Iglesia barroca del siglo XVII en la Via Maqueda

La construcción de este iglesia

se acometió en presencia de San Camilo de Lelis, fundador de la Orden de Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos, quien puso la primera piedra en el año 1601. Los miembros de esta orden, conocidos como Camilianos, se dedicaban al cuidado de los enfermos y, por la cruz roja que llevaban en su vestimenta sacerdotal, eran conocidos en Italia como los Crociferi. Su labor en el cuidado de los enfermos sin recursos y de los heridos en los campos de batalla fue precursora de la Cruz Roja. La institución internacional ha adoptado la cruz roja, emblema de esta orden, cambiando la cruz latina, que los frailes llevaban en el pecho de su hábito, con la cruz griega.

Santa Ninfa dei Crociferi - altar de San Camilo de Lelis
El Altar de San Camilo de Lelis, en el brazo izquierdo del transepto, donde se guardan unas reliquias del santo. A la derecha se ve el arco de la Capilla dell'Addolorata.

Colindando la iglesia, hacia los Quattro Canti, se construyó el convento de la orden, llamado Casa professa dei Crociferi (no confundir con Casa Professa, la iglesia de los jesuitas en el barrio de la Albergheria), y de un oratorio, el Oratorio di San Pietro. Para llevarla a cabo, debido a las dificultades financieras de la orden, se necesitaron 150 años. En un principio se construyó la estructura de la iglesia que, aún faltando la fachada, comenzó a oficiar el culto en 1660. La fachada se terminó de construir alrededor de la mitad del siglo XVIII, por lo que su estilo difiere del resto del conjunto.

Santa Ninfa dei Crociferi - fachada
La fachada de la iglesia en estilo neoclásico. Las ventanas enrejadas en la primera planta, que se ven a la izquierda (sobre la tienda), pertenecen al salón del Oratorio di San Pietro.

La advocación a Santa Ninfa, una de las cuatro santas presentes en los cercanos Quattro Canti y patrona del barrio del Seralcadi (conocido también como Monte di Pietá o el Capo, como el popular mercado) al que pertenece esta iglesia, se debe a la presencia de una iglesia a ella dedicada que se ubicaba en el área que fue despejada debido a la creación, a finales del '500, de la misma Via Maqueda.

Santa Ninfa dei Crociferi - interior
El interior de la iglesia de Santa Ninfa dei Crociferi (antes del comienzo de las obra de restauro en el transepto y el presbiterio). Si se pone atención se nota como los bancos están orientados hacia la última (tercera) capilla de la derecha, en la cual se oficia el culto.

La iglesia de Santa Ninfa dei Crociferi se encuentra en el tramo peatonal de la céntrica Via Maqueda (ver ubicación). En su interior, a pesar del mal estado de conservación del edificio, se pueden ver algunas obras de arte de considerable valor, entre las que destacan unos frescos del pintor flamenco Guglielmo Borremans, quien decoró la Capilla de San José, primera a la derecha, y unas esculturas de Giacomo Serpotta, visibles en la Capilla del Crucifijo, tercera a la izquierda.

Santa Ninfa dei Crociferi - Capilla del Crucifijo
La Capilla del Crucifijo.

Esta iglesia suele quedar abierta a las visitas de lunes a sábado desde las 8:30 hasta las 12:30 y desde las 16:30 hasta las 19:30. Siendo además la única donde se celebra misa en el tramo de la Via Maqueda que va desde el Teatro Massimo hasta los Quattro Canti. Las misas se ofician lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y domingo a las 8:15 y a las 18:00.

Actualmente, debido a la precariedad de algunas partes de la estructura, queda vedado el acceso a buena parte del transepto y al presbiterio. Las celebraciones litúrgicas se ofician en la Capilla del Sagrado Corazón, la tercera a la derecha (ver), debido a que el presbiterio y buena parte del transepto están vallados y en fase de restauro.

Santa Ninfa dei Crociferi - Capilla de San José
La Capilla de San José con los frescos de Guglielmo Borremans.