Iglesia barroca con cúpula elíptica

Entre la Catedral y la Piazza Bologni

(ver ubicación), a lo largo de la Via Vittorio Emanuele, se encuentra la monumental fachada barroca de la iglesia del Santissimo Salvatore. El interior de esta iglesia es muy original, pues tiene una planta de cruz griega injertada en un dodecágono irregular inscrito en una elipse, cuya estructura sostiene una cúpula elíptica. La iglesia es utilizada como auditorio y sala de proyección, además de estar abierta a las visitas turísticas.

Iglesia del Santissimo Salvatore - vista del edificio en la Via Vittorio Emanuele
El edificio como aparece al remontar la Via Vittorio Emanuele desde la Piazza Bologni hacia la Catedral. Se ve, arriba del todo, la logia que rodea la cúpula elíptica de la iglesia.

El portal se ve abierto todos los días de la semana (menos el martes) entre las 10:00 y las 18:00. Para visitar el interior hay que pagar un billete cuyo precio es de 2,50€, a menos que no se haya visitado previamente otro monumento del Circuito d’Arte Sacra, en este caso el precio es de 1,50€.

Contenido

Para obtener el descuento hay que mostrar el billete, entero (sin descuento), con el cual se ha visitado uno de los monumentos que forman parte de este listado: Oratorio de San Lorenzo, iglesia de Santa Maria della Catena, Oratorio de San Domenico, Oratorio de Santa Cita, iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio (Martorana), iglesia de San Cataldo, iglesia de La Magione, Cattedrale, Museo Diocesano, Oratorio de San Mercurio, Palazzo Alliata Villafranca, iglesia de San Matteo al Cassaro, iglesia del Santissimo Salvatore, iglesia de la Immacolata Concezione al Capo, iglesia de San Nicolò di Bari, Torre de la Albergheria, iglesia de Santa Chiara, Oratorio dell'Angelo Custode, iglesia de Santa Caterina D'Alessandria, iglesia de Santa Maria del Piliere, Museo Diocesano de Monreale.

El billete incluye el acceso a la logia de la cúpula, desde la cual se disfruta de unas vistas a 360º de la ciudad vieja.

Iglesia del Santissimo Salvatore - el interior visto desde la escalera del portal principal
El interior de la iglesia visto desde el portal principal. El presbiterio, que hasta la II Guerra Mundial se hallaba de frente, ha sido desplazado a la derecha, hacia donde están orientadas las butacas, pues la iglesia es utilizada también como auditorio.

Esta configuración ha sido modificada con el restauro de la posguerra, cuando el altar mayor fue desplazado a la derecha, ocupando el lugar de la capilla del transepto. La nueva disposición fue determinada por el uso del templo como auditorio.

Iglesia del Santissimo Salvatore - altar mayor y presbiterio
El altar mayor y el presbiterio de la iglesia del Santissimo Salvatore. El cuadro de altar, que representa la Coronación de Santa Rosalía, procede de la iglesia conventual del Monasterio benedictino de Santa Rosalía, demolido durante las obras de creación de la Via Roma.

Entre las decoraciones barrocas, todas del siglo XVIII, destaca una composición de estatuas de mármol que rodea el Crucifijo, donde se representan el Arcángel Miguel, María Magdalena y San Cayetano.

Iglesia del Santissimo Salvatore - el Crucifijo del siglo XVIII
El Crucifijo del siglo XVIII con las estatuas de mármol del Arcángel Miguel, María Magdalena y San Cayetano.

El fresco de la cúpula, pintado por Vito D'Anna, representa la Gloria de San Basilio. Lamentablemente su estado de conservación se ha visto perjudicado por unas infiltraciones de agua.

Iglesia del Santissimo Salvatore - el interior de la cúpula
La cúpula del edificio con su fresco parcialmente restaurado.

Otra cúpula elíptica, más pequeña, se encuentra sobre el anterior presbiterio, lugar en el que se ha reinstalado el órgano. El fresco que la decora, obra de Filippo Tancredi, se encuentra también algo perjudicado por el paso del tiempo (ver).

[]

Algo de historia

La iglesia ha sido reformada en el 1528 para ser después reconstruida entre 1685 y 1763, sin embargo su origen es mucho más antigua de lo que su aspecto deja suponer.

La primera iglesia del Santissimo Salvatore fue construida en época normanda como capilla de un convento de la Orden de San Basilio cuya fundación se atribuye a Roberto Guiscardo. El convento quedó totalmente destruido durante la II Guerra Mundial.

Según datos históricamente no confirmados, pero asumidos como reales por los creyentes, en este convento tomó los votos Rosalía Sinibaldi, Santa Rosalía de Palermo, antes de retirarse como ermitaña en el Monte Pellegrino. En la iglesia se custodiaba una pintura que retrata la patrona de la ciudad en habito de monja basilia, hoy la pintura se encuentra en la Sala Verde del Museo Diocesano de Palermo (al interior del Palazzo Arcivescovile).

Museo Diocesano - Santa Rosalia en habito de monja basilia
Santa Rosalía de Palermo en habito de monja basilia, lienzo de principios del siglo XVIII expuesto en el Museo Diocesano de Palermo.

En el siglo XII el convento tuvo como abadesa la futura reina de Sicilia, Constanza I de Sicilia, quien vivió en el convento hasta que por Razón de Estado se vio obligada a dejar los votos y, a los 32 años de edad, casarse con Enrique VI (los restos mortales de ambos descansan no muy lejos de aquí, en la Catedral de Palermo).

La iglesia será reformada en 1528 para ser, unos 150 años más tarde, demolida y reconstruida siguiendo un ambicioso proyecto que fue llevado a cabo entre 1682 y 1700. En ella trabajaron algunos de los artistas más renombrados de la ciudad, entre los que destacan los arquitectos Paolo Amato, su discípulo Giacomo Amato y los pintores Vito d'Anna y Filippo Tancredi. Lamentablemente casi todas las obras de arte custodiadas en la iglesia se han perdido o han sido llevadas a otros lugares.

Iglesia del Santissimo Salvatore - decoraciones restauradas y decoraciones originarias
Las decoraciones restauradas en la posguerra se ven en color blanco, mientras las demás se ven en colores.

Durante la II Guerra Mundial la iglesia fue seriamente dañada y permaneció cerrada al culto hasta finalizar su restauro, acometido entre 1950 y 1964 bajo la dirección de Franco Minissi (1919-1996), arquitecto especializado en el restauro de bienes monumentales.

Finalizado el restauro, el arzobispo Ernesto Ruffini (1888-1967) dispuso que la iglesia, además de celebrar las funciones religiosas, fuera utilizada como auditorio y sala de proyecciones para los eventos culturales y religiosos de la Archidiócesis de Palermo.