Ex mausoleo de Santa Cristina de Bolsena

Construida hacia el año 1174

por voluntad del arzobispo Gualtiero, esta pequeña iglesia normanda fue destinada en un principio a custodiar la urna funeraria de Santa Cristina di Bolsena, entonces patrona de Palermo (*). Según el relato tradicional los restos mortales de Cristina fueron trasladado desde la ciudad de Bolsena, donde a principios del siglo IV fue martirizada, hasta el puerto de Palermo. El barco se adentró en el delta del río Papireto, que en aquellos años pasaba por esta zona de la ciudad, y desembarcó a pocos metros de distancia de este lugar, hacia el año 1174. El arzobispo Gualtiero, el mismo fundador de la Catedral, decretó la fundación de esta pequeña iglesia para custodiar la urna.

(*) Actualmente la urna con los restos de Santa Cristina se encuentra al interior de la Catedral de Palermo, en la Capilla de las Reliquias Sagradas. Santa Cristina de Bosena es también llamada Santa Cristina de Tiro por su lugar de nacimiento, la ciudad de Tiro en el actual Libano. Como dato curioso, que tal vez no sea pura coincidencia, la capital de Sicilia fue fundada hacia el siglo VIII antes de Cristo como colonia comercial de la ciudad fenicia de Tiro.

Santa Cristina la Vetere - 2º pilar a la izquierda
Uno de los cuatro pilares que sostienen la bóveda central del edificio. Las dimensiones de estos pilares, como de las demás estructuras portantes, parecen desproporcionadas con respecto al tamaño de la iglesia y dejan suponer que hayan pertenecido a una estructura preexistente.

La iglesia fue construida al mismo tiempo de la Catedral. Según la opinión de los expertos se utilizó parte de una construcción anterior, probablemente la base de una torre de origen árabe, como atestigua el tipo de arco apuntado utilizado en la arquitectura fatimí que será luego adoptado en el estilo árabe-normando.

Santa Cristina la Vetere se encuentra casi al final del Cortile dei Pellegrini, una bocacalle de la Via Matteo Bonello a poca distancia de la fachada de la Catedral (ver ubicación). Se puede visitar todos los domingos entre la 10:00 y las 13:00. La entrada cuesta 2€.

Santa Cristina la Vetere - vista del exterior
Santa Cristina la Vetere como se ve al subir por el Cortile dei Pellegrini.

A lo largo de su historia, debido a su conexión con el área portuaria a través del río Papireto, la iglesia ha sido una parada en el recorrido que, desde Europa, seguían los peregrinos que iban a visitar Tierra Santa. Su gestión fue encomendada al Arzobispado de Palermo que se ocupada de brindar asistencia a los peregrinos.

Santa Cristina la Vetere - interior
El reducido interior caracterizado por los masivos pilares que sostienen la planta cuadrada del edificio.

El interior se caracteriza por una planta de cruz griega con tres naves de las cuales la izquierda muestra una pequeña capilla en la cual aún quedan, en las paredes laterales, los restos de unos frescos que representan San Pedro y San Pablo.

Santa Cristina la Vetere - San Pedro y San Pablo
Fresco de San Pedro y San Pablo.

En la nave derecha se encuentra un portal lateral que conectaba con el refugio de los peregrinos, quienes se hospedaban en la espera que zarpase el barco que les iba a llevar a Tierra Santa, o de regreso hacia Europa.

Santa Cristina la Vetere - portal lateral
El portal lateral (derecho) de la iglesia.

Frente al portal lateral se encuentran tres de las muchas lápidas funerarias repartidas por todo el suelo de la iglesia, todas custodian los restos de encumbrados eclesiásticos del Arzobispado.

Santa Cristina la Vetere - lápidas funerarias
Tres lápidas funerarias.

El interior de la iglesia ha sido reformado en el siglo XVI, después de que la iglesia pasara a los cuidados de la Orden Trinitaria (*), cuyas cruces rojas pueden verse en las paredes del templo. El altar mayor se remonta a este período. La bóveda del presbiterio, añadido en el siglo XVII, fue decorada con unos relieves en estuco que se han conservado hasta nuestros días (ver).

(*) La Orden Trinitaria, además de brindar asistencia a los peregrinos, durante siglos hizo una importante labor de rescate de aquellos Cristianos que habían sido capturados por los turcos. Fue esta orden que consiguió reunir los 500 ducados de oro exigidos por el rey de Argel para liberar Miguel de Cervantes, quienes fue rescatado el día 19 de septiembre de 1580 (Wikipedia).

Santa Cristina la Vetere - bóvedas
La bóveda del brazo derecho del transepto cuya ventana da al exterior.
Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +