La Targa Florio

Vincenzo Florio

(1883-1959) fue un empresario palermitano aficionado de automovilismo desde los comienzos de este deporte. Después de que las primeras carreras de coche sobre carretera (el Rally Paris-Madrid de 1903 y el Herkomer Trophy de 1905 y 1906) evidenciaran los problema de seguridad de este tipo de competición, el Florio tuvo la idea de utilizar como recorrido unas carreteras poco transitadas que, durante la carrera, se cierrarían al trafico transformandose de ese modo en un verdadero circuito de carrera. Para ello eligió las carreteras de las Madonías, diseñando el primer circuito y organizando todos los pormenores de la competición (*). Nació de este modo, en 1906, la Targa Florio, una carrera destinada a entrar en la historia del automovilismo.

(*) El empresario también tuvo la idea de proporcionar facilitaciones a quienes quisieran asistir a la carrera ofreciendo descuentos del 50% en los billetes de trenes. A los pilotos ofreció billetes gratis en los barcos de propiedad de su compañia de navegación para traher a Sicilia sus coches de carrera y los vehículos de asistencia mecanica. También los reporteros se vieron facilitados, en trasportes y alojamiento, para así cubrir la carrera y difundirla entre el público continental. Por todo esto la organización de la Targa Florio hizo escuela y será imitada en las futuras competiciones.

Portal Museo Targa Florio
El portal del Museo Targa Florio, al que se accede desde el rellano que se amolda al desnivel del Corso Vittorio Emanuele (ver). Las banderas, medio escondidas entre los árboles, nos dicen donde se halla el portal del Palacio Municipal.

El Museo dedicado a la Targa Florio

Casi cien años después de aquellos acontecimientos, el día 27 de junio de 2004, abrió sus puertas el Museo Targa Florio (ver ubicación en Google Maps). Su fundador fue el historiador y aficionado de automovilismo Giacinto Gargano, quien se declaraba convencido que las carreras de coches de antes tenían un tinte romántico irremediablemente perdido en la actualidad. A esta época del siglo pasado se inspira este museo, cuya finalidad es la de preservar para las generaciones venideras el espíritu de las carreras de otros tiempos. Como sede fue escogida una ala de la primera planta del Palacio Municipal de Collesano, entregada al proyecto por este municipio de las Madonías. Se accede al museo desde el rellano alto de la acera derecha del Corso Vittorio Emanuele, situado a la misma altura de la primera planta del Palacio Municipal. Desde la calle se nota la presencia del museo gracias a un cartel, creado por un ceramista local, situado al pie de la escalera que salva el desnivel con este tramo de la calle.

alt imagen
El cartel, situado en el Corso Vittorio Emanuele, que nos anuncia la presencia del Museo Targa Florio. Los personajes representados son Giacinto Gargano, fundador del museo, y Enzo Ferrari, patrón de la célebre casa automovilística.

El área expositiva del museo

Las imágenes de la carrera

ocupan buena parte del espacio expositivo. Se trata de imágenes de archivo, en su mayoría entregadas por los hijos y nietos de los fotografos que, desde los comienzos de la carrera, se trasladaban hasta las Madonías para proporcionar los reportes gráficos a los periódicos. Los protagonistas de las fotos, además de los pilotos con sus coches y de los momentos de la carrera, son también los aficionados que acudían desde todos los rincones de Sicilia, y de buena parte de Italia, para asistir a la carrera. Durante los días que duraba la manifestación deportiva se hospedaban en las fundas de los pueblos o, si no tenían suficientes recursos económicos, acampaban a la orilla de las carreteras. A través de estas fotos es posible imaginarse como fue la carrera de coche y el ambiente que trajo a esta región de Sicilia.

Sala expositiva Museo Targa Florio
Sala expositiva con imágenes de época, piezas mecánicas y otros objetos relacionados con la carrera.

Las herramientas de los mecánicos de carrera

custodiadas en el museo sin duda capturarán la atención de los aficionados de coches. Servían para cubrir todas las necesidades de la carrera, la puesta a punto de los motores, los cambios de neumáticos durante la carrera y todos los arreglos eventuales que pudieran surgir. Para ello muchas herramientas vienen en maletines de madera que permitían a los mecánicos llevarlas con sigo para asistir los pilotos a lo largo del recorrido.

Exposicción de herramientas mecanicas del siglo pasado
Exposición de herramientas mecánicas del siglo pasado.

La procedencia de estas piezas, de gran valor para la historia del automovilismo, son las colecciones privadas de algunos aficionados, la Fundación de la Targa Florio y el Automobile Club Palermo.

Maletin con herramientas de época
Maletín con herramientas para el torno y manómetro de control para los inyectores.

[]

Los trajes de carrera

que fueron utilizados por los pilotos durante la carrera son otro de los elementos de gran interés de este museo. Casi todos se hallan custodiados al interior de estantes de cristal, para su conservación. Sin embargo algunos se utilizan para vestir uno maniquíes y ver así, desde cerca, como se lucían los protagonistas de la carrera. Entre ellos también había mujeres, aunque no muchas debido a la extrema dureza de la competición. Los que se hallan en el museo pertenecieron a las piloto Maria Teresa de Filippis (primera y única mujer en clasificarse en el Campeonato Mundial de Formula 1) y Rosadele Facetti. Hubo también una mujer que logró ganar la Targa Florio en la categoría 1100 sport, se trata de Ada Pace (1924-2016).

Trajes de piloto de la Targa Florio
La galería con los trajes de piloto.

Más colecciones

Además de lo ya comentado, el museo custodia varios trofeos, entre los que destacan las autenticas Targa Florio del 1932, 1937 y 1950; los cascos de algunos de los pilotos; la galería de fotos de los campeones de las ediciones desde el 1906 al 1928; reproducciones de los coches de carrera en escala; publicaciones del siglo pasado y carteles publicitarios de la competición.

Targa Florio originales, trofeos en bronce de los años 1932, 1937 y 1950
Las Targa Florio originales, trofeos en bronce de los años 1932, 1937 y 1950.

Información practica

Los horarios de visita del Museo Targa Florio

(ver) van desde las 9:30 hasta las 12:30 (todos los días de la semana) y desde las 15:30 hasta las 19:00 (todos los días de la semana menos los lunes en los que por la tarde permanece cerrado). Sin embargo puede darse la posibilidad que, durante los horarios de apertura, el portal del museo se halle cerrado; en este caso se aconseja acercarse al Ayuntamiento y pedir en la recepción que alguien acuda para abrir el museo. También, siempre si se da este caso, aparece un número de teléfono al que llamar por lo que, si se sabe italiano, es suficiente llamar a este número.

Primera sala expositiva Museo Targa Florio con busto de Vincenzo Florio
La primera sala expositiva del museo con el busto de Vincenzo Florio.

El precio del billete

(ver) es de 2€, los niños (menores de 12) entran gratis mientas los mayores de 65 tienen un descuento del 50%.

No hay rampa para discapacitados

pero hay que tomar en cuenta que el desnivel con el Corso Vittorio Emanuele se va reduciendo según se vaya hacia sur (el lado contrario del Palacio Municipal), por lo que es posible acceder al rellano sorteando unos pocos peladaños.