La Villa Di Napoli y su jardín con la Cúbula

La Cúbula

o Piccola Cuba (se puede llamar con ambos nombres) es el único monumento del Genoard que ha quedado intacto desde su construcción, en la segunda mitad del siglo XII. Se trata de un pequeño pabellón de caza creado al interior del que fue el parque real de los reyes normandos de Sicilia. Su finalidad, además de estética, era la de proteger del calor durante la temporada del verano, y del algún que otro aguacero de otoño a primavera.

La Piccola Cuba - vista del monumento al final del paseo en el jardín
La Piccola Cuba, situada al final del paseo que atraviesa el alargado jardín de la Villa Di Napoli (parque regional abierto todos los días laborales de 9:00 a 13:00).

El Genoard fue un parque creado al interior de la Conca d'Oro donde los arquitectos de la época (siglo XII) lograron mezclar el concepto de las reservas reales del norte de Europa, donde los reyes y sus allegados practicaban el noble deporte de la cacería, y la tradición del jardín perteneciente a la cultura islámica, un lugar aislado donde los príncipes se relajaban dedicándose a la meditación y a la contemplación.

Mientras los primeros se caracterizaban por la presencia de bosques, prados y arroyos, los segundos mostraban hermosos jardines adornados con fuentes y rodeados por refinadas construcciones de espacios semi-abiertos que se entrelazaban con el jardín. En ambos casos se trataba de lugares donde descansar de las preocupaciones generadas por el ejercicio del poder.

Para resolver esta mezcla de conceptos se aplicó, tal vez por primera vez en la historia, el concepto de arquitectura del paisaje, creando así el que será el modelo de parque real recreado por las monarquías de muchos países de Europa.

[]

Horarios y ubicación

El jardín de la Villa Di Napoli, donde se halla la Piccola Cuba, es propiedad de la Región Siciliana y abre de lunes a sábado desde las 9:00 hasta las 13:00 (ver folleto) y el primer domingo de cada mes. El acceso es libre.

La parada de autobús más cercana es la de Calafimi-Marinuzzi, donde también transita la línea 389P que conecta con Monreale. Los puntos de referencia para orientarse son la Piazza Indipendenza, donde se abre la Porta Nuova y se ven las murallas exteriores del Palacio de los Normandos, y el Corso Calatafimi, la avenida de trazado recto que sube hacia Monreale.

La Piccola Cuba - acceso al jardín de la Villa Di Napoli
La entrada de la Villa di Napoli, de frente, y del jardín (a la derecha). El acceso se encuentra al final de la Via Villa di Napoli, de frente, en la esquina que se produce con la Via Francesco Speciale

Se accede a la Villa Di Napoli desde su portal principal, ubicado al principio de la Via Francesco Speciale, a la que se llega recorriendo la Via Villa di Napoli, una bocacalle de reducida longitud del Corso Calatafim. Curiosamente la calle pasa por debajo de un edificio de apartamentos, a la altura del número cívico 575 (ver imagen interactiva), por lo que hay que poner atención para no pasarla de largo. La Via Francesco Speciale es una calle residencial, sin tiendas, por lo que durante el día cuando sus moradores han salido de casa es bastante fácil encontrar aparcamiento.

[]

El monumento

La construcción del monumento fue terminada el año 1184, bajo el reinado de Guillermo II de Sicilia, al que se atribuye el trabajo de creación del parque real del Genoard. El pabellón se encontraba en las cercanías de un palacio dotado de una gran cúpula central, llamado la Cuba soprana, para distinguirle de la Cuba sottana (Cuba de arriba y Cuba de abajo), que ha llegado hasta nuestros días y simplemente se llama Palacio de la Cuba, o Castillo de la Cuba.

La Piccola Cuba se encontraba entre la Cuba Soprana y un estanque artificial, el Alberira, alimentado por las aguas canalizadas del las Fuentes del Gabriele, aguas que seguían después bajando hacia la ciudad atravesando el Palacio de la Cuba, donde había otro estanque.

La Piccola Cuba - vista lado este
Una vista desde el fondo del jardín (lado este). La presencia de unas personas al interior permite apreciar las proporciones del monumento.

El monumento tiene planta cuadrada con seis metros de lado. Se abre en los cuatro lados con un arco apuntado cuya decoración, en triple arquivolta decorada con almohadillado, tiene el mismo aspecto de los demás monumentos árabe-normandos de Sicilia. La Piccola Cuba está en espera del reconocimiento de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

El color rojo que caracteriza las cúpulas de los monumentos árabe-normandos de Sicilia fue aplicado en el siglo XIX por el arquitecto Giuseppe Patricolo (Palermo 1834–1905) el cual, basándose en el color rosado que aún se apreciaba en el revestimiento de cocciopesto utilizado por los arquitectos fatimíes que diseñaron estas construcciones, supuso que las cúpulas en su origen eran rojas y aplicó este color durante los trabajos de restauro acometidos entre 1880 y 1882. A pesar de que esta suposición se haya con el tiempo revelado errónea, el resultado ha calado tanto entre el público que ha convertido estas cúpulas rojas en un icono de los monumentos árabe-normandos de Palermo.

La Piccola Cuba - vista en perspectiva con camino jardín
Una vista en perspectiva donde se aprecia el camino que cruza el jardín conectando con la Villa Di Napoli.

[]

La Villa Di Napoli y el jardín

La Villa Di Napoli

Villa Di Napoli - fachada sur
La fachada sur de la Villa Di Napoli con la escalera del '700.

La mansión en parte utiliza los muros portantes de la Cuba Soprana. La construcción originaria fue transformada en torre defensiva durante el siglo XIV, siendo conocida a partir de entonces como Torre Alfaina. La lista de sus propietarios comienza con los Ventimiglia, quienes transformaron la torre medieval en una mansión señorial. La mansión fue transformada una vez más en el año 1730 cuando, según los cánones de la arquitectura de la época, fue dotada de un doble portal que se abre en las dos fachadas principales, norte y sur, permitiendo la entrada y salida de los carruajes. Durante esta última reforma fue construida una capilla dedicada a Santa Rosalía que será adornada con frescos del pintor Vito D'Anna (ver). El actual nombre se debe al jurista Carlo di Napoli quien adquirió el inmueble en 1758.

Villa Di Napoli - vista de tres cuartos fachada norte
Una vista de tres cuartos de la fachada principal (norte) y de la fachada oeste.

El el siglo XX su último propietario cayó en desgracia, teniéndose que retirar a vivir en la capilla de la mansión la cual, mientras tanto, era alquilada de forma esporádica para banquetes y otros acontecimientos. Al no tener herederos, este último descendiente de la familia Di Napoli dejó la mansión a la Región Siciliana. Esta institución la entregó en gestión a la Orquesta Sinfónica de Sicilia la cual, después de un intento fallido de valorizarla para promocionar sus actividades, la dejó cerrada y en estado de abandono sin vigilancia.

Villa Di Napoli - fachada oeste con restos Cuba Soprana
La fachada oeste, donde se han sacado a la luz los muros portantes que han quedado de la construcción árabe-normanda.

La mansión fue saqueada y vandalizada hasta que, como resultado de un contencioso legal que aún no se ha resuelto, la Región Siciliana rescató su control, pero sin hacerse cargo de restaurar los desperfectos (hasta que no se resuelva el contencioso legal) pero, por lo menos, garantizado el acceso al parque para la vecindad y los visitantes que quieran ver de cerca la Piccola Cuba.

[]

El jardín

El jardín es un espacio que ha pertenecido, durante siglos, a la mansión señorial. En tiempos más recientes las plantas ornamentales han sido substituidas por árboles frutales y un sector, actualmente vallado, dedicado al cultivo de hortalizas.

Jardín Villa Di Napoli - el principio del camino que cruza el jardín
El principio del camino que cruza el parque. A la izquierda el camino que procede de la entrada donde, a lo largo del muro que se ve en la imagen, hay varios avisperos (¡cuidado!).

El jardín dispone de un alargado paseo que desde la entrada de la Villa Di Napoli conduce hasta la Piccola Cuba, situada en el lado opuesto del parque. No hay bancas para descansar, ni a lo largo del paseo ni en ninguna otra parte del jardín.

Jardín Villa Di Napoli - el camino que cruza el jardín
El camino que cruza el jardín, de oeste hasta el extremo este, donde se halla la Piccola Cuba.
Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +