El interior de la iglesia de Santa Maria della Pietá en el barrio de la Kalsa.

Santa Maria della Pietà es una iglesia parroquial del barrio de la Kalsa de Palermo que forma parte del mismo conjunto monumental del Palazzo Abatellis (ex Convento della Pietà). Se encuentra (ubicación) en la esquina formada por la Via Torremuzza, una calle recta que lleva hasta la Piazza della Kalsa, y la Via Alloro, que sube hacia el Palazzo Abatellis y la iglesia de la Gancia. El interior de Santa Maria della Pietà es muy parecido al de Santa Teresa alla Kalsa debido a que anbas iglesias han sido creadas utilizando el mismo proyecto cuyo creador, que también dirigió ambas obras, fue el arquitecto-fraile Giacomo Amato, perteneciente a la orden de los Camilianos. La primera en construirse fue Santa Maria della Pietà, cuya obra terminó en el año 1684. Veintidós años más tarde, en 1706, se terminó de construir Santa Teresa alla Kalsa. Ambas fueron creadas con la misma finalidad de iglesia conventual de sus respectivos conventos de clausura.

El interior de Santa Maria della Pietà custodia varias obras de arte, entre las que destacan los frescos de Antonio Grano y Guglielmo Borremans. Los estucos del sottocoro y del ábside son obra de Giovan Maria Serpotta, nieto del maestro Giacomo Serpotta. El Altar de la Piedad, situado frente al reliquiario, custodia una pintura renacentista que perteneció a Francesco Abatellis y que fue durante dos siglos el cuadro de altar de la capilla del Palacio Abatellis hasta que no fue trasladado a esta iglesia, en la cual lleva expuesto desde finales del siglo XVII. Otras pinturas de valor artístico e histórico decoran los altares laterales y las paredes del presbiterio.

Los frescos de la bóveda del "sottocoro" creados por el pintor flamenco Guglielmo Borremans (Amberes 1672 - Palermo 1744).

Exterior

Santa Maria della Pietà hace esquina entre la Via Torremuzza y la Via Alloro. La primera es la continuación de la Via Butera (esta calle arranca desde la Piazza Santo Spirito situada al final de la Via Vittorio Emanuele) que justo a la altura de esta iglesia cambia de nombre en Via Torremuzza y sigue su recorrido hasta llegar a la Piazza della Kalsa (donde está la iglesia de Santa Teresa) para luego cambiar de nombre, otra vez, en Via Nicolò Cervello y terminar su recorrido frente a la entrada de la Villa Giulia. La otra calle, con la que hace esquina Santa Maria della Pietà, es la Via Alloro. En ella se abre el portal lateral de la iglesia. Esta calle, uno de los principales ejes del barrio de la Kalsa, después de cambiar de nombre unas cuantas veces, como es normal en las calles de Palermo, y de cruzar la Via Roma, termina su recorrido en la Piazza Bellini. A lo largo de su recorrido pasa delante del Palazzo Abatellis y de la iglesia de la Gancia, muy cerca de la Galeria de Arte Moderno Santa Ana y de la iglesia de Sant'Anna la Misericordia.

El primer cuerpo de la fachada de la iglesia.

La fachada en la Via Torremuzza (esquina Via Alloro).

La fachada está realizada en piedra caliza de color ocre y piedra gris del Monte Billiemi de la Conca d'Oro (ambas muy utilizadas en Palermo). Sobre el portal principal se puede ver la estatua de Santo Domingo. Más arriba, en el segundo orden, hay un ojo de buey que proporciona luz al coro alto situado sobre la entrada. Su simbolismo, que representa el sol, se repite en la reja dorada que separa el coro de la nave central, y única, de la iglesia. Dos ordenes (primer y segundo piso) de dobles columnas de piedra gris separan la zona central de la fachada de las laterales que también están rematadas con dos ordenes de columnas, entre ellas hay unos nichos donde se encuentra unas estatuas de Santos Dominicanos, además de una de Santa Rosalia, la Patrona de Palermo. Los laterales del primer orden, al exterior de las columnas, también están presentes dos nichos que, al igual de los demás, contienen una estatua cada uno. En toda la fachada de esta iglesia se manifiesta la tendencia del barroco a no dejar ningún espacio vacío. En el lado derecho del templo se abre el portal lateral, esculpido en piedra del Monte Billiemi y decorado con un releve de la Pietà (este portal no da al interior de la iglesia si no al corredor lateral del edificio).

Un detalle del portal lateral de la iglesia de Santa Maria della Pietà, se ve el releve que representa la Piedad.

[]

Interior

Entrando, antes de pasar por el portal, hay que fijarse en la perspectiva creada por las columnas y las bóvedas del sottocoro (el área bajo el coro alto) que encajan en perspectiva con las cornisas de las paredes de la iglesia, con la bóveda del presbiterio y con la semi-cúpula del ábside. Una vez franqueado el umbral se pueden ver los frescos de las bóvedas que sujetan el sottocoro, pintados por el flamenco Guillermo Borremans.

El interior de la iglesia visto desde el portal.

El interior de la iglesia, de una sola nave, presenta seis altares laterales, tres por cada lado. La mampara recubierta de oro lleva el símbolo de Santo Domingo, el perro que lleva en la boca una hacha encendida, y separa el portal del sottocoro cuyas bóvedas, con sus frescos enmarcados entre estucos, se sujetan sobre cuatro columnas de piedra gris oscuro. Las decoraciones en estuco enmarcan todos los frescos y las cuatro puertas que se abren en el sottocoro.

El lado derecho del sottocoro.

El lado izquierdo del sottocoro.

Nada más salir del sottocoro hay que levantar la mirada hacia la bóveda par observar el fresco que representa la Apoteosis de Santo Domingo, pintado por Antonio Grano en 1708. En las dos paredes laterales se puede observar la constante simetría de todos los elementos arquitectónicos y decorativos. En ellas se encuentran, situados frente a frente, tres altares por cada lado. Entre los altares se hallan dos cantorías de madera tallada y recubierta de esmalte dorado. En una de ella, la de la derecha más cercana al presbiterio, está el órgano del siglo XVIII.

El fresco que decora la bóveda de la nave.

Los dos primeros altares que se hallan en ambos lados de la nave están dedicados: a los Santos Dominicanos, el de la izquierda, y a los Padres de la Iglesia, el de la derecha. El cuadro que decora el altar de la izquierda es el único, de los que se atribuyen a los hermanos Manno, que está firmado por su autor, Francesco Manno en este caso (pone la fecha del 1787). Por el contrario, el cuadro situado en el altar al otro lado de la nave, el primero del lado derecho, es de autor desconocido.

El altar de los Santos Dominicanos. El cuadro de altar es obra de Francesco Manno, en el puede verse (de pie, a la derecha bajo la Virgen con el Niño) San Vicente Ferrer, patrono de la Comunidad Valenciana.

El altar de los Padres de la Iglesia, el primero del lado derecho de la nave. De este cuadro no se conoce la autoría. Se puede observar como los antipendios (los frontales) de todos los altares son iguales entre si.

Los dos siguientes altares, los centrales de los tres que hay en cada lado, está dedicados: a Santo Domingo de Guzmán, el de la izquierda, y al Rosario el de la derecha. Ambos están flanqueados por las cantorías doradas. Bajo las primeras dos (viniendo de la entrada) se hallan los confesionarios, bajo las otras, las que están decoradas con los faunos y el león, se hallan la puerta de la sacristía, a la izquierda, y, a la derecha, otra puerta que accede al corredor que se halla entre la pared derecha de la iglesia y el muro exterior que da la Via Alloro.

El altar dedicado a Santo Domingo de Guzmán, el segundo de los tres que hay en el lado izquierdo de la iglesia. El lienzo de gran tamaño, pintado por Vincenzo Manno (Palermo 1757-1824) aunque su autoría no está confirmada, representa el Santo en el acto de entregar el habito a una religiosa. El órgano que se ve en la cantoría sobre la puerta de la sacristía es una imitación del original que se halla al otro lado.

El altar del Rosario, el segundo de los tres que hay en el lado derecho de la iglesia. En el cuadro del altar, pintado por Francesco Manno, se ve la Virgen que entrega el Rosario a Domingo de Guzmán. A la izquierda del altar pueden verse las cañas del órgano situadas sobre la cantoría, a la derecha la simetría es formalmente respetada con una pintura que reproduce el órgano, situada también en correspondencia de la otra cantoría de enfrente.

En el último altar del lado izquierdo se halla la obra de arte de más valor que hay en esta iglesia, La Piedad de Vincenzo degli Azani, pintada sobre tabla de madera. Esta pintura, en un principio, decoraba la capilla familiar del Palazzo Abatellis que, cuando el palacio fue convertido en el Convento della Pietà, pasó a ser la capilla del convento. Con el pasar del tiempo la institución monástica fue creciendo y la capilla se quedó pequeña, fue entonces cuando las monjas decidieron construir esta iglesia. Finalizada la construcción, la pintura será llevada en este altar para que también los fieles pudiesen admirarla.

El Altar de la Piedad con su pintura renacentista procedente de la capilla del Palazzo Abatellis.

En el último altar del lado derecho, alrededor de un Crucifijo tallado en madera, se halla el reliquiario de esta iglesia. Bajo el Crucifijo se halla la urna funeraria de Santa Felícitas.

Una vista parcial del último altar del lado derecho, el del Crucifijo. Se ve la urna funeraria de Santa Felícitas y, juntos al Crucifijo, 16 de los 28 reliquiarios. A la derecha está el teclado, moderno, del órgano.

Altares en el lado derecho de la iglesia:
1° altar de los 4 Padres de la Iglesia
2° altar del Rosario
3° altar del Crucifijo

Altares en el lado izquierdo de la iglesia:
1° altar de los Santos Dominicanos
2° altar de Santo Domingo
3° altar de la Piedad

[]

Presbiterio y ábside

El área del presbiterio, separada del resto de la nave por una balaustrada de mármol, está decorada por dos grandes cuadros de forma octagonal situados en las paredes del presbiterio, su autor fue Pietro Aquila (Marsala 1630 - Alcamo 1692). En el ábside se hallan los estucos de Giovan Maria Serpotta.

El altar mayor de Santa Maria della Pietà creado en madera tallada, latón y piedras duras. La custodia de lapislázuli nos recuerda la que se halla en la Capilla del Sacramento de la Catedral.

El cuadro del lado izquierdo reproduce una escena de la Parábola del hijo pródigo, el derecho representa una escena inspirada en la Biblia con el encuentro entre Abraham y Melquisedec.

El lado izquierdo del presbiterio con el cuadro de la Parábola del hijo pródigo.

En la bóveda del presbiterio y en la semi-cúpula del ábside, entre estucos dorados, pueden verse otros frescos de Antonio Grano.

La bóveda del presbiterio y la semi-cúpula del ábside, ambas decoradas, al igual que la bóveda de la nave, con frescos de Antonio Grano.

Información practica

La iglesia queda abierta al publico todos los días. De lunes a sábado abre desde las 9:00h hasta las 12:00h y desde las 16:00h hasta las 19:00h. Los domingos y festivos abre de 8:00h. a 12:00h.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License