Teatro en la Piazza Bellini

Uno de los más antiguos teatros de Palermo,

abierto al público por primera vez en 1742, es el Teatro Bellini. Se encuentra en un rincón de la homónima plaza, colindando con el solar de la iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio (también conocida como La Martorana, aunque este es en realidad el nombre de su convento). Junto a la fachada del teatro se encuentra la terraza de la Pizzeria Bellini, una de las más conocidas de la ciudad.

Teatro Bellini - el rincón de la plaza con el teatro junto a la iglesia de La Martorana
El rincón de la plaza con el teatro, a la izquierda, junto a la iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio.

Su nombre original fue Teatro dei Travaglini, tomando el nombre de un personaje del teatro popular palermitano (Travaglino). El teatro fue construido enteramente en madera y en su interior había sitio para unos 500 espectadores.

Durante las Guerras Napoleónicas, mientras Sicilia quedaba a salvo de las tropas de Napoleón gracias a la presencia de la flota británica, la corte de Nápoles se refugió en Palermo. La reina María Carolina de Austria, entre 1806 y 1812, se hizo asidua frecuentadora de este Teatro. Las crónicas de la época relatan como acudía a su personal palco cada vez que hubiese actuación. El teatro se puso de moda entre la aristocracia y la alta burguesía y se convirtió en el primero de la ciudad. Su nombre fue cambiado en Real Teatro Carolino.

Teatro Bellini - fachada en Piazza-Bellini
La fachada del Teatro Bellini.

En 1837 el teatro cambió de propiedad y pocos años después, en 1840, se construyó la actual fachada neoclásica que substituyó la anterior fachada en madera. Con la llegada de la Unidad de Italia, en 1860, el teatro cambió de nombre por última vez, siendo dedicado al compositor siciliano Vincenzo Bellini. En la misma época el nombre de la plaza, hasta entonces Piano di San Cataldo, también fue cambiado en Piazza Bellini.

[]

La historia reciente del Teatro Bellini y la actualidad

Durante la II Guerra Mundial, después de la llegada de las tropas americanas al mando del general Patton, el teatro fue requisado y utilizado como sala de cine para la diversión de los soldados. Después de la guerra, en los años '50 y '60, las ciudad participó al movimiento de renovación cultural que recorrió el país de norte a sur, dando cobijo a una nueva generación de actores de Cabaré que darán vida, en este teatro, a unos personajes bautizados como Travaglini, interpretados por artistas que dejarán su huella en la cultura de la ciudad. Los más recordados son Giorgio Li Bassi, Luigi Burruano y Giacomo Civiletti.

Teatro Bellini - vista del teatro desde el palco de la reina Carolina
Una vista del teatro, cuya reconstrucción aún no termina, desde el palco de la reina Carolina.

La noche del 17 de marzo de 1974, alrededor de las 22:00 horas, mientras en el cercano Ayuntamiento se celebraba un pleno municipal y en el teatro se estaba representando el primer acto de una comedia siciliana, el sobrecalentamiento de un foco hizo que una de las tramoyas comenzara a arder. A causa de la construcción en madera del antiguo teatro y a la plaza abarrotada de coches por el pleno municipal, que impidió la tempestiva llegada de los camiones de bomberos, el teatro quedó reducido a cenizas, salvándose tan solo la fachada.

Teatro Bellini - vista de la sala con los palcos
El interior del teatro, donde aún falta acabar la reconstrucción.

Actualmente, ya casi terminadas las obras de restauro de la fachada y de reconstrucción del interior, el Teatro Bellini es alquilado por el cercano Teatro Biondo que lo utiliza para ensayar sus espectáculos.

Cuando finalice el restauro, que procede con lentitud debido a las dificultades financieras de la propiedad que non recibe ninguna ayuda pública, el teatro será reabierto.