La iglesia de Santa Maria in Monte Oliveto (ver ubicación), también conocida como Chiesa della Badiola, es un edificio barroco situado a lo largo de la Via Incoronazione, la calle que sigue el perfil de la fachada norte de la Catedral de Palermo. Se trata de una iglesia conventual que perteneció a la Congregación del Monte Oliveto, fundada en el siglo XIV por Bernardo Tolomei, y que, en la actualidad, pertenece con su convento al Seminario Arzobispal.
El convento de clausura fue fundado en 1512 utilizando el solar del antiguo palacio arzobispal cuya sede, en el siglo anterior (1460), había sido trasladada al nuevo palacio construido en la calle del Cassaro (hoy llamada Via Vittorio Emanuele). Al quedarse pequeña la originaria capilla del palacio arzobispal, titulada a Santa Maria di Monte Oliveto, entre 1620 y 1623 se construyó la actual iglesia barroca sobre un proyecto del arquitecto Mariano Smiriglio (1561-1636), el mismo creador de la Porta Felice.

La fachada de la iglesia de Santa Maria di Monte Oliveto, con a la izquierda el convento, frente a la torre noreste de la Catedral. Sobre la iglesia, en correspondencia del coro alto, se ve el loggiato añadido en el siglo XVIII, desde el cual las monjas podían asomarse para ver el paisaje.

La iglesia permanece habitualmente cerrada a las visitas y solo abre al público de forma puntual durante la manifestación de puertas abiertas "Le Vie dei Tesori" (todos los fines de semana del mes de octubre). El edificio se sitúa en correspondencia de la esquina noroeste de la Piazza Sett'Angeli, muy frecuentada por los turistas que acuden a ver los mosaicos árabe-normandos que decoran los ábsides de la Catedral (también se halla en esta plaza una parada de taxis).

Exterior

La fachada se caracteriza por el contraste entre el color ocre de las decoraciones en releve y el blanco de las paredes lisas, quedando enmarcada por dos monumentales pilastras que marcan las esquinas del edificio. Otras dos pilastras, en correspondencia de la estructura del portal, se encuentran en el segundo cuerpo y llegan hasta el entablamento superior del remate, sobre el cual puede verse una Cruz.
El monumental portal del templo, en piedra gris del Monte Billiemi (uno de los Montes de la Conca d'Oro), sobresale de la estructura del edificio. En el tempano abierto, que se sostiene sobre dos columnas monolíticas, se ve el emblema de la Orden Franciscana, los dos brazos cruzados sobre la Cruz (a esta orden también están dedicadas algunas de las obras de arte presentes en el interior del templo).
Más arriba, flanqueada por las dos ventanas que proporcionan luz al coro alto (situado sobre la entrada), se encuentra un edículo que encierra un nicho en el cual hace muestra de si una estatuas de la Virgen con el Niño. En el remate de la fachada puede verse un ojo de buey al centro y, en ambos lados, una fantasiosa decoración en espiral que adapta el perfil inclinado del tejado a la estructura escuadrada del edificio.

Un detalle de la fachada de la iglesia de Santa Maria di Monte Oliveto.

Interior
El interior de la iglesia conventual se caracteriza por una única nave, cuyas paredes laterales muestran dos altares y una "cantoría" por cada lado, cubierta por una bóveda decorada por los frescos de Pietro Novelli, el conocido pintor nativo de Monreale. El fresco principal, situado al centro de la bóveda en un marco octagonal, representa la Ascensión de la Virgen. A el se suman los demás frescos donde se representa un ciclo dedicado a la vida de los Santos Franciscanos.

Bóveda con frescos de Pietro Novelli.

Otro grande artista del barroco palermitano que ha participado en la decoración de esta iglesia es Giacomo Serpotta el cual, con la ayuda de su hermano Giuseppe, decoró en 1693 el "sottocoro" (ver) cuyos frescos son obra de Filippo Tancredi, quien también pintó los frescos de las iglesias de San Giuseppe dei Teatini y de Casa Professa.

El coro alto, como de costumbre en las iglesias conventuales, está separado por una reja de hierro y por una luneta que le separa de la bóveda. Le proporcionan luz las dos ventanas laterales del primer cuerpo de la fachada y el ojo de buey situado más arriba, cuya luz, gracias a un arco abierto en la luneta del coro alto, llega también al interior de la iglesia (ver).

Altares laterales
Los primeros dos altares laterales están decorados por unas obras de arte dedicadas a la Orden Franciscana.
En el primero del lado izquierdo, el cuadro de altar representa los Martires Franciscanos (ver), pintado en 1765 por Gioacchino Martorana (Palermo 1735-1779), un artista de cierto nivel especializado en pintar obras por la nobleza de Palermo, a la cual solían pertenecer las monjas de clausura de este convento. En el primer altar del lado derecho, dedicado a San Francisco de Asís, se encuentra una pintura de Pietro Novelli que representa San Francisco que entrega el cordón de la Órden a San Luis de Francia (ver).
Los dos altares laterales mas cercanos al presbiterio están adornado por unas esculturas. En el altar del lado izquierdo, dedicado al Crucifijo, se encuentra un Cristo en tamaño natural tallado en madera durante el siglo XVII. Detrás está el reliquiario de la iglesia que custodia las reliquias de algunos Santos Franciscanos (ver). En el lado derecho está el altar dedicado a la Virgen María, decorado con un edículo en cuyo nicho se halla una estatua de la Virgen con el Niño (ver). La estatua fue esculpida, en mármol blanco de Carrara, por Filippo Pennino, quien también esculpió la fuente bautismal de la cercana Catedral (primera capilla de la nave derecha).

El interior de Santa Maria di Monte Oliveto visto desde el presbiterio. Se ven el coro alto, situado sobre la entrada, y el "sottocoro", con la balaustrada de mármol que le separa del resto de la iglesia.

Presbiterio

El arco frontal del presbiterio, y la luneta de la bóveda, están decorados por estucos de Giovanni Maria Sepotta, nieto de Giacomo Serpotta, quien les dio forma en 1758. El tema principal de las decoraciones se encuentra en la luneta donde se representa la Madonna di Monte Oliveto, a la cual está consagrada la iglesia (ver).
El presbiterio, cuya anchura es más reducida de la nave, está precedido por una plataforma a la que se accede a través de una escalera piramidal de cuatro peldaños, en ella se encuentra la mesa de altar orientada hacia los fieles. No hay balaustrada que separe el área ceremonial del resto de la iglesia.
El altar mayor de estilo neoclásico se remonta al año 1818 y está enteramente realizado en preciados mármoles policromados y piedras duras. El releve del frontal de altar, en bronce dorado, representa el Cordero de Dios mientras los laterales, también en bronce dorado, son de inspiración bíblica (ver). El cuadro de altar, de grandes dimensiones, fue pintado en 1818 por Giuseppe Patania, artista que operó en Menorca, Nápoles y Palermo durante la primera mitad del siglo XIX. En el se representa la Alegoría de la Redención (ver).

El presbiterio visto desde el centro de la iglesia.

Sacristía

Desde el presbiterio, a través de una puerta situada en la pared izquierda, se accede a la sacristía, también llamada Capilla de las hermanas Spatafora en recordatorio de las tres hermanas Spatafora que, en 1796, subvencionaron su reforma. Su bóveda esta decorada por un ciclo de frescos de Filippo Tancredi que representa escenas de la vida de María y que culmina con el fresco principal, al centro, dedicado a la coronación de la Virgen (ver). Las paredes laterales muestran unos frescos enmarcados por unas decoraciones de estuco, entre los que destacan una representación de San Francisco de Asís y de la Última Cena (ver). En la pared izquierda, colindante con el convento, se encuentra el altar barroco decorado con taraceas de mármoles policromados y estucos (ver).

La sacristía vista desde la puerta de acceso al presbiterio.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License