Los alrededores de Palermo, a pesar del caos urbanístico que se extiende tanto en la costa como hacia el interior, ofrecen algunos lugares de interés. Dos de ellos atraen toda la atención de los turistas, se trata de las localidades de Monreale y Mondello.

Plaza de Mondello con vista golfo
Plaza de Mondello con vista golfo.

Monreale es una pequeña ciudad, situada en las laderas del Monte Caputo (uno de los montes que circunscriben la Conca d’Oro). Su catedral, también conocida como Duomo di Monreale, es uno de los monumentos más visitados de Sicilia.

Mondello es una antigua aldea de pescadores, situada en el extremo noreste de la Conca d’Oro, que fue revalorizada a principios del ‘900 por la alta burguesía de la ciudad que la ha transformado en su lugar privilegiado de veraneo, construyendo a lo largo de su hermosa playa unos chalet estilo Liberty que han sobrevivido a la invasión del cemento preservando hasta la fecha el encanto de esta localidad.

A estas localidades se añaden otras menos conocidas que en la temporada veraniega, e incluso durante los meses de otoño-primavera, pueden despertar cierto interés.

Sferracavallo

En el extremo noroeste de la Conca d'Oro, entre los montes Billiemi y Gallo, se encuentra Sferracavallo, otra antigua aldea de pescadores que a causa de su exposición a norte no tiene playa. Esta falta está compensada por un bonito puerto de pescadores donde abundan restaurantes y locales de ocio (muy frecuentados por los palermitanos) y por un largo y muy tranquilo un paseo marítimo. Si se está buscando un alojamiento fuera del ajetreo de la ciudad, y al mismo tiempo se quiere estar cerca de su área monumental (el casco antiguo), Sferracavallo representa una opción muy interesante. Sobre todo en temporada baja cuando los precios de alquiler de las casas vacacionales bajan considerablemente.

Vista panorámica de Sferracavallo
Vista panorámica de Sferracavallo con el puerto. A la izquierda se ve el Monte Gallo, al fondo el Monte Pellegrino.

Isola delle Femmine

Al salir de la Conca d'Oro hacia poniente, siguiendo por la costa el recorrido que lleva hacia el Golfo de Carini, el aeropuerto y el poniente insular, se encuentra el municipio de Isola delle Femmine. Ubicado al amparo del homónimo cabo se encuentra su pequeño, pero muy activo, puerto pesquero. Su territorio municipal, comprimido entre el mar y las laderas del Monte Billiemi, se extiende hacia poniente y cuenta con una bonita playa que comparte con el colindante municipio de Capaci.

Vista del puerto de Isola delle Femmine
Vista del puerto de Isola delle Femmine.

Capaci

El municipio de Capaci, también ubicado bajo las laderas del mismo monte Billiemi, se hizo famoso por el atentado que causo la muerte del juez Giovanni Falcone, de su esposa y de sus escoltas. La negativa influencia de la Mafia se hace evidente en el absoluto caos urbanístico en el que se encuentra su periferia donde las calles se cruzan sin ningún criterio y se hace muy difícil orientarse. A pesar de ello el núcleo mas antiguo del pueblo tiene su encanto y su alameda, que incluye un tramo de la carretera SS113 la cual atraviesa el casco antiguo, es un lugar muy agradable para tomar un refresco e incluso para cenar en uno de los numerosos locales presentes.

Vista del alameda de Capaci con la carretera SS113
Vista del alameda de Capaci. La carretera SS113 atraviesa esta gran plaza alargada, muy fresca y agradable en verano, donde se hallan varios locales de ocio. Para aparcar hay que bajar hacia la derecha (viniendo desde Palermo) donde se hallan varias calle cuesta-bajo con aparcamientos en diagonal.

Después de Capaci se encuentra, a lo largo de la carretera SS113 una extensa zona industrial y comercial después de la cual se halla la localidad de Villagrazia di Carini, una pedanía de Carini, pequeña ciudad ubicada a unos 180 metros sobre el mar y centro habitado más importante de la zona.