Palazzo della Favara

Construido a principios del siglo XI

por el emir Ja'far al-Kalbi II, el Castillo de Maredolce es un antiguo palacio situado bajo las laderas del Monte Grifone de la Conca d'Oro. El palacio, fortificado en aquel entonces (de aquí el nombre de castillo), se encontraba al interior de un principesco parque llamado La Favara, cuyo nombre en lengua árabe significa 'el manantial' (al-fawwāra). Cien años más tarde el rey Rogelio II de Sicilia (1095-1154) quedó cautivado por la belleza del lugar y decidió, además de reformar el palacio, crear a su alrededor un gran estanque cuyo nombre, Maredolce, será desde entonces asociado a este lugar.

Castillo de Maredolce - vista exterior con portal sur
El palacio-castillo de Maredolce recién restaurado, a la izquierda se ve, vallada, una zona de excavaciones. Los cañizares que se ven a la derecha surgen en la orilla del que fue el estanque del Maredolce, la laguna artificial creada por Rogelio II.

El palacio se halla en una calleja muy estrecha, el Vicolo del Castellaccio, bocacalle de la Via Giafar (ver ubicación). En su fachada principal, orientada hacia noroeste, se halla el portal de entrada con, a su izquierda, la capilla construida bajo el reinado de Rogelio II.

El antiguo edificio, hoy propiedad de la Región de Sicilia, se encuentra abierto y parcialmente restaurado. En su interior, además de la pequeña Capilla de San Filippo, restaurada en los año '40 del pasado siglo, se encuentran unas salas de exposición donde pueden verse, en unos paneles explicativos (en italiano), fotos antiguas, mapas y reconstrucciones visuales del conjunto. También hay una pequeña sala donde se muestran las hallazgos de cerámicas procedentes de la campañas de excavaciones que se han llevado a cabo en la zona. La visita del palacio incluye un paseo por el exterior, donde se ven unas excavaciones de la época romana, y por el patio interior, que el palacio comparte con unas viviendas particular abusivas que aún no han sido expropiadas.

Castillo de Maredolce - Capilla de San Filippo
La Capilla de San Filippo, de arquitectura árabe-normanda, fue construida durante la primera mitad del siglo XII para ser la capilla del palacio. En los años '40 del pasado siglo fue escogida para dar comienzo al aún inacabado proceso de recuperación y restauro del conjunto arquitectónico.

[]

Horario y días de visita

El Castillo de Maredolce se puede visitar todos los días laborales y el primer domingo de cada mes, los horarios de abertura varían según el día: Lunes, miércoles, viernes y primer domingo del mes, abre desde las 09:00 hasta las 13:00. Martes y sábado, abre desde las 09:00 hasta las 18:30. El jueves queda cerrado. La entrada es libre.

Castillo de Maredolce - fachada exterior y portal
La fachada exterior con el portal principal abierto. Se ve el exterior de la capilla con su portal cerrado y las pequeñas ventanas.

[]

Cómo llegar

Para llegar, desde la estación de trenes Stazione Palermo Centrale, hay que tomar la línea 1 del tranvía, bajarse en la Via Amedeo d'Aosta y caminar unos pocos metros hasta la parada del bus número 212 (ver recorrido), o bien caminar unos 20 minutos hasta el número cívico 23 del Vicolo del Castellaccio. En ambos casos al bajar del tranvía hay que cruzar la avenida Corso dei Mille (de donde venimos) y entrar en la calle Via Sangiovanni di Dio (la misma calle, con otro nombre, de la parada del tranvía) donde están la parada de la línea 212 y, unos cien metros más adelante, el tunel que sortea las vias del tren con su corredor peatonal separado del carril de los coches (ver en Street View).

Castillo de Maredolce - la sala de la entrada
La sala de la entrada vista desde la puerta que da a la capilla, al fondo se ve el salón principal del palacio desde el cual se accede al resto del conjunto. La ventanas, pequeñas y situadas en alto, son características en las edificaciones moriscas.

[]

Visita del palacio

Al entrar por el portal se encuentra una sala donde se ven los primeros paneles informativos (todos están escritos en italiano). Desde esta sala se puede acceder a la pequeña capilla (desacralizada) situada a la izquierda o, a través del salón que hay a la derecha, al resto del conjunto.

El salón principal del palacio tiene el mismo diseño de la sala de la entrada, aunque sea más alargado. Los techos de las bóvedas cruzadas son bastante altos y las pequeñas ventanas, situadas a cierta altura, proporcionan el recambio de aire. Los tres paneles explicativos que hay en esa sala muestran detalles del exterior del conjunto, de las obras de restauro, del sistema hidráulico, incluidos los molinos, y de su historia.

Castillo de Maredolce - el salón principal
El salón del Castillo de Maredolce visto desde la pared que colinda con la calle. La puerta que se ve a la izquierda conduce a la pequeña sala donde se exponen las cerámicas y al pasillo que lleva al patio interior del palacio (juntos al pasillo están los servicios públicos).

La pequeña sala donde se exponen las cerámicas halladas durante las excavaciones solo cuenta con dos mostradores, uno vertical y otro horizontal. En el vertical se hallan unas piezas enteras, en el horizontal unos fragmentos. Las cerámicas halladas en la zona son de cuatro tipos:

  1. Las ánforas que se utilizaban, según una técnica importada desde Oriente Medio, para rellenar las estructuras de las bóvedas y contener su peso, como las que se han hallado en el Palacio de la Zisa.
  2. Las ánforas que se utilizaban para el transporte y el almacenamiento de líquidos, algunas dotadas de un pico vertedor.
  3. Los cangilones que se instalaban en las norias.
  4. Los coladores que se utilizaban para extraer la melaza de la caña de azúcar (solo quedan fragmentos).
Castillo de Maredolce - la sala de exposición de las cerámicas
La pequeña sala donde se exponen las cerámicas.

Las cerámicas se remontan a tres épocas distintas, la árabe-normanda (siglos XI y XII) la suaba (siglo XIII) y la aragonesa (siglos XIV y XV). A esta última se remontan los coladores de la melaza obtenida con la molienda de la caña de azúcar que, durante esta época, se cultivaba gracias a la riqueza de agua y a las técnicas de regadío.

Castillo de Maredolce - el almacén con los hallazgos de las excavaciones
El almacén donde se almacenan los hallazgos de las excavaciones.

Después la visita del palacio sigue por el patio interior, el cual se divide en dos áreas distintas. La primera es accesible desde el interior del conjunto monumental, la otra desde el exterior, a través de una arco-portal que se halla en la Via Castellaccio (a la izquierda del portal de la capilla), el mismo que utilizan los residentes de las viviendas recabadas al interior del conjunto.

Castillo de Maredolce - el patio interior
El patio interior visto desde la puerta que da al interior del palacio. A lo largo de la pared se ven las puertas que dan a pequeñas salas donde pueden verse las excavaciones. La última puerta de la derecha conecta con otro salón a través del cual se baja al Parco della Favara.

Desde el área del patio, a la que se llega desde el interior del palacio, se puede acceder a las salas que se hallan a lo largo del que fue el pórtico del conjunto. En su interior se encuentra unas muestras de los distintos niveles de la excavación que ha sacado a la luz hallazgos perteneciente a distintas épocas históricas. A través de la última sala se accede a otro salón desde el cual, a través del portal sur del palacio, se puede bajar al exterior del palacio donde se hallaba la Laguna del Maredolce.

Castillo de Maredolce - el salón de acceso al parque
El salón desde donde se accede al parque, situado en el ala del palacio que mira hacia el Maredolce.

Al salir al parque, desde el rellano de la escalera, se tiene una buena vista de la que fue la Laguna del Maredolce. La cantidad de agua presente depende de las precipitaciones y, si se llega durante el verano, lo más probable es que se halle completamente seca.

Castillo de Maredolce - la laguna vista desde la escalera
Una vista del Maredolce con detrás los edificios del barrio Brancaccio. El espejo de agua en origen fue mucho más amplio pero, después del drenado de la laguna (siglo XVII) se ha ido reduciendo.

A lo largo de la fachada suroeste del palacio, en la cual se abren las ventanas del salón principal, hay unas excavaciones arqueológicas que han sacado a la luz restos de construcciones de la época romana.

Castillo de Maredolce - el área arqueológica
La fachada suroeste con el área arqueológica. Al fondo se ve el Parco della Favara.

Rodeando el edificio, siguiendo el área que fue en el pasado parte de la laguna, se llega hasta la fachada noreste. Detrás de esta fachada se hallan algunas de las viviendas de particulares.

Castillo de Maredolce - la fachada este del palacio
La fachada este del palacio. Las tres fachadas que miran hacia el parque, en el pasado, estaban bañadas por las aguas de la Laguna de Maredolce.

[]

Algo de historia

El área donde se halla el palacio, como demuestran las excavaciones arqueológicas, fue habitada desde la época romana. Los restos de edificaciones encontrados se asocian con la explotación agrícola y ganadera extendida, desde la antigüedad, en toda la Conca d'Oro. Durante el periodo islámico la productividad de este sistema agrícola-ganadero fue incrementada considerablemente gracias a la creación de un sistema de canales subterráneas (qanat) que hacía confluir el agua procedente de los Montes de Palermo en una red trazada para repartir el precioso recurso en toda la llanura.

Los manantiales, situados bajo las laderas de los montes que enmarcan la Conca d'Oro, se volvieron de fundamental importancia para la economía de la ciudad. A consecuencia se creó un conjunto de fortificaciones para proteger este valioso recurso. A principio del siglo XI, en uno de estos emplazamientos el emir Giafar al-Kalbi II creó un palacio de ocio y descanso que, después de ser modificado por el rey Rogelio II, se convertirá en el actual Castillo de Maredolce.

Castillo de Maredolce - la boca del qanat del Monte Grifone
La boca de salida del qanat que interceptaba el agua del manantial del Monte Grifone. Nos encontramos en el descampado que se halla frente la esquina suroeste del palacio.

El mismo Rogelio II hizo crear alrededor del palacio un estanque llamado, por su gran tamaño, Maredolce (Mar-dulce). El lago artificial interceptaba el agua procedente del qanat que canalizaba el agua procedente del caudaloso manantial situado bajo las laderas del Monte Grifone. Este agua, después de fluir a través del Maredolce, bajaba por un canal hacia el valle en dirección de la iglesia de San Giovanni dei Lebbrosi. Su recorrido coincidía con el eje formado, hoy en día, por la Via Conte Federico y la Via Brancaccio. A lo largo del arroyo se hallaban cuatro molinos (Mulino di San Filippo, Mulino delle Pergole, Mulino della Scaffa y Mulino di San Cristoforo), como bien explica uno de los paneles que se hallan en el salón principal del Castillo de Maredolce.

Bajo el reinado de Federico II (1194-1250), nieto de Rogelio II, se producirá el primer intento, después de la caída de Roma, de unificar Italia bajo un único gobierno (el suyo). En esa época de la historia de Italia, mientras las élites se comunicaban entre sí utilizando el latín, la población de cada región había desarrollado su propio idioma regional llamado volgare (de este volgare regional proceden los actuales dialectos que se hablan en Italia). El proceso fue el mismo que vio en Europa el nacimiento de las lenguas romances (francés, occitano, español, catalán, portugués, rumano). Sin embargo, debido a la fragmentación política del país y a sus consistentes barreras geográficas, estos idiomas eran muy distintos entre región y región, lo que dificultaba la creación de una lengua nacional común.

Castillo de Maredolce - exteriores
La arquitectura exterior del palacio muestra su origen árabe.

Para contrarrestar esta situación, y espolear la creación de una identidad nacional que fomentase su propósito político, Federico II trajo a su corte, desde varias regiones del país, poetas y trovadores que, aportando los conocimientos del volgare de su lugar de origen fueran creando un idioma que pudiera ser compresible en todo el país. Así los intelectuales y artistas que ya formaban parte de la corte del Palacio de los Normandos crecieron en número. Para que pudieran tener un lugar donde desarrollar sus actividades Federico II les asignó el Castillo de Maredolce. A partir de entonces (1230) el palacio se convirtió en la sede de la Escuela poética siciliana.

El periodo de esplendor dl palacio terminó cuando, en el año 1328, el rey Federico II de Sicilia le entregó a la Orden de los Caballeros Teutones de la Magione, que transformó el palacio en hospital. Durante esta época se difundió, en los campos de los alrededores, el cultivo de la caña de azúcar. En el siglo siguiente, a partir del año 1460, el palacio con el conjuntos de sus tierras fue concedido en enfiteusis a la familia aristócrata del los Becadelli di Bologna. En el '600 el palacio pasó a manos privadas, fue cuando el estanque fue drenado y convertido en zona de cultivos.

En el transcurso de los siglos siguientes el palacio, ya completamente abandonado, fue cayendo en ruina hasta que, repartida su área en unidades más pequeñas, no fue utilizado para la creación de viviendas particulares. A principios del '900 comenzó un muy lento proceso de recuperación que vio, en la posguerra, la recuperación de la Capilla de San Filippo. Pero, será solo a partir del año 1992 cuando la administración regional dará comienzo a los tramites de expropiación de algunas viviendas particulares, lo que pondrá en marcha la recuperación y el restauro (de parte) del edificio y su abertura al público.