La bahía de Mondello y la playa vistas desde el paseo marítimo de la aldea. A la izquierda se ve el Monte Pellegrino mientras al fondo se reconoce el perfil de los montes que enmarcan la Conca d'Oro.

La aldea de Mondello, con su puerto de pescadores y su playa, es uno de los lugares más conocidos, y concurridos, de Palermo. Tanto por los turistas, que suele acudir a visitar la localidad, como por los lugareños, que frecuentan la playa los restaurantes y los locales de ocio.

Situada a pocos kilómetros de distancia del centro urbano, bajo las laderas del Monte Gallo de la Conca d'Oro, Mondello se conecta con la ciudad a través de una avenida (Viale Regina Margherita) que sigue el perfil de las laderas del otro monte que domina la bahía, el Monte Pellegrino.
La localidad representa la mejor opción, si se está alojados en Palermo, para disfrutar del mar (en julio y agosto queda sin embargo muy abarrotada). Se puede dar un paseo a lo largo de toda la bahía hasta llegar al otro extremo, donde se halla el área residencial de Valdesi. Se puede dar un chapuzón en las aguas turquesas de su playa, y no solo en verano si no también, gracias a la calidez del clima, en primavera y otoño. Se puede también, cosa que todo turista acaba por hacer, almorzar en uno de los tantos restaurantes de la aldea, probando sus especialidades de pescado y marisco.

La aldea de Mondello

La aldea de Mondello debe sus orígenes a la presencia de dos torres de vigía que formaban parte del sistema de vigilancia y defensa de la costa, frente al peligro representado por la piratería. Una de las torres se encuentra en la misma aldea, la otra más a norte, en el cabo que se halla bajo las laderas del Monte Gallo que con su presencia ampara la bahía y el puerto de las marejadas. Los pescadores de la aldea proveían los mercados de la ciudad con sus capturas y además participaban del sistema de vigilancia y defensa costera, frente a las incursiones de pequeños botes que zarpaban desde las costas tunecinas en busca de botín y esclavos. Cesada con el avance colonial de los países de Europa en el norte de África la amenaza de la piratería, la aldea vivió años más tranquilos centrándose en sus actividades pesqueras. En aquellos años toda el área se hallaba aislada de resto del territorio por la presencia de unas marismas. Con la excepción del aldea, construida bajo las laderas calizas del Monte Gallo, toda la zona era fuente de malaria que, en los siglos pasados, fue una autentica plaga en muchas áreas de Sicilia.

La plaza de Mondello, su ligera inclinación permite gozar de una bonita panorámica sobre la bahía y sus aguas turquesas. Se ve a la derecha la torre de vigía y defensa.

La llegada de las modernas tecnologías, el tranvía antes y los vehículos a motor después, fue transformando esta aislada aldea en una zona residencial y de veraneo estrechamente ligada a la ciudad. El progreso de toda la zona, que incluye también el área de Valdesi (toda la zona se llama Valdesi-Mondello) fue impulsado por el aristócrata Francesco Lanza di Scalea. Elegido senador del Reino de Italia, después de haber participado a la guerra de independencia en las tropas al mando de Giuseppe Garibaldi, Francesco Lanza di Scalea impulsó el drenado de las marismas poniendo las bases para la transformación de toda el área. Con la llegada del nuevo siglo (1912) y la fundación de una sociedad ítalo-belga, para traer el tranvía desde la ciudad y dotar la playa de unos modernos servicios, Mondello se transformó de aldea de pescadores en zona de veraneo de la capital. La llegada del automóvil, de la electricidad, y de los demás adelantos de las nuevas tecnologías, transformaron en seguida toda la zona en el lugar de veraneo predilecto de la burguesía palermitana. La villas y chalet en estilo Liberty, como se le llama en italiano al modernismo, son un testigo que aún se conserva de aquellos años de la Belle Époque.

El edificio en estilo Liberty del restaurante y balneario Charleston, construido a principios de '900 por la sociedad ítalo-belga que desde entonces explota comercialmente algunos sectores de la playa de Mondello. Se ven ondear sobre el techo las banderas de Italia y de Bélgica.

El corazón de la aldea de Mondello es el puerto, alrededor suyo, y de la plaza frente a el, se centra la vida social de los orgullosos aldeanos, de los residentes de los chalet de la zona y de los palermitanos, jóvenes sobre todo, que frecuentan asiduamente esta localidad.
Los restaurantes ofrecen sus especialidades de pescado y marisco, sin faltar la pizzas y otros platos típicos de la gastronomía italiana. Los sitios de comida rápida, algunos de los cuales cuentan con terrazas que gozan de envidiables vistas sobre la bahía, ofrecen bocadillos a la plancha, ensaladas, cervezas de varias marcas y los característicos productos del "Street Food" palermitano que, con poco gasto, permite a cualquiera disfrutar de una comida a Mondello.
Los amantes del mar, con experiencia de navegación, pueden alquilar (*) lanchas motoras, también neumáticas, para disfrutar más aun del mar alejándose del alboroto de la costa o visitando la cercana área natural protegida de Monte Gallo, incluso legando hasta las playas del Golfo de Carini (si las condiciones de la mar permiten sortear el Cabo Gallo, donde puede haber mala mar).

(*) Los precios oscilan (gasolina a parte) entre los 80€ para medio día (130 el día completo) entre semana y los 100€ el fin de semana (160 el día completo). No hace falta reservar, en el mismo muelle se puede alquilar el bote.

El puerto de Mondello con el muelle de pescadores y el de las lanchas de alquiler.

[]

La playa de Mondello

La playa de Mondello se extiende a lo largo de toda la bahía, de cabo a cabo. Aunque el área bajo las laderas del Monte Pellegrino se llame Valdesi, el nombre ataña nada más la zona residencial mientras la playa, en toda su extensión, sigue siendo la Playa de Mondello. Justamente en el sector de playa que se halla en la zona de Valdesi se celebra, a finales de primavera, un festival que da inicio oficial a la temporada de verano. El festival incluye unas competiciones deportivas relacionadas con el mar y la playa (Windsurf, Kitesurf, Voleibol de playa) y otras que no (Minigolf y Esgrima). También hay varias exposiciones y unas actuaciones que permiten disfrutar de la noche.

Una vista de la parte central de la playa de Mondello en el mes de febrero, libre de las instalaciones que se montan durante la temporada de verano.

La sociedad ítalo-belga que gestiona los servicios de la playa tuvo, por el Ayuntamiento de Palermo, una concesión de explotación que caducó en el 2012, cumpliéndose 100 años desde el día de su estipulación. Ese mismo año la concesión fue revisada a la baja, reduciendo notablemente el sector de playa de la explotación y el número de casetas, y dejando buena parte de ella a los cuidados del mismo Ayuntamiento, que provee los servicios básicos. Desde entonces han desaparecido las vallas que impedían la vista del mar desde el paseo y la entrada a la playa misma, lo que los palermitanos han agradecido mucho aumentando considerablemente, en temporada de verano, sus visitas a la playa, lo que ha complicado el tema del aparcamiento.
A lo largo del paseo marítimo se hallan varias plazas de aparcamiento reservadas a motocicletas, ciclomotores y bicicletas. Para los conductores de coches encontrar aparcamiento es algo más complicado, y a veces casi imposible, mientras que los Policias Municipales en motocicleta vigilan con suma atención las plazas disponibles y mandan retirar en seguida los vehículos mal aparcados (en la zona de Valdesi hay tolerancia para las paradas rápidas). Para encontrar aparcamiento lo mejor es llegar pronto (los domingos ni eso vale) y buscar una plaza en los aparcamientos privados (hay unos cuantos) o encomendarse a la suerte.

La playa de Mondello en primavera (2017), vista desde el mirador del paseo marítimo.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License