La iglesia de la Magione (ubicación), también llamada Basilica della Santissima Trinità del Cancelliere, es una de las iglesias más antiguas de Palermo. La época de su construcción se remonta a finales del siglo XII (1191) y fue la última de las iglesias construidas por los normandos. Pocos años después de ser consagrada, en 1197, fue encomendada a la Orden de los Caballeros Teutones que la utilizaron como lugar de hospedaje para peregrinos y cruzados en viaje hacia, o desde, Tierra Santa. El edificio, cuyo conjunto integraba la contigua Abadía Cisterciense (hoy Convento de la Magione), se convirtió entonces en la Casa de los Caballeros Teutones. Desde entonces se comenzó a llamarla con el nombre de Magione que, en italiano, se usa para designar una vivienda de gran tamaño (en español, se traduce con Mansión). En su interior se hallan varias obras de arte que se remontan a los siglos XV y XVI, importantes legados del arte renacentista de Sicilia. La iglesia hace conjunto con el Convento de la Magione (actualmente en fase de restauro), del cual se puede visitar el claustro, y con el Oratorio de Santa Cecilia.

La fachada de la Basilica della Santissima Trinità del Cancelliere. A la izquierda se ven los andamios que recubren el convento actualmente en restauro.

La Magione se halla, por sus tres cuartas partes, rodeada por un patio que la aísla de la vía pública. La espaciosidad de su emplazamiento, situado entre una de las plazas más grandes del casco antiguo (Piazza Sant'Euno) y una calle muy ancha (Via Magione), permite ver el edificio desde buena perspectiva. Para acceder al interior del patio, y desde allí entrar en la iglesia, hay que pasar por el portal barroco añadido al conjunto en el siglo XVII (ver imagen abajo).

El portal barroco desde el cual se accede al patio exterior de la iglesia.

Exterior

El exterior del la iglesia de la Magione se halla, por sus tres cuartas partes, rodeado por un patio que le aísla de la vía pública. La espaciosidad de su emplazamiento, situado entre una de las plazas más grandes del casco antiguo (Piazza Sant'Euno) y una calle muy ancha (Via Magione), permite ver el edificio desde buena perspectiva. Para acceder al interior del patio, y desde allí entrar en la iglesia, hay que pasar por el portal barroco añadido al conjunto en el siglo XVII.

La iglesia vista desde la Via Magione.

Su sencilla fachada se caracteriza por las ventanas de arco apuntado, algunas ciegas, y por sus tres portales dintelados de los cuales el único en uso es el central.

El portal principal de la iglesia y el bonito suelo frente a el, formado por rombos de guijarro blancos y grises enmarcados por ladrillos rojos.

Las sencillas paredes laterales del edificio, y las de los ábsides, como la fachada están decoradas por numerosas ventanas de arco apuntado.

El lateral derecho y los ábsides de la iglesia vistos desde la Piazza Sant'Euno, también llamada Piazza della Magione (ver en Street View). Se ve a la derecha la estructura del Convento della Magione (Convento della Santissima Trinità) recubierta por los andamios.

Los tres ábsides de la iglesia. La parte más alta del ábside de la nave central, destruida durante la II Guerra Mundial, ha sido reconstruida. Se puede notar el diferente tono del color de la piedra caliza, también visible en otras partes del exterior donde hubo más desperfectos.

Adosado a la iglesia se halla el Convento della Santissima Trinità, cuyo pórtico se conecta con el portal lateral izquierdo del transepto y, a través de otro portal, con la sacristía.

Lateral izquierdo del edificio, con el pórtico, visto desde el claustro del Convento de la Santissima Trinità.

[]

Interior

La Magione es una iglesia de estilo árabe-normando de planta basilical con tres ábsides. Lo que la hace ligeramente distinta de las otras iglesias de la época es su considerable altura. La proporción entre la longitud del presbiterio, donde hay siete hileras de bancos, y la de la nave central, donde hay ocho, es bastante igualada. Como en las demás iglesias normandas, el piso presenta unos escalones que van elevando el suelo según se vaya acercándose al altar.

El interior de la Magione visto desde el portal.

Las dos naves laterales son muy estrechas y no presenten capillas. Sus paredes, decoradas en el siglo XIX según el gusto neoclásico, han sido devueltas a su forma originaria después del restauro que ha seguido los destrozos de la II Guerra Mundial.

El interior de la Magione visto desde el presbiterio.

En el transepto, cuyas paredes quedan algo expolias, se hallan los dos portales laterales de la iglesia. El portal izquierdo se abre al claustro y el derecho al patio exterior. La única decoración presente en el, de notable valor, es un tríptico del siglo XV esculpido en releve sobre mármol blanco.

El brazo derecho del transepto. Se ven el tríptico del '400 y el portal que da al patio exterior.

En el presbiterio, claramente separado del transepto por dos monumentales pilares, se halla el altar mayor de la iglesia. Detrás del altar, en el ábside central, se halla el coro. Colgando del arco frontal del presbiterio hay un Crucifijo, pintado sobre madera, cuyas orígenes se remontan al siglo XII.

El altar mayor esculpido sobre mármol. Detrás, al interior del ábside, se ve el pequeño coro.

El Crucifijo del siglo XII pintado sobre madera.

El espacio frente a cada uno de los ábsides laterales, aunque no pertenezca al transepto, se halla a su misma altura y, al igual que este, queda separado del presbiterio por unos peldaños. En el izquierdo se halla el portal de la sacristía.

El presbiterio con el altar esculpido en mármol. Al fondo, delante del ábside izquierdo, está el portal de la sacristía.

Todas las coberturas de la Magione, exceptuando las semi-cúpulas de los tres ábsides, son de madera. La bigas de la mayoría de ellas, con el paso del tiempo, han sido substituidas. Sin embargo las de la nave central siguen siendo las originarias. En ellas pueden verse pintadas, según la costumbre de la época, unas características decoraciones.

El techo de la nave central, se ven las pinturas que decoran las bigas. Arriba queda el transepto, abajo se ven las cañas del órgano situado sobre la entrada.

[]

Nave izquierda


La nave izquierda de la iglesia, se ven la estatua de Virgen y el confesionario. En el transepto, cuya área comienza al subir los dos peldaños, están el portal lateral izquierdo que da al claustro y el teclado del moderno órgano. Al fondo vemos el ábside izquierdo con la estatua en madera (siglo XIX) de la Virgen.

La nave izquierda vista desde el transepto. Se ven el confesionario, la estatua de la Virgen, el sarcófago de Francesco Perdicaro con encima la Cruz de los Caballeros Teutones y, al fondo, la peana procesionaria con un Crucifijo tallado sobre madera.

Al principio de la nave lateral izquierda se encuentra el sarcófago de Francesco Perdicaro (1567), cuya autoría se atribuye a Vincenzo Gagini, hijo de Antonello Gagini. Sobre el, de un siglo más antigua, se encuentra una Cruz de mármol en la cual está esculpido el emblema de la Orden de los Caballeros Teutones.

El sarcófago de Francesco Perdicaro.

La Cruz con el emblema de los Caballeros Teutones.

A continuación, adosada a la pared y sobre un pedestal, se encuentra la estatua de la Virgen con el Niño, situada frente a la estatua del Cristo que se halla en la nave lateral derecha. La escultura en mármol, cuya autoría se desconoce, se remonta al siglo XVI.

Estatua de la Virgen con Niño en la nave izquierda.

[]

Transepto, presbiterio y ábsides

Accediendo al transepto desde la neve izquierda se pasa delante del portal lateral derecho de la iglesia, el que comunica con el claustro cuyo acceso, no obstante el portal esté abierto, queda vedado desde el interior de la iglesia (hay que entrar desde el patio exterior y abonar una entrada). A continuación se halla el teclado del órgano.

El brazo izquierdo del transepto al que se accede al subir los dos peldaños que se ven en la imagen. Al fondo se ve el ábside izquierdo con la estatua de la Virgen (siglo XIX).

Poco antes del ábside lateral izquierdo se encuentra el portal de la sacristía. Su marco, finamente cincelado con motivos floreales, es un legado del arte renacentista (siglo XVI).

El portal de la sacristía.

En el altar del ábside izquierdo se encuentra una estatua de la Virgen Coronada tallada en madera en el siglo XIX. La base de mármol sobre la que se sostiene, decorada con unos releves, es mucho más antigua y se remonta al '500.

El altar del ábside izquierdo.

En el ábside principal de la iglesia, como ya sabemos, se halla el coro. En sus esquinas se hallan encajadas, otra vez como en las demás iglesias normandas, unas columnas decorativas. Sobre el coro, bajo la ventana de arco apuntado, se halla un pequeño lienzo que representa la Virgen Coronada.

El presbiterio y el ábside central de la Magione.

En el ábside derecho se halla el Sagrario (1528) de la iglesia. La obra, finamente cincelada en mármol, se atribuye al taller de la famila Gagini. Sobre el Sagrario se puede ver una pintura del siglo XV que representa la Virgen de la Leche.

El Sagrario del ábside derecho. Más arriba se ve la pintura de la Virgen de la Leche.

En la pared espolia que corresponde al brazo derecho del transepto, como ya sabemos, se encuentra un tríptico del siglo XV.

El tríptico del siglo XV en la pared del brazo derecho del transepto.

[]

Nave derecha


La nave derecha de la Magione.

En la nave derecha de la iglesia se hallan dos estatuas de mármol, ambas representando el Cristo. La más antigua de ellas (siglo XVI), situada frente a la Virgen de la nave izquierda, muestra el Cristo que bendice con su mano derecha mientras con la mano izquierda sujeta el Globo Terráqueo (no se conoce su autoría). La otra estatua, situada en la contra-fachada, representa la Piedad y fue creada en el siglo pasado por el escultor Archimede Campini.

Estatua del Cristo en la nave derecha.

La Piedad de Archimede Campini.

[]

Algo de historia

La iglesia de la Magione fue la última iglesia construida por los normandos en Palermo. Su fundación se debe a la iniciativa de Matteo da Salerno que, entre el año 1154 y el 1193, ocupó importantes cargos en el Reino de Sicilia. Fue notario de la cancillería durante el reinado de Guillermo I, para luego ser consejero real de Guillermo II, hijo de Gullermo I y de Margarita de Navarra. También fue consejero de esta última, la cual reinó en Sicilia después del fallecimiento del marido, hasta que su hijo, Guillermo II, no fue mayor de edad. Matteo da Salerno, al que no hay que confundir con su contemporáneo Matteo Bonello, estuvo ligado a los acontecimientos que caracterizaron el ocaso de la dinastía normanda de los Altavilla, a la que sostuvo con todos sus recursos. Volvió a ser canciller durante el reinado del último rey normando, Tancredo (1138-1194), y de su hijo Rogelio III (1175-1193), que ejerció de co-reinante mientras el padre estaba ocupado en sus luchas por mantener el poder. Fue durante este último periodo que se fundó la iglesia de la Magione.

El desenlace del traspaso de poderes entre la dinastía de los Altavilla, representada por Tancredo, hijo varón, pero ilegitimo, de Rogelio II, y la dinastía de los Suabos, representada por Enrique VI (1165-1197), vio como protagonista la princesa Constanza de Sicilia (1154-1198), hija y legitima descendiente de Rogelio II. Constanza, al ser la esposa de Enrique VI, legitimó su ascenso al trono. Después de la muerte de Tancredo (febrero 1194), que había mantenido una lucha sin cuartel contra los partidarios de los Suabos (gibelinos) por permanecer en el trono, Enrique VI se presentó en Palermo como legitimo heredero y, sin encontrar oposición, fue coronado rey de Sicilia (25 de diciembre de 1194). Tres años después, en 1197, la iglesia de la Santísima Trinidad del Canciller fue encomendada a la Orden de los Caballeros Teutones. Estos se dedicaban a brindar asistencia y hospitalidad a los cruzados y peregrinos en viaje hacia Tierra Santa.

Un detalle del portal barroco (siglo XVIII) en el cual se ve el emblema de la Orden Militar Constantiniana de San Jorge, instalado en 1782, flanqueado por las alegorías de la Fed y la Esperanza.

Al convertirse esta iglesia, con sus dependencias, en un lugar de hospedaje, se comenzó a indicarla con el nombre de Magione dei Cavalieri Teutonici. A partir del año 1492 la iglesia, con sus posesiones, pasó a ser administrada por un abad comendatario hasta que, en 1782, su propiedad pasó bajo el control de los Borbón. Estos la administraron a través de la Orden Militar Constantiniana de San Jorge hasta que, en 1860, la orden fue expulsada de Sicilia. Actualmente la iglesia está a cargo del Arzobispado de Palermo.

Información practica

La iglesia de la Magione abre al publico según los siguientes horarios:
De lunes a sábado, desde las 09:00h hasta las 19:00h.
Los domingos y festivos abre, en temporada alta desde las 09:00h hasta las 19:00h, y en temporada baja desde las 09:00h hasta las 13:00h.
Para visitar el Claustro y el Oratorio de Santa Cecilia hay que pagar un billete de 3 €.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License