Castillo, palacio y museo

Situado en el extremo norte de Castelbuono

(ver ubicación), se encuentra el Castillo Ventimiglia, fundado en 1316 por los Ventimiglia de Geraci. Se trata de una antigua fortaleza convertida en palacio durante la época renacentista y actualmente sede del Museo Municipal de este conocido pueblo de las Madonías. En la planta superior del castillo, construida en la segunda mitad del siglo XV, se encuentra la barroca Capilla Palatina de Santa Ana, dedicada a la patrona de Castelbuono cuyas fiestas patronales se celebran los días 24, 25 y 26 de julio.

Fachada Castillo Ventimiglia de Castelbuono
El Castillo Ventimiglia visto desde la Piazza Castello. A la izquierda del portal se ve la puerta de acceso a la recepción del Museo Municipal de Castelbuono.

La estructura del castillo

es el producto de las reformas que se han ido sucediendo a lo largo de los siglos según se le iba adaptando a las necesidades de sus propietarios. La plana del castillo, aún siendo escuadrada, presenta un perímetro irregular debido a la inclusión, en sus cimientos, de una estructura fortificada anterior de la queden verse unos restos durante la visita del interior. Las esquinas del castillo quedan marcadas por unas torres de planta cuadrada y por una cuarta, la torre noreste, de planta semi-circular. Las dos torres que enmarcan la fachada sobresalen del resto de la estructura, según los cánones de la arquitectura militar normanda.

Fachada Castillo Ventimiglia de Castelbuono
La fachada del Castillo Ventimiglia vista desde una esquina de la Piazza Castello. En la torre suroeste, a la izquierda del portal, se ve el balcón de la sacristía de la Capilla Palatina de Santa Ana, desde el cual se disfruta de unas bonitas vistas sobre Castelbuono. A la derecha de la fachada se ve la torre sureste, construida sobre una torre preexistente a la construcción del castillo. La vista a tres cuartos permite ver parte de la torre noroeste, reconocible por ser la única con planta semi-circular.

En un principio la altura del castillo era más reducida, sobresaliendo las torres de su perfil vertical. Fue hacia el año 1460 cuando, con la creación de una nueva planta, el castillo llegó a la misma altura de sus torres laterales, adquiriendo la apariencia que conserva hasta la actualidad. A lo largo del siglo XVI el castillo fue reconvertido en palacio señorial, abriéndose en su planta superior varias ventanas y, e la fachada oeste, un nuevo portal. En el año 1819 Castelbuono, que ya el año anterior había sido sufrido las consecuencias de un terremoto que afectó todas las Madonías, fue el epicentro de un terremoto mayor, que afectó buena parte de la costa norte de Sicilia. A consecuencia de ello el castillo sufrió unos derrumbes que causaron la perdida de sus almenas y de parte de la torre circular.

Castillo Ventimiglia - Vista castillo desde exterior villa de Castelbuono
Una vista del castillo desde el exterior de la villa de Castelbuono, donde se halla una cómoda área de aparcamiento accesible desde la carretera, sin tener que entrar en el núcleo urbano.

Los arreglos de los desperfectos no se llevaron a cabo hasta después del año 1920 cuando el castillo, gracias a una subscricción popular, fue adquirido por el Ayuntamiento de Castelbuono.

La Piazza Castello

El patio exterior del castillo es lo primero con el que se familiarizan quienes visitan Castelbuono. Se trata de una plaza en forma de ele, hoy llamada Piazza Castello (ver), que rodea la fachada y la cara este del castillo. Se accede a ella a través de la Porta di Sant'Anna que se halla al final de la Via Sant'Anna, la calle que hizo trazar Giovanni Ventimiglia I en el siglo XV para conectar el núcleo urbano de Castelbuono, que en aquel entonces no llegaba hasta la iglesia de la Matrice Vecchia, con el castillo.

Las frecuentes referencias a Santa Ana se deben a que la familia de los Ventimiglia custodiaba una reliquia de la abuela de Jesucristo (su calavera), reliquia conseguida en Tierra Santa durante las Cruzadas. Esta reliquia fue trasladada a Sicilia, desde Liguria (de donde procedían los Ventimiglia), en el año 1242 y custodiada en el Castillo Ventimiglia de Geraci, para ser después trasladada en este castillo en el año 1454. Actualmente se encuentra custodiada, al interior de una urna, en la capilla del castillo.

Castillo Ventimiglia - Porta di Sant'Anna
La Porta di Sant'Anna, detrás se reconoce la mole del castillo.

En el pasado, la Piazza Castello estaba rodeada por una muralla exterior que constituía la primera línea de defensa del castillo, el cual se hallaba situado a mayor altura. Frente a la puerta del castillo hay una plataforma desde la cual se domina toda la plaza. Esta plataforma se conecta con la plaza a través de una rampa situada en línea con el portal (ver). La plaza es transitada por vehículos en sentido único de circulación desde la Porta di Sant'Anna hacia el Viale Castello que, pasando delante de un mirador, sale hacia las afueras de Castelbuono donde se halla el área de aparcamiento que conecta con la carretera comarcal SP9, a través de la cual puede enlazarse la carretera general SS286 que, a su vez, permite enlazar el autopista Palermo-Mesina (ver en vista de satélite).

Castillo Ventimiglia - Patio exterior y rampa acceso portal principal
La Piazza Castello como se ve después de pasar pasar por la Porta di Sant'Anna. De frente se ve la iglesia de la Annunziata (siglo XVI). Frente la iglesia se ve una segunda rampa, escalonada, que permitía a las cabalgaduras subir hasta el castillo, pero no a los carruajes.

En la plaza del castillo se encuentra una pequeña iglesia dedicada a la Asunción de la Virgen, la Chiesa dell'Annunziata, actualmente administrada por las hermanas del Instituto Figlie della Croce situado en el Viale Castello. Esta pequeña iglesia, que se encuentra cerrada al público debido a su precario estado, conserva en su interior varias obras de arte que testimonian el esplendor del Marquesado de Irache (ver, en esta misma página, la historia del castillo).

Castillo Ventimiglia - Interior Chiesa dell'Annunziata
El interior de la Chiesa dell'Annunziata. Se ven los andamios de madera utilizados para el restauro de los estucos, al mismo tiempo que reparan el presbiterio de aquellos que puedan desprenderse.

[]

El interior del Castillo

Portal y caballeriza

El portal del castillo está orientado hacia sur y se encuentra protegido por la torre suroeste, que sobresale de la fachada del castillo. En su techo se halla un fresco, restaurado, que reproduce el escudo de armas de los Ventimiglia. Este portal ha sido, hasta el siglo XVI, su única abertura al exterior (sin contar obviamente con el pasadizo subterráneo, y secreto, que conectaba con la iglesia de San Francesco). A la izquierda del portal principal, que solo se abre durante acontecimientos señalados, se halla una puerta que da acceso a la sala-recepción del Museo Municipal donde se halla la taquilla (ver).

Castillo Ventimiglia - Portal
El portal del castillo con la escalera de acceso al patio de armas.

Desde el portal, a la derecha, se pasa a la caballeriza del castillo, hoy repleta de paneles de exposición del Museo Municipal. Todo el sector comprendido entre la sala-recepción y la torre sureste guarda, en sus cimientos, los restos de una fortificación existente antes de construcción del castillo. Estos han sido en parte sacados a la luz durante las obras de restauro de 1996 y pueden verse a través de unos cristales dispuestos en el piso, y también accediendo a la base de la torre sureste desde el la puerta situada al fondo de la caballeriza. El pasaje de acceso es algo angosto (ver).

Castillo Ventimiglia - Caballeriza
La caballeriza del castillo, en el suelo se ve un cristal que permite ver parte de las excavaciones arqueológicas. Al fondo se ve la puerta de acceso a la torre sureste.

Patio de armas

El patio de armas del Castillo Ventimiglia es el eje alrededor del cual se desarrolla toda la estructura. Se conecta con el exterior a través del portal principal, que ya conocemos. Otro portal ha sido añadido al conjunto en el curso de las reformas del siglo XVI, que le transformaron en palacio señorial. Según se accede al patio, a la derecha, se encuentra la escalera que sube hacia las plantas superiores del castillo. Los primeros dos rellanos de la escalera permiten el acceso a dos áreas del castillo que no hallan a la misma altura de la primera planta, eso se debe a que se sitúan sobre el sector más antiguo del castillo, creado sobre unas fortificaciones preexistentes.

Castillo Ventimiglia - Patio de armas visto desde portal oeste
El patio de armas visto desde el portal oeste, el único lugar que permite verlo con cierta profundidad, pues se trata de un espacio reducido. De frente se ve la escalera que permite el acceso a todas las plantas superiores de castillo. En el primer rellano se ve la puerta de la sala de Arqueología del Museo Municipal.

En el portal secundario, que se abre a oeste, pueden verse unas lápidas (ver) que pertenecen al Museo Municipal de Castelbuono (ver más). En el lado norte del patio hay una bóveda que sostiene el rellano de la escalera correspondiente a la planta noble del castillo, desde el cual se accede a la Pinacoteca y a los Talleres didácticos (ver), frecuentados por los alumnos de las escuelas de Castelbuono. Bajo esta bóveda hay una puerta (ver) que conecta con la sala de Urbanismo del museo, desde la cual puede verse el interior de la torre noreste.

Castillo Ventimiglia - Portales patio de armas
Ambos portales vistos desde el patio de armas, el portal oeste es el de la derecha.

Sala de Urbanismo y torre noreste

La sala de Urbanismo es el sector del Museo Municipal dedicado al desarrollo urbanístico de Castelbuono. Sus paredes están enteramente recubiertas de paneles explicativos que resumen la historia de este castillo, de la villa y de sus principales monumentos. Al final de la sala se halla una puerta, cerrada con una reja (ver), que permite una visión parcial de la torre noreste, de planta semicircular, cuyo interior es hueco.

Castillo Ventimiglia - Sala Urbanismo
La sala de Urbanismo del Museo Municipal.

Sala de Arqueología

La sala de arqueología expone los hallazgos de las excavaciones llevadas a cabo en los cimientos de castillo y en sus alrededores. Se trata de fragmentos de cerámicas, algunas de las cuales han podido ser reconstruidas. También hay un panel expositivo de monedas que abarcan una época comprendida entre el siglo XII y el XVIII.

En esta sala no está permitido hacer fotos, como nos recuerda un aviso situado en la entrada.

[]

La planta noble del castillo

Al llegar la escalera al primer piso se encuentra un rellano dispuesto en paralelo al tramo de escalera que sigue subiendo hasta la planta superior, donde se hallan la Capilla de Santa Ana y el Museo Diocesano. Al pie de la escalera que sube se halla la puerta (ver) que da acceso a la Pinacoteca, que ocupa tres cuartas partes de la planta noble. El alargado rellano de la primera planta conecta con el pórtico que sigue el perfil del lado oeste del patio y continúa en el lado sur.

Castillo Ventimiglia - Vista rellano planta noble
Una vista del patio desde la planta superior. A la izquierda se ve el rellano de la planta noble y la barandilla del último tramo de escalera. A la derecha vemos el lado sur del pórtico.

El recorrido museal de la Pinacoteca comienza en un salón cuyas ventanas, recabadas en el frente norte del castillo durante las reformas que le transformaron en palacio señorial, ofrecen una bonitas vistas del valle situado a norte de Castelbuono (ver). En el sector este del castillo, hacia donde sigue el recorrido museal, también hay la posibilidad de disfrutar de bonitas vistas del valle que se extiende hacia levante, siendo encerrado por los montes donde se halla el pueblo de San Mauro di Castelverde, construido como Pollina en la cima de un monte (ver). El recorrido museal permite, pasando de una sala a otra, conocer toda la planta noble del castillo, construida en el siglo XIV, que se ha mantenido inmutada a lo largo de los siglos.

Castillo Ventimiglia - Recorrido museal de la Pinacoteca
Una de las muchas salas situadas en la planta noble del castillo, todas conectadas entre si debido a la falta de pasillos.

La exposición de Arte Sagrado

La visita del sector del Museo Municipal dedicado al Arte Sagrado, que se halla en la planta superior del castillo, comienza por el portal situado poco antes de la Capilla Palatina de Santa Ana, ocupando tres cuartas partes de la planta. Este sector del museo, que ostenta una riqueza y una variedad expositiva que bien podría quedar como anexo a una catedral, muestra el nivel de excelencia artística logrado en esta villa de las Madonías por haber sido su castillo la sede del marquesado más influyente de toda Sicilia.

Castillo Ventimiglia - Tercera sala expositiva del Arte Sagrado
Tercera sala expositiva del Arte Sagrado.

La exposición, cuyas obras de arte son todas posteriores al saqueo del castillo del año 1485, incluye varios Misales romanos en latín, objetos litúrgicos en plata repujada, vestimenta sacerdotal y varias pinturas. Algunas salas quedan enteramente restauradas, otras mantienen aún la estructura originaria, con su suelo en baldosas del siglo XVII (ver) y su techo en madera (ver). Al final del recorrido del Arte Sagrado se halla la exposición del tesoro de Santa Ana, cuya sala se conecta con el salón del castillo y con el rellano de la escalera. En su interior se pueden ver objetos de arte manufacturados por los renombrados orfebres de Palermo entre el siglo XVII y el XVIII (ver). En esta sala se hallan los servicios públicos, lo que es útil saber.

Castillo Ventimiglia - Misales romanos en latín
Misales romanos en latín.

Después de haber atravesado todas las salas de esta última planta del castillo creada en 1467, el recorrido museal termina en el gran Salón del Castillo reformado a finales del '600 y cuyo en techo de bigas aún conserva, algo desgastadas, las pinturas decorativas de la época. Este salón se conecta directamente con el presbiterio de la Capilla de Santa Ana a través de un portal que, aunque los visitantes no puedan pasar por el, queda abierto para que se pueda echar una ojeada (ver). Mientras el techo del salón y el pasaje con la capilla se han quedado inmutados desde el siglo XVII, lo demás ha sido reformado en tiempos recientes. Actualmente el salón es utilizado como sala de conferencias (ver).

Castillo Ventimiglia - Techo Salón del Castillo
El techo en bigas del Salón del Castillo, reformado a finales del siglo XVII.

[]

La Capilla Palatina de Santa Ana

La capilla del castillo, también llamada Capilla Palatina, está dedicada a Santa Ana. En el altar mayor de la capilla se custodia, al interior de una urna que solo se abre durante las fiestas patronales de Castelbuono (*), un cofre de plata donde se guarda la calavera de la santa. En 1615 Santa Ana fue declarada patrona de Castelbuono y, en la segunda mitad de este siglo, la capilla fue enteramente decorada por la mano de Giacomo Serpotta, el creador de las decoraciones del Oratorio de Santa Cita en Palermo, quien acudió desde la capital junto con su hermano Giuseppe. Las decoraciones están inspiradas en la vida de Santa Ana. La cobertura de la capilla es de bóveda sin decoración, su color blanco hace resaltar más aún los suntuosos decorados en color oro de las paredes (ver).

(*) Las fiestas de Castelbuono se celebran desde el 25 hasta el 27 de julio. Son precedidas por nueve días de procesiones por la villa, la novena, cuya tradición se remonta al viaje de nueve días a Palermo que hizo en 1615 Giovanni III Ventimiglia, quien logró recuperar la reliquia que había sido substraída furtivamente.

Castillo Ventimiglia - Presbiterio Capilla Palatina de Santa Ana
El presbiterio de la capilla. Se ven los asientos del coro, tallados en madera de nogal y decorados con bustos que representan personajes bíblicos, los de la izquierda, y de antepasados del marqués Francesco Roderico IV de Ventimiglia, los de la derecha.

La capilla cuenta, además del coro situado en el presbiterio, con un coro alto, tallado en madera pintada en color dorado, ubicado en correspondencia de la contra-fachada, donde hay una ventana que se abre en la fachada oeste del castillo. Desde el sottocoro se accede a la sacristía, cuya puerta permanece abierta a los visitantes del castillo.

Castillo Ventimiglia - Coro alto Capilla de Santa Ana
El coro alto de la Capilla de Santa Ana. En el sottocoro se encuentra, a la izquierda según lo vemos, la sacristía. A la derecha se ve el portal, reformado en la segunda mitad del siglo XVII, que da al rellano de la planta alta del castillo.

La sacristía de la capilla se encuentra en la torre suroeste del castillo, al igual que el campanario de la pequeña iglesia, que es visible desde la Piazza Castello y desde la Via Sant'Anna. El armario de la sacristía ocupa buena parte de la pared oeste mientras que en la pared este hay un sencillo banco arcón en madera (ver). Al fondo se abre un balcón que ofrece unas vistas inmejorables de la Piazza Castello y de todo el pueblo de Castelbuono (ver).

Castillo Ventimiglia - Sacristía Capilla de Santa Ana
La sacristía de la Capilla de Santa Ana. De frente se ve el portal que conecta con el sottocoro.

[]

Historia del Castillo Ventimiglia

La fundación del castillo en el año 1316

El periodo de fundación del Castillo Ventimiglia se remonta al 1316, el mismo año de la adquisición, por parte de Francesco Ventimiglia, conde de Geraci, del poblado de Ypsigro y de sus tierras, antes pertenecientes al obispado de Patti. Las excavaciones muestran la existencia de unas fortificaciones, anteriores a la construcción del castillo, que serán incluidas en la nueva estructura. Hacia el año 1322 se terminaron de afincar los cimientos y de construir buena parte de la planta baja del castillo.

Castillo Ventimiglia - Portal principal visto desde patio central
El portal sur del castillo visto desde el patio de armas.

El siglo XIV

En el año 1337 murió el rey Federico II de Sicilia y le sucedió al trono su hijo Pedro II de Sicilia, quien tenía estrechas relaciones con la familia de los Chiaramonte, enemigos declarados de los Ventimiglia.

Castillo Ventimiglia - Escudo Ventimiglia en bóveda portal
El escudo de armas de los Ventimiglia, pintado en la bóveda del portal que conecta con el patio de armas.

Este mismo año Francesco Ventimiglia fue encarcelado bajo la acusación de conspirar en contra del rey. Sus pertenencias les fueron confiscadas y el año siguiente será ejecutado. A la muerte del Pedro II, en 1342, con apenas cinco años de edad le sucedió al trono su hijo Luis de Sicilia, del cual fue proclamado tutor Blasco de Alagón, quien logró una reconciliación entre los Ventimglia y la Casa de Aragón. Esta última reconoció públicamente que las acusaciones de traición en contra de Francesco Ventimiglia habían sido falsas y creadas por los Chiaramonte. Se procedió a dar lectura al testamento del marqués de Ventimiglia quien había dejado este castillo, y las principales posesiones de las Madonías, a su hijo más jóven, Francesco II de Ventimiglia. Los trabajos de construcción del castillo se reanudaron y siguieron con Enrico II de Ventimiglia, hijo y de Francesco II. El siglo termina con la muerte de Enrico II en 1398 y la llegada de Giovanni I de Ventimiglia. Bajo su guía, en el siglo siguiente, la Casa de Ventimiglia verá aumentar notablemente su influencia debido a su inquebrantable fidelidad a la Corona de Aragón.

El siglo XV

Durante la primera mitad de este siglo Giovanni I de Ventimiglia unificará las posesiones de la Casa de Ventimiglia en las Madonías creando las bases del que se convertirá en el marquesado más influyente de toda Sicilia. En su juventud Giovanni I fue capitán de las milicias del rey Martín el Joven, demostrando sus habilidades militares durante la conquista de Cerdeña (1407). En 1430 fue nombrado virrey de Sicilia para hacerse cargo de la defensa de la isla, amenazada por el Imperio Otomano que recién había conquistado la isla de Malta. En 1436 el rey Alfonso V de Aragón elevó el título del conde de Geraci al rango de marquesado y Giovanni I se convirtió en el primer Marqués de Irache (*).

(*) La principal motivación de este alto reconocimiento fue la descendencia directa de los reyes normandos de Sicilia, los Altavilla. Esta descendencia estaba ligada a la condesa de Geraci Isabella de Geraci, quien se casó con Enrico I de Ventimiglia, el primero de los Ventimiglia asentados en Sicilia.

Castillo Ventimiglia - Sala pinacoteca castillo
Una sala de la pinacoteca, situada en la planta noble del castillo, cuyas bóvedas son más refinadas del las que se encuentran en la planta baja.

Las obras de construcción del castillo se dieron por finalizadas finalizadas en el año 1454, cuando se producirá el traslado de la corte del marquesado desde Geraci hasta Castelbuono. El año siguiente Giovanni I será nombrado embajador de Alfonso V en el Estado Vaticano. Unos años más tarde, en 1460, se construirá la planta más alta del castillo, llegando así el castillo a la misma altura de las torres laterales. La etapa de vida pública de Giovanni I terminó en 1467, cuando se retiró en este castillo donde pasó los últimos años de su vida, que se apagó en 1475. Durante estos años Giovanni I se dedicó a obrar las reformas urbanísticas que darán inicio al proceso que, en el siglo siguiente, transformará el antiguo núcleo medieval de Castelbuono en una villa renacentista. Fue entonces cuando se creó una calle ancha, hoy Via Sant'Anna, que conectase el castillo, que aún permanecía aislado, con el núcleo habitado.

Castillo Ventimiglia - Via Sant'Anna y portal Piazza Castello
El tramo final de la Via Sant'Anna que termina frente a la barroca Porta di Sant'Anna que da acceso a la Piazza Castello. El castillo es visible desde toda la calle donde, en su tramo inicial, se halla el Palacio Municipal de Castelbuono. En la torre izquierda del castillo se ve el campanario de la Capilla Palatina de Santa Ana.

Sucesor de Giovanni I fue su hijo Antonio de Ventimiglia quien mantuvo el título de marqués de Irache hasta el año de su muerte, el 1480. Le sucedió el hijo Enrico III de Ventimiglia.

Este siglo, que había visto la apogeo de la Casa de Ventimiglia y de su poder, fue también testigo de su ocaso. Debido a unas venganzas familiares que llevaron a la muerte de unos aristócratas en Palermo, se iniciaron una serie de sucesos que conllevaron el destierro de Enrico III y la confisca de todas sus pertenencias en el año 1485 (morirá en el exilio en 1493). Su puesto será ocupado, después de suplicar clemencia al rey, por su hijo Filippo de Ventimiglia quien recuperará la posesión del castillo que mientras tanto, como la villa de Castelbuono, había sido saqueado por las tropas reales, perdiéndose todos los archivos presentes en el, además de las obras de arte comisionadas por Giovanni I.

Castillo Ventimiglia - Salón planta noble con puerta de acceso desde pórtico
Un salón de la planta noble cuya puerta de acceso, visible al fondo, se abre al pórtico.

[]

El siglo XVI

En el año 1501 el marqués Filippo de Ventimiglia murió si dejar herederos, por lo que le succedió el hermano Simone I de Ventimiglia con el cual el marquesado experimentará una nueva época de esplendor. Restaurados todos los privilegios feudales, y sus ingresos, Filippo de Ventimiglia por dos veces fue presidente del Reino, ejerciendo la función de virrey cuyo puesto se hallaba vacante. También apoyó la expedición de Carlos I de España en Túnez, cuya flota recaló en Sicilia antes de tomar rumbo hacia África. El regreso triunfal de Carlos I, del cual se conserva aún la estatua de bronce en la Piazza Bologni de Palermo, vio el marqués Filippo ejerciendo de anfitrión. Los privilegios, y las rentas, del marqués se vieron aumentados por el agradecido soberano, pudiendo así el marqués financiar el desarrollo urbanístico de Castelbuono.

Giovanni II de Ventimiglia sucedió a su padre Filippo, quien en la vejez se había retirado de sus actividades políticas para dedicarse al sacerdocio. Giovanni fue amante de las ciencias y de las artes, ejerciendo de mecenas del astrónomo y matemático Francesco Maurolico, quien vivió en este castillo y en el cercano Castillo Ventimiglia de Pollina, cuya torre utilizó como observatorio astronómico. Tanto Giovanni como su sucesor, Simone II de Ventimiglia, no permanecieron mucho tiempo en el cargo. A este último le sucedió el hijo Giovanni III de Ventimiglia, quien llevará a cabo las obras que transformaron el antiguo castillo medieval en un palacio renacentista.

Castillo Ventimiglia - Portal Capilla de Santa Ana
El portal barroco (siglo XVII) de la Capilla Palatina de Santa Ana.

La historia de Giovanni III de Ventimiglia está ligada a la identidad cultural de Castelbuono y, siglos más tarde, determinará la iniciativa popular que empujó el Municipio de Castelbuono a rescatar la propiedad de este castillo.

Resulta que, en el año 1605, la reliquia de Santa Ana custodiada en la Capilla Palatina del castillo había sido substraída por desconocidos que lograron hacer perder su rastro. Diez años más tarde, en 1615, el marqués logró recuperar la reliquia y llevarla de regreso a Castelbuono el día 25 de julio. La población le recibió con muestra de jubilo aclamando Santa Ana como patrona de la villa. Desde entonces las fiestas patronales se celebran desde la víspera del 26 de julio, día de Santa Ana, hasta el día después. Las fiestas quedan precedidas por una serie de procesiones, la novena, en las que la reliquia es llevada por las calles de la villa cada uno de los nueve días que preceden el 25 de julio, representando los nueve días del viaje que Giovanni de Ventimiglia hizo para recuperar y traer de regreso la reliquia. Durante las fiestas, en la Capilla Palatina de Santa Ana, se expone la reliquia para que los fieles puedan verla.

El siglo XVII

Después del aleatorio nombramiento de Giuseppe I de Ventimiglia, fallecido antes de la investidura, el título pasará en las manos de su hijo Francesco III de Ventimiglia, quien lo dejará en manos de su hijo Giovanni IV de Ventimiglia, al que sucederá Francesco Roderico IV. Este último contratará el maestro palermitano Giacomo Serpotta quien, ayudado por el hermano Giuseppe, creará el ciclo de esculturas que decoran el interior de la capilla del castillo. Terminadas las obras en la capilla Blasco de Ventimiglia, hijo de Francesco Roderico, encargó la creación de su portal, esculpido en mármol blanco. Con las obras en la Capilla de Santa Ana terminarán las grandes reformas del castillo-palacio.

Castillo Ventimiglia - Vista desde salón del castillo
Vista desde salón del castillo. A la izquierda se ve parte de la torre noreste, la única con planta semi-circular. Abajo se ven los edificios del instituto Figlie della Croce que gestiona la Iglesia de la Annunziata, que también pertenece, como la Porta de Sant'Anna, al conjunto arquitectónico de este castillo.

[]

Desde el siglo XVIII hasta el XX

El siglo XVIII vio, como en el resto de Sicilia, le decadencia de la estructura de poder semi-feudal. Esta época se caracteriza por la decadencia de la nobleza, que prefería vivir en la capital gracias a las rentas producidas por sus posesiones, desinteresándose de lo que pasaba en ellas. Esa situación dejó el paso a una nueva clase de especuladores locales que logró enriquecerse a costa de someter la población a una constante sobre-explotación, justificada por la necesidad de pagar las rentas de las tierras a los aristócratas de la ciudad. Así, como en todo el sur de Italia, se creó una situación de revueltas endémicas que duraría hasta la segunda mitad del siglo XIX, empeorada por el surgir del fenómeno del banditismo (bandolerismo) que, en las Madonías, fue muy difuso.

Mientras tanto, en las ciudades, algunas familias aristocráticas lograron adaptarse a la nueva economía industrial y comercial que fue surgiendo en el siglo XIX. Otras en cambio quedaron atrasadas y su economía fue cada vez a menos, viéndose obligadas a vender sus posesiones.

A principios del siglo XX la línea hereditaria del Marquesado de Irache quedó separada de la propiedad del castillo, yendo esta a parar en su último heredero, el barón Fraccia di Favarotta, quien decidió ponerlo a la venta.

Durante la segunda década del siglo XX, en la villa de Castelbuono, donde la conciencia ciudadana ya había despertado desde los tiempos de las luchas por la independencia del siglo XIX, se difundió la voz que el Castillo Ventimiglia iba a ser puesto a la venta en una subasta. Como la tradición de las procesiones de las fiestas de Santa Ana estaba muy ligada al Castillo, así como le estaba ligado el mismo nombre de la villa, Castelbuono, hubo una subscripción popular para recolectar los fondos que permitieron al Ayuntamiento, guiado por el alcalde Mariano Raimondi, participar a la subasta y hacerse con la propiedad del castillo en el año 1920. Previamente el barón Fraccia, haciendo gala de su espíritu liberal, había donado al Ayuntamiento todos los objetos sagrados de la capilla, incluida la venerada reliquia de Santa Ana.

Castillo Ventimiglia - Placa conmemorativa donación reliquia Santa Ana
La placa, puesta por el Ayuntamiento de Castelbuono a la derecha del portal de la Capilla Palatina de Santa Ana, que agradece al barón Fraccia la donación de la reliquia de Santa Ana, y de todos los demás objetos sagrados de la capilla, con acta notarial del 28 de febrero de 1913.

El castillo, que todavía quedaba en mal estado debido a los desperfectos ocasionados por los terremotos del siglo XIX, fue en un principio utilizado como colegio. En la segunda mitad del siglo comenzó una campaña de restauro, acompañada por una excavaciones arqueológicas, que terminó en 1996. Desde entonces el Castillo Ventimiglia es la sede del Museo Municipal de Castelbuono.

Información practica

Horarios y días de visita

Los lunes y los miércoles, el castillo abre desde las 9:30 hasta las 13:00. Los martes, jueves y viernes, el castillo abre desde las 9:30 hasta las 13:30, por la mañana, y desde las 15:30 hasta las 19:00, por la tarde. Los sábados y domingos, el castillo abre desde las 10:00 hasta las 13:30, por la mañana, y desde las 15:30 hasta las 19:00, por la tarde.

Estos horarios se mantienen todo el año (ver).

Billetes

El coste del billete es de 4 € por persona, los visitantes de edad comprendida entre los 8 y los 18 años pagan 2 €. Los menores de 8 años entran gratis, al igual que los minusválidos y sus acompañantes.

La taquilla se encuentra en la sala-recepción a la derecha del portal principal del castillo.