Un ejemplo de la ingeniería civil árabe-normanda

La época de construcción

de este puente se remonta, como todos los demás monumentos del Circuito árabe-normando, al siglo XII. Este puente en particular, valioso ejemplo de la ingeniería civil del Reino de Sicilia, fue terminado de construir en el año 1132. El impulsor de su construcción fue el almirante siriaco Giorgio d'Antiochia (Jorge de Antioquía), el hombre más influyente del reino después del rey, cuya fe greco-católica melquita le llevará, diez años después, a fundar una iglesia que hasta la actualidad, como este puente, conserva el nombre con su título de almirante (iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio).

Ponte dell'Ammiraglio al interior del jardín municipal
El Ponte dell'Ammiraglio queda al interior de un jardín municipal. Detrás se ve el Corso dei Mille, la avenida donde se halla la parada del tranvía que conecta este lugar con la Stazione Palermo Centrale.

Diseño del puente

El Ponte dell'Ammiraglio está formado por doce arcadas de distinta altura, todas de arco apuntado. Seis arcadas son las principales, hallándose la más alta en el centro, tres en el lado norte (hacia Palermo) y dos en el lado sur (hacia Brancaccio). Otras seis arcadas, de luz más reducida, se hallan intercaladas entre las principales. Su función, además de hacer más ligera la estructura, era la de reducir la resistencia de la estructura al paso de los grandes caudales de agua creados por las periódicas aluviones que sufre la Conca d'Oro.

Arcadas del Ponte dell'Ammiraglio vistas de cerca
Las arcadas del Ponte dell'Ammiraglio vistas desde cerca. Después de haber sido desviado el curso del río Oreto, en 1938, el lecho vacío se ha rellenado hasta la línea de impostas (base de las arcadas) por lo que buena parte de la estructura del puente queda bajo tierra.

Se puede notar una ligera asimetría en la estructura del puente entre la mitad norte (del lado de la ciudad) y la sur, siendo la primera algo más larga y de pendiente ligeramente más reducida. La calzada no presenta apartaderos (lugares donde los peatones se apartaban para permitir el paso de los carruajes) pero en la mitad norte, en ambos lados de la calzada, se ven unos peldaños que dejan suponer que los peatones tenían paso privilegiados en los dos sentidos de marcha mientras los carruajes debían de turnarse para pasar en un sentido de marcha o en el otro.

vista entrada sur Ponte del Ammiraglio
La entrada sur del Puente del Almirante, se ven los peldaños en ambos lados de la calzada y el carril central para los carruajes.

Testigo de la historia

En la primavera de 1860

el Ponte dell'Ammiraglio ha sido testigo de un episodio de las luchas por la independencia de Italia. Este acontecimiento fue protagonizado por los Mille, o sea los Mil, nombre con que se apodó en aquellos años el millar de voluntarios al mando de Giuseppe Garibaldi que inició la campaña militar que llevará a la liberación del sur de Italia de los Borbón de Nápoles-Sicilia. A ellos se debe el nombre de la avenida más importante de esta zona de la ciudad, el Corso dei Mille, que ellos recurrieron antes de su entrada triunfal en Palermo después de vencer la resistencia de las tropas fieles a los Borbón frente a la Porta Termini (ver lugar en Street View).

lapida conmemorativa batalla de 1860 para liberación de Palermo
Lapida de 1960 que conmemora, 100 años después, la Battaglia del Ponte dell'Ammiraglio. Detrás se ve el tendido del cableado del tranvía y los arcos blancos del moderno puente sobre el río Oreto.

La Batalla del Ponte dell'Ammiraglio

Este episodio de la campaña de Garibaldi aconteció en la madrugada del día 27 de mayo de 1860, cuando las tropas al mando de Giuseppe Garibaldi, desplazándose desde la población de Gibilrossa donde se habían agrupado, atacaron por sorpresa las tropas borbónicas que vigilaban el puente (*). Estas lograron resistir lo suficiente como para dar tiempo al general Ferdinando Lanza de organizar la defensa de la ciudad. La ironía de la historia fue que unos años antes, después de la revolución de 1848, el general Carlo Filangieri había ordenado destruir las defensas del lado de levante de la ciudad, incluido el bastión de la Porta Termini, para poder reconquistar la ciudad en caso de rebelión. Conocedor de esta debilidad, Garibaldi concentró en este lugar el ataque de su reducido ejercito y, a pesar de la superioridad numerica de sus oponentes, y gracias también a la sublevación de la población que desde hace unos días, después de la fallida Revuelta de la Gancia, se mantenía en la espera de su llegada, logró vencer la resistencia de las tropas borbónicas. Garibaldi entró en la ciudad por la Via Termini que, al poco tiempo, será rebautizada como Via Garibaldi.

(*) El pintor expresionista siciliano Renato Guttuso dedicó a la Batalla del Ponte dell'Ammiraglio una de sus obras más conocidaas, también polémica debido a que pintó los soldados de Garibaldi representándoles con los rasgos de conocidos activistas del Partido Comunista Italiano.

[]

Información practica

Llegar al Ponte dell'Ammiraglio

es muy sencillo. Tan solo hay que subirse a la línea 1 del servicio metropolitano de tranvía, cuya terminal se halla frente la fachada este de la Stazione Palermo Centrale (Estación Central de Ferrocarriles). La línea del tranvía hace parada frente al puente. Ya que se está allí, si la hora coincide con los horarios de abertura, se puede visitar otro monumento árabe-normando situado muy cerca del puente, la iglesia de San Giovanni dei Lebbrosi, situada en la siguiente parada del tranvía.

Río Oreto cerca Ponte dell'Ammiraglio
El río Oreto cerca del Ponte dell'Ammiraglio. Al fondo se ve el puente del ferrocarril, cuyo trazado sale de la ciudad casi en paralelo al Corso dei Mille.

Mercadillo los domingos

En el tramo del Corso dei Mille comprendido entre el río Oreto y la Via Porta Cairoli (estación de buses interurbanos) se celebra todos los domingos un mercadillo popular. Se puede por ejemplo llegar hasta la iglesia de San Giovanni dei Lebbrosi en tranvía y luego regresar hacia el centro ciudad visitando el Ponte dell'Ammiraglio. Luego de sortear el río Oreto por el moderno puente, se sigue el paseo hacia la estación por el lado oeste de la avenida donde, en el carril lateral, se hallan los puestos del mercadillo.