Una vista del claustro de la iglesia de San Domenico sacada desde el área más antigua del claustro (lado norte). Se ve el portal que comunica con el interior de la iglesia y el pórtico creado después de la última reforma del edificio (siglo XVII).

El claustro de la iglesia de San Domenico representa el sector más antiguo de todo el conjunto arquitectónico formado por la iglesia, el convento y el oratorio. Fue construido a finales del siglo XIII cuando en Palermo aún persistía una fuerte influencia del estilo árabe-normando. Su construcción fue patrocinada por la familia Chiaramonte que, pocos años después, acometerá la construcción de unos de los palacios más emblemáticos de Palermo, el Palazzo Chiaramonte Steri. El acceso al claustro, que hasta el 2015 estuvo cerrado, se ha abierto al público en ocasión del octavo centenario de la creación de la Orden Dominicana (Jubileo de la Orden de Predicadores).

En el siglo XVIII, la planta cuadrada del claustro de San Domenico fue recortada en forma rectangular para dar lugar a la construcción de la actual iglesia, que substituyó la del '400 que, a su vez, había substituido la originaria de 1270. Debido a la escasa solidez del subsuelo a sur de la iglesia del '400, los dominicanos prefirieron sacrificar parte del claustro para que los cimientos del nuevo y monumental edificio tuviese la solidez necesaria. Debido a eso veremos como el pórtico del claustro que colinda con la iglesia tiene diferente aspecto. Al interior del claustro se asoma el Museo del Risorgimento cuyo acceso principal se abre en la Piazza San Domenico, y la Sala Santa Barbara, desde la cual los visitantes pueden acceder a la sacristía de la iglesia.

El área más antigua del claustro, con el pórtico del '200.

En el claustro, al igual que en la iglesia de San Domenico, se hallan varias sepulturas. Algunas, como las de la Familia Chiaramonte, no han resistido el paso del tiempo, otras, las más recientes, han llegado intactas hasta nuestros días. Entre ellas destaca el monumento funerario dedicado a Giacomo Serpotta, que perteneció a la hermandad del Oratorio de San Domenico, situado cerca del portal que comunica con el interior de la iglesia. Otro Siciliano ilustre que descansa en este lugar es Giovanni Corrao, general de Giuseppe Garibaldi y activista político.

Claustro

La entrada del claustro se halla en correspondencia de la cuarta bóveda de la nave lateral norte (izquierda) de la Iglesia de San Domenico. Nada más asomarse se pueden ver las columnas de orden dorico, parecidas a las que vemos al interior de la iglesia, aunque más pequeñas, que se remontan a la última ampliación de la iglesia (1640). Esta fue recabada a expensas del claustro cuya anchura sur-norte fue reducida considerablemente. Por consecuencia el lado sur del claustro, el que colinda con el templo, presenta un aspecto distinto de los demás.

La entrada del claustro de San Domenico, situada en la nave norte (izquierda) de la iglesia.

En este sector sur del claustro, cerca de la entrada, se halla el monumento funerario dedicado a Giacomo Serpotta cuyas obras maestras, los estucos del Oratorio de San Domenico y del Oratorio de Santa Cita, se pueden admirar muy cerca de aquí. Las columnas que sostienen el pórtico, al igual de las de la nave central de la iglesia, están hechas de piedra gris del Monte Billiemi de la Conca d'Oro. Fijarse como son todas iguales entre si, a diferencia de las que veremos en el área más antigua del claustro, procedentes de edificios de la antigüedad o de la alta Edad Media y reutilizadas por los Dominicanos.

El pórtico del lado sur del claustro, se ve de perfil la sepultura de Giacomo Serpotta, situada muy cerca del portal que da al interior de la iglesia.

El monumento funerario que custodia los restos mortales de Giacomo Serpotta.

Comenzaremos nuestro recorrido al interior del claustro en sentido horario, lo que nos llevará a pasar por el lado oeste del pórtico, frente al Museo del Risorgimento, situado al interior del ala norte del antiguo convento dominicano, entre el claustro y la Piazza San Domenico. A lo largo de este lado del claustro, y al principio del siguiente (lado norte) veremos varias lápidas que recuerdan algunos protagonistas de las Guerras de Independencia de Italia y de la Gran Guerra.

Lado oeste del claustro, el que mira hacia la Piazza San Domenico, donde se halla el Museo del Risorgimento. Al museo se puede acceder desde la misma plaza, donde se halla su portal.

En la cobertura del pórtico vemos las bóvedas cruzadas que, en el '500, substituyeron las bigas de madera que se remontaban a finales del '200.

La sepultura de Giovanni Corrao (pórtico lado norte), patriota que participó en la Revolución Siciliana del 1848 y en las luchas por la independencia de 1860. Sobre el campo de batalla se ganó el titulo de General, que le confirió el mismo Garibaldi durante la campaña militar que llevó la guerra de independencia a la península. Después de la unificación nacional, desilusionado por la actitud del Reino de Italia hacia Sicilia, abandonó el ejercito y se dedicó a la oposición política. Fue asesinado el 3 de agosto de 1863. En las diligencias judiciales abiertas por el crimen, que nunca fue castigado, se utilizó por primera vez en la historia la palabra Mafia.

Al comenzar nuestro recorrido por el área más antigua del claustro nos fijamos en las antiguas columnas que, emparejadas, sostienen sus arcos. Muchas de ellas proceden de edificios de la antigüedad y, como en el caso de los monumentos árabe-normandos, han sido reutilizadas. La columnas entorchadas, que según la tradición fueron utilizadas en el Templo de Jerusalén, se difundieron el la Europa paleocristiana (últimos dos siglos del Iperio Romano y alta Edad Media) sobre todo en las construcciones de carácter religioso. Sus capiteles están esculpidos con motivos floreales y, al igual de sus basas, tienen tamaños diferentes para ajustar sus distintas alturas a los arcos del pórtico. Los capiteles rectangulares, que descansas sobre los de las columnas muestran unos emblemas que, con toda probabilidad, pertenecieron a familias que han contribuido con sus donativos a la creación de la primera iglesia de Santo Domingo.

Hilera de columnas en el pórtico del lado oeste del claustro.

El pórtico norte del claustro, al encontrarse en el lado contrario de la iglesia, es el único de los cuatro que se mantiene tal y como fue creado en el siglo XIII. En cambio los lados oeste y este fueron recortados durante la construcción de la iglesia, en el siglo XVII (ya sabemos que el pórtico sur fue completamente derruido).

El pórtico del lado norte claustro, a la izquierda se ve la sepultura de Giovanni Corrao. Los pilares que sostienen sus esquinas son de ladrillo rojo, a diferencia de los del lado sur, más recientes, que son de piedra caliza.

Desde el frente norteste del claustro se puede ver, entre palmeras y plataneros, el campanario izquierdo de la iglesia de San Domenico.

El campanario izquierdo de San Domenico y los arcos del pórtico sur del claustro.

En el lado este del claustro se halla la entrada de la Sala Santa Barbara que, a su vez, conecta con la sacristía. En este sector del conjunto se halla también el Oratorio di San Domenico pero, para visitarle, hay que salir al exterior y rodear el conjunto por la Via Meli - Via Bambinai, como para ir al Oratorio de Santa Cita (la visita de los dos oratorios está asociada y se puede sacar un billete de entrada valedero para ambos).

El pórtico del lado este del claustro, se ve la entrada de la Sala Santa Barbara.

[]

Sala Santa Barbara

La Capilla de Santa Barbara, hoy llamada Sala Santa Barbara, fue la Sala capitular del convento dominicano. En ella la comunidad se reunía para comentar las Escrituras y mantener conversaciones sobre los temas de común interés.

La sala Santa Barbara vista desde la entrada.

Hasta el día 25 de setiembre de 2016, en la Sala Santa Barbara se podrá visitar una exposición de pinturas cuyo tema es la representación de Santos Dominicanos.

La Aparición de la Virgen a San Vicente Ferrer, un oleo sobre lienzo del siglo XVII, obra de pintor siciliano desconocido.

Al centro de la sala se halla expuesta una Custodia en plata que se remonta al siglo XVIII, época en la que el arte de los orfebres de Palermo tocó su ápice. Desde la Sala Santa Barbara se accede a la Sacristía de la iglesia de San Domenico.

La custodia del siglo XVIII expuesta en la Sala Santa Barbara. Se ve, detrás a la derecha, la puerta que conduce a la sacristía.

[]

Sacristía

La actual sacristía de la iglesia de San Domenico fue construida a partir del año 1721. Los trabajos finalizaron en 1723, cuando se terminaron de instalar los armarios en madera de nogal tallada sobre diseño del fraile dominicano Lorenzo Olivier.

La sacristía con el altar al fondo

El altar de la sacristía muestra un Crucifijo del siglo XV en madera tallada y pintada.

El Crucifijo de la sacristía.

En la sacristía se halla una escultura de madera que representa el Ecce Homo. Su creación se remonta al siglo XVIII y se desconoce el nombre de su autor.

Escultura del Ecce Homo (siglo XVIII), realizada en madera tallada y pintada.

Desde la sacristía se accede, a través de una puerta, a la Capilla del Ecce Homo.

La sacristía vista desde el altar. A la izquierda se ve, abierta, la puerta de la Capilla del Ecce Homo. A la derecha la estatua del Ecce Homo.

[]

Capilla Ecce Homo

La pequeña Capilla del Ecce Homo, abierta al público por primera vez en ocasión de este Jubileo Dominicano, fue creada también, como la sacristía, en el siglo XVIII.

Una vista de la Capilla del Ecce Homo con el altar al fondo

En el interior de la capilla, de estilo barroco tardío, resalta un lavadero esculpido en mármol situado en el lado contrario del altar.

El lavadero barroco de la Capilla del Ecce Homo.

Información practica

Los horarios de visita, los mismos de la iglesia de San Domenico, son los siguientes:
de martes a viernes, desde las 09:30h hasta las 13:30h
sábados y domingos, desde las 09:30h hasta las 13:30h y desde las 17:00h hasta las 19:00h.
El precio del billete es de 2€.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License