El núcleo urbano

La fundación de Collesano se remonta al siglo XII

siendo decidida por el primer rey cristiano de Sicilia, Ruggero II (el fundador de la Catedral de Cefalù), quien mandó destruir el antiguo poblado árabe de Qal'at as-sirat, que se hallaba sobre la cumbre del aislado Monte d'Oro (*), y reconstruirlo sobre un cerro de la ladera sur del monte Poggio Grotta del Signore (897 metros), donde hoy se encuentra el área más antigua de Collesano. Este área podemos identificarla por la presencia de la iglesia de Santa Maria Assunta y por las ruinas del Castillo Medieval, situado justo en frente del Monte d'Oro (ver), donde se hallaba el antiguo poblado árabe.

(*) Se trata de un monte de unos 808 metros de altura situado a poniente del actual centro habitado (ver en 3D).

Vista de Collesano con iglesia de Santa Maria Assunta
Vista de Collesano con la iglesia de Santa Maria Assunta, situada en el área más antigua del pueblo. La imagen está sacada desde la Piazza Principe di Palagonía, la plaza donde se halla la Fuente Mora, situada en las hacia-afueras de Collesano, desde donde se enlaza la carretera SP128 que conecta con el pueblo de Lascari (playa de Gorgo Lungo).

Desde su área más antigua el pueblo se fue extendiendo hacia sur, trepando hacia la ladera sur del monte Poggio Grotta del Signore, allí donde arranca la carretera SP9-bis que conduce hacia el pequeño pueblo de Scillato. Todo el núcleo habitado se halla rodeado por dos arroyos, el Mora a levante y el Zubbia a poniente. Ambos arroyos se juntan en el arroyo Roccella, que desemboca en el mar cerca de la playa de Campofelice di Roccella. A lo largo del valle que desciende hacia la costa se hallan los cultivos que alimentan las actividades de agricultura y ganadería. Actualmente Collesano cuenta con poco más de 4000 habitantes.

A partir del siglo XVI Collesano ha visto florecer el arte de la cerámica la cual, al igual que en otros centros de Sicilia (Caltagirone, Santo Stefano di Camastra, Burgio, Sciacca, Palermo y Trapani), ha llegado a un considerable nivel de excelencia. La difusión de este arte ha ido menguando, como precio a pagar por la modernización de la era industrial, y se ha mantenido viva gracias al trabajo de dos talleres de artesanía y de una empresa local.

Cerámica conmemorativa de la primera edición de la Targa Florio
Situado en la Via Vincenzo Florio, y realizado por un artesano local cuyo taller se halla a pocos metros, este cartel en cerámica conmemora la primera edición de la carrera de coches, realizada en la primavera de 1906. En alto a la derecha se representa el empresario iluminado Vincenzo Florio, fundador de la carrera, mientras felicita el ganador de la competición (Alessandro Cagno con Itala). Más abajo se ven las primeras paradas para el cambio de neumáticos durante la carrera.

La SP9

(Carretera Provincial 9), que rodea Collesano de este a oeste, es la carretera más importante. Procediendo de la costa, desde donde sigue el perfil norte del valle del arroyo Roccella, sigue luego su recorrido y le conecta con el siguiente pueblo de las Madonías, Isnello. Poco después de entrar en el núcleo habitado, como suele pasar en Sicilia, la carretera toma nombre de calle, Via Vincenzo Florio en este caso. Sucesivamente, a la altura de la Oficina de Información del Parque de las Madonías, el trazado de la SP9 da un giro a la derecha y sube hacia la periferia sur donde se divide en dos tramos, el de la derecha toma el nombre de SP9-bis (que sube hacia Scillato) el de la izquierda sigue su recorrido panorámico rodeando el pueblo y trepando por el Poggio Grotta del Signore antes de tomar rumbo hacia Isnello. Se trata de un tramo de carretera en buenas condiciones y muy paisajístico que se mete de lleno en un área de bosques del Parque de las Madonías. Este tramo de carretera Collesano-Isnello, al igual del anterior tramo Campofelice-Collesano, ha sido parte del recorrido de la Targa Florio, una de las primeras carreras de coches de la historia (*).

(*) Con la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans, la Targa Florio fue incluida en el Campeonato Mundial de Resistencia (FIA World Endurance Championship).

Panorámica de Collesano
Vista de Collesano desde carretera SP9 (ver en Street View). A la derecha se ven la cañada del arroyo Mora y la carretera SP128 que conecta con los pueblos de Lascari (cerca del mar) y Gratteri (pueblo de monte alto).

El eje Via Roma - Corso Vittorio Emanuele

Después de separarse de la carretera SP9, la Via Vincenzo Florio entra en el casco antiguo de Collesano hasta cruzarse con la Via Roma, el principal eje de Collesano que, después de cambiar de nombre en Corso Vittorio Emanuele, conecta con el área más antigua del núcleo habitado, donde se hallan la Piazza Castello y la basílica-menor de San Pietro, también llamada Chiesa Madre. Antes de la basílica de San Pedro se halla el antiguo convento de San Domenico (Santo Domingo), convertido en Palacio Municipal, en cuyas dependencia se halla el Museo de la Targe Florio el cual, junto con la iglesia de San Pietro y el área del Castillo Medieval, representa lo más interesante, desde un punto de vista monumental, para el visitante. En el cruce de la Via Roma con la Vincenzo Florio (después del cual esta última cambia de nombre en Via Isnello hasta terminar su recorrido confluyendo otra vez en la SP9), se halla un ensanche de ambas calle que da lugar a una plaza rodeada de bares con terraza situada bajo la empinada ladera del monte Poggio Grotta del Signore. Se trata de unos de los lugares de reunión del pueblo (otra plaza, con sus bares-terraza donde se desenvuelve la vida social, la encontramos más abajo en el eje de la Via Roma - Via Vittorio Emanuele).

alt imagen
La Via Roma a la altura del cruce con la Via Vincenzo Florio. Más abajo, después de cambiar de nombre en Corso Vittorio Emanuele, se hallan el Museo de la Targa Florio, situado en unas dependencias del Palacio Municipal, y la iglesia de San Pietro, reconocible por hallarse su fachada al final de una monumental escalera piramidal (para visitar el interior, sin embargo, hay que acceder desde los portales laterales).

[]

Lo más interesante de Collesano

El patrimonio monumental

de Collesano es variado y justifica medio día (o día entero) de excursión, tal vez haciendo que la visita coincida con el día de mercadillo (viernes) cuando el Corso Vittorio Emanuele se halla repleto de puestos y animado por los lugareños que aprovechan el día para sus compras.

Al lo largo del Corso Vittorio Emanuele, la calle principal de Collesano, se halla el Palacio Municipal, antes Convento de San Domenico cuya iglesia conventual, la Chiesa dell'Annunciata Nuova, hace muestra de si a la izquierda del palacio, situada sobre un zócalo al cual se accede desde una escalera que arranca desde un área sombreada por altos árboles situada en la orilla este de la calle. A la derecha del portal principal del Palacio Municipal, situado en el pasaje peatonal creado por el desnivel natural del terreno, se halla el Museo de la Targa Florio, reconocible desde la calle por el cartel en cerámica situado al pie de la escalera que sortea la diferencia de altura.

Corso Vittorio Emanuele de Collesano a la altura del Museo de la Targa Florio
El Corso Vittorio Emanuele a la altura del Museo de la Targa Florio, situado en el ala derecha del Palacio Municipal. Se ve a la derecha la escalera que sube hacia el paseo peatonal y, medio escondido por los puestos del mercadillo, el cartel de cerámica (enmarcado por un dibujo cuadriculado) que anuncia la presencia del museo.

La iglesia principal, o Chiesa Madre, es la Basilica de San Pietro cuya construcción se remonta a la primera mitad del siglo XVI. En su interior se halla, colgando del techo de la nave central, un Crucifijo del siglo XVI pintado en ambos lados con la Crucifixión y la Resurrección. Otro elemento de gran valor artístico e histórico custodiado en el templo es el órgano, cuyo restauro ha finalizado en 2007. Fue construido en 1627 por el palermitano Antonino La Valle, perteneciente a una conocida familia de organeros e hijo de Raffaele (el que construyó el órgano de la Iglesia de La Gancia). Frente al órgano se halla el coro, también restaurado, creado también en el siglo XVII y decorado con un ciclo de pinturas dedicados a la Infancia de la Virgen. La paredes y la bóveda del presbiterio, reformado en clave barroca durante el siglo XVII, están decorados por unos frescos de Gaspare Vazzano, el primer pintor de Gangi en apodarse el Zoppo di Gangi (después vendrá Giuseppe Salerno, también nativo del mismo pueblo de las Madonías).

Órgano presbiterio y coro de la iglesia de San Pietro en Collesano
Un detalle del interior de la iglesia de San Pietro. A la izquierda vemos el órgano y a la derecha el coro alto. De frente vemos el presbiterio barroco. Sobre al arco frontal se ve el emblema de San Pedro, primer Papa y fundador de la Iglesia. En el año 1983 el Papa Juan Pablo II ha ascendido esta iglesia al rango de Basílica Menor.

Colindando la iglesia de San Pietro, y visible desde la plaza donde se abre su portal lateral derecho (Piazza della Misericordia), se halla la Torre di Guardia Medievale. Fue creada hacia el siglo XIII en lo que en aquel entonces era el perímetro del pueblo. Posteriormente, al expandirse el centro habitado, quedó en su interior y fue también utilizada como campanario de la iglesia de San Pietro. Muy cerca de la plaza se halla el señorial Palazzo Fatta del Bosco cuya fachada, necesitada de restauro, se abre en la Via Francesco Crispi

Bajando por el Corso Vittorio Emanuele, o también por la Via F.Crispi, llegamos a una plaza, la Piazza Garibaldi en la cual vemos otra construcción religiosa. Se trata de la iglesia de San Giacomo, una construcción que se remonta a la segunda mitad del siglo XV. Bajo el lado derecho de la iglesia se halla la Fontana dei due Cannoli, remodelación en clave neoclásica de una fuente barroca. Es posible acceder a la fuente, rica de agua, por una escalera situada en la plaza donde termina su recorrido el Corso Vittorio Emanuele.

Fuente Due Cannoli en Collesano
La Fuente Due Cannoli, situada bajo el flanco derecho de la iglesia de San Giacomo (San Jaime). Los "Cannoli", cuyo nombre recordará el conocido dulce siciliano, son los caños de donde sale el agua y cuya forma es reproducida por el pastel, hecho de pasta dulce frita en aceite mientras aún se halla enroscada en una caña, y posteriormente rellenada con crema de requesón.

En el área más antigua de Collesano se hallan las ruinas del Castillo Medieval, a las cuales se accede desde la Piazza Castello, y la iglesia de Santa Maria Assunta (1140), cuya fachada también se abre en la misma plaza. Para llegar a la Piazza Castello hay que tomar como punto de referencia la Piazza Garibaldi, situada al final del Corso Vittorio Emanuele (donde se hallan la Iglesia de San Giacomo y la Fontana dei due Cannoli). Frente la plaza arranca una calle cuesta arriba que se llama Via Ospedale, esta calle nos lleva hasta otra plaza, la Piazza Rosario Gallo, en la cual se halla una iglesia (Chiesa del Collegio) que hace esquina con una calle, la Salita Castello, que sigue subiendo hacia la cumbre del cerro donde se halla la Piazza Castello (ver ruta).

alt imagen
De frente vemos el campanario de la iglesia de Santa Maria Assunta, con su minarete recubierto con las típicas tejas coloradas de las Madonías (ver más cerca), a la izquierda los talleres del Ayuntamiento, propietario de las ruinas del Castillo Medieval cuya entrada se halla a la derecha, después de la banca de madera. La cobertura del campanario, en forma de cono y recubierta de colorida cerámica de Collesano, es característica de las iglesias en todas las Madonías. Al final de este camino, que arranca desde la Piazza Castello, hay un mirador orientado hacia el Monte d'Oro, en cuya cumbre se hallan las excavaciones arqueológicas del antiguo núcleo habitado, y hacia el valle que baja hacia la costa.

[]

La cerámica de Collesano

Los comienzos de esta tradición se remontan al siglo XVI, aunque el desarrollo artístico de la producción local se registra a partir del siglo siguiente. A partir del siglo XVIII, la producción local se especializó en dos sectores distintos. Uno fue el de las cerámicas destinadas a la construcción: ladrillos, tejas de varios tipos, incluido el utilizado para recubrir los minaretes de las iglesias de las Madonías, y embaldosados, tradición que se mantiene hasta la actualidad. El otro ámbito de la producción local fue dirigido hacia el consumo domestico, abarcando todas las necesidades del hogar (platos, vasos, jarras, botellas y botijos, vasijas para las conservas, etcétera). Este último se caracterizó por el uso de tres colores: el verde botella, el manganeso y el amarillo ocre.

Cerámicas tradicionales de Collesano
Un estante de la tienda-taller Manganello Arte Ceramiche donde se exponen las cerámicas tradicionales de Collesano, fijarse en la típica botella-berenjena de color verde y manganeso.

En la actualidad existen una empresa y dos talleres de artesanía que mantienen viva ambas tradiciones. La empresa se llama Comed, y está especializada en el ámbito de la pavimentación. Sus baldosas has sido utilizadas para el restauro de varios lugares monumentales de la isla, entre los que se encuentra la terraza de la Catedral de Palermo.

Ambos talleres tienen su espacio de venta en Collesano y, además de ofrecer los productos más tradicionales de la cerámica de Collesano, también ofrecen el abanico de productos que ya caracterizan todos los productores de Sicilia, incluidos el Sol del Mediterráneo y la Trinacria, la cabeza de Medusa con tres piernas, que es el emblema de Sicilia.

alt imagen
El taller artesanal de Manganello Arte Ceramiche.

Uno de los talleres de artesanía se halla en la entrada de Collesano (ver en Street View) y se llama Manganello Arte Ceramiche. Se trata de una tienda-taller donde, además, es posible visitar el taller, situado en la trastienda. Además de las cerámicas tradicionales, reconocible por sus colores (verde amarillo y manganeso), y del conjunto de productos que caracterizan todos los lugares de producción de Sicilia, este taller se ha especializado en la producción de baldosas artísticas dedicadas a la conmemoración de la Targa Florio, las mismas que se pueden ver en distintos lugares de Collesano. Estas también están presentes, en tamaño más reducido, en el espacio de exposición y venta.

alt imagen
Exposicción de cerámicas tradicionales de Collesano pertenecientes a la colección privada de Ceramiche Iachetta.

El otro productor artesanal de Collesano se llama Ceramiche Iachetta y ofrece sus productos en el céntrico Corso Vittorio Emanuele (ver en Google Maps), además de tener otra tienda en Palermo, en la Via Cappuccini (ver en Google Maps), la calle que conecta la Piazza Indipendenza con las Catacumbas de los Capuchinos. Además de ofrecer los productos tradicionales de Collesano, y las cerámicas más característica de toda Sicilia, también este productor local se ha especializado en un tipo de producto más artístico que, en este caso, está representado por la reproducción de monumentos de Collesano en jarrones y platos.

[]

Información practica

Para llegar a Collesano

hay que disponer de un vehículo. El camino preferencial, si se procede desde la costa, es la carretera SP9 que comienza su recorrido desde la SS113 (la carretera estatal que sigue a lo largo de toda la costa norte de Sicilia enlazando las ciudades de Palermo y Mesina. La SP9 cruza el pueblo de Campofelice di Roccella, la Porta delle Madonie, y sigue su recorrido hacia Collesano y, después, Isnello. Actualmente (verano 2018) un tramo de esta carretera se halla en obras, por lo que hay que desviarse de unos pocos kilómetros, sin embargo hay unos carteles (a los que hay que poner atención) que indican la ruta provisional.

alt imagen
Uno de los tantos paisajes rurales que ofrece la carretera SP9. Al fondo se ve Collesano, ubicado en la ladera norte del monte Poggio Grotta del Signore.

Si se procede desde Cefalù existe otra opción para llegar a Collesano, la cual permite además visitar el Santuario de Gibilmanna (y el museo Fra Giammaria di Tusa) que se ncuentran a lo largo del recorrido, además de pasar por el pueblo de Isnello. Este por supuesto es un recorrido más largo del anterior, pero permite disfrutar de lleno del paisaje de las Madonías. Para ello hay que salir de Cefalù siguiendo las indicaciones de Santuario di Gibilmanna (carretera SP54-bis) y seguir, después de Gibilmanna por la misma carretera (SP54-bis) hasta cruzarse con la carretera SP9, donde hay que tomar rumbo hacia Isnello; por último, desde Isnello, hay que seguir por la misma carretera (SP9) hacia Collesano.

Cruce entre carreteras de las Madonías (SP9 y SP54)
El cruce, situado en la localidad de Mongerrati, entre la carretera SP9, que lleva hacia Isnello, Gibilmanna y Cefalù y la SP5, que lleva hacia Polizzi Generosa (ver en Google Maps).

Donde aparcar

Al llegar se nos pone el problema de aparcar, pues no es tan fácil puesto que las calles de Collesano, como los demás pueblos de las Madonías, son muy estrechas y los aparcamientos, como es normal de esperarse, están copados por los locales. Dicho esto hay que saber que el Corso Vittorio Emanuele es zona disco, donde se permite dejar el coche durante una hora, sin pagar nada pero dejando expuesto el disco horario con la hora de llegada (en Sicilia los discos horarios suelen venderse en algunos kioscos de revistas y estancos). Si se quiere dejar el coche durante un rato más largo hay que buscar aparcamiento entre las callejas del pueblo, poniendo mucha atención a los carteles de prohibido aparcar. Otra opción consiste en aparcar a lo largo de la Via Vincenzo Florio en las cercanías de la Oficina de información del Parque de las Madonías (ver en Street View), desde donde el casco antiguo se encuentra a pocos minutos de caminar.