El Palazzo Alliata di Villafranca (ubicación) es un gran palacio aristocrático que ocupa buena parte del lado oeste de la Piazza Bologni. No obstante el aspecto exterior del palacio se vea destartalado, su interior puede sorprender por la elegancia de sus salones, a veces utilizados para convenios y exposiciones. El palacio, que hasta hace poco abría sus puertas sólo en ocasión de alguna iniciativa cultural, hoy queda abierto al público de forma regular.

La fachada del Palazzo Alliata di Villafranca en la Piazza Bologni.

En el interior del palacio se exponen varias obras de arte entre las que destacan dos grandes cuadros de Matthias Stom y otro, un óleo sobre lienzo, pintado por el pintor flamenco Anton van Dyck durante su estancia en Palermo, en el año 1624.

Exteriores

La fachada del Palazzo Alliata di Villafranca que ocupa buena parte del lado oeste de la Piazza Bologni, es el producto de las obras de reforma y ampliación que se llevaron a cabo después del año 1640, cuando el palacio cambió de propiedad. Su nuevo propietario, el aristócrata Francesco Alliata, adquirió los inmuebles colindantes el antiguo núcleo del palacio para proceder a su ampliación y remodelación en clave barroca. El edifico se terminó de construir alrededor del año 1670, mientras la creación de su monumental fachada continuará hasta el 1748.

El portal principal del Palazzo Alliata di Villafranca en la Piazza Bologni.

El palacio cuenta con dos portales gemelos situados casi en los dos extremos de la fachada. Ambos están enmarcados por dos columnas de orden dórico y dos pilastras. Entre columna y pilastra se halla un nicho que contiene una estatua. La estatua de la izquierda representa Diana, la diosa de la caza, la de la derecha Vesta, diosa del hogar. Cada portal en correspondencia del plano noble muestra el escudo, moldeado en estuco, de la Casa Alliata de Villafranca. Ambos escudos son obra de Giacomo Serpotta.

El escudo de la Casa de Alliata y Villafranca situado sobre el portal principal (el derecho).

Sobre el portal derecho, el principal, también se halla una lápida que recuerda el paso, por el palacio, del prócer Giuseppe Garibaldi. El contenido de la lápida celebra, de hecho, una tranquila siesta (sereno dormiva) de Giuseppe Garibaldi al interior del palacio: - In questa casa, il 27 maggio 1860, per sole due ore posò le stanche membra Giusappe Garibaldi. Singolare prodezza, fra l'immane scoppio delle micidiali armi da guerra, sereno dormiva il genio sterminatore d'ogni tirannide - (traducción: En esta ilustre casa, el 27 de mayo de 1860, durante sólo dos horas posó sus cansados miembros Giuseppe Garibaldi. Singular proeza, entre la colosal explosión de las mortíferas armas de guerra, sereno dormía el genio exterminador de todas las tiranías).

La lápida sobre el portal principal del Palazzo Alliata di Villafranca. Los tapices, del color del Seminario Arzobispal actual propietario del inmueble, nombran los autores de las principales obras que veremos en el interior del palacio: Anton Van Dick (la Crucifixión) y Matthias Stom (el Tributo de la moneda y la Lapidación de San Esteban).

Al pasar por el portal se llega a un pequeño patio de aspecto neo-gótico desde el cual, a través de un portal interior, se accede a la escalera que conduce a la planta noble del palacio.

El pequeño patio frente al portal de acceso al interior del palacio, reformado en el mismo estilo neo-gótico que veremos en la escalera que sube a la planta noble y en el rellano de la planta noble que da acceso al Salón de los Músicos.

Este patio se comunica con el otro que corresponde al portal gemelo. El acceso a la otra ala del edificio no está, de momento, permitido. Se ve como allí se custodian algunos de los carruajes que, en su época (ver historia del palacio), repartían el correo de la isla.

La galería que conecta los patios de ambos portales. Detrás de la valla se encuentran algunos carruajes de los que que repartían el correo (este sector del palacio de momento no está abierto al público).

[]

Interiores

Los interiores se caracterizan por una sucesión de salones, conectados entre si, que se asoman a la Piazza Bologni. Tres de ellos son accesibles al público y constituyen, de momento, el principal aliciente a la visita del palacio.

La Sala barroca donde se expone la Crucifixión de Van Dick.

Nada más pasar por el portal del patio interior se sube a la planta noble del palacio a través de una escalera cuya decoración, de aspecto neo-medieval, se remonta a las últimas reformas del palacio (principios del siglo pasado).

La escalera que sube desde el portal que da al patio.

La escalera conduce a un rellano desde el cual se puede acceder al Salón de los Músicos. Una amplia sala, reformada en estilo neo-medieval que suele ser utilizada para convenios.

El Salón de los Músicos durante un convenio.

Desde el mismo rellano, atravesando una doble puerta, se accede al Salón del escudo. Debido al valor de muebles, decoraciones y obras de arte del área noble del palacio, a partir e este punto todas las visitas se realizan en presencia de uno/a de los/as acompañantes. Se trata de jóvenes voluntarios que, además, actúan como guías del palacio explicando y comentando (en italiano) lo que se va viendo durante la visita.

El Salón del escudo tal y como se presenta al entrar. Al centro se halla una silla de manos reservada para un alto cargo de la Iglesia, detrás está la puerta que conduce a la sala donde se halla el cuadro de Van Dick.

El mismo Salón visto desde la puerta ventana central (hay tres en este salón). Se ve la silla de mano situada en el centro, los paneles dorados que esconden las puertas que dan al resto del palacio y los altos espejos que reflejan las ventanas y parte de la bóveda recubierta de estucos.

Los estucos de la bóveda del Salón del escudo. La figuras femeninas de las esquinas representan alegorías de las cuatro estaciones.

Desde el Salón del escudo se puede acceder a la Sala Barroca donde se halla expuesto el cuadro pintado en 1624 por el Van Dick. Desde esta sala, se accedería al ala del edificio cuyos salones se asoman al interior de la Piazza Bologni, sin embargo este sector del palacio de momento queda cerrado a las visitas.

La Sala Barroca del Palazzo Alliata di Villafranca. La puerta que se ve abierta conecta con el ala más antigua del palacio (la que da al interior de la Piazza Bologni).

La bóveda de la Sala barroca mantiene aún las decoraciones originarias (siglo XVIII), en las demás (Salón del escudo y Salón de baile) los frescos se han perdido con el paso del tiempo.

A la izquierda del Salón del escudo se halla el Salón de baile del palacio. Sus paredes más largas están decoradas con los dos cuadros de Matthias Stom mientras, en la pared del fondo, se halla un cuadro que representa, en habito de ceremonia, Frabrizio Alliata Colonna, príncipe de Villafranca y duque de Salaparuta.

El Salón de baile. A la izquierda, en la pared interior, se halla el cuadro de Matthias Stom llamado Tributo de la moneda. En la pared del fondo se ve el sexto príncipe de Alliata y Villafranca Frabrizio Alliata Colonna.

El cuadro de Matthias Stom que reproduce la Lapidación de San Esteban colgado entre las dos ventanas que dan a la Piazza Bologni. El cuadro se halla en correspondencia de una tercera ventana que ha sido murada (en la fachada es la de la derecha del balcón situado sobre el portal).

El Salón de baile visto desde otro ángulo. Se ve la chimenea y las dos puertas que le conectan con el salón colindante. En la esquina derecha se puede observar que hay otra puerta, muy pequeña y bien disimulada.

El Salón de baile, al igual que el Salón del escudo, tiene una chimenea que se halla en la pared que separa ambos salones, en exacta correspondencia con la otra chimenea del salón contiguo. El espacio sobre cada una de las puertas está decorado con un cuadro que se halla enmarcado por una decoración de madera tallada.

Los salones, además de estar conectados por esas fastuosas puertas se conectan con un entre-pasillo (el de la servidumbre) que tiene disimulados unos accesos a los salones mismos. Si nos fijamos, entre la puerta de la derecha y la esquina del salón, hay una de estas aberturas bien disimulada para que no desentone con la estética del conjunto. []


Algo de historia

En núcleo originario del palacio fue construido en el '500 para ser la residencia de la familia de los Beccadelli de Bolonia. Esta influyente familia aristócrata se trasladó en Palermo a principios del siglo XV. Ya afincada en la ciudad, la familia cambió su apellido con el de su ciudad natal (Bologna) que, en boca del pueblo se convertirá en Bologni *, nombre que será heredado por la plaza donde se halla el palacio. En 1640 el palacio fue adquirido por Francesco Alliata di Villafranca, que también adquirió los edificios colindantes al antiguo palacio de los Bologni, para así poder emprender la construcción del actual Palazzo Alliata di Villafranca, cuya obra acabará en 1670. A partir de la segunda mitad del '800 hubo unos ligeros cambios en el palacio, debido a su uso como oficina central de correo, cuando toda su planta baja fue adaptada para tal coyuntura. A principios del '900 algunos interiores del palacio, y el patio tras el portal derecho, fueron reformados en etilo neo-gótico. En el salón del escudo fue reformado el suelo, con la finalidad de preservar el escudo de familia del desgaste que le suponía el estar en el piso. El suelo fue desembaldosado y el escudo se recompuso en la pared derecha del mismo salón. Desde entonces, los únicos cambios que ha visto el palacio estuvieron ligados a la llegada de los tiempos modernos, cuando las ventanas enrejadas de toda la planta baja de la fachada, que se remontaban a su uso cómo oficina de correo, fueron substituidas por las antiestéticas verjas de metal, que aún afean la fachada del palacio, de los locales comerciales de alquiler que se instalaron a lo largo de la Piazza Bologni.

* El más ilustre de los Bologni fue Antonio Beccadelli, llamado el panormita (es el nombre de la calle que sube, desde el fondo de la Piazza Bologni, hacia el Palacio de los Normandos). Otro ilustre miembro de esta familia fue el arzobispo de Palermo Simone di Bologna, promotor de la construcción del Palazzo Arcivescovile de Palermo.

El núcleo más antiguo del palacio se halla al fondo de la plaza, detrás de la actual fachada de 1670. La fachada hace esquina con el Vicolo Panormita ("vicolo" significa calle estrecha).

Los Alliata de Villafranca

La familia Alliata di Villafranca constituye una rama de la casa de los Alliata de origen pisano. Llegaron a Palermo en el siglo XIV y fueron banqueros y comerciantes. Su descendencia siciliana, a través de uniones familiares y adquisiciones, como la del feudo de Villafranca, fue ascendiendo en el estamento nobiliario de la isla hasta llegar a ser, a principios del siglo XVII, Grandes de España. En el año 1609, el rey Felipe III de España concedió a Francesco Alliata el título de príncipe de Villafranca. En el 1824, Giuseppe Alliata de Villafranca, fundó las bodegas vinícolas Duca di Salaparuta (vinos Corvo), una de las primeras empresas isleñas de exportación de vinos hacia Europa y las Americas. En 1848 los Alliata se alinearon con el sector de la aristocracia que abogaba por la independencia de Sicilia, entonces sometida al absolutismo de los Borbón de Nápoles, y tomaron partido en la Revolución Siciliana (fue cuando la elite isleña ofreció la corona de Sicilia, como estado independiente, a Fernando de Saboya, sin embargo el año siguientes los Borbón lograron reconquistar la isla). Con la llegada de unidad de Italia (1860) los Alliata serán los administradores del Correo del Reino de Italia (en todo el sur del país al principio y después solo en la isla). En ese entonces buena parte del palacio ejerció la función de oficina de correo central y, desde sus portales, salían los carruajes que repartían por la isla el correo llegado con los navíos. En la segunda década de los '40 del pasado siglo, uno de los ilustres miembros de esta familia, Francesco Alliata di Villafranca, fundó un estudio cinematográfico (Panaria Film) que fue, por sus imágenes inéditas de la vida submarinas, innovador en la creación de documentales sobre la naturaleza. Su hija, Vittoria Alliata di Villafranca, es periodista, escritora y traductora. Entre sus trabajos está la traducción al italiano de la obra El Señor de los Anillos (Wikipedia).

Los Alliata han habitado este palacio hasta la segunda mitad del siglo pasado cuando su última propietaria, la princesa Rosalia Correale Santacroce, viuda del príncipe Giuseppe Alliata di Villafranca (heredero del titulo y de las propiedades) lo dejó en herencia al Seminario Arzobispal de Palermo Otra propiedad familiar, la prestigiosa Villa Varguarnera de Bagheria, fue dejada en herencia a la Opus Dei, sin embargo esta institución renunció a la herencia y volvió a entregarla a los descendientes de la familia Alliata.

El escudo de la Casa de Alliata di Villafranca. En origen situado al centro del pavimento de uno de los salones, fue desmontado y reinstalado en la pared sur para su mejor conservación.

Información practica

El Palazzo Alliata Valguarnera queda abierto al público todos los días de la semana con la excepción del miércoles, día en el que permanece cerrado. Los horarios son:
lunes, martes, jueves y viernes, desde las 09:30h hasta las 13:00h y desde las 15:00h hasta las 18:30h
sábado y domingo, desde las 09:30h hasta las 18:00h

El precio del billete es de 4€, (3€ los niños).

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License