La iglesia vista desde la Via Roma, a través de la Piazza San Domenico. Se ve al centro de la plaza la monumental Colonna di San Domenico.

la iglesia de San Domenico (ubicación) es la segunda iglesia más grande de Sicilia, después de la Catedral de Palermo. Su monumental fachada barroca, situada al fondo de la Piazza San Domenico, es visible desde la Via Roma. Esta céntrica plaza durante todo el año es uno del los lugares de la ciudad más frecuentados por los turistas. La iglesia se integra en el conjunto del Convento di San Domenico, el cual también incluye el Oratorio del Rosario di San Domenico cuyo acceso se encuentra detrás de la plaza, en la Via Bambinai.

La iglesia custodia importantes obras de arte que abarcan varios siglos de historia. Están las esculturas renacentistas de Antonello Gagini (portal claustro, capillas de San José y del Sagrado Corazón) y las esculturas de Giacomo Serpotta (fachada). Las pinturas de los maestros de los siglos pasados, dedicadas a las representaciones religiosas, decoran todas las capillas y los altares. El arte del tallado de madera está representado por el púlpito del siglo XVIII y el Cristo de la Capilla del Crucifijo. En la capilla de Santa Catalina de Siena se halla una hermosa estatua de cerámica que se remonta al siglo XVII.

Desde el año 1853 San Domenico se ha convertido en el Panteón siciliano de hombres y mujeres ilustres. A estos personajes, que se han distinguido en las luchas por la independencia, o han brillado en el campo de las ciencias y las artes, están dedicadas varias esculturas, expresión del arte moderno de finales del siglo XIX y de principios del XX.

Exterior

El exterior de la iglesia de San Domenico se caracteriza por su monumental fachada, terminada de construir en el año 1726, que domina la Piazza San Domenico en cuyo centro se halla la barroca Columna de la Inmaculada. El sector de fachada que corresponde a la nave central, como es normal en el barroco siciliano, sobresale ligeramente del resto y está enmarcado entre dos parejas de columnas. Los altos campanarios son visibles desde varios puntos de la ciudad.

La fachada de la iglesia vista desde la Via Roma. Las estatuas situadas sobre las columnas exteriores, obra de Giovanni Maria Serpotta, representan cuatro Papas dominicanos (Inocencio V, Pío V, Benedicto XI y Benedicto XIII). Giacomo Serpotta (abuelo de Giovanni Maria) esculpió las tres estatuas que se ven en los nichos: San Tomás de Aquino (izquierda), San Pedro (derecha) y Santo Domingo de Guzmán (arriba, en el remate de la fachada). Frente a la iglesia se ve la Columna de la Inmaculada.

A lo largo del lateral derecho del edificio se halla la Via Meli que baja hacia la homónima plaza, desde la cual se pueden apreciar las monumentales dimensiones del ábside de la iglesia. Desde esta misma plaza se enlaza la Via dei Bambinai que nos lleva en seguida al Oratorio de San Domenico.

El ábside de la iglesia de San Domenico visto desde la Piazza Meli. A la izquierda, bajo el árbol, se ven las dos ventanas rectangulares de la Capilla del Crucifijo, situada a la derecha del presbiterio.

[]

Interior

San Domenico es una iglesia con planta de cruz latina y dos naves laterales. La nave central se sostiene sobre siete arcos que descansan sobre ocho columnas que, al igual de las columnas de la fachada, están moldeadas a partir de un monolito de piedra gris extraída del Monte Billiemi (el monte que cierra el extremo noroeste de la Conca d'Oro). En correspondencia de cada arco, excluyendo el primero de cada lado, se halla una capilla lateral.

El interior de la iglesia.

En la última columna de la hilera izquierda se halla el púlpito de nogal que se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII, la misma época en la que se instaló el coro, en el ábside, y los dos órganos gemelos, en el transepto. Se desconoce el nombre del artesano local que talló la madera basándose en el diseño del fraile dominicano Giovanni Battista Ondars.

El púlpito en madera de nogal en cuyas cinco caras están talladas, de izquierda a derecha, las figuras del beato Giovanni Liccio, de San Vicente Ferrer, San Tomás de Aquino, San Antonino de Florencia y del beato Giacomo Salomoni. Detrás se ve la capilla de Santa Rosa de Lima, primera mujer canonizada en América del Sur, en cuyo altar se halla un lienzo del siglo XVII atribuido a Girolamo di Fiandra.

La estructura de San Domenico se caracteriza por un doble transepto en cuyos coros altos laterales (cantorías) se hallan instalados, desde la segunda mitad del siglo XVIII, los dos órganos de la iglesia.

El sector más interior del doble transepto visto desde el brazo derecho. Se ve la reja de hierro forjado que cierra la entrada a la Cripta, donde se hallan las sepulturas de los religiosos. A la derecha está la Capilla del Crucifijo, conocida por las esculturas renacentistas de Antonello Gagini. En alto se ve la estructura de madera del coro alto derecho que sostiene el órgano y, de frente, la balaustrada del presbiterio. Al fondo, al otro lado del transepto, está el altar dedicado a San Jacinto de Cracovia (las obras de restauro que se ven en la imagen se remontan al verano de 2016).

En el presbiterio, cuyas considerables dimensiones han determinado el traslado de la mesa ceremonial en el transepto, se halla el altar mayor, con la urna que custodia las reliquias del beato dominicano Pietro Geremia (Palermo 1399-1452), fundador la Universidad de Catania (1445). Detrás del altar, abarcando parte del presbiterio y la totalidad del ábside, está el coro, tallado en madera de nogal según diseño de Giovanni Battista Ondars.

La nueva mesa ceremonial, en bronce y esmalte, se ha instalado en 1987 al principio del transepto debido a la necesidad de acercar el oficio de la misa a los fieles que, en el arreglo anterior con la misa oficiada desde el presbiterio, apenas veían el sacerdote. Se ve la ubicación de los dos órganos, instalados el el sector más interior del doble transepto. Al fondo está el altar mayor con detrás el coro del siglo XVIII.

[]

Nave izquierda


La nave izquierda de la iglesia de San Domenico.

La nave izquierda de la iglesia de San Domenico presenta las siguientes capillas:
1ª, capilla de Santa Rosalía de Palermo (cuadro de altar pintado en 1670 por Andrea Carrera).
2ª, capilla de Santa Catalina de Siena.
3ª, capilla de Portal claustro (anteriormente fue la capilla de Santa Barbara).
4ª, capilla de San Raimundo de Peñafort.
5ª, capilla de Capilla Benedetto.
6ª, capilla de Santa Rosa de Lima. Cuadro de altar que representa la Santa, primera mujer canonizada en América del Sur, vistiendo el habito dominicano.

La capilla de Catalina da Siena, patrona de Italia. La estatua de cerámica se remonta al siglo XVII.

El portal del claustro, abierto en la antigua capilla de Santa Barbara, la tercera en la nave izquierda de la iglesia.

Estatua renacentista de Santa Barbara que se atribuye a Antonello Gagini.

Capilla de San Raimundo de Peñafort. El cuadro de altar que representa el Santo dominicano fue pintado en 1601 por Gaspare Vazzano, uno de los dos pintores apodados el Zoppo di Gangi (el cojo de Gangi, un pueblo de las Madonia).

Capilla dedicada a los Hermanos Di Benedetto (Salvatore, Pasquale y Raffaele) fallecidos durante las guerras de independencia. Al centro de la capilla se halla el mausoleo de Raffaele Di Benedetto, capitán del ejercito y uno de los fundadores de la Società degli operai (Sociedad de los obreros), la primera organización sindical de Sicilia.

[]

Nave derecha


La nave derecha vista desde el transepto.

Al principio de la nave se halla custodiada la peana procesionaria de la Virgen del Rosario, a continuación se hallan las siguientes capillas:
1ª, capilla de Nuestra Señora de Lourdes.
2ª, capilla de Tomás de Aquino.
3ª, capilla de San José de Nazaret.
4ª, capilla de Santa Ana.
5ª, capilla de Portal lateral sellado (mausoleo del juez Falcone).
6ª, capilla de San Vicente Ferrer.

La peana procesionaria de la iglesia, en ella se muestra la Virgen del Rosario, con el Niño, que entrega el Rosario a Santo Domingo. Los simulacros, en madera tallada, son obra del escultor Girolamo Bagnasco (Palermo, 1759-1832) que se hizo famoso por sus figuras de belén. El pedestal, que parece de mármol, es en realidad de madera pintada.

Cristo en la Cruz con San Tomás de Aquino y Santa Magdalena (segunda capilla), pintura del 1573 obra de Giovanni Paolo Fondulli, pintor renacentista activo en Sicilia durante la segunda mitad del siglo XVI.

El mausoleo que custodia los restos mortales de Lauretta Li Greci (15 de noviembre de 1833 - 3 de julio de 1849) en la capilla de San Tomás de Aquino. Fue una poetisa siciliana que falleció a la edad de poco más de 15 años.

La capilla barroca de San José de Nazaret con la estatua renacentista (siglo XVI) de Antonello Gagini que representa San José con Jesús de niño.

La cuarta capilla, dedicada a Santa Ana. El cuadro de altar (siglo XVII) que representa Santa Ana con María de niña fue pintado por Rosalía Novelli, hija de Pietro Novelli cuyo mausoleo se halla en esta iglesia, entre la capilla de Santa Teresa y el transepto.

Capilla de San Vicente Ferrer. El cuadro de altar (1787) es obra de Giuseppe Velasco (Palermo, 1750-1827) pintor neoclásico hijo de españoles residentes en Palermo que, a la edad de 15 años, adoptó el apellido Velazquez debido a su admiración por el pintor sevillano Diego Velázquez.

[]

Transepto

Cuadro de altar en el brazo izquierdo del transepto: El Niño, en los brazos de la Virgen, entrega el Rosario a Santo Domingo en presencia de Santa Cristina, San Vicente Ferrer y Santa Ninfa. Esta obra de arte religioso se remonta al año 1540 y fue pintada, sobre tabla de madera, por Vincenzo degli Azani. En los retablos y en la luneta se representan los Misterios del Rosario.

La iglesia de San Domenico se carcteriza por un doble transepto, cuyas dos partes quedan separadas por dos monumentales pilares que sostienen cuatro arcos, dos de los cuales quedan situados en línea con las naves laterales. Los otros dos arcos, perpendiculares a los primeros, sirven para alojar los dos monumentales órganos de la iglesia.

El doble transepto cuyo centro se halla ocupado por la mesa ceremonial, que substituye la del altar mayor que, debido a las dimensiones de la iglesia, queda muy alejada de los fieles. A la izquierda se ve el presbiterio, con detrás el coro del siglo XVIII, al centro el órgano derecho, situado en el sector más interior del doble transepto, a la derecha el altar de Santo domingo de Guzmán, en el primer brazo derecho del transepto, separado del segundo por un arco. La decoración navideña, con árbol y belén, es del mes de diciembre de 2016.

En el sector exterior del doble transepto, que no difiere del de las demás iglesias, se hallan los dos Cappellone (grandes capillas) de la Virgen de Rosario (izquierda) y de Santo Domingo (derecha). En el segundo, más interior, se hallan el altar de San Jacinto de Cracovia (izquierda) y el mausoleo de Francesco Crispi (derecha). En este sector más interior del transepto se abren, además, las capillas del Sagrado Corazón (izquierda) y del Crucifijo (derecha).

Los dos brazos izquierdos del transepto. En el primero, de frente en la imagen, está la Capilla de la Virgen del Rosario, en el segundo está el altar de San Jacinto de Cracovia. A la derecha se ve el teclado que acciona los dos órganos. Detrás del órgano, en el bazo izquierdo del segundo transepto, se ve la puerta de la antesacristía (para ver la sacristía abrir el enlace del Claustro de San Domenico, en la barra lateral al principio de página).

El segundo brazo izquierdo del transepto, con el altar dedicado a San Jacinto de Cracovia. El cuadro de altar, pintado sobre pizarra, es de escuela flamenca y se remonta al siglo XVII. A la izquierda se halla el mausoleo dedicado al almirante Ruggero Settimo que, en el año 1848, presidió el parlamento revolucionario que se reunió en esta misma iglesia. A la derecha se ve el portal de la antesacristía.

El altar barroco de Santo Domingo en el primer brazo derecho del transepto. El cuadro de altar, que representa Santo Domingo en éxtasis frente a la Cruz, fue pintado en 1603 por Gaspare Vazzano (uno de los pintores apodados Zoppo di Gangi). Los retablos laterales representan episodios de la vida del Santo.

El mausoleo de Francesco Crispi, primer ministro de Italia entre 1887 y 1891, situado en el segundo brazo derecho del transepto. El portal que se ve a la izquierda se abre al exterior del edificio dando a la escalera que baja a la Piazza Meli.

Órgano en cornu Evangelii (a la izquierda mirando el altar) instalado en 1769. El órgano en cornu Epistulae (a la derecha mirando el altar), fue instalado después, en 1781.

[]

Capilla del Sagrado Corazón

A la izquierda del presbiterio se encuentra la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús (Cappella del Sacro Cuore di Gesù). En la cara interior de las pilastras del arco frontal pueden verse dos releves renacentistas de autor desconocido, a la izquierda un medallón con la Virgen y a la derecha un releve con San Jerónimo.

La Capilla del Sacro Cuore di Gesù. En la pared derecha se halla el mausoleo de Michele Amari, historiador de fama internacional y estudioso de la cultura árabe, autor del ensayo Historia de los Musulmanes de Sicilia. Se ve la urna funeraria de aspecto neoclásico y, más arriba, el busto en bronce.

El medallón con el releve de la Virgen, situado en la pilastra derecha del arco frontal de la capilla.

[]

Capilla del Crucifijo

La capilla del Crucifijo está situada a la derecha del presbiterio. Su altar mayor muestra un Crucifijo tallado en madera por el escultor Giovanni Antonio Matinati, activo durante la primera mitad del siglo XVI. Cerca del altar, en un nicho de la pared izquierda, se halla un releve de la Santa Trinidad esculpido en el año 1477 por Rinaldo Bartolomeo. En la cara interior de la pilastra izquierda del arco frontal está la escultura renacentista de Santa Catalina de Alejandría, frente a ella se ve la Piedad. Ambas esculturas son obra de Antonello Gagini. Al taller de la familia Gagini se atribuye la pila de agua bendita que se halla a la derecha de la capilla.

La Capilla del Crucifijo.

La Piedad de Antonello Gagini. A la derecha se ve la pila de agua bendita elaborada por los artistas del taller de su familia.

[]

Presbiterio y ábside


EL altar mayor de la iglesia de San Domenico. La urna custodia las reliquias del Beato Pietro Geremia.

El presbiterio de la iglesia se caracteriza por un monumental altar creado con mármoles policromados, piedras duras y cobre. En el se halla la urna que custodia un simulacro y las reliquias del Beato Pietro Geremia fraile dominicanos nacido en Palermo, Prior de Convento de Santa Cita y fundador, con decreto de Alfonso V de Aragón, de la Universidad de Catania. Detrás del altar, poco visible para los visitantes (el acceso al área central del transepto está vedado), se halla el coro del siglo XVIII en madera de nogal. La bóveda, al igual de las demás bóvedas de la iglesia y de las paredes del ábside, está pintada de blanco.

El presbiterio, con la decoración navideña, visto desde el transepto.

[]

Algo de Historia

La iglesia de San Domenico está administrada por la Orden de Predicadores, también llamada Orden dominicana, fundada por Domingo de Guzmán Garcés. Su larga historia está ligada a la llegada de esta Orden a Palermo, en la segunda mitad del siglo XIII.

La pila de agua bendita renacentista, en forma de concha de mar, que se halla entrando a la derecha. En el pedestal se ve el Perro que lleva una antorcha, símbolo de Santo Domingo. El releve sobre la pila muestra la llegada de los primeros Dominicanos a Palermo.

La designación del solar para la construcción de iglesia y convento se remonta al 1270, cuando a la recién llegada Orden de Predicadores será donada, por dos familias nobles de la ciudad, la iglesia de Santa Úrsula, en cuyo solar se construirá la primera iglesia de Santo Domingo. La obra de este primer templo acabará a finales de siglo. De esta construcción originaria en estilo árabe-normando, comenzada en el 1290 y acabada en 1300, solo quedan tres cuartas partes del claustro. A partir del 1420 el edificio será renovado y agrandado para después, en el siglo XVII, volver a quedarse pequeño. Fue entonces cuando, en el año 1640, se comienzan las obras de construcción de la actual iglesia, cuya considerable anchura será la causa de la demolición de parte del claustro del siglo XIII. La construcción terminó en el año 1726.

El claustro del siglo XIII en estilo árabe-normando.

El 12 de enero del año 1848 comenzó la Revolución Siciliana, una rebelión contra el absolutismo monárquico restaurado después de las Guerras Napoleónicas, que pronto se extenderá en toda Europa. El 25 de marzo, en rebeldía contra los Borbón de Nápoles, se reunirá en esta iglesia el Parlamento Siciliano con el almirante Ruggero Settimo como presidente. Ese mismo año las estatuas en bronce de Carlos III de España y de su esposa María Amalia de Sajonia, que se hallaban en el basamento de la Columna de la Inmaculada, fueron fundidas para hacer de ellas unos cañones (hoy en su lugar se hallan las estatuas de los Papas Pio IX y Pio XII). Todos estos acontecimientos otorgarán a la iglesia de Santo Domingo un gran valor simbólico por lo que, en los años siguientes, será escogida como panteón de aquellos sicilianos que habían contribuido a la causa de la unificación nacional, además de aquellos que se habían distinguido en el ámbito de las ciencias y la cultura.

El mausoleo del almirante Ruggero Settimo, en el bazo interior izquierdo del transepto.

Recientemente la iglesia ha sido restaurada, no obstante en el techo de la nave derecha, y en en el área detrás del transepto también derecho, aún quedan unos trabajos por hacer.

Información practica

La iglesia de San Domenico abre al publico desde el martes hasta el domingo.
El horario de visitas es el siguiente:
de martes a viernes, desde las 09:30h hasta las 13:30h
sábados y domingos, desde las 09:30h hasta las 13:30h y desde las 17:00h hasta las 19:00h
Para visitar el claustro, acesible desde la nave izquierda, hay que pagar una entrada de 2€.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License