La iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella es un elegante edificio barroco de Palermo integrado en el complejo monumental de la Olivella, ubicado en la pintoresca Piazza Olivella, que se halla entre el Teatro Massimo y la Via Roma.
De este conjunto forman parte, además de la iglesia, el Oratorio de Felipe Neri y el Museo Arqueológico Antonio Salinas.

El interior del templo, rediseñado en clave neoclásica en el siglo XVIII, se caracteriza por los mármoles policromados, que pueden admirarse en las taraceas de pilastras y pavimentos, y por los estucos y frescos, que decoran las paredes y las bóvedas.

El interior de la iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella, durante la misa de la tarde.

Exterior

La monumental fachada de la iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella domina toda la plaza de la Olivella. Junto a ella, a su derecha, se halla el Oratorio de San Felipe Neri (1769), actualmente cerrado a las visitas.

La fachada barroca de Sant'Ignazio all'Olivella, vista de perfil desde la Via Giuseppe Patania. La cúpula neoclásica ha sido reconstruida en la posguerra después de ser haber sido la original (1732) derruida por una bomba durante la II Segunda Guerra Mundial (5 de abril de 1943). A la derecha se ve la fachada neoclásica del Oratorio de San Felipe Neri.

El estilo de la fachada de esta iglesia difiere del barroco que estamos acostumbrados a ver en otras iglesias de la ciudad. Pues su diseñador, el arquitecto lombardo Antonio Muttone, cuando a finales del '500 creó este proyecto se inspiró en la corriente romana del barroco italiano.

El primer cuerpo de la fachada con las seis columnas extraidas de monolitos de piedra gris del Monte Billiemi de la Conca d'Oro y los tres portales de finales del '600.

Los dos campanarios que enmarcan la fachada fueron añadidos al conjunto en el siglo siguiente, finalizando su construcción el el año 1752. En esta misma época, la primera mitad del siglo XVIII, se construyó la cúpula (1732) que, en un principio, no formaba parte del proyecto.

El segundo cuerpo de la fachada de Sant'Ignazio all'Olivella. Sobre las pilastras de la izquierda están las estatuas de San Ignacio de Antioquía y San Francisco de Sales, sobre las de la derecha las de San Felipe Neri y Santa Rosalía de Palermo, los relojes de los campanarios son postizos. La ventana alargada proporciona luminosidad a la bóveda de la nave central de la iglesia. En el tempano hay un medallón con un releve de la Virgen con el Niño.

Fachada completa.

La construcción de fachada de Sant'Ignazio all'Olivella comenzó en el año 1598 y abarcó todo el siglo XVII para llegar a su conclusión, a final de siglo, con la creación de los tres portales. Durante este largo proceso se instalaron las primeras dos, de las cuatro estatuas de estuco que se pueden ver en la fachada, que representan San Felipe Neri y Santa Rosalía de Palermo (las otras dos estatuas, que representan San Ignacio de Antioquía y San Francisco de Sales, fueron instaladas en 1751).

Según la tradición, en el mismo solar donde se edificó esta iglesia, en el pasado, se encontraba la mansión que vio nacer, en el seno de una noble familia de ascendencia francesa y normanda (los Sinibaldi), la que sería la Santa Patrona de Palermo (el nombre de Olivella procede del latín olim villa que significa villa antigua). La iglesia fue consagrada, el día 21 de noviembre de 1711, a San Ignacio de Antioquía, Padre de la Iglesia y segundo obispo de Antioquía después de Simón Pedro. La historia cuenta que, después de haber sido capturado en su tierra natal, Ignacio fue condenado a morir ad bestias y, con la escolta de una patrulla de soldados, conducido* a Roma para ser devorado por los leones en el Coliseo, en el marco de los festejos dedicados al emperador Trajano por su conquista de Dacia (la actual Romanía). Los leones, que simbolizan su martirio, pueden verse en los recuadros del portal principal y, tallados en madera, al centro del mismo.

* Durante este viaje hacia Roma, Ignacio escribiría 7 cartas que, transcritas y reportadas hasta la actualidad, constituyen un importante documento histórico sobre la vida de los primeros Cristianos a principio del siglo II. Las primeras 4 las enviaría desde la ciudad de Esmirna a las comunidades de Anatolia, de Éfeso, de Magnesia del Sípilo y de Tralles (Cesarea en aquel entonces). Desde la Tróade, sucesiva etapa en su viaje hacia Roma, Ignacio escribió las otras tres cartas, la primera dirigida a los Romanos, pidiéndoles de no tratar de impedir su martirio, las otras dos a las comunidades de Filadelfia (hoy Alaşehir) y Esmirna.

En el portal de la iglesia, creado a finales del '600, pueden verse los leones que simbolizan el martirio de San Ignacio de Antioquía. El corazón en llamas que se ve en el escudo entre los leones es el emblema de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri.

[]

Interior

Sant'Ignazio all'Olivella es una iglesia de tres naves cuyo interior se desarrolla sobre una planta de cruz latina de 48 metros de largo y 27 de ancho. Cada una de las naves laterales está separada de la nave central por cinco arcos a cada cual le corresponde una capilla. A un extremo de cada nave lateral se halla uno de los portales laterales que hemos visto en la fachada, al otro un arco que comunica con el transepto, en cuyo centro se halla la cúpula. El presbiterio no presenta ábside y su altar, de estilo neoclásico, se halla situado al fondo de su planta rectangular.

El interior de la iglesia visto desde el portal derecho.

[]

Nave central

La nave central de Sant'Ignazio all'Olivella se sustenta sobre diez arcos (cinco por cada lado) que descansan sobre doce columnas monolíticas de mármol bigio africano, una variedad de mármol gris oscuro con vetas rojas muy usado en la antigua Roma (marmor luculleum).

La nave central de Sant'Ignazio all'Olivella.

Todo el suelo de la iglesia está decorado con taraceas (siglo XVIII) de mármoles policromados que crean unos dibujos geométricos dentro de los cuales quedan inscritas unas figuras decorativas. Estos se hallan repartidos frente a cada una de las capillas, en cada área del transepto, de la entrada y al centro de la nave central, donde se halla un corazón, que es el emblema de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri.

Taraceas al centro de la nave principal de la iglesia.

Las paredes presentan unas ventanas de escasa altura y bastante anchas, en correspondencia de cada arco. Flanqueando cada ventana se hallan dos ángeles, moldeados con estuco blanco, que sujetan unos festones dorados dispuestos a lo largo de toda la nave. Sobre ellos, ya en la bóveda, se hallan unos frescos, pintados a finales del '700 por Antonio Manno, que retratan escenas del Antiguo Testamento. Los frescos, al igual que las demás figuras decorativas de la iglesia, se hallan inscritos en unos motivos geométricos (cuadros en este caso).

La pared lateral izquierda de la nave central y parte de la bóveda.

La simetría de las diez ventanas laterales queda respetada en la contra-fachada por una onceava ventana que, en el exterior, corresponde al segundo cuerpo de la fachada, justo sobre el portal. Más arriba se halla una ventana más grande y alargada que proporciona luminosidad a la bóveda. Esta misma ventana, en el exterior, es la que remata la fachada quedando entre las dos columnas que sustentan el tempano triangular.

La bóveda de la nave central y parte de la contra-fachada.

[]

Naves laterales

Las naves laterales se sostienen y se delimitan por los diez arcos que las separan de la nave central y de sus capillas, además del arco que descansa sobre el monumental pilar que sostiene parte del transepto y de su cúpula. Ambas reciben luz directa gracias a las ventanas alargadas de la contra-fachada que se hallan sobre los portales laterales.

La nave lateral izquierda vista desde el transepto.

Las capillas que se hallan en la nave de la izquierda, la que colinda con el Museo Salinas, quedan algo oscuras. En cambio las de la nave derecha de la iglesia, la que mira hacia el Oratorio de San Felipe Neri, reciben luz directa a través de un óculo que puede hallarse en la pared sobre el altar o bien en la bóveda del techo (en este caso su dibujo es octagonal, al igual del motivo geométrico que decora la bóveda da ambas naves).

La nave lateral derecha. En primer plano se ve la barroca capilla de la Madonna della Salute y de Santa Gema Galgani (siglo XVII), enteramente decorada con taraceas y mármoles policromados finamente cincelados. Frente a cada capilla, en el suelo, pueden verse unas figuras decorativas de mármol.

Las capillas de la nave de la derecha:
1ª capilla de San Isidro labrador
2ª capilla de la Madonna della Salute y de Santa Gema Galgani
3ª capilla de Inmaculada Concepción
4ª capilla de Santa Rosalía de Palermo
5ª capilla de la Divina Misericordia

Capillas de la nave derecha. Al centro de la imagen la capilla de Santa Rosalía de Palermo, el cuadro de altar, que representa la Santa en presencia de la Virgen, fue pintado por Filippo Randazzo en la primera mitad del '700. La capilla que la precede (a su derecha en la imagen) está dedicada a la Inmaculada Concepción y, en su altar, se halla una hermosa estatua de la Virgen.

El altar de la Inmaculada Concepción (1873) con la estatua de la Virgen tallada en madera por Alessandro Bagnasco y recubierta en plata por el orfebre Gioacchino Marano.

Las capillas de la nave de la izquierda:
1ª capilla del Árcangel Gabriel
2ª capilla de la Huida a Egipto
3ª capilla del Crucifijo
4ª capilla del Beato Sebastiano Valfrè
5ª capilla de San Felipe Neri

La capilla del Árcangel Gabriel, en la nave izquierda de Sant'Ignazio all'Olivella. El cuadro de altar es obra de Pietro Novelli, el más renombrado pintor siciliano del '600. En la imagen también se ve el portal lateral y la pila de agua bendita.

Capillas de la nave izquierda. Desde la izquierda, apenas visible, la capilla de la Huida a Egipto, después la capilla del Crucifijo (protegida por una reja de latón dorado por las decoraciones de cobre recubierto de oro, gemas y reliquias que se hallan en su interior), al centro de la imagen la capilla del Beato Sebastiano Valfrè, presbítero piamontés y miembro de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri y, a su derecha, la capilla de San Felipe Neri.

La capilla de San Felipe Neri

[]

Transepto

La cúpula de la iglesia y parte del la bóveda del transepto, fueron derruidos debido a uno de los frecuentes bombardeos que sufrió la ciudad de Palermo durante la II Guerra Mundial. Finalizada la contienda las partes dañadas serán reconstruidas y, hoy en día, podemos reconocerlas por la ausencia del los frescos del '700 que decoran las partes originarias del conjunto.

La cúpula de Sant'Ignazio all'Olivella vista desde el brazo derecho del transepto. A la izquierda queda la bóveda de la vave central y a la derecha la del presbiterio. Se ve parte de la bóveda del brazo izquierdo del transepto, restaurada en la posguerra y sin los frescos que vemos en las demás bóvedas.

En el extremo izquierdo del transepto se halla el altar dedicado a San Ignacio. El cuadro de altar, Martirio San Ignacio, es obra de Filippo Paladini (1613). En las paredes laterales, frente a frente, se hallan dos edículos de tamaño considerable en cuyo interior se hallan dos nichos. El nicho de la izquierda queda vacío, en el de la derecha puede verse una estatua de San Juan Bautista. Entre este último y el presbiterio, en línea con la nave lateral, se halla una estructura que enmarca la puerta de la sacristía, cuyo aspecto recuerda el de un pronaos de estilo neoclásico. Sobre el se ven las cañas de uno de los dos órganos de la iglesia.

El brazo izquierdo del transepto visto desde el derecho.

El brazo derecho del transepto reproduce la misma estructura del izquierdo. Su altar está dedicado a la Virgen, el cuadro de altar, obra de Filippo Paladini (1605), representa la Virgen en la Gloria del Cielo (con ella se ven San Francisco de Asís, San Francisco de Paula, Catalina de Siena y Santa Isabel de Hungría).

El brazo derecho del transepto con altar de la Virgen en la Gloria del Cielo. A la izquierda se ve el pronaos neoclásico, dispuesto en linea con la nave derecha, que se sustenta sobre dos columnas de orden dórico.

[]

Presbiterio y altar

El presbiterio de Sant'Ignazio all'Olivella se caracteriza por la ausencia del ábside. A lo largo de sus paredes laterales se halla, en ambos lados, un pequeño coro en madera y, más arriba, dos nichos en los cuales se pueden ver las estatuas de los Evangelistas, cada uno de ellos representado con su animal simbólico.

La pared izquierda del presbiterio. En los nichos se ven las estatuas de San Lucas con el Ternero (a la izquierda) y de San Juan con el Águila. A la izquierda del altar, sobre un pedestal, la estatua de San Pedro.

El altar mayor, de mármoles policromados, se encuentra sobre un plano más elevado para que pueda ser bien visible. El cuadro de altar, donde se representa la Gloria del Cielo con el Padre Creador, queda escondido tras una cortina y solo se muestra durante la misa. A sus costados están las estatuas de San Pedro y San Pablo esculpidas por Ignazio Marabitti (Palermo 1719-1797).

Presbiterio y altar de Sant'Ignazio all'Olivella.

Sobre el tempano del altar neoclásico se halla La Gloria, una escultura de estuco blanco y dorado creada por Gaspare y Giuseppe Firriolo.

La Gloria, de los hermanos Firriolo. Al centro de la composición, en caracteres hebreos, está escrito el nombre de Yahveh.

Información practica

Sant'Ignazio all'Olivella abre al publico los lunes, martes, jueves y sábado desde las 7:00h hasta las 10:00h y desde las 17:00h hasta las 20:00h.
Los miércoles desde las 7:00h hasta las 8:00h y desde las 17:00h hasta las 20:00h.
Los domingos y festivos solo abre por la mañana, desde las 9:00h hasta las 13:00h.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License