Oratorio de la Compañía de San Francisco y San Lorenzo

En el siglo XVI

fue fundada, en el convento de San Francesco d'Assisi, la Compañía de San Francisco, una hermandad dedicada a la sepultura cristiana de los pobres residentes en el barrio de la Kalsa. Para que la hermandad tuviese una sede propia, y poder así organizar y poner en práctica sus actividades benéficas, le fue entregada en 1569 una antigua iglesia, situada muy cerca del convento franciscano, titulada a San Lorenzo.

Oratorio de San Lorenzo - portal de acceso
El portal de acceso al patio exterior del oratorio situado en la Via Immacolatella, una calleja que sale de la Piazza San Francesco (a la izquierda de la fachada de la iglesia de San Francesco d'Assisi) y en seguida termina su recorrido en la Via del Parlamento, una calle cuesta a bajo que desemboca en la Via Vittorio Emanuele.

A partir de entonces San Lorenzo fue incluido, junto a San Francisco, en la titularidad oficial de la hermandad que desde entonces será la Compañía de San Francisco y San Lorenzo. Esta circunstancia determinará, más de cien años después, la creación de un conjunto decorativo que, a pesar de la pérdida de dos de sus elementos claves (*) mantiene a día de hoy, gracias al trabajo del escultor Giacomo Serpotta y a un acertado restauro en 2003, toda su belleza.

(*) El fresco de la bóveda se perdió en 1823 por un terremoto y el cuadro de altar, obra comisionada al pintor Caravaggio, fue robado en 1969.

Oratorio de San Lorenzo - salón con altar
El salón del oratorio con el altar al fondo.

Horarios y precios

El oratorio se puede visitar todos los días desde las 10:00 hasta las 18:00 (las vísperas de noche buena y noche vieja cierra a las 14:00).

El precio del billete es de 3€ e incluye la visita del Oratorio de San Mercurio, al cual se puede acceder sin tener que pagar la correspondiente entrada de 2,50€. También se puede obtener un pequeño descuento presentando el billete en los demás lugares del Circuito del Sacro.

(*) Monumentos pertenecientes al Circuito del Sacro: iglesia de Santa Maria della Catena, Oratorio de San Domenico, Oratorio de Santa Cita, iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio (Martorana), iglesia de San Cataldo, iglesia de La Magione, Cattedrale, Museo Diocesano, Oratorio de San Mercurio, Palazzo Alliata Villafranca, iglesia de San Matteo al Cassaro, iglesia del Santissimo Salvatore, iglesia de la Immacolata Concezione al Capo, iglesia de San Nicolò di Bari, Torre de la Albergheria, iglesia de Santa Chiara, Oratorio dell'Angelo Custode, iglesia de Santa Caterina D'Alessandria, iglesia de Santa Maria del Piliere, Museo Diocesano de Monreale.

[]

El salón del Oratorio de San Lorenzo

El salón del oratorio fue completamente reformado a principios del siglo XVIII, según diseño de Giacomo Amato, el arquitecto camiliano que proyectó las iglesias de Santa Maria della Pietá y de Santa Teresa alla Kalsa en este mismo barrio de la ciudad.

Oratorio de San Lorenzo - salón del oratorio visto desde el presbiterio
El salón del oratorio visto desde el presbiterio.

El eje de la decoración diseñada por el Amato, cuyo simbolismo estaba dirigido a los adoctrinados miembros de la hermandad, tiene dos extremos, así como los tiene la estructura misma del oratorio.

Oratorio de San Lorenzo - decorativo de la pilastra izquierda del arco del presbiterio
Un detalle decorativo de la pilastra izquierda del arco del presbiterio.

Los dos extremos del oratorio por supuesto son: el altar, en el cual se celebraban las funciones religiosas, y la contra-fachada, donde se hallaba la mesa de asamblea desde la cual se organizaban las actividades benéficas de la compañía. Para decorar el altar fue encargado al pintor Caravaggio el cuadro de altar Natividad con San Francisco y San Lorenzo (esta obra fue pintada en el año 1600 en la ciudad de Roma y luego enviada a Sicilia). Para el decorado de la contra-fachada, siendo ya muy conocida y celebrada entre la élite de la ciudad la obra del Serpotta en el Oratorio de Santa Cita, le fue encargado al maestro escultor el trabajo de moldear en estuco una representación del Martirio de San Lorenzo (*) que recubriese todo el sector central de la pared.

(*) El tema del Martirio de San Lorenzo estaba también representado, en la bóveda, por un fresco pintado por los hermanos Giacinto y Domenico Calandrucci entre el 1706 y el 1708. El fresco se perdió como consecuencia de un terremoto en 1823.

Oratorio de San Lorenzo - altar con copia Natividad de Caravaggio
El altar del Oratorio de San Lorenzo desde el cual, la noche del 17 de octubre de 1969, fue robada la Natividad de Caravaggio. La que vemos en el altar es una copia fotográfica de la obra, que nunca fue encontrada. Fijarse en el globo terráqueo sobre el cuadro de altar con el emblema de la Orden Franciscana (el brazo de Cristo, desnudo, se entrelaza con el brazo del fraile franciscano, con el sayo, quien continúa su obra y sus enseñanzas).

"En las paredes laterales del oratorio se hallan las dos alargadas bancas en las cuales se sentaban los miembros de la compañía. Este arreglo, común a los demás oratorios, les permitía, sin nunca darse las espaldas entre si, dirigir su mirada hacia el altar o hacia la mesa de asamblea, situada al centro de la contra-fachada."

Oratorio de San Lorenzo - detalle banca lateral
La banca lateral izquierda, fijarse en el decorado sobre madera de ebano.

Para conectar la escena de la Natividad con el Martirio de San Lorenzo, el Amato encargó al Serpotta que, sirviéndose de la misma escenificación de los teatrini que ya había utilizado en el Oratorio de Santa Cita, representase cuatro historias de la vida de San Lorenzo. La representación se desarrolla por supuesto desde el altar hacia la contra-fachada: la primera historia es San Lorenzo entrega sus posesiones a los pobres, seguida por San Lorenzo con Papa Sixto II (quien fue martirizado cuatro días antes de San Lorenzo), la tercera historia representada es la Espoliación de San Lorenzo antes del Martirio. La cuarta, que ya se encuentra en la contra-fachada y precede al martirio del santo, es La ultima oración de San Lorenzo. De este modo la narración conecta la escena de la Natividad, o sea los comienzos del Cristianismo, con el drama del sacrificio en la Cruz, como un patrón abstracto que vuelve a manifestarse una y otra vez en la vida de los santos, desde el principio de su dedicación a Dios hasta la entrega final.

El sacrificio de Cristo en la Cruz en este caso está alegorizado por el cruel martirio de San Lorenzo, quien fue abrasado sobre una parrilla en Roma el día 10 de agosto del año 258.

Oratorio de San Lorenzo - Martirio de San Lorenzo
El Martirio de San Lorenzo, fijarse como la conexión con el sufrimiento de Cristo es reafirmada en el releve presente sobre el teatrino, entre los capiteles de las pilastras, que representa Jesús con la Cruz a cuestas. A la izquierda del martirio, completando el ciclo de las Historias de San Francisco, se ve el teatrino que representa San Francisco recibe los estigmas, otra conexión con el sufrimiento de Cristo. A la derecha, completando el ciclo de las Historias de San Lorenzo, se ve el teatrino que representa La última oración de San Lorenzo (antes del martirio).

En la pared derecha del salón (mirando hacia el altar), otra vez comenzando desde el presbiterio, se representan las historias de San Francisco. Estas comienzan con La tentación de San Francisco, siguen con San Francisco viste un pobre y El encuentro de San Francisco con el Sultán para terminar, en la contra-fachada, con San Francisco recibe los estigmas.

Oratorio de San Lorenzo - El encuentro de San Francisco con el Sultán
El encuentro de San Francisco con el Sultán. A su izquierda se ve la alegoría de la Humildad, a su derecha la alegoría de la Fe.

Intercaladas a lo largo de las paredes el Amato quiso que, otra vez como en el Oratorio de Santa Cita, se representasen las alegorías de las virtudes cristianas que los cofrades debían de cultivar, esforzándose por ponerlas en práctica en su vida diaria. Las alegorías se entrelazan con el contenido de los teatrini entre los que se encuentran, reforzando el mensaje de la narración que relata la vida de los santos, quienes pusieron en práctica estas virtudes.

Oratorio de San Lorenzo - San Lorenzo entrega sus posesiones a los pobres
San Lorenzo entrega sus posesiones a los pobres. A su izquierda se ve la alegoría de la Limosna, a su derecha la alegoría de la Misericordia.

Ya completada la narración quedaba por rellenar los espacios vacíos que esta dejaba en las paredes, cumpliendo así con los cánones estéticos del barroco. Para ello, una vez más como en el Oratorio de Santa Cita, el Serpotta creó una multitud de angelitos quienes en algunos casos interactúan jocosamente con las escenas representadas, o con las alegorías, mientras en otros casos se muestran ocupados en sus asuntos, desprendidos de lo terrenal.

Oratorio de San Lorenzo - alegoría de la Caridad
La alegoría de la Caridad, representada amamantando dulcemente un angelito. Mientras tanto otros dos, uno indicando su boca para simbolizar hambre y otro vestido con trapos para simbolizar pobreza, esperan impacientes que le llegue su turno.
Esta web utiliza cookies. Al quedarte se entiende que estás de acuerdo.
Ver política de cookies +