La fachada de Santa Teresa alla Kalsa en la Piazza della Kalsa.

La iglesia de Santa Teresa alla Kalsa (ubicación) es un edificio barroco construido entre finales del siglo XVII (1686) y primeros del siguiente (1706). La construcción del edificio se acometió dos años después de finalizar la obra de Santa Maria della Pietá, ubicada en el numero 1 de la misma calle (Via Torremuzza) y diseñada por el mismo arquitecto (Giacomo Amato). Su elegante fachada, que se asoma a la Piazza della Kalsa, se ha convertido en un icono del barrio. En su interior se encuentran valiosas obras de arte de Giacomo Serpotta, Antonio Grano, Ignazio Marabitti y Guglielmo Borremans.

La iglesia es muy parecida a la cercana Santa Maria della Pietá, pues fue creada sobre la base del mismo proyecto al cual fueron añadidas unas ligeras modificas que ensancharon su estructura para dar lugar a las capillas laterales. Estas capillas, que más tarde serán suprimidas, están cubiertas por una cúpulas visibles, en buena perspectiva, desde la Piazza della Kalsa. A la izquierda de la iglesia se encuentra el Istituto delle Artigianelle, antiguo Convento de Santa Teresa, al cual la iglesia debe su origen.

El presbiterio de Santa Teresa alla Kalsa.

El origen de esta iglesia está ligado al Convento de las Carmelitas Descalzas (hoy Istituto delle Artigianelle) y a la necesidad de una iglesia conventual que substituyese la pequeña capilla que se encontraba en su interior. El arquitecto que se hizo cargo de su construcción fue el clérigo Camiliano Giacomo Amato, que acababa de terminar la obra de la cercana iglesia de Santa Maria della Pietà (1684). Utilizando el mismo proyecto, y aportando las modificas que le sugirieron las monjas Carmelitas del convento, el Amato creó esta iglesia de Santa Teresa alla Kalsa, cuyos trabajos de construcción comenzaron en el 1686 y finalizaron en 1706.

Exterior

La iglesia vista desde la Piazza della Kalsa.

La iglesia de Santa Teresa alla Kalsa, por sus tres cuartas partes, se halla aislada de los edificios de los alrededores. El edificio se halla en el lado oeste de la Piazza della Kalsa, lo que permite observarla con buena perspectiva. La fachada se divide en dos cuerpos separados por un ancho entablamento. En ambos cuerpo se notan, entre columnas, varios nichos que albergan unas estatuas que representan los mismos Santos que veremos representados también al interior de la iglesia.

Un detalle del portal con el medallón cuyo releve representa Santa Ana y San Joaquín con Jesús de niño. Las columnas, debido a los modestos recursos financieros del Convento de Carmelitas, están formadas por bloques de piedra caliza y no, como en la cercana iglesia de Santa Maria della Pietà, por monolitos de piedra.

El lateral derecho de Santa Teresa alla Kalsa da a una calleja llamada Via Savona, en la cual se abre uno de los portales laterales de la iglesia. Su lateral izquierdo discurre a lo largo de la Via Santa Teresa que, después de hacer esquina con el Oratorio dei Bianchi cambia de nombre en Via dello Spasimo y nos lleva en pocos pasos a la conocida iglesia de Santa Maria dello Spasimo.

Santa Teresa alla Kalsa vista desde la Via dello Spasimo, el edificio que se ve a la izquierda, después del árbol, es el Oratorio dei Bianchi.

En el lateral derecho del edificio se abre un portal lateral cuya estructura, en un principio, pertenecía a otra iglesia, la misma a la cual perteneció el altar mayor que veremos cuando pasaremos al interior. Sobre este portal lateral se hallaba uno de los dos arcos-puente que unían la iglesia con el Convento de Santa Teresa. A través de este pasaje las monjas accedían al coro alto que se halla sobre la entrada.

El portal lateral izquierdo de Santa Teresa alla Kalsa. En alto a la derecha se nota la marca del arco-puente que conectaba el convento con el área del coro alto, situado sobre la entrada de la iglesia.

Un detalle del portal, también barroco, que perteneció a la Chiesa delle Raccomandate. Se nota como su estilo es distinto del portal principal.

El otro arco puente se hallaba en el otro extremo de esta fachada lateral y conectaba con el área del presbiterio. También el ha dejado su marca en el exterior de la iglesia.

La marca del segundo arco-puente que conectaba con el Convento de Santa Teresa.

[]

Interior

El interior de la i sglesia se caracteriza por una nave única y por la presencia del coro alto situado sobre la entrada. En las paredes laterales se abrían, según el proyecto originario, cuatro capillas. Estas, en un segundo momento, han sido muradas y en sus arcos se han instalado unos altares poco profundos y enmarcados entre unas pilastras que sostienen idealmente el entablado de la bóveda. Entre los altares se hallan dos Cantoríe, o sea dos balcones, que tienen la función de coros altos laterales. Bajo las cantorías se hallan a la izquierda el confesionario y a la derecha la peana procesionaria con el simulacro de la Virgen del Carmen que, el primer domingo sucesivo al 16 de julio, es llevado en procesión.

El interior de la iglesia visto desde la entrada.

La contra-fachada con el coro alto, situado sobre la entrada.

EL coro alto.

Las ventanas laterales y parte de la bóveda.

El coro alto lateral (Cantoría) situado sobre el confesionario, entre los altares de la Virgen del Carmen (izquierda) y de Santa Teresa (derecha).

La peana con el simulacro de la Virgen del Carmen, protagonista de una de las procesiones más conocidas de la ciudad.

[]

Altares laterales

Los cuatro altares laterales de Santa Teresa alla Kalsa substituyen las que, en un principio, fueron las cuatro capillas de la iglesia. Sus estructura es más o menos la misma y, en todos ellos menos uno, se hallan unos grandes cuadros, obra de renombrados artistas de la época (siglo XVIII), relacionados con la titularidad de cada altar. En el lado izquierdo se hallan los altares dedicados a la Virgen del Carmen y a Santa Teresa de Jesús. En el lado derecho los altares dedicados a la Sagrada Familia y al Crucifijo.

Altar de la Virgen del Carmen. El cuadro de altar (mitad del siglo XVIII) es obra de Sebastiano Conca, en el se representa la Virgen que entrega el escapulario (vestimenta monacal) a San Simón Stock, La escena muestra San Juan de la Cruz que sostiene un libro (a la derecha), simbolizando la reforma de la Orden de los Carmelitas Descalzos que llevó a cabo con Santa Teresa de Jesús. El simbolismo es reafirmado por la presencia de la estatua de Santa Teresa de Jesús, frente al altar, que también sostiene un libro.

Altar de la Sagrada Familia. El cuadro de altar (1720) es obra de Giovanni Odazzi. San José se halla de pie, detrás de la Virgen, a la derecha se ven los abuelos maternos de Jesús (San Joaquín de pie y Santa Ana sentada). En la urna bajo el altar se halla el simulacro de Santa Teresa de Jesús. La estatua tallada en madera, frente al altar, representa San José.

Altar de Santa Teresa. El cuadro de altar, pintado en 1722 por el flamenco Guglielmo Borremans, representa la Transverberación de Santa Teresa.

Altar del Crucifijo. El creador de este altar fue el escultor Ignazio Marabitti. El Cristo es de madera sobre una Cruz en alabastro, las demás esculturas están realizadas sobre mármol blanco de Carrara. El Marabitti tardó dos años, entre 1780 y 1781, para llevar a cabo esta composición de esculturas, considerada una de sus obras más logradas.

[]

Presbiterio y ábside

El presbiterio de esta iglesia, muy reducido en tamaño, queda muy unido al ábside con el cual forma un único espacio. En ambos lados del presbiterio se hallan dos portales, de los cuales el izquierdo conecta con la sacristía. Sobre los portales pueden verse unos medallones, sostenidos por unos ángeles, que muestran la imagen de la Virgen y del Cristo. Sobre estas esculturas de estuco, que reproducen el estilo del Serpotta, se hallan las primeras dos pinturas de Antonio Grano, inspiradas en la simbología eucarística, que representan episodios de la Biblia.

El presbiterio y el ábside forman un anfiteatro en cuyo centro se halla la mesa ceremonial.

La pared izquierda del presbiterio. Sobre el portal de la sacristía se ven los estucos de ágeles y el medallón con la representación de la Virgen. Sobre el portal vemos de cerca la primera de las cuatro obras de Antonio Grano: Elias y la Viuda de Sarepta (La Viuda de Sarepta entrega un pan al Profeta Elias).

La pared derecha del presbiterio. Sobre el portal otra vez los estucos de ángeles que sostienen el medallón que, en este caso, lleva la imagen de Cristo. Más arriba, el cuadro del Grano representa otro episodio de la Biblia: Lo hijos de Eli roban la carne del sacrificio (Los hijos del sacerdote israelita Eli, amparados por la indulgencia del padre, utilizaban un largo tenedor para robar del caldero la carne que los fieles habían entregado para el sacrificio. Esta actitud acabará provocando la ira de Dios).

La forma del ábside, cuya planta es trapezoidal, permite admirar las dos hermosas esculturas de Giacomo Serpotta, situadas a cierta altura del suelo, sosteniéndose sobre unos basamentos mientras sobresalen de unos nichos. Sobre las estatuas se hallan las otras dos pinturas de Antonio Grano. Más arriba todavía se ven las características rejas, comunes en los conventos femeninos, que permitían a las monjas observar, sin ser vistas, el interior de la iglesia.

La estatua de Santa Ana, abuela de Jesús, esculpida sobre estuco por el Serpotta. Más arriba la Vendimia de Antonio Grano.

La otra estatua del Serpotta que representa Santa Teresa de Jesús. Más arriba vemos Rut con las espigas (en el campo de Booz).

El altar mayor procede de otra iglesia, la Chiesa delle Raccomandate, ubicada cerca de la Porta Vicari al final de la Via Maqueda y demolida en 1924. Creado enteramente con mármoles policromados, está decorado con piedras duras, lapislázuli y ametistas. El cuadro de altar es obra de Gaspare Serenari. Más arriba, una paloma rodeada por angelitos, sobre un trasfondo de rayos dorados de luz, simboliza el Espíritu Santo.

Altar mayor.

La bóveda del presbiterio y la semi-cúpula del ábside no llevan frescos, la decoración se limita al juego de colores y a los estucos.

La bóveda del presbiterio y la semi-cúpula del ábside.

Información practica

La iglesia no tiene un horario de visitas definido, su abertura al público coincide con los horarios de atención a los fieles (*) estos son:
martes miércoles y sábado de 08:00h a 11:00h
miércoles, jueves y viernes de 15:00h a 17:00h
Los lunes la iglesia suele permanecer cerrada.
A pesar de ello, a veces, la iglesia puede hallarse abierta también en horarios distintos a estos.

(*) Abrir este enlace, hacer clic primero sobre "Contatti" y después bajo el icono del reloj donde pone "Orario ricevimento Padre Mario", se desplegará un pdf con los horarios.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License