Un pueblo con paisajes de postal

Lindando con los Montes Nebrodi

(ver ubicación), en el extremo noreste de las Madonías, se encuentra el municipio de Pollina. El pueblo se sitúa en la cumbre del Monte di Pollina, a unos 680 metros sobre el nivel del mar y no muy distante de la costa, por ello los paisajes que ofrece constituyen uno de sus principales atractivos.

Pollina - Mirador principal
El mirador situado en el punto más alto del Monte Pollina, entre las ruinas del Castillo Medieval.

Miradores y paseo

Pollina dispone de varios miradores (ver) ubicados en el extremo superior del Viale Alfredo Musotto (*), dedicado al Capitán de corbeta cuyo padre, Francesco Musotto, formó parte de la Asamblea que escribió la Constitución Italiana en 1946. El busto de este último (ver) se encuentra en el tramo alto de esta calle que, después de ensancharse, se convierte en paseo panorámico.

(*) Alfredo Musotto fue el capitán del submarino Ammiraglio Caracciolo que se hundió con su barco durante la II Guerra Mundial, entre las costas de Libia y la isla de Creta, después de lograr poner a salvo buena parte de su tripulación y de los soldados italianos y alemanes que transportaba.

Pollina - Principio paseo panorámico con vista mar
El principio del tramo panorámico del Viale Alfredo Musotto, una calle que arranca desde la Via Sant'Antonio en la cual se puede aparcar el vehículo para así tener al alcance el casco antiguo. La barandilla que se ve a la derecha está orientada hacia norte, donde se halla el mar. Al fondo, en la costa, se reconoce el perfil de la Rocca di Cefalù, el peñón que domina la ciudad de las Madonías.

El paseo rodea, dibujando un semicírculo de norte a sur (pasando por el oeste), la cumbre del Monte Pollina, donde se hallan los restos del Castillo Medieval construido en época normanda y ligado a la fundación del núcleo habitado (*). Desde el extremo norte del paseo, a través de una puerta de estilo árabe-normando, se conecta con el casco antiguo. Desde el extremo sur del paseo se accede al área del Castillo Medieval, pasando por las escaleras de un anfiteatro natural en el cual ha sido creado, en la década de los '70 del pasado siglo, el teatro al aire libre Pietra Rosa.

(*) Existe una teoría según la cual el topónimo de Pollina procede del griego Apollonia , una ciudad fortificada que los Griegos-Espartanos de Siracusa construyeron en esta parte de Sicilia para contrarrestar la expansión de los Fenicios. Estudios más recientes, corroborados por hallazgos arqueológicos, han localizado la ciudad de Apolonia en los cercanos Montes Nebrodi, por exactitud en el Monte San Fratello, cerca del homónimo municipio, lugar que permite divisar toda la costa de Sicilia frente al archipiélago de las Islas Eolias.

Pollina - Final paseo panorámico con vista de Pietra Rosa
El final del paseo panorámico, orientado al sur, donde se halla el anfiteatro al aire libre Pietra Rosa. A través de las escaleras del anfiteatro se sube hasta el Castillo Medieval.

[]

Recorridos y lugares de interés

La entrada principal al pueblo

es la Puerta Medieval por donde el visitante, después de haber dejado su vehículo en la Via Sant'Antonio o en el área de aparcamiento colindante, suele acceder al casco antiguo. Cruzando la puerta se halla, casi en seguida, el Museo del Maná, otro de los atractivos principales de este pueblo de las Madonías.

Pollina - Puerta Medieval
La Puerta Medieval de Pollina vista desde el Viale Alfredo Musotto. El cartel a la derecha, puesto para facilitar al visitante las primeras informaciones, nos indica que pasando por la puerta encontraremos el Museo del Maná y la iglesia de San Giuliano (dedicada al patrono de Pollina). También nos dice que subiendo a mano derecha, o sea siguiendo el recorrido sinuoso de la calle donde nos encontramos, llegaremos al Castillo Medieval y al teatro Pietra Rosa.

Frente a la puerta, a mano derecha según se llega, se encuentra la iglesia de San Antonio, flanqueada en ambos lados por el Viale Alfredo Musotto, una calleja estrecha que arranca desde la Via Sant'Antonio (la calle donde es aconsejable aparcar el vehículo, a la cual se accede desde la carretera SP25). Serpenteando, el Viale Alfredo Musotto sube hacia la cumbre del Monte Pollina. Durante su recorrido pasa delante de la Puerta Medieval mientras rodea la iglesia de San Antonio. En su tramo final se ensancha transformándose en el paseo-mirador que nos lleva hacia el teatro Pietra Rosa y al Castillo Medieval.

Pollina - Iglesia de San Antonio
La iglesia de San Antonio vista desde la Puerta Medieval. Junto a su costado izquierdo pasa el Viale Alfredo Musotto que, procediendo desde la derecha (en la imagen), sigue cuesta arriba hacia su tramo más alto, donde se convierte en paseo panorámico.

El teatro Pietra Rosa

Se trata de una creación reciente, ligada al desarrollo turístico de los '70 del pasado siglo cuando también fue construido, en el Cabo Raisigerbi, un complejo turístico que hará conocer, entre los turistas italianos, este pueblo de las Madonías y su playa de Torre Conca. A principio de la década, utilizando un anfiteatro natural situado bajo la Torre Mautrolico del antiguo Castillo Medieval, fue creado este teatro al aire libre. El semicírculo se halla orientado hacia sureste, al interior del conjunto de las Madonías. Desde sus asientos, además de ver el palco situado al final del paseo Alfredo Musotto, se disfruta de una bonitas vistas sobre el valle que Pollina comparte con Castebuono.

Pollina - Teatro Pietra Rosa
El Teatro Pietra Rosa visto desde las ruinas del castillo Medieval.

[]

El itinerario turístico 'Donna Pulina'

Durante la visita al casco antiguo de Pollina se verán unas indicaciones que se refieren al Itinerario Donna Pulina (ver). Se trata de un itinerario que arranca desde la plaza frente al Ayuntamiento (ver en Street View), un moderno edificio situado en la zona nueva de Pollina, llevando el visitante hacia la cumbre del Monte di Pollina, donde se halla el Castillo Medieval (*). El itinerario completo incluye 8 paradas, cada una de ellas marcadas por un cuadro en cerámica donde se explica un episodio de la leyenda de Doña Pulina y Ayub. Se trata de un cuento que liga las orígenes de Pollina con la llegada de los normandos a Sicilia.

(*) El día 26 de junio de 1993 Pollina fue golpeada por un fuerte terremoto tras el cual buena parte de su población se trasladó en la pedanía de Finale. Por ello al pasearse por el pueblo, sobre todo en la parte antigua, se verán muchas casas antiguas reforzadas con elementos de hormigón, para dar seguridad a los que se quedaron.

Pollina - Iglesia de San Giuliano
La iglesia de San Giuliano, Santo Patrono de Pollina, situada en el lindero del casco antiguo con la zona moderna del pueblo.

La historia relata el amor entre Pulina y Ayub durante la etapa posterior al desembarco de los normandos en Sicilia (febrero de 1061) y anterior a la conquista de Palermo (enero 1072). Pulina fue una joven normanda, familia del conde Ruggero, que se enamoró de un joven árabe, Ayub. Debido a la fuerte oposición de las familias de ambos, los jóvenes se escaparon juntos y se refugiaron en la cima del Monte di Pollina, donde hoy se hallan las ruinas del que fue su castillo. El conde Ruggero, después de vanos intentos de hacer recapacitar los jóvenes, reconoció como legitima su unión nombrándoles señores de aquellas tierras y mostrando, antes de la conquista de Palermo, una actitud de tolerancia hacia la integración cultural que será la marca distintiva de su futuro reino.

Las primeras tres paradas del recorrido se hallan en la parte moderna de Pollina. A partir de la cuarta, situada frente la iglesia dedicada a San Giuliano, el itinerario de Donna Pulina entra en el casco antiguo. La siguiente parada, la quinta, tiene lugar frente la iglesia de San Pietro, una pequeña iglesia del siglo XIV restaurada en el XVII.

Pollina - Iglesia de San Pietro
Iglesia de San Pietro, donde se halla la quinta parada del itinerario turístico. Se ve a la izquierda el cuadro de cerámica que marca esta parada en el Itinerario di Donna Pulina. Este procede desde la iglesia de San Giuliano, o sea de la calle cuesta abajo que se ve a la izquierda de la iglesia, y procede hacia la Piazza del Duomo, por la calle cuesta arriba que se ve también a la izquierda.

La sexta parada tiene lugar en la Piazza del Duomo donde, frente a frente se hallan del Duomo de Pollina, o sea su iglesia más importante, llamada la Matrice, y el Museo del Maná, un pequeño museo donde el visitante puede saber todo lo relacionado a esta antigua actividad agro-forestal que se mantiene viva en los territorios de Pollina y Castelbuono.

Pollina - Capilla de la Virgen de la Gracia en el Duomo de Pollina
La Capilla de la Virgen de la Gracia en el Duomo de Pollina, cuyo altar renacentista es obra de Antonello Gagini que lo esculpió en 1517. En esta misma iglesia se encuentra una obra de Domenico Gagini, padre de Antonello, la Virgen Calva del siglo XV.

La séptima parada se encuentra en la Via Castello (ver), simbolizando el recorrido de la pareja de amantes hasta su reconocimiento como señores de Pollina. Desde la Via Castello, como es lógico suponer, se llega al Castillo Medieval. En este caso pero, en vez de acceder por el teatro Pietra Rosa, se accede por una estrecha calleja cuyo último tramo, el que se abre al Castillo Medieval, es muy paisajístico (ver).

Pollina - Ruinas castillo Medieval y Torre Maurolico
Las ruinas del Castillo Medieval y la Torre Maurolico, en cuyo interior se halla el museo Torre delle Stelle - Museo Maurolico.

Toda el área del castillo Medieval está rodeada por varios miradores que permiten ver el paisaje a 360 grados. Los días de mucha claridad, dicen los lugareños, se puede llegar a ver la cumbre del volcán Etna. Entre las ruinas del Castillo sobresale la Torre Maurolico, dedicada al matemático y astrónomo Francesco Maurolico (Mesina 1494 - 1575), quien estuvo utilizándola como observatorio astronómico entre 1548 y 1550, siendo huésped del marqués de Ventimiglia (residente en Castelbuono y propietario del Castillo de Pollina). Al interior de la torre, en parte restaurada, se halla un museo que de momento no abre al público de forma regular.

Pollina - Vistas desde ruinas Castillo
Una de las vistas que ofrecen los miradores del Castillo Medieval. El núcleo habitado que se ve en la costa es Finale di Pollina, pedanía de este municipio de Pollina.

[]

El maná de las Madonías

La tradicional recolección del maná

es la actividad más emblemática de esta bonito pueblo de las Madonías. El maná es la savia producida por una variedad del árbol del fresno que crece en abundancia, junto al castaño, en todo el territorio municipal de Pollina y en el valle que este municipio comparte con el cercano pueblo de Castebuono. Los lugareños han custodiado los conocimientos tradicionales necesarios para la producción, el tratamiento y la comercialización de este producto tan antiguo. Las Madonías son el único lugar en el Mediterráneo donde aún se conserva esta tradición.

Pollina - Bosques bajo la ladera norte de Pollina
La bosques bajo la ladera norte de Pollina vistos desde la carretera SP25 que baja hacia Finale di Pollina, pedanía costera de este municipio. Los árboles que se ven en la parte alta del prado, y el que se aislado en su centro, son fresnos del maná.

El Museo del Maná

Se trata de un pequeño museo, situado en el corazón de este pintoresco pueblo montañés. La exposición, que incluye una colección de todos los instrumentos necesarios para la recolección del maná, se encuentra en la primera planta de la Biblioteca Municipal, situada frente la iglesia de la Matrice. Al entrar (la entrada es libre) el personal municipal ofrece a los visitantes una pequeña cantidad de maná 'bruto' (la savia que baja por el tronco del árbol absorbiendo parte del sabor de la corteza) para que se familiaricen este producto local utilizado en la reposterías y en la producción de jarabes. En su versión más refinada el maná se presenta en los Cannoli, unas barritas blancas que se obtienen haciendo que la savia gotee, desde una incisión en el tronco del fresno, y se vaya secando alrededor de un sedal.

Pollina - Pollina - Biblioteca Municipal y Museo del Maná
La fachada de la Biblioteca Municipal de Pollina. Al pasar por el portal de arco se sube hasta la primera planta donde se halla el Museo del Maná.

Información practica

Cómo llegar

Para ir de excursión hasta Pollina, lo más aconsejable es disponer de un vehículo propio. En cambio, si se forma parte de un grupo de turistas que han decidido ir juntos de excursión, también cabe la posibilidad de contactar con la empresa de autobuses que gestiona la concesión (paradas y recorridos) y contratar un minibus discrecional (ver el enlace en el siguiente párrafo).

Los autobuses tienen su parada frente al Ayuntamiento. La empresa de transportes que gestiona la concesión se llama Lombardo & Glorioso. Abriendo el enlace se verán los horarios. Estos están diseñados para permitir a los residentes conectarse con las localidades de referencia (Finale, Castelbuono, San Mauro, Cefalù y Palermo) más que para permitir a los de fuera ir de visita hasta Pollina.

Pollina - Tramo carretera SP25
Un tramo de la paisajística carretera SP25.

Si se procede desde la costa, o sea del eje Palermo Cefalù Mesina, hay que tener como punto de referencia la carretera SP25. Se trata de una carretera, en muy buenas condiciones, que conecta Pollina con la pedanía de Finale.

Al proceder del interior de las Madonías se utilizará el eje formado por la carretera general SS286, que conecta con el autopista Palermo-Mesina. A lo largo de la carretera habrá que poner atención a un desvío que se encuentra en el lado de levante (a la izquierda si se procede desde la costa). Este desvío, donde queda señalizado el pueblo de Pollina a 10 kilómetros de distancia, es el de la carretera comarcal SP130.

Donde aparcar

Para dejar aparcado el vehículos, sin muchas complicación para entrar al casco antiguo, hay que situarse en la Via Sant'Antonio, a la que se accede desde la misma carretera SP25 que sube al pueblo. En esta misma calle, nada más ver las primeras casas del pueblo, se verá a mano derecha el cartel que marca el área de aparcamiento público (ver en Street View). La curva es muy estrecha y, para entrar, habrá que hacer un par de maniobras. Para evitar la maniobras es aconsejable seguir recto, a ver si se tiene la suerte de encontrar aparcamiento libre calle arriba, hasta llegar a una pequeña plaza, donde termina la calle, para poder dar la vuelta al coche con más facilidad y, conduciendo calle abajo, entrar comodamente en el área de aparcamiento.

Pollina - Via Sant'Antonio
La Via Sant'Antonio. El área de aparcamiento queda detrás de la curva que se ve al fondo.