La Capilla Palatina es la iglesia del Palacio de los Normandos. Fue creada a partir del año 1131 por voluntad de Ruggero II y puesta en obra en la misma década. Los documentos aún guardados en el tesoro de la Capilla, una cartapècora (pergamino hecho con piel de oveja) y una copia en papel, atestiguan que la parroquia fue fundada en el 1140 dándose por supuesto que ya, para este año, las obras de construcción se hubiesen finalizado. La iglesia fue dedicada a San Pedro, Papa de la Iglesia católica, cuya representación puede verse en el mosaico de la semi-cúpula del ábside derecho de la capilla.

Los tres ábsides de la Capilla Palatina con sus mosaicos. En la semi-cúpula del ábside central se ve el Cristo Pantocrátor y, sobre el altar mayor, la Virgen en el trono. En el ábside de la izquierda está la representación de San Andrés, Santo patrono y cabeza de la Iglesia ortodoxa y, sobre el altar, San José con Jesús de niño. En el ábside de la derecha está San Pablo y, sobre el altar, la Virgen María de niña con Santa Ana. El contenido de estos mosaicos realza lo sagrado de los vínculos familiares.

La iglesia

La Capilla Palatina es una iglesia que se ha edificado sobre otra (ver aquí planta y sección), la Chiesa inferiore di Santa Maria delle Grazie, que aún se halla en la planta baja del Palacio de los Normandos (no está abierta al público). Ambas iglesias comparten la misma planta basilical caracterizada por la presencia de tres naves.

La Capilla Palatina tal y como se presenta nada más pasar por el portal lateral de acceso. A la derecha se ve una de las dos escaleras (una por cada nave lateral) que bajan hacia la iglesia de Santa Maria delle Grazie.

Una curiosa característica de esta iglesia es la ausencia de exteriores. Al haber sido completamente "engullida" por el palacio durante las reformas y ampliaciones del siglo XVI, no es posible verla, como edificio, desde el exterior. La cúpula y el campanario, por ejemplo, no son visibles desde ningún lugar del palacio. En el área que corresponde a la fachada de la iglesia había un pórtico desde el cual, ya transformado en una antesala alargada, se puede acceder al interior de la capilla a través de dos portales que se hallan en línea con las dos naves laterales.

La sala que corresponde al antiguo pórtico de la Capilla Palatina. La pared que se ve a la izquierda corresponde a la contra-fachada de la iglesia en la cual, frente al altar mayor, se halla el aposento del trono real.

Un tercer acceso a la capilla, el principal, se halla bajo un pórtico que, a su vez, colinda con la primera planta del pórtico del Cortile Maqueda, el patio central del Palacio de los Normandos. Este pórtico representa el único exterior que ofrece la Capilla Palatina y se desarrolla a lo largo de la nave lateral derecha de la iglesia.

El portal principal de la Capilla Palatina, a la derecha se ve el aposento real. En lugar del trono de halla un atril tallado en madera de nogal. El escudo que puede verse en la pared fue añadido por Federico II de Sicilia (Barcelona 1272 - Palermo 1337) y representa el emblema del Reino de Sicilia, posterior a la época de los Normandos, que une las típicas barras rojas y amarillas de Aragón con las dos las águilas enfrentadas, emblema de la monarquía Suaba de Sicilia.

Las decoraciones que pueden verse en este pórtico fueron creadas durante el reinado de Fernando I de Borbón, entre ellas sobresale una de las diez representaciones reconocidas del Genio de Palermo, la única realizada con la técnica del mosaico.

El Genio del Mosaico, la única representación en mosaico del Genio de Palermo, sobre el portal principal de la Capilla Palatina.

Entre los elementos decorativos presentes en el interior de esta iglesia, que cautivan cuantos la visitan, cabe destacar las taraceas creadas sobre mármol blanco y pórfido rojo. Un tipo de decoración más resistente que pueden verse en el suelo y en los revestimientos de aquellas partes del edificios destinadas a entrar en contacto con los fieles (los bajos de las paredes por ejemplo).

La pila de agua bendita del portal izquierdo de la contra-fachada, a su izquierda las taraceas que decoran el basamento del aposento real. A la derecha se ve la pila bautismal, ubicada en la sala que substituye el antiguo pórtico. Colagada en la pared una tela producida por el Tiraz, el taller de tejidos artísticos que había en el palacio real en la época de los reyes normandos.

Otro elemento decorativo a mencionar son las muqarnas que decoran el techo de la nave central, muy importantes también como ejemplo del Arte Islámico del siglo XII.

Las muqarnas en el techo de la Capilla Palatina (lado contra-fachada).

Sin embargo lo que más destaca son los mosaicos bizantinos, aportados durante distintas generaciones (desde el reinado de Ruggero II hasta el de su nieto Guillermo II), que recubren la totalidad de los interiores de esta capilla.

Mosaicos de la pared izquierda de la nave central (contemporáneos de los mosaicos de Monreale):
Arriba escenas del Antiguo Testamento, con Adán y Eva que avergüenzan de su desnudez, son expulsados del paraíso terrenal y aprenden a labrar la tierra para sustentarse.
Abajo escenas del nuevo Testamento, con el Ángel que aparece en sueños a San José alertándole de la Matanza de los Inocentes y a continuación la Huida a Egipto.
En los pilares se ven San Blas y San Agustín.

Entre los mosaicos de la Capilla Palatina se halla, en la contra-fachada, la única representación del Cristo Pantocrátor (de esa época de Sicilia) realizada sobre superficie plana.

El mosaico del Cristo Pantocrátor, los emblemas de Aragón y de la monarquía Suaba de Sicilia (rombos a la izquierda) han sido añadidos posteriormente.

[]

La nave central

La nave central de la Capilla Palatina se sustenta sobre ocho columnas de mármol, cuatro por cada lado, procedentes de distintos edificios de la antigüedad. El techo, finamente decorado con muqarnas de madera tallada, muestra unas pinturas que retratan escenas de la vida de corte juntas a otras que representan escenas inspiradas en el paraíso del Corán (para verlas hay que llevarse uno prismáticos).

Parte del techo de la nave central, con sus muqarnas, y de la pared derecha. También se ve el techo de la nave izquierda y, al fondo, el mosaico de San Andrés en la semi-cúpula del ábside.

La contra-fachada está decorada con el gran mosaico del Cristo Pantocrátor que ya conocemos. Bajo el Cristo, sobre una plataforma de mármol decorada con taraceas y puesta a mayor altura del piso de la iglesia, se halla el aposento real donde, en el pasado, se hallaba el trono.

La nave central Capilla Palatina con la contra-fachada al fondo. Sobre el aposento real, decorado con taraceas de mármol, se ven unos leones, emblema de la realeza y, mas arriba, el mosaico del Cristo Pantocrátor con San Pedro, San Pablo y los Arcángeles Miguel y Gabriel. En el tramo de contra-fachada que corresponde a las naves laterales pueden verse los dos portales que daban al pórtico que, después de las reformas del palacio (siglo XVI), fue substituido por una sala alargada en la cual se instaló la pila bautismal

Los mosaicos en las paredes representan escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. Sobre las columnas pueden verse varios Santos cuyos nombres aparecen puestos en latín.

Mosaicos al principio de la pared izquierda de la nave central, se reconocen Adán y Eva.

Las ventanas de la nave central quedan a la altura de la segunda planta del Palacio de los Normandos y están dispuestas en paralelo al tramo del pórtico del Cortile Maqueda que conduce desde la recepción del Parlamento hacia los Apartamentos Reales.

Mosaicos en la pared derecha de la nave central. Arriba del todo se ve el Génesis, más abajo, entre los arcos apuntados, se ven la Embriaguez de Noé (fijarse en la viña a su izquierda) y la Torre de Babel. Más abajo vemos parte de la pared de la nave lateral, cuyos mosaicos reproducen escenas de la vida de San Pablo.

[]

Las naves laterales

Los mosaicos de las naves laterales de la Capilla Palatina nos muestran muestran escenas de la vida de los Santos Pedro y Pablo, su creación se hace remontar al reinado de Guillermo I

Mosaicos en la nave lateral derecha, se ve también parte del portal.

En la nave derecha, donde se halla el portal principal, se halla un monumental púlpito de mármol que se sustenta sobre unas macizas columnas. A su derecha, mirándole de frente, se halla un gran candelabro del siglo XII, formado por un bloque de mármol cincelado en el cual se representan figuras humanas, de animales y de plantas.

La nave lateral derecha con el gran púlpito de mármol. Frente a la columna de la nave, al centro de la imagen, está el monumental candelabro del siglo XII.

En la nave izquierda, más despejada, se halla la escalera que baja a la iglesia inferior de Santa Maria delle Grazie y a la Cripta en la cual estuvo sepultado el rey Guillermo I (sus restos se hallan hoy en la Catedral de Monreale).

La nave izquierda de la Capilla Palatina, se ve la escalera que baja hacia la Cripta. También se ve el área central de la nave principal, con un cordel rojo que impide el acceso a los visitantes.

[]

Transepto, presbiterio y ábsides

Toda el área del presbiterio, y por consecuencia de los ábsides, de la Capilla Palatina queda aislada por una cerca, a un metro de distancia de la cual se halla un cordel rojo que marca hasta donde pueden llegar los visitantes. La ubicación del gran púlpito a la derecha y de la escalera que baja a la cripta a la izquierda reduce aún más el ángulo de observación.

El presbiterio de la Capilla Palatina.

Estirándose lo más posible sin invadir el área vedada y extendiendo el brazo, es posible sacar una foto de la cúpula, ubicada sobre el transepto, cuyas 8 ventanas dan al exterior. Al centro de la cúpula se halla el Cristo Pantocrátor rodeado por 4 Ángeles, dispuestos hacia la nave central, y por 4 Arcángeles que sujetan el Orbe (globus cruciger), dispuestos hacia el altar mayor. En toda la cornisa de la base cuadrada que sujeta el tambor de la cúpula pueden verse unas inscripciones en griego y latín. En ellas se reporta, como año de construcción de la iglesia, la fecha del 1143 "desde la encarnación de Cristo". La especificación del nacimiento de Cristo se debe a que en ese entonces estaba en uso, además del calendario juliano, también el calendario bizantino que contabilizaba los años desde la creación del mundo (5509 a.C.).

La cúpula de la Capilla Palatina.

En las dos alas del transepto se encuentra el coro, realizado en madera de nogal finamente tallada. Los mosaicos, al igual de los de la nave central, muestran escenas de la Biblia y de los Evangelios.

El lado derecho del transepto y del coro. En el ábside lateral puede verse una la estatua de San Pedro en el trono de la Iglesia.

Los ábsides laterales, como hemos visto en la imagen a principio de página, muestran en las semi-cúpulas los mosaicos de San Andrés y de San Pablo. En el ábside de la izquierda, sobre el altar de la capilla, se halla el mosaico que representa Jesús, siendo aún niño, con su padre (San José). En el ábside de la derecha, sobre San Pedro en el Trono, se halla el mosaico que representa la Virgen María, de niña, con su madre (Santa Ana).

El lado izquierdo del transepto con el ábside lateral al fondo.

En correspondencia de la parte alta del transepto se halla, bajo un arco apuntado, un palco desde donde los miembros de la familia real podían asistir a la misa.

La parte alta del lado izquierdo transepto donde puede verse el palco de la familia real.

La capilla central muestra el Cristo Pantocrátor, uno de los tres que se representan en esta iglesia, que sujeta el Evangelio abierto en la página donde puede leerse, en griego y latín, el siguiente versículo (Juan 8:12): "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida". Esta idéntica representación del Cristo podemos verla también en otra iglesia de Palermo (Santa Maria dell'Ammiraglio), de Monreale (catedral) y de Cefalù (catedral).

El ábside de la Capilla Palatina, con el Cristo Pantocrátor, y parte de la cúpula.

[]

Información practica

La Capilla Palatina, como bien sabemos, se halla al interior del Palacio de los Normandos, por lo que sus horarios de visitas coinciden. Estos son:
De lunes a sábado desde las 08:15h hasta las 17:40h. No se venden billetes después de las 17:00h, sin embargo se recomienda, en caso de hacer la vista completa (capilla, apartamentos reales y exposición), de estar por lo menos dos horas antes del cierre. Hay también que calcular el tiempo de la cola para los controles de seguridad (fijarse si eso antes de sacar el billete).
Los domingos y festivos el horario de visita se reduce y solo abarca desde las 08:15h hasta las 13:00h, no se venden billetes después de las 12:15h. Hay que tomar en cuentas que en los días entre semana es muy probable que, debido la actividad parlamentaria, quede cerrada a los visitantes la segunda planta del edificio.
Siempre los domingos, hay que tener en cuenta que la Capilla Palatina suele quedar cerrada a las visitas desde las 09:30h hasta las 11:30h (por la celebración de la Misa).

El precio del billete varía en función de los que se quiera visitar.
Si solo se visita la Capilla Palatina el precio será de 8€.
Si quiere también visitar la exposición que hay en Salón Duque de Montalto del Palacio de los Normandos (hasta el 31 de agosto de 2016) el precio será de 10€ (capilla y exposición).
Si no hay actividad parlamentaria y se quieren visitar también los apartamentos reales, el precio completo será de 12€.
Si se quieren visitar la capilla y los apartamentos, pero no la exposición, el precio será de 10€.
Los menores de 13 años, acompañados por adultos, tiene pase libre.
Los minusválidos con un acompañante también tienen pase gratuito.
Los visitantes de edad comprendida entre los 13 y los 17 tienen un descuento del 50%.
Es importante conservar el billete porqué hay que utilizarle otra vez para pasar por el molinete de la salida.

La salida de la Capilla Palatina al Cortile Maqueda del Palacio de los Normandos.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License