Museo etnográfico

Situado en la primera planta

de la Biblioteca Municipal de Pollina, este pequeño museo permite al visitante conocer todo los detalles de la recolecta del maná del fresno, una antigua tradición que se renueva cada año a partir del mes de julio. Los lugareños han mantenido viva esta actividad que, en el pasado, era también practicada en otras áreas del Mediterráneo.

Museo del Maná - Sala de tienda-recepción
La recepción-tienda del Museo del Maná. Sobre el mostrador se hallan dos cuencos que contienen maná bruto, o sea el maná que gotea y se solidifica sobre la misma corteza del árbol del fresno, y unos bizcochos de maná típicos de la zona, los 'Ntacche di manna, que se ofrecen a cuantos visiten este pequeño museo.

¿Que es el Maná?

Los orígenes del nombre del maná

son muy antiguas y, para cuantos estén familiarizados con el relato bíblico del viaje de los israelitas hacia la Tierra Prometida, asociados con el milagro acontecido en el desierto del Sinaí que permitió a este pueblo sobrevivir durante su largo viaje. Al ver el alimento que caía del cielo los hebreos se preguntaron: ¿Man hu? (*). De allí se quedó el termino que se utiliza hasta la fecha. No obstante, cómo veremos luego, no está demostrado que el maná bíblico y el maná del fresno sean la misma cosa.

(*) Como los israelitas no sabían lo que era, al verlo se preguntaban unos a otros: « ¿Esto qué es?» Moisés les respondió: 'Es el pan que el Señor les da para comer'. Éxodo 16:15

Museo del Maná - Paneles explicativos e imágenes recolección del maná
Paneles explicativos e imágenes que muestran al visitante todos los pasos de la recolecta del maná.

El maná es la savia

producida por una variedad del árbol del fresno, el Fraxinus ornus. Cuando el árbol se halla en estado de estrés por falta de agua, durante los veranos calurosos y secos en los montes del Mediterráneo, produce abundancia de savia.

La asociación con el maná bíblico

es relativamente reciente. Los escritos más antiguos que hacen mención de este producto, entre ellos los de Galeno (siglo II d.C.) y de Avicena (980-1037), citados en el panel informativo del museo que relata la historia del maná, le describen como miel de rocío (Galeno) y como rocío dulce (Avicena). Los primeros datos gráficos que asocian este producto al maná bíblico se remontan al siglo XVIII. Hay por ejemplo una obra del pintor manierista italiano Tiepolo (1696-1770) que se inspira en la recolecta del maná (ver en Wikipedia files).

¿Cómo se extrae el maná?

A partir de la segunda mitad del mes de julio se pone en actividad el 'ntaccaluoru, o sea el que hace los tajos ('ntacco = tajo). El primer paso consiste en desenterrar provisionalmente las raíces del árbol más cercanas al tronco, eso estresa el árbol que aumenta la producción de savia. El 'ntaccaluoru conoce bien a sus árboles y sabe cuando cada uno de ellos está maduro. Cuando llega este momento, utilizando un cuchillo en forma de garra, el mannaruolo, el 'ntaccaluoru produce un corte perpendicular al tronco del fresno, o a una de sus ramas. Este corte mide, en función del tamaño del árbol, entre 5 y 10 centímetros. Además debe de ser lo suficientemente profundo como para llegar hasta la albura (los anillos exteriores y más jóvenes del tronco, o de la rama si el árbol es lo bastante grande).

Museo del Maná - Mannaruolo y otros utensilios del 'ntaccaluoru
Unos utensilios del oficio del 'ntaccaluoru juntos con otros objetos. Abajo a la izquierda se ve el característico mannaruolo. Se trata del cuchillo, de buen tamaño como puede verse, utilizado para hacer el 'ntacco, el corte en la corteza del fresno de donde brotará la savia. A la derecha se ve una lannuzza, algo vieja (las que actualmente se usan están hechas de acero inoxidable), utilizada para hincarse en el corte de la corteza y guiar la savia hacia el sedal donde se acumula.

A partir del momento en el que se practica el primer corte desde el tronco del fresno comienza a brotar la preciosa savia, y seguirá haciéndolo, en función de las condiciones climáticas, incluso hasta principios de setiembre.

Museo del Maná - Exposicción de objetos pertenecientes al patrimonio etnográfico de Pollina
Exposición de objetos pertenecientes al patrimonio etnográfico de Pollina.

Para recolectar el maná, el método tradicional prevé el utilizo de dos instrumentos, la rasula y el archetto, asociados a un tercero, la scatula, donde se recoge el producto. La rasula es, en esencia, una espátula que sirve para rascar el maná que se queda pegado en la corteza del árbol. El archetto, un arco que mantiene tensado un hilo, hace el mismo trabajo de la espátula pero de forma más delicada. En ambos casos el producto queda mezclado con elementos de la corteza y no tiene la finura del producto actualmente comercializado.
Otro método de extracción, el que produce los llamados cannoli (cañas), fue introducido por un productor local, Giulio Gelardi. Este método no substituye el tradicional si no que es utilizado junto a el para ofrecer un producto más refinado, sin la impurezas que conlleva el contacto con la corteza del árbol. Se trata de disponer de una hojalata en forma de canal, la lannuzza, que posee en uno de sus extremos una punta para poder clavarse bajo el corte de la corteza y, en el otro extremo, un agujero al cual queda atado un sedal dispuesto en vertical. La función de la lannuzza es la de guiar la savia que brota de la corteza hacia el sedal, en el cual se va acumulando (huelga decir que si el corte es practicado en una rama horizontal, se podrá atar el sedal directamente al árbol sin hacer uso de la lannuzza). El extremo inferior del sedal queda fijado a una pala de chumbera en forma de cuenco, enseguida veremos porqué.
La savia, al gotear por el sedal, ya expuesta al aire, se va secando formando una caña, con dentro el sedal. La savia que no llega a secarse del todo, se acumula en la pala de chumbera y no se desperdicia. Cuando la cañas de savia, seca y blanca, llegan a la anchura de un centímetro se extraen del hilo que, una vez más, se colocará en vertical sobre la pala de chumbera para así seguir produciendo. Las cañas de savia se pondrán a secar al sol durante una semana, en horizontal, después ya quedarán listas para su comercialización.

[]

Información practica

¿Donde se encuentra el Museo?

Pollina es un pueblo muy pequeño y encontrar el museo es de lo más fácil. Si se accede desde la Via Sant'Antonio, la calle donde se encuentra el área de aparcamiento, se verán las indicaciones para los visitantes. Son de color marrón y en todas aparece el Museo della Manna (ver). Si se accede al pueblo desde la zona moderna, o sea frente al Ayuntamiento, habrá que ir subiendo hacia el casco antiguo siguiendo las flechas del Itinerario turístico Donna Pulina.

Museo del Maná - Vista museo desde Piazza del Duomo
Vista del museo desde la Piazza del Duomo. Se ve el portal de arco que da acceso al interior del museo, situado en la primera planta. A la derecha de la esquina se ve el cuadro de cerámica que marca la sexta parada del Itinerario turístico Donna Pulina, un recorrido turístico que guía el visitante por las callejas de este pueblo de las Madonías.

Los horarios de apertura

del museo, los siete días de la semana, son de 10:00 a 13:00 y de 15:30 a 19:30 (ver).

¿Donde comprar el maná?

En todos los pueblos de las Madonías, y en Cefalù, es posible comprar el maná en las mismas tiendas donde se vende miel, mermeladas y otros productos típicos de la zona, entre los que se encuentran los característicos bizcochos de maná, los 'Ntacche di manna. Otros productos más refinados, como el Jarabe de maná, se pueden encontrar en la tiendas de productos naturales. Por supuesto es posible adquirir el maná en formato de cannoli (no hay que confundirlos con los dulces sicilianos en forma de cañas rellenas con crema de requesón), y el jarabe de maná, a través de las muchas tiendas on-line que encontrarán navegando por internet.