Edificio renacentista del siglo XVI

Al interior de la Piazza Marina

se halla una de las pocas iglesias renacentistas de Palermo, la iglesia de Santa Maria dei Miracoli. La iglesia debe su nombre, Santa María de los Milagros, a una imagen de la Virgen pintada sobre un peñasco.

Los orígenes de la iglesia

están asociados a unos milagros acontecidos el día 10 de mayo de 1543, durante los festejos dedicados a la patrona de la ciudad (Santa Cristina en aquel entonces, pues Santa Rosalía se convertirá en patrona en 1624). Ese día, mientras había feria en la Piazza Marina, unos enfermos que mendigaban frente la sagrada imagen quedaron curados de forma milagrosa. Al correrse la voz llegó la noticia a las autoridades religiosas. Por iniciativa del arzobispo Pietro Tagliavia d'Aragonia se fundó entonces la Hermandad de Santa Maria dei Miracoli, quien impulsó la construcción del templo gracias a los donativos de los fieles.

Fachada iglesia de Santa Maria dei Miracoli
La fachada de la iglesia de Santa Maria dei Miracoli, a la izquierda se ve la Via Lungarini desde donde, a la derecha detrás de la iglesia, arranca la Via Merlo que sube hacia la Piazza San Francesco.

Los permisos de construcción fueron otorgados por el virrey Juan de Vega y, en el año 1547, se acemetió la construcción del templo, llevada a cabo a los pocos años. El escultor Fazio Gagini, hijo del celebre escultor renacentista Antonello Gagini, fue encargado de las decoraciones del edificio. No se sabe a ciencia cierta quien fue el arquitecto que diseño el edificio, aunque algunas fuentes mencionan el mismo Fazio Gagini. La iglesia fue construida integrando al interior del ábside el peñasco donde se hallaba dibujada la imagen milagrosa. Esta se fue desgastando con los años. Por ello, a finales del siglo XIX, fue reproducida en un cuadro que tomó su lugar en el ábside del templo.

Entre los fieles que más contribuyeron a la construcción de la iglesia estaban los acaudalados miembros de la comunidad florentina que residían en esta zona de la ciudad. A esta comunidad fueron entregados los cuidados de la iglesia hasta el siglo siguiente, cuando esta pasó a cargo de los Franciscanos de la cercana basílica de San Francesco d'Assisi (*).

(*) Una estructura colindante el edificio fue transformada entonces en convento para hospedar los novicios de la Orden Franciscana. El nuevo convento, de dimensiones muy reducidas, fue apodado el Conventino. Será clausurado en el siglo XVIII y, luego de ser utilizado como almacén, quedará destruido durante la II Guerra Mundial, cuando también el edificio de la iglesia quedó seriamente dañado.

Interior de la iglesia de Santa Maria dei Miracoli
El interior de la iglesia de Santa Maria dei Miracoli con su característico altar en forma de barca, cuyo simbolismo está asociado a los primeros secuaces de Jesús, que fueron pescadores, y al viaje por mar de los migrantes en busca de un futuro mejor. El Crucifijo sobre el altar procede del Congo y es obra de un artesano de aquel País.

En tiempos recientes

la iglesia se ha vuelto a abrir en 1970, después de un largo periodo de cierre debido a las destrucciones de la II Guerra Mundial. En el año 2009, por iniciativa del arzobispo Paolo Romeo, la iglesia fue elegida como sede palermitana de la Pastorale per i Migranti. Debido a su nueva función el edificio fue cerrado por restauro una segunda vez, en 2010, y reabierto en 2011. Desde entonces al cuadro de la Madonna dei Miracoli custodiado en el ábside, símbolo ligado a los orígenes de la iglesia, se ha añadido un nuevo símbolo representado por el altar mayor en forma de barca, instalado y bendecido el día 9 de febrero de 2012.

[]

El edificio

El exterior de la iglesia

se encuentra parcialmente aislado de otras edificaciones por las dos calles que le rodean, la Via Lungarini, que sube hacia el Palazzo Lungarini, y la Via Merlo, que sube hacia la Piazza San Francesco, donde se halla la homónima basílica. En el lado derecho del edificio había un portíco, sucesivamente transformado en otra iglesia y posteriormente en teatro. En la actualidad el teatro sigue en actividad ofreciendo espectáculos de danza.

Vista de tres cuartos exterior iglesia de Santa Maria dei Miracoli
Una vista de tres cuartos de la iglesia de Santa Maria dei Miracoli que permite reconocer la simetría de su planta cuadrada. A la derecha del edificio se ve el portal de arco que perteneció a la colindante iglesia de Santa Apollonia, recabada del antiguo pórtico del edificio, transformada en teatro en el siglo XIX.

Las decoraciones en releve se limitan al cincelado de columnas, pilastras y capiteles y al entablado que separa el primer cuerpo del edificio del segundo. Sobre el portal puede verse un escudo de mármol que lleva el emblema del Culto Mariano, la M y la A sobrepuestas. Todas las decoraciones se atribuyen al escultor Fazio Gagini o a otros artista del taller familiar (de los Gagini). Al centro del edificio, sobresaliendo de su perfil vertical, se halla la estructura cuadrada del tambor, cuyas cuatro ventanas contribuyen a iluminar el interior.

Exterior iglesia de Santa Maria dei Miracoli visto desde Palazzo Mirto
El edificio visto desde el Palazzo Mirto, con al centro la estructura cuadrada del tambór. Se reconocen los árboles de la Villa Garibaldi, las almenas del neo-gótico Palazzo Galletti San Cataldo (Oficina de información turística) y del Palazzo Chiaramonte Steri (al fondo tras el ficus gigante).

El interior de la iglesia

se caracteriza por el contraste entre la reducida área de su planta y la altura del techo de bóvedas, acrecentada por el tambor en cuyo centro, donde cabía esperarse la presencia de una cúpula, hay una estrella de ocho puntas, símbolo del Culto Mariano al cual fue consagrado este templo desde sus orígenes.

Tambor central iglesia de Santa Maria dei Miracoli decorado con estrella de ocho puntas
El tambor central con su estrella de ocho puntas.

La verticalidad del edificio también queda acentuada por las estilizadas columnas, cuyos dobles capiteles sostienen los delgados pilares donde descansan los elevados arcos que sostienen el tambor central. Se trata una solución empleada por primera vez en la cercana iglesia de Santa Maria della Catena, de medio siglo más antigua, donde el estilo gótico-catalán se entremezcla con el renacentista (*). Una huella del estilo gótico también puede verse en el diseño poligonal del ábside central, tal vez determinado por la necesidad de incorporar en el la superficie plana donde se hallaba dibujada la imagen de la Virgen.

(*) En la iglesia de Santa Maria della Catena trabajaron dos hermanos de Fazio Gagini, Giacomo y Vincenzo, además del padre Antonello.

alt imagen
El sistema de columnas, capiteles, pilares, arcos y bóvedas que sostiene el techo del edificio. En la faceta central del ábside, abajo al centro de la imagen, se ve parte del lienzo que substituyó la antigua pintura mural.

Los tres arcos frontales de los ábsides, en su parte inferior, son decorados por unos recuadro cincelados que reflejan el estilo de los Gagini, presente en varias iglesias de la ciudad. Se trata de decoraciones floreales intercaladas entre imágenes sagradas que en este caso representan la Pasión de Cristo, su Resurrección y el encuentro con Santa Verónica. Otras decoraciones floreales podemos verlas en las basas de las cuatro columnas centrales y en las dos parejas del presbiterio y de la contra-fachada.

Interior iglesia de Santa Maria dei Miracoli con contra-fachada y portal
La contra-fachada vista desde el transepto, con el único portal del que dispone esta iglesia. A la derecha del portal (la izquierda para quien entra) se encuentra, escondida por la columna, la antigua campana que ha sido desmontada por razones de seguridad (ver).

Información practica

La iglesia queda abierta al público

todos los domingos, entre la 10:00h y las 13:00. Durante este intervalo de tiempo, hacia las 11:00, suele haber unas iniciativas culturales protagonizadas por las asociaciones católicas de inmigrantes. También se facilitan informaciones a los fieles que quieran asistir, en otra iglesias de la ciudad, a misas oficiadas en el idioma de su tierra natal.