Que son y donde se ubican

Los Capuchinos

son un lugar de enterramiento creado en el siglo XVI por los frailes Capuchinos. En su interior se hallan unos 8.000 cuerpos, todos pertenecientes a las clases altas (sacerdotes, comerciantes, profesionales y aristócratas) debido a los elevados costes del proceso de momificación. Se trata de uno de los lugares más conocidos de Palermo. Los comienzos de su fama se remontan a principios del siglo XIX, cuando su visita fue incluida en el recorrido del Grand Tour, el itinerario de viajes de los jóvenes europeos precursor del moderno turismo. Las catacumbas forman parte de un conjunto que incluye el Convento de los Capuchinos, el Cementerio de los Capuchinos y la iglesia de Santa Maria della Pace.

Catacumbas de los Capuchinos - Corredor hombres
El sector más antiguo de corredor de los hombres. De frente, después del andamio, el corredor continua en el sector más reciente de las catacumbas. A la izquierda se halla el corredor de los sacerdotes.

El lugar se encuentra a oeste del casco antiguo, a poca distancia de la Porta Nuova, la porta de la ciudad situada al principio de la céntrica Via Vittorio Emanuele. Para llegar nada más hay que salir del casco antiguo por la Porta Nuova, entrando en la Piazza Indipendenza (*), y fijarse en la segunda bocacalle de la derecha, la Via dei Cappuccini. Cuando la calle termina se va a la derecha y en seguida se halla una plaza frente a un cementerio y una iglesia. La recepción-taquilla está en el rincón entre la iglesia y el cementerio (el billete cuesta 3€) y se reconoce en seguida por la presencia de la parada de taxi.

(*) En la Piazza Indipendenza, o en el Corso Calatafimi (continuación de la Via Vittorio Emanuele al exterior del casco antiguo), se puede esperas al autobús de la línea 389P que sube hasta Monreale.

Catacumbas de los Capuchinos - Exterior conjunto Capuchinos
La entrada a las catacumbas se encuentra en el rincón formado por el Cementerio de los Capuchinos (a la izquierda) y la iglesia de Santa Maria della Pace (a la derecha), frente la parada de taxi.

La creación de la Catacumbas

Visita de los Capuchinos

Se accede a las Catacumbas

bajando desde la recepción-taquilla por un túnel en forma de ele donde hay tres tramos de escaleras cuyos peldaños son anchos y cómodos.

Catacumbas de los Capuchinos - Túnel de acceso
El segundo tramo del túnel de acceso a las Catacumbas.

La estructura de la Catacumbas

El lugar tiene una planta rectangular formada por varios corredores que se entrecruzan en ángulos rectos. Cada corredor tiene una función única, hay un corredor para los frailes y otro para los sacerdotes, un corredor para los hombres y otro para los profesionales (arquitectos, pintores, etcétera). Todos estos se hallan en el área excavada en la roca, que se remonta a la primera mitad del siglo XVI.

Catacumbas de los Capuchinos - Corredor hombres
El sector más reciente del corredor de los hombres, reconocible por la presencia de la bóveda y las ventanas. Al fondo a la izquierda se halla el corredor de las mujeres el cual, después de cruzarse con el corredor de los profesionales, sigue adelante hasta llegar al lugar donde se custodia la urna de la pequeña Rosalía Lombardo.

En la segunda mitad del siglo los frailes ampliaron el conjunto construyendo una nueva área, esta vez dotada de ventilación al hallarse semi-enterrada. Esta se reconoce por la presencia de bóvedas y tragaluces. Se compone de dos corredores situados en línea con el corredor de los hombres y el de los profesionales, que siguen manteniendo la misma función, y de un tercero perpendicular a los dos primeros, el corredor de las mujeres.

El corredor de la mujeres tiene una prolongación, separada por un portal (abierto), en la cual se guarda la urna de Rosalía Lombardo, una niña fallecida el 6 de diciembre de 1920, a los dos años de edad, a causa de una pulmonía. El cuerpo de la niña, a petición de la familia, fue embalsamado por el profesor Alfredo Salafia, y se mantuvo intacto durante todo el siglo pasado, convirtiéndose en el icono de estas catacumbas. Hace unos años el cuerpo comenzó a manifestar señales de descomposición. Debido a ello se ha procedido a su conservación al interior de una urna con temperatura controlada y atmósfera de nitrógeno.

Catacumbas de los Capuchinos - Urna de Rosalía Lombardo
El corredor donde se custodia la urna de Rosalía Lombardo, visible al centro. Al fondo se ve el portal que separa este sector del resto de las Catacumbas, antes del portal hay una escalera que se comunica con el conjunto de los Capuchinos.

Al salir del corredor de las mujeres se entra en el de los profesionales, dispuesto en paralelo a el de los hombres. En el sector excavado en la roca se encuentran, a mano izquierda, el corredor de los sacerdotes y, después, el corredor de los frailes. En línea con este último, a mano derecha subiendo por unas escaleras, está la capilla de las Catacumbas, dedicada a Santa Rosalía.

Catacumbas de los Capuchinos - Capilla de Santa Rosalía
La Capilla de Santa Rosalía.

Algo de historia

El origen de la Catacumbas

se remonta al siglo XVI y está ligado a la llegada de los primeros Capuchinos que, en el año 1534, obtuvieron la capilla de Santa Maria della Pace (un antiguo lugar de culto de época normanda construido en 1071) y la concesión de un solar para construir un convento. Mientras llevaban a cabo la reforma de la antigua capilla los Capuchinos excavaron, bajo el suelo de la misma, una fosa para enterrar los suyos. Esta será utilizada hasta finales del siglo XVI, cuando sus reducidas dimensiones obligaron los frailes a construir un verdadero cementerio.

Llegado el momento de trasladar los restos de sus cofrades al nuevo cementerio, los Capuchinos quedaron sorprendidos al ver que los cuerpos de la mayoría de ellos habían quedado intactos (gracias a la piedra caliza de la zona cuya composición natural favorece el proceso de momificación). Este hecho fue interpretado como una señal divina que les indicaba que a partir de entonces sus cuerpos no deberían de enterrarse si no dejarse expuestos.

Catacumbas de los Capuchinos - Corredor frailes
Corredor frailes Capuchinos.

El proyecto de construcción del cementerio fue entonces abandonado y los Capuchinos comenzaron a crear el sistema de galería subterráneas, en el subsuelo de la iglesia de Santa Maria della Pace, que se convertirá en sus conocidas catacumbas.

Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +