El Palacio de los Normandos (ver ubicación entrada para visitantes) de Palermo, o Palacio Real (Palazzo Reale) como también se le suele llamar, es la sede del Parlamento de Sicilia. Su construcción, como palacio de gobierno, se hace remontar a la primera etapa del período árabe de Sicilia (827-910), durante la cual la isla estaba a cargo de un gobernador nombrado por el emir aglabí de Kairuán. A partir del año 1130, después de ser Palermo conquistada por los Normandos, el conde Ruggero I mandó reformar el edificio árabe y le confirmó como sede de gobierno. Al ser nombrado su hijo Ruggero II rey de Sicilia, el edificio árabe-normando se convirtió en palacio real.

La fachada del Palacio de los Normandos que domina la Piazza del Parlamento, separada de la Piazza della Vittoria por un ligero desnivel y por el seto bajo que vemos en la imagen. A la izquierda se ve el ala más reciente del edificio, donde se abre uno de los dos monumentales portales barrocos, y al centro el núcleo originario del palacio. Detrás puede verse la Porta Nuova, con su característico techo piramidal, y al fondo la sede de la Comandancia de los Carabineros que se halla a lo largo de la Via Vittorio Emanuele.

En la actualidad el Palacio de los Normandos es uno de los monumentos de Sicilia más visitados. Su importancia se debe a que representa un ejemplo de tolerancia religiosa e integración cultural entre distintas nacionalidades. Como tal, el día 03 de julio de 2015, con la Capilla Palatina que se halla en su interior, ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad por el comité de la Unesco reunido en Bonn (Alemania). El palacio, con los demás monumentos árabe-normandos de Palermo, Monreale y Cefalù, ha sido puesto como ejemplo de exitosa y creativa convivencia e interacción entre varias culturas de distinto origen geográfico.

La muralla exterior del Palacio de los Normandos vista desde la Piazza Indipendenza. La estructura parcialmente recubierta de unos estucos neo-góticos, que se ve haciendo esquina, esconde la Capilla Palatina, que se halla justo detrás de ella. Bajo la muralla, cuya altura se sortea con una rampa, se encuentra la entrada para los visitantes. Si se pone atención se puede ver, a la izquierda entre los árboles, el techo piramidal de la Porta Nuova.

[]

El palacio

El Palacio de los Normandos se compone de dos alas distintas. La primera, más antigua y de estilo árabe-normando, se halla ubicada a norte del conjunto y colinda con la Porta Nuova y la Via Vittorio Emanuele. Desde esta ala más antigua del palacio, en el pasado, salía un corredor techado que conectaba el palacio con la Catedral.

El ala más antigua del Palacio de los Normandos, la habitación iluminada es la Sala de Ruggero.

La segunda ala del palacio, más moderna y de estilo barroco, fue añadida a lo largo del siglo XVI, en el ámbito de las reformas arquitectónicas que las administraciones españolas aplicaron a la ciudad en su conjunto. Fue en esa época cuando la Capilla Palatina, que en un principio quedaba al exterior del palacio, quedó incluida en el complejo arquitectónico. En esta ala barroca del palacio, la más extensa, se reúne el Parlamento autonómico de Sicilia por lo que, como es lógico suponer, la accesibilidad al área queda reducida y sujeta a unas normas de seguridad (hay más libertad de movimiento si se visita el conjunto durante el fin de semana, siempre que no haya trabajos parlamentarios). El eje de todo el palacio es un gran patio barroco llamado Cortile Maqueda.

El portal principal del Palacio de los Normandos, de época barroca, que se abre a la Piazza del Parlamento. A su izquierda se halla otro portal, antiguamente transitado por los carruajes, que conecta con el Cortile Maqueda.

El patio, cuyo acceso está vedado a los visitantes, está rodeado por un pórtico que se desarrolla sobre varios niveles. Su área está conectada con la Piazza del Parlamento a través de un pasaje por el cual transitaban los carruajes. Otro pasaje le conecta con el portal que da al exterior de la muralla, el mismo por donde acceden los visitantes.

El Patio Maqueda visto desde el pórtico del primer piso. Bajo el pórtico a la izquierda se ve el pasaje para los carruajes que comunica con la Piazza del Parlamento. En el pórtico del primer piso se ven a la izquierda el Scalone d'onore, la escalera principal que conecta los distintos pisos del patio, a la derecha el exterior de la Capilla Palatina.

Al primer piso, donde se halla la Capilla Palatina, y al segundo piso, donde se halla la Sala de Ruggero, los visitantes suben a través de una monumental escalera, de peldaños bajos y anchos, llamada scalone d'onore (escalera de honor), los minusválidos pueden usar un ascensor.

La escalera de honor que lleva al pórtico del segundo piso, se ve también parte del pórtico del primer piso (la Capilla Palatina queda a la izquierda).

[]

La planta baja

La planta baja del Palacio de los Normandos, a la cual dan acceso los portales que se hallan en la Piazza del Parlamento, es accesible para el visitante desde las murallas exteriores del casco antiguo, visibles desde la Piazza Indipendenza.

El Palacio de los Normandos visto desde el jardín, situado sobre las murallas que dan a la Piazza Indipendenza.

El acceso al interior del palacio se caracteriza por un corredor que termina en el Cortile Maqueda. Nada más entras se halla, a mano derecha, la escalera que sube a la primera planta. A la izquierda, frente la escalera, se halla la recepción ubicada en la tienda de souvenires. Además de haber folletos gratuitos que describen el palacio en varios idiomas (incluido el español), se pueden alquilar unos auriculares que describen el conjunto según se vaya explorando su interior, o bien comprar un libreto guía que también será un buen recuerdo de la visita. En este corredor de acceso, a la izquierda poco antes de llegar al patio, se halla el portal que nos lleva hacia al Salón Duque de Montalto.

El Salón Duque de Montalto.

Este salón, con sus dependencias, fue en un principio creado como polvorín del palacio que, al ser integrado en la muralla de la ciudad, también tenía función de fortaleza. Este deposito de pólvoras y armas, debido a las reformas del siglo XVI, quedó al interior de la nueva ala del edificio, creada en ese entonces. Debido a su frescura, el antiguo polvorín fue transformado en salón para celebrar las reuniones del Parlamento que se tenían durante el caluroso verano de Palermo. En la actualidad el Salón Duque de Montalto es utilizado para exposiciones y otros acontecimientos culturales. Las decoraciones que pueden verse en la bóveda se remontan a la primera mitad del '600 y llevan la firma de los mayores artistas de la época, entre ellos Pietro Novelli y Vincenzo la Barbera. En la antesala se halla un tragaluz que permite ver los restos de la muralla púnica que se hallan en los cimientos de este palacio.

La antesala del Salón Duque de Montalto durante la exposición de pinturas de Antonio Ligabue (19 de Marzo - 31 de agosto de 2016). Al fondo se ven las escaleras que bajan desde el corredor de acceso antes mencionado; después de visitar el salón hay que seguir la flecha que, a la derecha, indica el paso por la recepción que se halla frente las escaleras que suben hacia la Capilla Palatina. A la izquierda se ve el tragaluz que permite ver los restos de las murallas de la Panormus Fenicio-Romana.

Entre el Cortile Maqueda y el Salón Duque de Montalto, en el área vedada a los visitantes, se halla la Chiesa inferiore di Santa Maria delle Grazie. El párroco de esta iglesia oficia la misa del domingo, y celebra las bodas, en la Capilla Palatina (al tiempo de los Normandos este oficio le correspondía al párroco de la iglesia de San Giovanni degli Eremiti). Otro lugar de interés cuyo acceso sin embargo no está permitido a los visitantes, son los calabozos, situados muy cerca del Salón Duque de Montalto.

[]

La primera planta

El pórtico de la primera planta es el que, sin duda, recibe la mayor atención de parte de los/as visitantes. En el se halla la Capilla Palatina, cuya visita por si sola merece la pena de la cola, a veces larga, a la que hay que someterse para acceder al interior del conjunto (las medidas de seguridad, similares a las de los aeropuertos, por otro lado hacen que los visitantes entren de forma pausada, lo que evita, a menos que no haya grupos guiados, que se junte en el interior demasiada gente a la vez).

En alto a la derecha se ve el portal de la Capilla Palatina, abajo a la izquierda se ve el pasaje que conecta el Cortile Maqueda con el exterior, donde se halla el acceso para los visitantes.

Bajo el pórtico del primer piso, entre las escaleras y la Capilla, se puede ver, protegida por un espeso cristal, un lapida escrita en latín, griego y árabe (los tres idiomas oficiales del Reino de Sicilia) que conmemora la creación del reloj de la capilla. La lápida se remonta al reinado de Ruggero II y la fecha reportada en números romanos, con cuyos caracteres estamos más familiarizados, es la del MCLII, que corresponde al 1152. La forma actual de escribir los números, más simple de la romana porqué utiliza el cero, es un aporte de la cultura árabe (la escritura griega de los números, en uso durante la época bizantina, es una derivación de la numeración romana).

La lapida que conmemora la creación del reloj de agua de la Capilla Palatina en 1152. En un principio se hallaba en la pared exterior de la Capilla Palatina, después de las reformas del siglo XVI ha sido reubicada en la pared oeste del pórtico barroco.

[]

La segunda planta

En la segunda planta del Palacio de los Normandos se halla la Sala d'Ercole. El nombre de la sala se debe a las pinturas que decoran sus paredes describiendo Los doce trabajos de Heracles (o Hércules), estas pinturas, así como los frescos del techo y el mismo nombre de la sala, se remontan al 1811. Si hay actividad parlamentaria, las visitas de esta área del palacio queden suspendidas, en caso contrario la segunda planta está abierta al público (normalmente los sábados y domingos), entonces es posible visitar el Parlamento Siciliano, ubicado al interior de la Sala d'Ercole. Incluso es posible sentarse en las butacas del Parlamento, en el área reservada a la prensa y a los observadores (los escaños quedan separados por una cerca). Lo que no está permitido, al igual que en las otras salas de esta planta noble del palacio, es hacer fotos (no obstante se nota que hay cierta tolerancia con los turistas).

La recepción de la segunda planta, a la cual se accede desde el corredor situado al final de la escalera de honor, está decorada con una colección de cerámicas que fueron utilizadas por la realeza que habitaba el palacio. Al fondo, donde se ven los cuatro peldaños con alfombra roja, se halla la antesala de la Sala d'Ercole. Antes del arco, a la derecha, se sale al pórtico. Una vez en el exterior, justo en frente, se ve el portal que lleva al largo pasillo que conduce hacia los apartamentos reales (Sala dei Venti y Sala di Ruggero).

Nada más salir al pórtico, mucho más luminoso que el del piso inferior, se ve a la izquierda un hermoso pasillo que conduce hacia la galería dedicada a Piersanti Mattarella, ex Presidente de la Región Sicilia y hermano del actual Presidente de Italia Sergio Mattarella. El acceso a esta área está vedado pero se permite sacar una foto desde el pórtico.

El elegante pasillo que lleva a la galería dedicada a Piersanti Mattarella.

En este mismo lado del pórtico, el único en el cual se permite el acceso, se halla otro portal que, después de subir unos peldaños, conduce a un largo pasillo que nos lleva hacia los apartamentos reales. A lo largo de este pasillo, en el lado derecho, se hallan la Sala Gialla y la Sala Rossa, que se pueden visitar, creadas en 1787 y cuyas ventanas se abren en el largo balcón que puede verse, en el ala barroca del palacio, desde la Piazza della Vittoria (de momento no es posible asomarse desde este balcón).

El pórtico del segundo piso visto desde la entrada que lleva hacia la Sala di Ruggero. Pasando por el portal que se ve al fondo se halla, a la izquierda la recepción y a la derecha a la Sala d'Ercole. Antes del portal, a la derecha, se halla el corredor que conduce a la Galleria Piersanti Mattarella.

Al fondo de ese largo pasillo, que conecta con el ala más antigua del palacio, se encuentra la Sala dei Venti (Sala de los Vientos) desde la cual se puede asomarse (no entrar ni hacer fotos) a la Sala di Ruggero, la habitación del rey Ruggero II. El nombre de la Sala dei Venti se debe a que su techo de madera está decorado con una rosa de los vientos.

La Sala de los Vientos, se ve la puerta de la habitación del rey Ruggero II y algo de su interior, con la ventana que da sobre la Piazza della Vittoria. La arquitectura de este ala del edificio, muy espartana según el gusto de los Normandos, se remonta al siglo XII.

[]

Algo de historia

El Palacio de los Normandos fue construido durante la primera etapa del período árabe de Sicilia (827-910). Anteriormente, cuando la isla estaba sujeta a la autoridad del Imperio Romano de Oriente (o Bizantino), la capital de la isla fue Siracusa, escogida como capital por los Romanos a convertirse Sicilia en su provincia (241-227 a.C). La siguiente etapa de la época árabe vio la llegada del Califato fatimí (910-1072) que trasladó la sede del gobierno isleño a la recién creada ciudadela de la Kalsa. Será con la conquista normanda de Palermo, acontecida en el año 1072, que la sede del gobierno será nuevamente trasladada en este palacio que será, a partir de entonces, ampliamente reformado. En el siglo siguiente, durante el reinado de Ruggero II, se construyó la Capilla de San Pedro, que más tarde será conocida como Capilla Palatina.

El palacio, además de desenvolver sus actividades de gobierno, y de ser la residencia de la familia real, hospedaba en su interior la Casa de moneda y una fabrica de tejidos artísticos llamada el Tiraz. Además, durante esa época, el palacio fue el centro de un movimiento de renovación cultural llamado la Escuela poética siciliana. Este movimiento, surgido espontáneamente por la liberalidad de los soberanos normandos, durante el reinado de Federico II será transformado en una verdadera academia y su sede será trasladada al Palacio de la Favara (conocido también como Castello di Maredolce). El origen de la lengua italiana está asociado a este movimiento, lo que otorga aún mayor importancia histórico-cultural al Palacio de los Normandos.

El palacio se mantuvo como sede de gobierno, y residencia real, hasta principios del siglo XIV cuando, durante la época aragonesa de Sicilia, las funciones de gobierno fueron trasladads al Palazzo Chiaramonte Steri. A partir de la unificación de Sicilia con España, acontecida en el año 1516, la sede del gobierno, y la residencia de los virreyes españoles, fue trasladada de regreso al Palacio de los Normandos. A partir de entonces comenzó un proceso de reformas y renovación del antiguo palacio real que le dejará tal y como podemos verle hoy en día. Este proceso se concluyó en 1601 con la creación del Cortile Maqueda y de la escalera de honor.

La rampa de entrada/salida al Palacio de los Normandos, al fondo se ve la caseta donde se saca el de entrada. Hay que fijarse, antes de entrar, en el cartel que nos dice que lugares del palacio quedan accesibles al público para ese día en particular. Otra cosa que hay que saber es que se debe conservar el billete de entrada porqué al salir hay que utilizarle otra vez para pasar por el molinete> del acceso.

[]

Información practica

El Palacio de los Normandos se puede visitar:
De lunes a sábado desde las 08:15h hasta las 17:40h. No se venden billetes después de las 17:00h, sin embargo se recomienda, en caso de hacer la vista completa (capilla, apartamentos reales y exposición), de estar por lo menos dos horas antes del cierre. Hay también que calcular el tiempo de la cola para los controles de seguridad (fijarse si eso antes de sacar el billete).
Los domingos y festivos el horario de visita se reduce y solo abarca desde las 08:15h hasta las 13:00h, no se venden billetes después de las 12:15h. Hay que tomar en cuentas que en los días entre semana es muy probable que, debido la actividad parlamentaria, quede cerrada a los visitantes la segunda planta del edificio.
Siempre los domingos, hay que tener en cuenta que la Capilla Palatina suele quedar cerrada a las visitas desde las 09:30h hasta las 11:30h (por la celebración de la Misa).

El precio del billete varía en función de los que se quiera visitar.
Si solo se visita la Capilla Palatina el precio será de 8€.
Si quiere también visitar la exposición el precio será de 10€ (capilla y exposición) si no hay actividad parlamentaria y los apartamentos reales están abiertos el precio completo será de 12€.
Si se quieren visitar la capilla y los apartamentos, pero no la exposición, el precio será de 10€.
Los menores de 13 años, acompañados por adultos, tiene pase libre.
Los minusválidos con un acompañante también tienen pase gratuito.
Los visitantes de edad comprendida entre los 13 y los 17 tienen un descuento del 50%.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License