oficinistas de correo que se remontan al siglo XIX. No han sido borradas pues también forman parte de la historia del edificio, no obstante se van desgastando y pronto desaparecerán.

En el año 1882 el arquitecto Giuseppe Patricolo emprendió el restauro del edificio con la finalidad de devolverle a su aspecto original, los trabajos terminaron en el 1885. El color rojo de las cúpulas fue aplicado en aquel entonces suponiendo el Patricolo que se tratase de su coloración original. En un segundo tiempo se descubrió que la suposición no tenía fundamento, sin embargo la coloración fue tan acertada que se quedó hasta nuestros días.

A partir del año 1937 la iglesia fue devuelta al culto por la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén que adquirió el uso del edificio con la condición de proceder a su mantenimiento (el inmueble sigue siendo administrado por la Curia Arcivescovile de Palermo).

Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +