El Museo Antonio Salinas (ubicación) es el principal museo arqueológico de Palermo. En la espera de su abertura definitiva, que sigue demorándose, ofrece a los visitantes la posibilidad de visitar su planta baja la cual, después de una abertura provisional y limitada a unas pocas salas, desde octubre de 2016 está abierta (casi) en su totalidad. El museo se halla instalado en un monumental convento, fundado en 1625 por los frailes de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, que en 1866 pasó a manos del estado (ver apartado Algo de historia en esta misma página). El nombre del museo está dedicado al arqueólogo y coleccionista de monedas antiguas Antonio Salinas, que fue su director en el año 1873, mientras que el título de "arqueológico" se le aplicó en la posguerra (1949), cuando todas las colecciones de arte medieval, en un principio expuestas en este museo, fueron trasladadas al Palazzo Abatellis.

El busto en bronce del arqueólogo Antonio Salinas, obra del escultor Ettore Ximenes, en el claustro mayor del museo.

El eje de la planta baja es el claustro mayor, el central de los tres que tenía el antiguo convento. A este se accede a través de otro claustro más pequeño, el primero, que está conectado con el portal exterior que se abre en la Piazza Olivella.

El portal de entrada del museo, en la Piazza Olivella. Sobre el portal puede leerse Museo Nazionale, sin embargo desde la posguerra el museo a pasado a cargo de la Región Sicilia y es, actualmente, el Museo Regionale Salinas.

Desde el pórtico que rodea este primer claustro, adornado con la estatua de Tritón sobre una fuente octagonal que sale en todas las imágenes del museo, en un futuro cercano se accederá también a la primera y segunda planta del museo, cuya fecha de abertura aún se desconoce.

El primer claustro del museo con su fuente octagonal. La pavimentación, creada con lozas de piedra del Monte Billiemi y guijarros de playa, se remonta al año 1675. Detrás del Tritón, bajo el pórtico, se halla el pasaje que lleva al claustro mayor, eje de la planta baja del museo (la única de momento abierta al público). Las dos salas que se ven en la imagen (sacada en el verano 2016), a la izquierda y a la derecha del pasaje, serán acondicionadas para ser la cafetería y la sala de información.

El área correspondiente al que fue el 3° claustro del antiguo convento, destruida durante la II Guerra Mundial y actualmente en obras, es la única área expositiva de la primera planta que todavía permanece cerrada. Para ver los planos oficiales del museo se puede acceder a la página web del museo y, navegando en ella, desplegar el pdf en italiano o el pdf en inglés, son los únicos idiomas disponibles, y hacerse una idea de la configuración de todo el museo.
Otras áreas de la planta baja que hasta la fecha (octubre de 2016) aún quedan por abrir son la cafetería, la oficina de información, la sala de interpretación y la tienda de libros.

[]

Claustro mayor


El claustro mayor del museo visto desde el pórtico este.

Se accede al claustro mayor a través de un pasaje, en línea con el portal exterior, en el cual se hallan los 5 peldaños de escalera que sortean el desnivel que le separa del claustro de la entrada (hay una plataforma salva-escaleras para minusválidos).

EL pasaje de entrada al claustro mayor del museo. Se ven 2 de las 28 columnas monolíticas de piedra gris del Monte Billiemi que sostienen los 28 arcos del que fue el claustro principal del convento Oratoriano (la plataforma salva-escalera se halla a la derecha, medio escondida por la planta en el tiesto).

El pórtico oeste del claustro mayor. Desde la izquierda se ve un sarcófago en forma de lenós (cuba para pisado de uvas), con cabeza de Medusa en sus esquinas. Después hay otro sarcófago, de procedencia desconocida (235-253 d.C.) y, a continuación, el pasaje de entrada que procede del primer claustro. Después del pasaje se hallan unos capiteles corintios y jónicos, legado de la cultura griega de Sicilia. Al fondo de este pórtico, y en las primeras dos salas del pórtico norte, se hallan varios hallazgos pertenecientes a la cultura fenicia de la isla.

Bajando desde la escalera, que procede del primer claustro del museo, giraremos a la izquierda y comenzaremos nuestro recorrido por este claustro mayor en sentido horario.

Capiteles Corintios y Jónicos (entre II y I siglo a.C.). La dos ventanas y la puerta pertenecen a los locales donde se instalará la cafetería del museo.

La en el trono (siglo VI a.C.). El origen del culto a la diosa se remonta a los Sumerios, que la llamaban Innana, para los griegos será la diosa Afroditas.

[]

Pórtico norte (claustro mayor)

Bajo este pórtico, y en parte del anterior que acabamos de ver, se hallan las colecciones que pertenecieron a la Commissione di Antichità e Belle Arti, creada por el Reino de las dos Sicilias en el año 1827. En este pórtico se abren las más antiguas celdas del convento, transformadas en salas donde se exponen las colecciones del siglo XIX que, en un principio, pertenecieron a privados.

Estatua en mármol (41-54 d.C.) de Vipsania Agripina, noble romana de la dinastía Julio-Claudia, descendiente de Julio Cesar y madre del emperador Calígula.

Al lo largo del pórtico norte se hallan varias estatuas y unas inscripciones que constituyen un importante legado de la antigüedad romana de Sicilia. En este sector norte del claustro, también, se hallan expuestas tres estatuas gigantes, todas de época romana, que representan Zeus en el trono, Zeus Ourios (protector de la navegación) y el emperador Claudio (la estatua de Claudio ha sido retocada con escayola durante su restauro en el siglo XIX).

El pórtico norte del claustro mayor, se ve la hileras de estatuas posicionadas entre las puertas de las salas de exposición. Detrás de los arcos se hallan las tres estatuas gigantes del museo.

La entrada de la tercera celda del claustro mayor. A través de la puerta puede verse, en el mostrador de la pared, un fragmento del friso oriental del Partenón, procedente de la colección de Robert Fagan. A la izquierda de la puerta se ve un torso con lorica (un tipo de armadura ceñida y moldeada al cuerpo usada por los oficiales romanos) cuya origen se hace remontar al primero, o segundo, siglo después de Cristo. A la derecha se ve la estatua de Agripina. En la imagen aparece también, a la izquierda, una de las tres estatuas gigantes del museo, la de Zeus sentado en el trono.

La estatua gigante de Zeus Ourios, procedente de la colonia griega de Tíndaris. La estatua fue esculpida a finales del siglo I d.C. o a principios del siguiente y muestra las caracteristicas del arte helenístico.

[]

Pórtico este (claustro mayor)

En el pórtico este del claustro, detrás del cual se halla el ala del convento que fue destruida durante un bombardeo de la II Guerra Mundial, se abre la entrada del sector del museo dedicada a los hallazgos procedentes de la ciudad de Selinunte, antigua colonia griega situada en la costa suroeste de la isla, en la provincia de Trapani.

El pórtico este del claustro mayor (mirando hacia norte).

Al principio del sector este del claustro se hallan un sarcófago en piedra caliza del IV-III siglo a.C., procedente de Agrigento, y la estatua en mármol de una Sacerdotisa de Isis, hallada en el área arqueológica de la Iglesia de San Pancracio, en Taormina, iglesia que fue edificada sobre las ruinas del templo griego-romano de Júpiter Serapis.

Sacerdotisa de Isis llevando una sítula (mármol de finales del II siglo d.C. procedente del templo de Júpiter Serapis).

Después de tres grandes portales acristalados, entre los cuales se expone un capitel del área de Naxos (Taormina), se hallan unos hallazgos procedentes de la provincia de Mesina (la ciudad del estrecho fundada por los Griegos en el año 757 a.C.). Se trata de unas inscripciones, en lengua griega (esculpidas entre los siglo II a.C y I d.C.) y un fragmento de una escultura mayor, que se remonta a finales del siglo VI a.C. o principios del siguiente, en el cual se ve un león que caza un toro. Al final del corredor se halla la entrada al conjunto de salas dedicadas a Selinunte.

El final del pórtico, a la izquierda los hallazgos de la provincia de Mesina y, después, el portal del área expositiva dedicada a Selinunte. A la derecha. entre las columnas, unos fragmentos de entablamentos. La puerta que se ve al fondo, cerrada, comunica con una sala colindante la sacristía de la iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella.

[]

Pórtico sur (claustro mayor)

En el pórtico sur del claustro se pueden ver varias inscripciones, todas en latín con la excepción de una, escrita en griego. A nivel del suelo se hallan varios sarcófagos en mármol, con sus releves en muy buen estado de conservación. Todo este sector del claustro, incluida la sala que se halla al final de su corredor, está dedicado a la epigrafía.

En primer plano vemos (desde arriba hacia abajo): Inscripción dedicada al emperador Augusto (14-15 d.C.), basa con inscripción honoraria pública y basa (partida en dos) con inscripción honoraria. Después hay un sarcófago con inscripción en griego y, sobre el, una urna en mármol. A continuación se hallan más sarcófagos en mármol y, sujetas a la pared, varias inscripciones. Al final del corredor se ve la entrada de la sala dedicada a la epigrafía.

Sarcófago con inscripción en griego (Siracusa finales del siglo III d.C.).

Algunas de las inscripciones, una de ellas (la segunda de derecha a izquierda) paleocristiana, y dos de los sarcófagos (el de la izquierda es el sarcófago de la Amazonas, el de la derecha con cabezas de león (III siglo d.C.), es un sarcófago en forma de lenós (cuba para pisado de uvas). La puerta comunica con la sacristía de la iglesia de Sant'Ignazio.

Sarcófago de las Amazonas (170 d.C.), procedente de la iglesia de Casa Professa.

El pórtico sur visto desde la sala dedicada a la epigrafía.

[]

Colecciones del siglo XIX

Las colecciones del siglo XIX se hallan distribuidas a lo largo de 8 pequeñas salas, reunidas de dos en dos y separadas por los tres portales donde se halla las estatuas gigantes.

La cuarta sala de las Colecciones del Siglo XIX, en ellas se exponen estatuas, o fragmentos de ellas, perteneciente a la época imperial de la ciudad de Tíndaris, en la provincia de Mesina. Desde la izquierda:
Busto de Domizia Longinia (finales I siglo d.C. principios del siguiente), esposa del emperador Tito Flavio Domiciano.
Fragmento cabeza de príncipe de la dinastía Julio-Claudia, tal vez Britannico (mitad siglo I d.C.)
Estatua de niño con toga (50-68 d.C.), época de los emperadores Claudio y Nerón. Detrás unos fragmentos de estatua y de una cornucopia.
Las dos cabezas frente al cristal representan: A la izquierda príncipe dinastía Julio-Claudia, tal vez Druso o Claudio, (41-54 d.C). A la derecha noble romana, tal vez Livilla, de la dinastía Julio-Claudia (41-54 d.C.).

En las primeras dos salas se muestran tres legados de la civilización fenicia, de momento los únicos que los visitantes pueden ver, pues la sección dedicada a los Fenicios de halla en la segunda planta del museo que aún no está abierta. En la primera sala puede verse el torso de una estatua de hombre que fue hallada, el día 13 de julio de 1933, en lo Stagnone de Marsala (una laguna que rodea la colonia fenicia de Motia).

Torso de hombre (VI siglo a.C.). La piedra caliza utilizada en la escultura procede del área, por lo que se demuestra que la estatua fue esculpida en Sicilia, sin embargo el estilo de la obra muestra claras influencia del arte egipcio.

En la sala contigua se hallan los Sarcófagos de la Cannita, los únicos sarcófagos fenicios enteros hallados en Sicilia. Ambos proceden de las cercanías de la ciudad de Solunte en la cual fueron hallados, uno en el 1695 y otro en 1725. Ambos se remontan al siglo V antes de Cristo. Los releves muestran dos figuras femeninas, una cubierta con un vestido drapeado y sujetando, en la mano izquierda, un frasco de ungüentos, la otra con un vestido de tela lisa y los brazos distendidos. La primera fue hallada en una cámara funeraria en la cual también se hallaron unos amuletos de marfil, una vasija de cerámica pintada de negro y unos objetos de metal que, con el paso del tiempo, se han perdido.

Los Sarcófagos de la Cannita (principios del siglo V a.C., el primero, y mitad del mismo siglo, el segundo), procedentes del área de Solunte.

La tercera sala está dedicada a la colección creada por el británico, de origen irlandés, Robert Fagan, cuya actitud, más cercana a la de un saqueador de tumbas que de un estudioso, hizo madurar en la opinión pública de Sicilia la necesidad de proteger su patrimonio arqueológico. Fue entonces cuando se crearon la Commissione di Antichità e Belle Arti y el Regio Museo Archeologico di Palermo, el predecesor del Museo Salinas.
Una de las piezas más importantes de la Colección Fagan es, sin duda, el Decreto de proxenía*. En este releve se muestran Apolo, que representa la ciudad Apolonia, y Atenea, que representa la ciudad de Atenas. Esta última entrega la corona de laurel al Próxeno Sochares, como reconocimiento a su labor (la más parecida a la que hoy le corresponde a un Cónsul).

* La institución que regulaba estas relaciones de hospitalidad entre dos ciudades se denominaba proxenía. Las obligaciones y los privilegios de los próxenos se recogían en los llamados decretos de proxenía (Wikipedia).

Decreto de proxenía (mitad del siglo IV a.C.). A la izquierda Sochares, al centro Atenea y a la derecha Apolo. Atenea agradece la ayuda de la ciudad de Apolonia, representada por Sochares, durante el sitio de la ciudad por Filipo II de Macedonia.

La cuarta sala muestra hallazgos procedentes de la ciudad de Tíndaris, algunos de los cuales ya hemos visto en la imagen a principio de este apartado.

Estatua en mármol de jovencita (finales I siglo d.C.)

Las siguientes 4 salas muestran hallazgos de algunas necrópolis (Tíndaris, Randazzo, Centuripe y Agrigento), joyas, vasijas y unos fragmentos de templos (en los cuales se pueden ver trazas de las pinturas utilizadas para su decoración).

Hallazgos de la necrópolis de Tindaris. Algunos fueron adquiridos a privados, entre 1842 y 1843, por la Commissione di Antichità e Belle Arti. Otros fueron hallados durante unos trabajos de excavación llevados a cabo por Antonio Salinas, en el año 1896.

Hallazgos de la necrópolis de Agrigento (del VI al II siglo a.C.). El collar de colores (VI-V siglo a.C.) está hecho con adornos de bronce y pasta de vidrio, una técnica que se sigue utilizando hasta la fecha.

Cerámicas de Centuripe, ciudad autóctona que fue influenciada por la cultura griega. Se trata de vasijas de aspecto barroco utilizadas para ofrendas funerarias (época comprendida entre el III y el II siglo a.C.).

Algunos fragmentos procedentes de los templos de Agrigento dedicados a los Dioscuros (Cástor y Pólux) y a Heracles (entre 500 y 440 a.C.).

[]

Selinunte

El descubrimiento de las ruinas de Selinunte se atribuye al fraile Dominicano Tommaso Fazello di Sciacca que, en 1551, recorrió la isla en búsqueda de vestigios de la antigüedad. A el se debe la identificación del lugar como las ruinas la antigua ciudad griega cuyo nombre, caído en el olvido, solo era noto a unos pocos eruditos. En el siglo XVIII las ruinas fueron visitadas por los viajeros Franceses D'Orville, Saint-Non y Houel. Estos describieron e ilustraron con dibujos las ruinas, atrayendo la atención de varios estudiosos. Otro viajero que contribuyó a divulgar la fama de la ciudad fue el pintor paisajista alemán Jacob Philipp Hackert. Las excavaciones de Selinunte, cuya área arqueológica es una de las más extensas de Sicilia (y de Europa), comenzaron en el año 1822 y prosiguieron hasta los años '60 del pasado siglo.
La población de la ciudad fue evacuada por los Cartagineses durante la Primera Guerra Púnica (250 a.C.), cuando los Romanos ocuparon este territorio, y reubicada en Lilibea (la actual Marsala). Hay noticia de un pequeño núcleo urbano surgido en el lugar durante la época romana y habitado hasta la edad media. Después de ser abandonada por el hombre, toda la zona fue recubierta por arena y vegetación manteniendo en muy buen estado de conservación sus vestigios.

La primera sala de exposición de la sección dedicada a Selinunte. Se halla entrando a la izquierda y sus tres portrales acristalados dan al claustro mayor. En nuestra plantilla del museo está marcada con la letra A. Los arcos que se ven a la derecha dan al tercer claustro del museo, actualmente en obras.

La varias salas presentes en esta sección del museo, siete más la sala de entrada, están marcadas con letras mayúsculas (A, B, etcétera) con el fin de establecer una referencia con la plantilla del museo dibujada a principio de página, así de mantener un orden en la sucesión de imágenes que veremos a continuación (no hay, de momento, una numeración oficial de las salas).

La sala A vista desde otro ángulo. Al fondo se ve el pasaje que atraviesa la sala de entrada y conecta con la sala B.

Mostrador lateral (sala A).

Mostrador central, detrás del cristal se ve el claustro (sala A).

Sorteada la sala de entrada, donde se exponen unos paneles informativos y una maqueta-reconstrucción de la ciudad de Selinunte, pasamos a la siguiente donde se exponen las llamadas pequeñas metopas.

La sala B donde se exhiben la pequeñas metopas y otros elementos arquitectónicos en cerámica pintada.

Europa sobre el Toro (principios del VI siglo a.C.), una de las metopas expuestas en esta sala, perteneciente al templo Y de Selinunte, también llamado Templo de las pequeñas metopas.

Desde la sala B se accede a un gran salón donde se exponen unas grandes metopas, procedentes de los templos C y E, además de unos grandes fragmentos de dos metopas del templo F. Otros hallazgos de interés, entre los demás expuestos en esta sala, son unas antiguas cerámicas pintadas de uso arquitectónico.

La "Sala delle metope", marcada con la letra C en nuestra plantilla del museo. Las ventanas que se ve a la derecha dan al Palazzo delle Poste, ubicado en la Via Roma.

Metopas del templo C de Selinunte. A la izquierda vemos Apolo en la cuadriga con, a sus lados, Leto y Artemisa. Al centro Perseo que, en presencia de Atenea, decapita Medusa. A la derecha Heracles que sujeta, colgados de un palo, los Cercopes (sala C).

Zeur y Hera (460-450 a.C.), metopa del templo E de Selinunte. Se representan las bodas entre las dos principales divinidades del Olimpo (sala C).

Cerámicas de revestimiento pertenecientes al templo C de Selinunte (sala C).

Las siguientes 4 salas (D, E, F, G), están dispuestas en sucesión y están conectadas entre si (se trata del sector del museo que colinda con la Via Roma). En las cuatro salas se exponen los hallazgos de las necrópolis del área, además de otros valiosos elementos que ayudaron los historiadores a comprender mejor la antigua cultura Griega. Entre ellos destacan algunos de los fragmentos que inspiraron las teorías de Jacques Hittorff, innovadoras para sus tiempos (primera mitad del siglo XIX), según las cuales los monumentos de la antigüedad estaban pintados de variados y vistosos colores (Restitution du temple de Empedocle à Sélinonte ou L'architecture polychrome chez les Grecs).

Fragmento policromo del templo B (sala F). En los tiempos de Jacques Hittorff, se supuso que este templo fuera un heroon (templo-santuario) del periodo clasico dedicado a Empédocles de Agrigento, estudios más recientes le sitúan en la época helenística.

Hallazgos de la necrópolis de Selinunte (sala F).

Pila ritual (mármol siglo V a.C.), hallada en la acrópolis de Selinunte (sala D).

Mensa Ponderaria (siglo IV-III a.C.), mesa para medir esculpida en piedra caliza (sala G).

En la última sala, entrando a la izquierda, puede verse un mostrador que reúne hallazgos de varias épocas, comenzando desde el tercer siglo a.C., cuando los Romanos repoblaron la ciudad.

En este mostrador (sala G) se muestran los hallazgos que evidencian como Selinunte fue habitada en época púnica, romana y medieval. En la parte alta vemos lamparas romanas de aceite y cerámicas medievales. En la parte baja (de izquierda a derecha): 1° sector, cantidad de monedas púnicas de bronce y la vasija que las contenía (III a.C.); monedas romanas de plata (III a.C.). 2° sector, anilla de bronce para sujetar estrigilo I-II d.C); monedas romanas de época imperial (aleación de cobre I-III d.C.); anillo con dos manos entrelazadas (III-V d.C.); pendiente de oro (VI-VII d.C.); anillo con estrella (bronce VI-VII d.C.); anillo con sello (plata VI-IX d.C); detrás: ungüentarios (cerámica II-I a.C.); luciérnaga paleocristiana con inscripción DEO GRATIAS (bronce II-IV d.C). 3° sector, cinturón en bronce y tela (XIII d.C); anillo en cobre labrado con decoraciones (XIII d.C); monedas de Manfredo de Sicilia (1256-1266); estatuilla de Virgen con Niño (siglo XIII); capitel de ajimez (XIII d.C). 4° sector, plancha en cerámica (sin datación); tablas de juegos en cerámica (sin datación); pesas de redes de pescar (sin datación).

[]

Epigrafía


La sala dedicada a la Epigrafía.

Esta sala está dedicada a las inscripciones antiguas y a los estudios históricos que se fundan en ellas (epigrafía). Nada más entrar pueden verse los Decretos de Entella, unos raros documentos escritos sobre hoja de bronce y destinados a ser expuestos al público. Su época se remonta al fin de la Primera Guerra Púnica (264-241 a.C.) cuando, después de haber quedado despoblada la ciudad, sus habitantes (Élimos, a los que Griegos y Romanos consideraban originarios de la ciudad de Troya) pudieron regresar a sus casas. Las tablas, 8 en un principio, de las cuales después del saqueo del área arqueológica se han rescatado tres (más una falsificación), representan unos valiosos documentos para el estudio de la historia de Sicilia. En ellas los Arcontes (gobernantes) de la ciudad expresan su gratitud a los ciudadanos de Segesta, de Assoro y de Enna por haberles dado refugio durante la guerra contra los Cartagineses (los Élimos fueron aliados de los Romanos).

Los tres Decretos de Entella rescatados, de los demás cinco no se tiene noticia.

Proyectiles de plomo que se remontan a la primera (135-132 a.C.) y segunda (104-100 a.C.) Guerra Servil. Las inscripciones dedicadas al Cónsul Lucius Pisu se remontan a la Primera Guerra Servil, las otras, donde se puede leer el nombre de Nike (NiKn), que en Griego significa victoria, y Atenión (Athana), el esclavo jefe de los rebeldes, se remontan a la Segunda guerra servil.

Inscripciones varias entre las que se hallan unos registros financieros de la ciudad de Taormina (Tauromenio) que se remontan al primer siglo antes de Cristo.

Medidas de peso mercantiles que abarcan varias épocas.

[]

Algo de historia

A finales del '500 los Oratorianos se afincaron en Palermo adquiriendo, en este mismo lugar, dos inmuebles cuyos solares utilizarán para construir la iglesia de Sant'Ignazio y el núcleo originario de su convento. En un principio los dos solares quedaban separados por la Via Orologio (la que actualmente baja desde la Via Maqueda y desemboca en la Piazza Olivella) que, en su trazado originario, seguía bajando hasta la actual Piazza Monte Santa Rosalia. Los frailes pidieron y consiguieron el permiso para cerrar la calle y poder así unificar los dos edificios (la iglesia de Sant'Ignazio y el actual Museo Salinas).

La Via Orologio, bajando desde la Via Maqueda. Al fondo se ve el campanario izquierdo de la iglesia de San Ignacio.

La monumental obra de construcción del convento prosiguió a lo largo de todo el siglo XVII a final del cual fue completado el pórtico de la segunda planta que, actualmente, se asoma a la Via Roma. En ese entonces, frente la fachada del actual museo, había una estrecha calle que le separaba de un conjunto de casas que los Oratorianos adquirieron (1728) y posteriormente demolieron para crear una espacio abierto frente la fachada de su convento. De ese modo fue ensanchada la Piazza Olivella hasta llegar a la Via Bara all'Olivella. El convento fue la residencia de los Oratorianos y el núcleo de sus actividades hasta que, en 1866, el Reino de Italia promulgó una ley que impuso el secuestro de los bienes eclesiásticos. El año siguiente este convento será elegido como sede del gran Museo Nacional que se iba a fundar en la ciudad de Palermo.

El loggiato (pórtico) del museo que se asoma a la Via Roma, a la izquierda se reconoce la cúpula de la iglesia de San Ignacio. Este ala del edificio, en cuyo interior se hallaba el 3° claustro del convento, fue bombardeada durante la II Guella Mundial (5 de abril de 1943) y reconstruida en la posguerra (1950).

Todo el conjunto arquitectónico del que hace parte el museo (Museo Salinas, iglesia de Sant'Ignazio all'Olivella y Oratorio de San Filippo Neri) llamado Complesso monumentale dell'Olivella (abrir el enlace para ver las imágenes antiguas del conjunto), fue bombardeado durante la II Guerra Mundial y, debido a ello, una ala del edificio quedó destruida (el 3° claustro y la Sala de las Metopas). Sin embargo esto no afectó las colecciones del museo debido a que la directora del museo, Jole Bovio Marconi (1897-1986), tuvo el buen tino de hacer que se trasladasen todas hasta la Abadía Benedictina (1347) de San Martino delle Scale, una pedanía del municipio de Monreale.

La aldea y la Abadía Benedictina de San Martino delle Scale, en el municipio de Monreale, donde fueron puestas a salvo las colecciones del museo durante la II Guerra Mundial. Al fondo se ven la ciudad y el puerto de Palermo, objetivo de fuertes bombardeos durante la guerra.

En el verano de 1944 la directora Jole Bovio Marconi contactó el capitán Mason Hammond, designado por los aliados a velar por los bienes monumentales de la ciudad, y pidió su consentimiento para trasladar de regreso al museo las colecciones guardadas en la abadía de San Martino. En la posguerra se acometió el restauro del conjunto arquitectónico (1950) y se trasladaron las colecciones de arte medieval del Museo Salinas al Palazzo Abatellis, en esta misma época el museo pasará a cargo de la recién instituida Región Autónoma de Sicilia y se convertirá en Museo Regionale Archeologico. En el año 2009, iniciadas unas nuevas y ambiciosas obras de restauro, el museo se ha cerrado al público. Ahora que las obras por fin están a punto de terminar, es posible volver a disfrutar de sus hermosas colecciones de hallazgos arqueológicos.

Información practica

El Museo Arqueológico Antonio Salinas queda abierto al público:
de martes a viernes desde las 09:30h hasta las 19:00h
los sábados y domingos desde las 09:30h hasta las 13:00h
(los lunes el museo permanece cerrado)
la entrada es gratuita.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License