La iglesia del Palacio de los Normandos

Situada al interior del Palacio de los Normandos

la Capilla Palatina es una de las iglesias más conocidas de Sicilia. Fue construida a partir del año 1131 por voluntad de Ruggero II y puesta en obra en la misma década. Los documentos aún guardados en el tesoro de la Capilla, una cartapècora (pergamino hecho con piel de oveja) y una copia en papel, atestiguan que la parroquia fue fundada en el 1140 dándose por supuesto que ya, para este año, las obras de construcción se hubiesen finalizado. La iglesia fue dedicada a San Pedro, primer Papa de la Iglesia católica, cuya representación puede verse en el mosaico de la semi-cúpula del ábside derecho de la capilla.

Capilla Palatina - Presbiterio y ásides
Mosaicos bizantinos y muqarnas árabes decoran el interior de la Capilla Palatina. Las columnas proceden de antiguas edificaciones romanas y la estructura de madera, que después de 900 años sigue sosteniendo el techo, es uno de los pocos trabajos de carpintería normanda que ha llegado a nuestros días. En la contra-fachada del templo, situada sobre el aposento real, se ve la representación del Cristo Pantocrátor.

Edificada sobre otra iglesia

que se halla en su subsuelo (*), la Capilla Palatina se caracteriza por la ausencia de exteriores, al haber quedado su estructura completamente integrada en la del Palacio de los Normandos durante las reformas y ampliaciones del siglo XVI, época en la que Sicilia fue Virreino de España. Debido a ello no es posible verla, como edificio, desde el exterior. En el área que corresponde a la fachada de la iglesia hay una logia desde la cual se puede acceder al interior de la capilla a través de dos portales que se hallan en línea con las dos naves laterales. Sin embargo los visitantes deben acceder a través del portal lateral que introduce en la nave derecha de la Capilla.

(*) Se trata de la Chiesa inferiore di Santa Maria delle Grazie (ver), a la que se accede por las dos escaleras que se hallan en los extremos del transepto de la Capilla Palatina (no está abierta al público de forma regular). Ambas iglesias comparten la misma planta basilical caracterizada por la presencia de tres naves.

Capilla Palatina - Pórtico fachada principal
La logia de la fachada principal. Antes abierta al exterior, ha quedado como sala interior en el siglo XVI. En la pared a la izquierda, la fachada del templo, se hallan sus dos portales principales. Al fondo se ve el portal que da al exterior.

El portal lateral derecho (no hay portal lateral izquierdo) se abre bajo un estrecho pórtico que, a su vez, colinda con la primera planta del pórtico del Cortile Maqueda (el patio central del Palacio de los Normandos). Este pórtico representa el único exterior que ofrece la Capilla Palatina y se desarrolla a lo largo de su nave lateral derecha.

Capilla Palatina - Pórticol lateral
El pórtico lateral de la Capilla visto desde el Patio Maqueda. Se ve como el antiguo pórtico de la Capilla queda integrado en la estructura barroca de la primera planta del pórtico del Patio Maqueda. En correspondencia del arco apuntado más grande se halla el portal lateral de la Capilla, por donde los visitantes acceden en su interior, a su izquierda el portal del pórtico de la fachada principal, por donde salen al finalizar la visita.

Las decoraciones que pueden verse en este pórtico fueron creadas durante el reinado de Fernando I de Borbón (*). Entre ellas sobresale una de las diez representaciones existentes, la única realizada con la técnica del mosaico, del Genio de Palermo, el protector pagano de la ciudad de Palermo, cuya tradición se remonta a la época romana anterior a la llegada del Cristianismo a Sicilia.

(*) Fernando I de Borbón fue rey de Nápoles y Sicilia. En 1799 y 1806 tuvo que huir de Nápoles para refugiarse en Palermo debido a los acontecimientos históricos ligados a las Guerras napoleónicas. Durante estas dos etapas de su vida residió en este palacio y en la Palazzina Cinese, su residencia de ocio y descanso situada en el Parque de la Favorita.

Capilla Palatina - Genio del Mosaico
Representado sobre el exterior del portal lateral de la Capilla, el Genio del Mosaico con el Águila, símbolo de la municipalidad de Palermo.

Entre los elementos decorativos presentes al interior de esta iglesia, que cautivan cuantos la visitan, cabe destacar los mosaicos árabes creados sobre mármol blanco. Se trata de un tipo de decoración muy resistente utilizada en el suelo y en los revestimientos de aquellas partes del edificios destinadas a entrar en contacto con los fieles (los bajos de las paredes por ejemplo). Es el mismo tipo de decoración que se encuentra en la Catedral de Monreale, en la iglesia de San Cataldo y en la de Santa Maria dell'Ammiraglio (también conocida como La Martorana.

Capilla Palatina - Pila de agua bendita
La pila de agua bendita del portal izquierdo de la fachada. Frente al portal se ve la pila bautismal, pues la Capilla Palatina es parroquia y como tal puede oficiar bautismos.

Otro elemento decorativo a mencionar son las muqarnas que decoran el techo de la nave central, muy importantes también como ejemplo del Arte Islámico del siglo XII. Además de la obra del tallado de la madera, similar a la que podemos encontrar en otros edificios, desde Persia hasta España, las muqarnas de la Capilla Palatina presentan una decoraciones pictóricas únicas en el Arte Islámico, debido a la presencia de figuras humanas. En ellas se retratan escenas de la vida de corte y otras inspiradas en el paraíso del Corán (para verlas hay que llevarse uno prismáticos). Seguramente el ambiente de tolerancia de la época inspiró estos artistas, procedentes de Persia y Egipto, a escenificar su visión del Paraíso en unas pinturas que no tienen equivalente en otro lugar del mundo.

Capilla Palatina - . . .
Muqarnas en el techo de la nave central de la Capilla Palatina. Si el visitante quiere apreciar las pinturas deberá proveerse con anterioridad de unos prismáticos.

Otro aspecto destacado de la Capilla Palatina son los mosaicos bizantinos, aportados durante distintas generaciones (desde el reinado de Ruggero II hasta el de su nieto Guillermo II), que recubren sus paredes altas. En ellos, al igual que en la Catedral de Monreale, se representan el Viejo y el Nuevo Testamento en las paredes de la nave central. En las paredes de las naves laterales se muestran escenas de la la vida de los Santos Pedro y Pablo, mientras las decoraciones de los ábsides están dedicadas a la Sagrada Familia y al titular de esta iglesia, San Pedro.

Capilla Palatina - Mosaicos del Antiguo y Nuevo Testamento
Mosaicos que describen escenas del Antiguo Testamento (arriba) y del Nuevo Testamento (abajo). En los pilares, que descansan sobre las columnas de la nave central, se representan Santos de la Iglesia Católica y Ortodoxa.

El interior de la Capilla

Se accede a la Capilla Palatina

desde su portal lateral. Es posible moverse a lo largo de las dos naves laterales y de parte de la nave central. No es posible acceder al área del transepto, donde se halla el coro, ni al aposento real, situado en la nave central en el lado opuesto al transepto.

Capilla Palatina - Portal lateral y aposento real
El portal lateral de la Capilla, por allí acceden los visitantes. A la derecha, donde en una iglesia corriente cabria ver el portal principal, se ve el aposento real desde donde los reyes asistían a las funciones religiosas.

Nave central

La nave central de la Capilla Palatina se sustenta sobre ocho columnas de mármol, cuatro por cada lado, procedentes de distintos edificios de la antigüedad.

Capilla Palatina - Nave central
Mosaicos y muqarnas en la nave central de la Capilla.

La contra-fachada está decorada con un gran mosaico del Cristo Pantocrátor. Sobre una plataforma de mármol, puesta a mayor altura del piso de la iglesia, se halla el aposento real donde, en el pasado, se hallaba el trono. Sobre el aposento real se ven unos leones, emblema de la realeza. Mas arriba está el mosaico del Cristo Pantocrátor con San Pedro, San Pablo y los Arcángeles Miguel y Gabriel.

Capilla Palatina - Nave central y contra-fachada
La nave central con el Cristo Pantocrátor con San Pedro y San Pablo. Esta representación del Cristo junto a los fundadores de la Iglesia, que velan sobre el aposento real, es posterior a la del Cristo del ábside y fue añadida por los sucesores de Ruggero II durantes cuyos reinados mejoraron notablemente las relaciones del Reino de Sicilia con la Iglesia Romana.

[]

Naves laterales

Los mosaicos de las naves laterales de la Capilla Palatina nos muestran escenas de la vida de los Santos Pedro y Pablo, su creación se hace remontar al reinado de Guillermo I. En la nave derecha se halla un monumental púlpito de mármol que se sustenta sobre unas macizas columnas.

Capilla Palatina - Nave lateral derecha con púlpito
La nave lateral derecha con el púlpito. En los mosaicos se reconoce la escena del bautismo de Pablo de Tarso. Las historias relatadas en los mosaicos se desarrollan, en su orden temporal, desde la entrada hacia los altares.

[]

Transepto y ábsides

Toda el área del transepto, y por consecuencia de los ábsides, queda aislada por una cerca a un metro de distancia de la cual se halla un cordel rojo que marca hasta donde pueden llegar los visitantes. Aún así es posible ver la cúpula situada al centro del transepto, aunque non con la misma claridad con la que se puede ver en la iglesia de Santa María del Ammiraglio, donde no hay tantas restricciones. Al centro de la cúpula se halla el Cristo Pantocrátor rodeado por 4 Ángeles, dispuestos hacia la nave central, y por 2 Arcángeles que sujetan el Orbe, dispuestos hacia el altar mayor. En toda la cornisa de la base cuadrada que sujeta el tambor de la cúpula pueden verse unas inscripciones en griego y latín. En ellas se reporta, como año de construcción de la iglesia, la fecha del 1143 "desde la encarnación de Cristo". La especificación del nacimiento de Cristo se debe a que en ese entonces estaba en uso, además del calendario juliano, también el calendario bizantino que contabilizaba los años desde la creación del mundo (5509 a.C.).

Capilla Palatina - Cúpula
La cúpula de la Capilla Palatina.

En las dos alas del transepto se encuentra el coro en madera de nogal. Los ábsides laterales muestran en las semi-cúpulas los mosaicos de San Andrés y de San Pablo. En el ábside de la izquierda se halla el mosaico que representa Jesús, siendo aún niño, con su padre (San José). En el ábside de la derecha se halla el mosaico que representa la Virgen María, de niña, con su madre (Santa Ana).

Capilla Palatina - Transepto y ábsides
Transepto y ábsides.

El ábside central muestra el Cristo Pantocrátor, uno de los tres que se representan en esta iglesia, que sujeta el Evangelio abierto en la página donde puede leerse, en griego y latín, el siguiente versículo (Juan 8:12): "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida". Esta idéntica representación del Cristo podemos verla también en otra iglesia de Palermo (Santa Maria dell'Ammiraglio), de Monreale (catedral) y de Cefalù (catedral).

Información practica

Horarios y días de visita

La Capilla Palatina, como bien sabemos, se halla al interior del Palacio de los Normandos, por lo que sus horarios de visitas coinciden. Estos son:

De lunes a sábado desde las 08:15h hasta las 17:40h. No se venden billetes después de las 17:00h, sin embargo se recomienda, en caso de hacer la vista completa (capilla, apartamentos reales y exposición), de estar por lo menos dos horas antes del cierre. Hay que tomar en cuentas que en los días entre semana es muy probable que, debido la actividad parlamentaria, quede cerrada a los visitantes la segunda planta del edificio (apartamentos reales).

Los domingos y festivos el horario de visita se reduce y solo abarca desde las 08:15h hasta las 13:00h, no se venden billetes después de las 12:15h.

Los domingos la Capilla Palatina suele quedar cerrada a las visitas desde las 09:30h hasta las 11:30h (por la celebración de la Misa).

Billetes y precios

El precio del billete varía en función de los que se quiera visitar.

Si solo se visita la Capilla Palatina el precio será de 10€, incluyendo la exposición del Salón Duque de Montalto (en el Palacio de los Normandos).

Si no hay actividad parlamentaria y se quieren visitar también los apartamentos reales, el precio completo será de 12€.

Los menores de 13 años, acompañados por adultos, tiene pase libre.

Los minusválidos con un acompañante también tienen pase gratuito.

Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +