Santa Maria della Catena vista desde la iglesia de San Giovanni dei Napoletani. A lo largo de la Via Vittorio Emanuele se ve, haciendo esquina, la estructura que se remonta a la anterior iglesia de Santa Maria del Porto. A continuación está el Archivio della Cadena (antiguo Convento de los Teatinos anexo a la iglesia). Al fondo, detrás de la señal de tráfico, se ve la Porta Felice donde, frente al mar, termina la Via Vittorio Emanuele.

Santa Maria della Catena (ubicación) es una iglesia situada casi al final de la Via Vittorio Emanuele, entre la céntrica avenida y el antiguo puerto natural de la ciudad, la Cala, hoy convertido en puerto turístico.

El actual edificio fue construido entre 1490 y 1520 en el solar anteriormente ocupado por la iglesia de Santa Maria del Porto, cuya existencia está documentada desde 1330 (aunque probablemente fuera edificada en época anterior).

El proyecto, obra del arquitecto Matteo Carnilivari (el mismo creador del Palazzo Abatellis), integró en la estructura del edificio la Capilla de la Virgen de la Cadena, perteneciente a la anterior iglesia.
El estilo arquitectónico predominante de la iglesia es el gótico-catalán, en el se introducen unos detalles renacentistas, muchos de los cuales creados por la mano de los hermanos Giacomo y Vincenzo Gagini, hijos de Antonello Gagini quién también trabajó en el frontal del altar de la Capilla de la Virgen de Gracia.

Exterior

El exterior de Santa Maria della Catena queda casi completamente aislado de construcciones, con la excepción del brazo derecho del transepto que colinda con el antiguo Convento de los Teatinos (*), construido en 1602, en el cual aún se halla instalado el campanario de la iglesia.

(*) Después de 1866 el convento, ya utilizado como hospital, fue convertido en Archivio della Catena, uno de los dos Archivos del Estado presentes en la capital de Sicilia. El otro, el Archivio della Gancia, se halla en el patio de la Iglesia de la Gancia.

La fachada noroeste de la iglesia vista desde el muelle del puerto. Las pilastras marcan cada sector del edificio: el pórtico, las cuatro arquería de las naves (en la segunda se abre el portal lateral renacentista) y las dos del transepto.

La fachada noroeste de la iglesia, bien visible desde el puerto de la Cala, muestra un conjunto de ajimeces de los cuales se ha perdido la columna central. La fachada lateral mezcla el gótico-catalán de las ventanas y del arco de carpanel del pórtico con el estilo renacentista del portal lateral y de las pilastras que enmarcan cada sector del edificio.

El exterior del ábside central visto desde el angosto patio exterior del Archivio della Catena. Si se pone atención se ve, en alto a la izquierda, la cuerda que, accionada desde este mismo patio, permite tocar las campanas.

La fachada principal, con su pórtico de tres arcos y sus dos torres laterales, se abre en la pequeña Piazzetta delle Dogane, donde se hallaba una de las puertas da la muralla portuaria. En el frontal se ve una lápida que recuerda la escala que hizo en el puerto, durante la hambruna de 1582, un barco cargado de trigo cuyo cargamento salvó la población. Sobre la lapida, al interior de un nicho, se encuentra la estatua de Santa Catalina de Alejandría.

La fachada de Santa Maria della Catena con la escalera piramidal que sube hasta el pórtico. En la imagen se ven los mastiles de los barcos de recreo amarrados en el puerto de la Cala. Detrás se ve el Monte Pellegrino.

[]

Pórtico

El pórtico, en el cual se abren los tres portales frontales de la iglesia, es un bonito mirador sobre el puerto de la Cala, por lo que es frecuente ver turistas que, aún sin visitar el interior de la iglesia, suben hasta el para hacer unas fotos desde sus barandillas.

Una vista del pórtico desde la calle Salita dell'Intendenza, al otro lado de la Via Vittorio Emanuele. Frente la iglesia se halla la Piazzetta delle Dogane, en la cual antiguamente se abría una de las siete puertas de la ciudad que daban al puerto. Al fondo se ve el Monte Billiemi, al noroeste de la Conca d'Oro.

En el pórtico se hace evidente la mezcla entre el estilo gótico-catalán y el renacentista. Toda su estructura queda enmarcada entre las dos torres laterales que, además, le proporcionan estabilidad. Los arcos carpanel muestran una columnas cuyos capiteles, de orden corintio, fueron esculpidos por los hermanos Gagini. El arco central, algo más grande de los dos laterales, se sostiene enteramente sobre dos columnas monolíticas de piedra gris extraída del Monte Billiemi de la Conca d'Oro.

Una vista frontal del pórtico cuya anchura se corresponde a las tres naves del interior, a la derecha (ventana con reja de hierro) queda la estructura que perteneció a la anterior iglesia de Santa María del Porto. Bajo el pórtico se ven los tres portales renacentistas.

Los tres portales renacentistas son de mármol blanco de Carrara. Los marcos de los que corresponden a las naves laterales están decorados con motivos floreales. En el central, la decoración floreal es ausente en el marco, pero vuelve en los diez rosetones tallados sobre madera que decoran la puerta. Los dinteles tienen una función meramente decorativa, pues la función portante queda a cargo del arco que hay detrás. Los dinteles están rematados por unos releves que, en los portales laterales, representan la Adoración de los Magos y la Natividad. En el central está representada la Madonna delle Grazie (Virgen de Gracia) entre ángeles,

El portal de la nave izquierda, con el releve de la Adoración de los Magos.

El portal de la nave central, con el releve de la Virgen de la Gracia entre ángeles.

Detalle del portal de la nave derecha, con el releve de la Natividad.

[]

Interior

Santa Maria della Catena es una iglesia de planta basilical con tres ábsides y cuatro capillas por cada nave lateral. El presbiterio, con la mesa ceremonial, se halla en el transepto.

El interior de la iglesia visto desde el presbiterio, con la contra-fachada al fondo. A la izquierda están las capillas, ricamente decoradas, de la nave derecha.

Pila bautismal siglo XVII.

De las ocho capillas que tuvo la iglesia, tan solo las de la nave derecha se han salvado del perjudicial restauro efectuado en la segunda mitad del siglo XIX (*), afortunadamente interrumpido antes de afectar el resto del edificio. Las capillas de la nave izquierda fueron "restauradas" siguiendo al pie de la letra el concepto decimonónico de restauro, según el cual había que devolver a su estado originario el monumento, removiendo enteramente las decoraciones aplicadas en épocas sucesivas a la de su construcción. Debido a ello las decoraciones barrocas de las capillas de la nave izquierda fueron retiradas, respetando tan solo los monumentos funerarios y la pila bautismal del siglo XVII. A raíz de esta desafortunada intervención, esas capillas han quedado muy espolias.

(*) En 1866, siendo Italia recorrida por una fuerte ola anticlerical, el gobierno promulgó una ley que impuso el secuestro de las instituciones monásticas. Fue cuando todos los conventos de la ciudad fueron secuestrados y destinados a otro uso. A las iglesias fue permitido seguir oficiando misa, pero su control pasó a manos del Estado.

Segunda capilla de la nave izquierda, con el portal de la fachada noroeste. Tercera capilla, con el confesionario, y cuarta, con el teclado del órgano.

A lo largo de la nave lateral derecha se hallan cuatro capillas decoradas con valiosas obras de arte que abarcan los siglos XVI y XVII. Entre ellas destaca la Capilla de la Virgen de la Cadena, en cuyo altar se encuentra un fresco del siglo XIV.

Las cuatro capillas de la nave derecha vistas desde el brazo izquierdo del transepto (de derecha a izquierda): 1ª Capilla de Santa Brígida; 2ª Capilla de la Virgen de la Cadena; 3ª Capilla Virgen de Gracia; 4ª Capilla de la Natividad.

La cobertura de la nave central es de bóveda de aristas, mientras que la de las naves laterales es de bóveda de cañón en carpanel. Todas las bóvedas de la iglesia, incluidas las del transepto y las semi-cúpulas del los ábsides, muestran la típicas nervaduras del gótico.

La bóveda de la nave central, se ven las ocho ventanas laterales.

[]

Capilla de Santa Brígida

La Capilla de Santa Brígida.

La primera capilla de la nave derecha está dedicada a Brígida de Suecia. El cuadro de altar, obra de un desconocido pintor del '600, representa Santa Brígida en la Gloria de los Cielos. La bóveda muestra un fresco de Olivio Sozzi (1690-1765) que reproduce el mismo tema del cuadro de altar. En las paredes se hallan dos frescos, también obra del Sozzi, que representan Santa Brígida coronada por la Virgen y El Cristo muestra su Costado ensangrentado.

Santa Brígida coronada por la Virgen, pared izquierda de la capilla.

El Cristo muestra su costado ensangrentado, pared derecha.

[]

Capilla de la Virgen de la Cadena

La Capilla Virgen de la Cadena vista desde la nave central.

Esta capilla formó parte de la anterior iglesia de Santa Maria del Porto. Su estructura se extiende más allá del perímetro del edificio quedando, además, algo más arriba del piso de la iglesia. El sector de capilla que pertenece al actual edificio forma como un portal en cuyos laterales se hallan dos de las cuatro estatuas que, en 1540, fueron encargadas por el Senado de Palermo a los hermanos Gagini.

La Capilla de la Virgen de la Cadena. Se ven las cuatro estatuas renacentistas esculpidas por los hermanos Gagini (de izquierda a derecha): Santa Bárbara, Santa Margarita de Antioquía, Santa Ninfa y Santa Oliva. Las dos ventanas juntas al altar se abren a la Via Vittorio Emanuele.

Santa Bárbara de Nicomedia, representada mientras sostiene la Torre con tres ventanas.

Esta capilla constituye el núcleo de la anterior iglesia del '300, Santa Maria del Porto. El fresco de escuela bizantina que se hallaba en su interior fue conservado en el nuevo edificio y, a pesar del desgaste de los siglos, ha llegado hasta nuestros días.

El fresco del siglo XIV que representa la Virgen de Gracia. Según la tradición griego-bizantina el Cristo está representado con cara de adulto (calvo para simbolizar sabiduría) y cuerpo de niño.

La capilla está dedicada a la Madonna della Catena (Virgen de la Cadena) por haber sido, a finales del siglo XIV, teatro de uno de los más celebrados milagros de la historia de Sicilia:
Corría el año 1392 cuando, debido a una fuerte tormenta, fue suspendida la ejecución de tres jóvenes injustamente condenados a morir en la horca. En aquel entonces las ejecuciones se llevaban a cabo en la cercana Piazza Marina y, con la tormenta arremetiendo, jueces funcionarios y guardias decidieron refugiarse, llevándose los condenados, en la cercana iglesia de Santa Maria del Porto. Los condenados fueron dejados, fuertemente encadenados, a cargo de unos guardias que, al quedarse dormidos, no pudieron impedir que los tres se arrastrasen hasta el altar donde se hallaba el fresco de la Virgen de Gracia. Allí suplicaron la salvación a lo largo de la toda la noche, hasta que de madrugada la Virgen les concedió el milagro y quedaron libres de las cadenas. Al escaparse de la iglesia, en vez de fugarse de la ciudad, los tres fueron a relatar el milagro que les había acontecido a todo el que se topase con ellos. La voz se corrió pronto en toda la ciudad, produciendo gran conmoción entre la población y llegando hasta los oídos del rey Martín que, convencido de la veracidad del milagro, mandó revocar la condena. Así los tres quedaron libres y rehabilitados.

El fresco de Olivio Sozzi (siglo XVIII) que representa el Milagro de la Cadena, se ven los tres condenados suplicando la clemencia la Virgen.

La historia de un milagro con el que los poderes divinos revocan una injusta condena, obligando las autoridades terrenales a someterse a su mandato, se difundió fuera de los confines de la ciudad llegando a ser parte del imaginario colectivo de Sicilia. Por ello hay iglesias "de la cadena" en varios lugares de la isla (Acireale y Cefalù por ejemplo). El culto a la Madonna della Catena se difundió además fuera de la isla, llegando hasta Nápoles. La memoria del milagro se tramandó de boca en boca hasta que, en 1719, el historiador y canónigo de la Catedral de Palermo Antonio Mongitore lo incluyó en su obra Palermo divoto di Maria Vergine e Maria Vergine protettrice di Palermo en la cual, a la página 297 (*), da fe del acontecimiento.

(*) La narración comienza del siguiente modo: -Es costumbre propio del corazón de la Virgen inclinarse con singular clemencia a patrocinar con su favorable y maternal amor los oprimidos, compadeciéndose de los caídos en las humanas desventuras. He aquí un admirable ejemplo acontecido en Palermo, en el cual resplandece su excelsa piedad. Reinando en Sicilia el rey Martín, fueron tres infelices Jóvenes condenados a morir en las horcas....-

[]

Capilla de la Virgen de Gracia

La Capilla de la Virgen de Gracia.

La tercera capilla de la nave derecha está dedicada a la Virgen de Gracia. El releve del altar, donde se representa la Coronación de la Virgen, procede de la iglesia de San Nicolò dei Latini (*) que, antes de ser destruida por un terremoto en 1823, se hallaba en la cercana Piazza Santo Spitiro, frente a la Porta Felice.

(*) Esta iglesia se llamaba San Nicolás de los Latinos (en ella se oficiaba el Rito católico) para distinguirla de San Nicolás de los Griegos (en ella se oficiaba el Rito bizantino), situada en la Piazza della Kalsa y también destruida, en este caso durante la II Guerra Mundial.

El altar de la Capilla de la Virgen de Gracia con su escultura de época renacentista. Los angelitos de estuco son más recientes y se remontan al siglo XVIII.

Los releves del frontal de altar han sido esculpidos por Antonello Gagini y su hijo Vincenzo. En ellos se ven: abajo la Crucifixión en el Gólgota; arriba la Entrega de las llaves a San Pedro (izquierda) y la Conversión de San Pablo (derecha).

El frontal de altar de la Capilla de la Virgen de Gracia.

Los frescos han sido pintados por Olivio Sozzi. En las paredes laterales se representan San Pedro y San Pablo, en la bóveda el Cristo que bendice dos ministros de la Iglesia.

Cristo que bendice dos ministros de la Iglesia, fresco de Olivio Sozzi en la bóveda de la capilla.

San Pedro (pared izquierda de la capilla).

San Pablo (pared derecha de la capilla).

[]

Capilla de la Natividad

La Capilla de la Natividad vista desde la nave central.

La Capilla de la Natividad es la última de las cuatro de la nave lateral derecha y la que se halla en peor estado de conservación. A pesar de ello el cuadro de altar, el que se representa la Natividad, pintado por un anónimo pintor a principios del '600, se mantiene en muy buen estado de conservación. Los frescos de la capilla, como los de las otras capillas de esta nave derecha, han sido pintados por Olivio Sozzi. En las paredes laterale se representan la Circuncisión de Cristo y la Matanza de los Inocentes. En la bóveda, debido a su considerable desgaste, no se llega a reconocer el tema representado.

Fresco pared izquierda: Circuncisión de Cristo.

Fresco pared derecha: Matanza de los Inocentes.

[]

Transepto

El transepto con al centro el presbiterio y detrás los ábsides. Se ve el órgano de cámara en el brazo izquierdo y el portal renacentista de la sacristía en el derecho.

En el transepto de la iglesia, situado dos peldaños más arriba de las naves, se halla instalado el presbiterio. Al centro de su área cuadrada, separada del resto del transepto por una balaustrada de mármol rojo, se halla la mesa ceremonial que se sostiene sobre cuatro columnas de mármol blanco. Las primeras dos, de las seis columnas que sostienen el conjunto de arcos donde descansan sus bóvedas, se caracterizan por el basamento de mármol en forma de tambor octagonal. De estas columnas la que mira hacia el el este, mirando desde la nave central, es de mármol de color verde cuyo simbolismo está asociado con la esperanza.

El presbiterio, con su mesa de altar, situado en el transepto de la iglesia.

Las esquinas de las dos naves laterales quedan marcadas por unas columnas empotradas, según una usanza que se ha mantenido desde épocas anteriores. En el brazo derecho del transepto, además de hallarse dos sarcófagos de época romana, se encuentra un órgano de cámara. Las ventanas presentes en este lado del transepto se abren sobre el puerto de la Cala.

El brazo izquierdo del transepto con la nave lateral al fondo.

El órgano de cámara.

En el brazo derecho del transepto se halla un portal renacentista cuya función es la de conectar con la sacristía.

El brazo derecho del transepto con su portal renacentista.

Las bóvedas del transepto merecen una mención a parte por el juego creado por los volúmenes y las luz filtrada por las ventanas exteriores, por los ojos de buey y por los dos ajimeces interiores. El contraste entre el blanco de las bóvedas y el color de la piedra caliza hace resaltar el sencillo y elegante diseño de las nervaduras góticas.

Las bóvedas del transepto y las semi-cúpulas de los ábsides. Se ven los característicos ajimeces interiores que se abren en los brazos del transepto.

La bóveda central transepto con los dos ajimeces interiores, a la izquierda se ve la semi-cúpula del ábside. Si se observa desde este lugar, en el centro del presbiterio, se nota como las cuatro bóvedas blancas forman una Cruz.

Otra vista de las bóvedas del transepto con el ajimez interior que da al brazo derecho, a la derecha se ve una ventana de la nave central. Se nota como los arcos laterales son de carpanel, a diferencia de los frontales que son apuntados.

[]

Ábsides

Los tres ábsides vistos desde la nave central.

Los tres ábsides de la iglesia, cuya planta es la de un octágono seccionado, se caracterizan por la presencia de unos arcos frontales apuntados que contrastan con los arcos de carpanel del resto de la iglesia. Las columnas apiladas que enmarcan sus esquinas son otra característica que salta a la vista.

El altar mayor en piedras duras y mármoles policromados, en su frontal se ve el emblema de la Orden de Clérigos Regulares (Teatinos).

En el ábside izquierdo, sobre el altar de aspecto neoclásico, se halla un Crucifijo tallado sobre madera. Detrás del Crucifijo está el reliquiario de la iglesia. Más arriba, sobre el Cristo, hay una escultura que representa Dios Padre en el acto de bendecir. El ábside derecho, con su altar barroco, se encuentra algo espolio. Esto nos permite fijarnos en su estructura, con las columnas laterales apiladas y la forma de octágono seccionado que caracteriza las tres ábsides de esta iglesia.

Ábside izquierdo.

Ábside derecho.

Información practica

La iglesia de Santa Maria della Catena abre al público todos los días. El horarios de visita es continuado y va desde las 10:00h hasta las 18:00h.
Las celebraciones litúrgicas se ofician todos los días a partir de las 19:00h.

El precio del billete es de 2,50 €. Con la reducción, a la que se tiene derecho si se ha visitados previamente uno de los monumentos del "Il Circuito del Sacro" (El Recorrido del Sagrado), el coste del billete es de 1,50 €.
Para obtener el descuento hay que mostrar el billete, entero, con el cual se ha visitado uno de los monumentos que forman parte de este listado:
Iglesia de San Cataldo, Iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio (Martorana), Oratorio de San Lorenzo, Catedral (Tumbas reales, Tesoro y Cripta), Museo Diocesano de Palermo, Conjunto Monumental de Santa Chiara, Museo Diocesano de Monreale, Duomo de Monreale (Cappella Roano).

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License