La Fontana Pretoria es una monumental fuente renacentista creada en 1551 por el arquitecto florentino Francesco Camilliani (Florencia 1530-1576) bajo encargo de don Pedro de Toledo, virrey de Nápoles, para que adornara el jardín de su palacio en Florencia. Después de unos veinte años su hijo, don Luis de Toledo, decidió vender la monumental fuente.

En 1573 gracias a la intermediación de su hermano García de Toledo Osorio, quien había sido virrey de Sicilia, don Luis logró vender la fuente al Senado de Palermo que la adquirió para destinarla a esta plaza. La fuente fue desmontada, cargada en un navío y trasladada a Sicilia. Las labores de adaptación de la fuente a la Piazza Pretoria fueron llevadas a cabo por Camillo Camilliani, hijo del creador de la fuente.

Después de una época de cierto abandono en la segunda mitad del siglo XX, en 1998 se acometió un restauro de la fuente que terminó en 2003. Con el se removieron las plantas que ocupaban las fuentes y se restauró la circulación del agua, devolviendo la fuente a su aspecto originario.

La Fontana Pretoria vista desde el Palazzo Bonocore, al fondo se ve el Palazzo delle Aquile.

Se accede a la fuente desde la escalera situada frente al Palazzo delle Aquile, sede del Ayuntamiento, vigilado por unos agentes de la Policía Municipal que también vigilas la fuente. Mientras el palacio está abierto se puede acceder a la fuente. El palacio abre de lunes a sábado desde las 9:00 hasta las 13:00 y desde las 15:00 hasta las 18:00, los domingos de 9:00 a 13:00) Si hay cruceros que recalan el en puerto la fuente suele quedar abierta también entre las 13:00 y las 15:00.

Estructura de la Fontana Pretoria

La fuente es enteramente de mármol blanco de Carrara y se desarrolla en dos niveles sobre una planta elíptica. Está rodeada por un perímetro exterior formado por una balaustrada de mármol y una reja de hierro forjado diseñada por Giovan Battista Basile (el creador del Teatro Massimo). En este perímetro se hallan cuatro escaleras a las que se accede pasando entre dos pilares adornados con una estatua masculina y otra femenina.

En este primer nivel se halla un amplio círculo exterior, que permite pasearse alrededor de toda la fuente y ver de cerca las estatuas. Otro círculo interior representa la verdadera fuente, cuya agua brota desde unas figuras de animales que se asoman desde el tambor del segundo nivel.

Alrededor del circulo interior se hallan cuatro pilas situadas entre un Tritón y una Nereida. Sobre cada pila se ve, recostada de lado, una divinidad pagana. Cada una de las figuras paganas debería, según una opinión difusa, representar uno de los cuatro ríos de Palermo (como las fuentes de los Quattro Canti). Sin embargo esta interpretación no tiene en cuenta que la fuente fue creada en Florencia para un palacio de Florencia y por un conocido escultor florentino que, desde luego, no podía prever que, unos veinte años después, su creación sería desmontada y llevada a Palermo.

Una de las cuatro fuentes del primer nivel en la cual se halla, recostada de lado, una divinidad pagana y, a sus lados, un Tritón y una Nereida, entidades relacionadas con el agua. Detrás se ve la fuente elíptica que separa los dos cuerpos del conjunto de la Fontana Pretoria. Se ven algunos de los animales que se asoman del tambor.

Desde este primer nivel se accede, a través de otras cuatro escaleras en línea con las primeras, al segundo nivel. Las barandillas de las escaleras muestran, en sus extremos, dos estatuas que como las cuatro recostadas en el primer nivel representan figuras mitológicas. Algunas de estas pueden identificarse por el simbolismo que las acompaña.

La estatua de Baco, la versión romana del dios Dioniso, reconocible por el racimo de uvas que lleva en sus manos. Detrás de el, en el extremo superior de la otra barandilla, está Orfeo, sujetando la lira con la cual hipnotizó Cerbero, el perro con tres cabezas que se ve a sus pies (no en esta imagen), para tratar de liberar su amada, la ninfa Eurídice.

Al centro del segundo nivel se halla una gran fuente, también elíptica, desde la cual emergen dos demonios marinos que sujetan una primera pila circular desde la cual se asoman unos gansos. Desde esta fuente emergen unos Caballos Marinos cuyas cabezas sujetan un escudo sobre el cual se apoyan tres erotes que sujetan una segunda pila circular.

La fuente central de la Fontana Pretoria.

De ella emergen cuatro delfines sobre los cuales se aposentan las dos Sirenas que sustentan la última pila. En ella, la figura de un joven sujeta una Cornucopia que, simbólicamente, derrocha el abundancia sobre todo el conjunto.

La cima de la fuente, situada a unos 13 metros sobre el nivel de la plaza.

Cerca de aquí

Guía local de Palermo, informaciones e imágenes de primera mano.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo by Giorgio Corona is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.