El portal exterior del Oratorio de Santa Cita, a través de el se puede acceder al oratorio (primer piso) o al patio del claustro, que el oratorio comparte con la iglesia de Santa Cita (también llamada Parroquia de San Mamiliano).

El Oratorio de Santa Cita se encuentra en la esquina formada por la Via Valverde y la Via di Lampedusa, sobre la cual se abren las ventanas del antioratorio que identifican su escueta fachada. El exterior del edificio, a diferencia del suntuoso interior, es muy sencillo y no tiene ninguna señal distintiva que la haga resaltar entre los edificios que la rodean.
El portal exterior del conjunto, que incluye un claustro del siglo XVI compartido con la iglesia de Santa Cita, se halla en la Via Valverde y es facilmente reconocible por la presencia del escudo de la Compagnia del Santissimo Rosario di Santa Cita situado sobre el dintel.
Esta "Compagnia" (Hermandad) fue fundada en el año 1570 después de separarse de la Compagnia del Santissimo Rosario di San Domenico, con la cual siguió manteniendo una estrecha relación, también debido a la cercanía entre los dos respectivas parroquias de referencia. Actualmente la administración de este oratorio y la del cercano Oratorio de San Domenico quedan a cargo de la Parroquia de San Mamiliano, cuya sede es la iglesia de Santa Cita.

Una vez pasado el umbral del portal exterior se encuentra la escalera que sube hasta la primera planta, donde se halla el oratorio. A la derecha de la escalera se ve el patio de la iglesia de Santa Cita, con el claustro del siglo XVI, desde el cual se puede acceder al interior del templo. En el patio se encuentran unas sillas donde se puede descansar un rato disfrutando de la paz que brinda el lugar.

El patio de la iglesia de Santa Cita visto desde el rellano de la escalera que sube a la primera planta. Se ve la puerta (cerrada por una reja por pasar las 13h) que conecta con el presbiterio de la iglesia.

Exterior

El termino oratorio indica un lugar de culto privado (a diferencia de una iglesia que es de acceso público), donde los miembros de una congregación se reúnen para orar (de allí su nombre) y donde un sacerdote puede celebrar misa. Los primeros oratorios se remontan a los principios del Cristianismo, sin embargo en la Europa moderna su gran difusión tuvo lugar después de la Contrarreforma y, por esta circunstancia, el oratorio suele ser un edificio de estilo barroco. Sin embargo las suntuosas decoraciones que caracterizan este estilo suelen estar ausentes en el exterior, cuyo aspecto pretendía proyectar una imagen de sencillez y austeridad.

Las dos fachadas exteriores del Oratorio de Santa Cita. La fachada de la izquierda da a la Via di Lampedusa, en ella se ven la cuatro ventanas laterales de la pared derecha del Oratorio. La fachada de la derecha da a la Via Valverde, en ella se ve la reja de hierro batido que protege la ventana del pórtico del primer piso del claustro. En la esquina del conjunto, al centro de la imagen, se ven las cuatro ventanas del antioratorio.

El portal exterior del oratorio se halla en la Via Valverde, a lo largo de esta misma calle (que sube en línea recta hacia la Via Roma), poco después del portal puede verse la reja de hierro forjado del ventanal del primer piso del pórtico y, a continuación, las dos ventanas de la sencilla fachada del antioratorio.

El portal exterior con el emblema de la Compagnia del Santísimo Rosario di Santa Cita (un corazón con un rosal y una corona). Se ve la escalera que sube al primer piso del claustro (no hay rampa para minusválidos), donde se hallan los dos portales del antioratorio, la antesala por donde los miembros de la Compañía accedían al interior del oratorio.

[]

Claustro

El conjunto del Orarorio de Santa Cita fue parte integrante de una estructura mayor, a la cual perteneció también el Convento Dominicano de Santa Cita. Esta institución religiosa fue suprimida en el siglo XIX y sus instalaciones convertidas en hospital militar. De toda esta estructura, solo nos queda hoy el reducto de un claustro del siglo XVI, en el cual se halla el patio de la iglesia de Santa Cita, cuyo primer piso pertenece al oratorio.

El pórtico del primer piso visto desde la entrada del oratorio. Abajo se ve el portal exterior, en el rellano de la escalera se puede ver que hay un fresco, algo desgastado, que representa la Virgen del Rosario. Al fondo está la reja de hierro, que ya hemos visto desde el exterior, y a la derecha se hallan los dos portales del antioratorio entre los cuales hay un busto (1934) dedicado a Giacomo Serpotta.

El pórtico, situado al primer piso, se asoma al pequeño patio de la iglesia de Santa Cita que, con sus sillas y mesas, invita a sentarse un rato disfrutando de la quietud del entorno. Desde su balaustrada se puede ver la puerta que da al interior de la iglesia y, a través de ella, el suelo cuadriculado de su interior. Esta puerta queda abierta según los horarios de visita de la iglesia (09:00h-13:30h). Nada más pasar por ella, a mano izquierda, se halla el ábside con el altar esculpido por Antonello Gagini. En el se pueden admirar unos recuadros en releve que reproducen momentos de la vida de algunos Santos Dominicanos y de Santa Cita. A las esculturas del Gagini se inspiraría Giacomo Serpotta para crear los celebres "teatrini" que se hallan en el Oratorio de Santa Cita.

Los portales del oratorio vistos desde claustro, a la izquierda el rellano de la escalera con el fresco de la Virgen del Rosario.

La entrada del oratorio se encuentra al final de un pasillo en el cual, entre los dos portales que dan al antioratorio (la antesala del oratorio), se halla un busto dedicado a Giacomo Serpotta, el creador de los estucos que han dado fama mundial al Oratorio de Santa Cita.

El pórtico del Oratorio de Santa Cita con el busto del Serpotta, situado entre los dos portales del "antioratorio". Al fondo, cruzando la Capilla del Crucifijo, está la entrada.

Una vez franqueado el portal se pasa por una pequeña capilla llamada Capilla del Crucifijo. Todas las paredes de la capilla están pintadas con la técnica del trampantojo (del francés trompe-l'œil, "engaña el ojo"), en ella, además del Crucifijo en madera del altar, se encuentra el simulacro de la Virgen del Rosario que entrega el Rosario a Santo Domingo de Guzmán.

El altar de la Capilla del Crucifijo.

Dentro de la capilla está el portal que nos lleva al Camerone, en el cual se encontraba la sacristía. Hoy se encuentra en su lugar una bien abastecida tienda de recuerdos, en cuyo mostrador se abona la entrada para visitar el oratorio. Desde el Camerone se accede al interior del oratorio.

El simulacro de la Virgen del Rosario con Santo Domingo y la entrada del Camerone (antigua sacristía del oratorio).

El interior del Camerone.

Información practica

El Oratorio del Rosario di Santa Cita queda abierto de lunes a sábado, desde las 09:00h hasta las 18:00h.
La visita del claustro, de la Capilla del Crucifijo y del Camerone (tienda de libros y recuerdos), es libre.
La puerta que conecta con el presbiterio de la iglesia de Santa Cita queda abierta según los horarios de abertura al público de la misma (de lunes a sábado, desde las 09:00h hasta las 13:30h).

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License