Un lugar emblemático del pasado

A lo largo de la transitada Via Vittorio Emanuele

(ver ubicación), en el casco antiguo de Cefalù, se encuentra el portal de acceso al Lavadero medieval 'Fiume Cefalino', una antigua estructura cuyas orígenes se remontan a la edad media, creada para aprovechar las aguas del río subterráneo que abastecía la ciudad, el Cefalino, antes de que este desembocase al mar. Aunque se le siga llamando "medieval", la estructura medieval originaria dejó de existir en el siglo XVI, cuando el lavadero original fue suprimido y se construyó otro, cambiando también su ubicación y situándole bajo la muralla exterior, donde se encuentra en la actualidad. Las bóvedas del actual lavadero fueron terminadas hacia el año 1655, cuando fue puesta en el pilar derecho de la entrada una lápida, que aún permanece en su sitio, donde se puede leer (en Latín):

"Aquí fluye el saludable Cefalinus, más puro que la plata y más frío que la nieve - 1655" (ver lápida).

Lavadero medieval de Cefalù - Portal de acceso
El portal de acceso en la transitada Via Vittorio Emanuele. La lápida del pilar izquierdo pone: Discesa Fiume (Bajada río).

Una ulterior reforma, que dejará el lavadero medieval tal y como lo vemos hoy, fue acometida en el año 1890. En ese entonces se crearon las pilas esculpidas en piedra "lumachella", la típica piedra gris de la zona que vemos en la pavimentación del casco antiguo. Al 1890 se remonta también la canalización de las aguas a través de unas cañerías en bronce cuyas bocas de agua, en forma de cabezas de león, se hallan en la bóveda más grande, de las tres que hay, situada a la izquierda del conjunto.

Lavadero medieval de Cefalù - La bóveda de 1890 y la bocas de agua en forma de cabeza de león
Una de las bóvedas de 1655 y las pilas de fregar que, a finales del '800, sustituyeron las anteriores.

Una instalación para la comunidad

A pesar de los cambios de arquitectura, e incluso de ubicación, el lavadero ha absuelto su función comunitaria hasta el tiempo en que, instaladas las cañerías de agua en la ciudad (finales del '800), su utilidad practica ha decaído. Sin embargo se queda como recuerdo tangible de otros tiempos, y la fascinación que ejerce sobre los que bajan las escaleras para verle demuestra cuanto acierto tuvieron los lugareños, al querer conservar y valorizar este emblemático lugar de su ciudad.

Lavadero medieval de Cefalù - Vista del lugar desde escalera de acceso
El aspecto actual del lavadero, con las pilas de fregar de forma rectangular en piedra lumachella y las bocas de agua en bronce, es el resultado de la última refoma del lugar, coincidiendo con la llegada del agua corriente a la ciudad.

El lavadero y sus componentes

La estructura del lavadero

se ha mantenido intacta, no obstante la substitución de las pilas originarias y la creación de las bocas de agua. El lugar está escalonado en tres niveles situados a diferente altura. El primero, más alto, es donde llega el agua limpia que procede directamente del río subterráneo. El segundo, situado en un nivel intermedio, es donde están las pilas de lavado. El tercero, situado en el nivel más bajo es donde el agua es canalizada hacia la salida al mar.

Lavadero medieval de Cefalù - Canalización desagüe de las 4 pilas al interior de la bóveda
La canalización del desagüe de las 4 pilas al interior de la bóveda. que se conecta con la salida al mar del cuarto colindante (el de la bóveda más pequeña).

El agua limpia procede del río Cefalino que nace en las cercanías del pueblo de Gratteri, situado entre los montes de las Madonías. Antes de que su curso fuera canalizado en un sistema de cañerías, este agua brotaba de la roca al fondo de la bóveda principal. En el año 1890, la fecha puede verse en una placa conmemorativa, se ha estrenado un sistema de cañerías que canaliza el agua haciendo que salga a través de 15 bocas en forma de cabeza de león (ver).

Lavadero medieval de Cefalù - Bóveda de llegada aguas limpias
La bóveda, creada en 1655, que se conecta con el subsuelo de la ciudad y el curso del subterráneo río Cefalino. Se ven las bocas de agua en bronce de 1890.

El agua limpia del río era utilizada para aclarar la ropa para ser después canalizada fuera de la bóveda, hacia las pilas para fregar que se encuentran a continuación.

Lavadero medieval de Cefalù - Pilas para fregar
Las primeras cuatro pilas, las que están al aire libre. Las otras cuatro pilas, situadas a la misma altura, se encuentran en la bóveda cuyo arco se ve en el primer plano de esta imagen.

La pilas para fregar

Hay en el lavadero ocho pilas en total, cuatro de ellas de encuentran al centro del lavadero, al aire libre, otras cuatro se sitúan en una de las dos bóvedas orientadas hacia en puerto, la de la izquierda. Todas están dotadas de una piedra inclinada, como requiere el método tradicional de lavado a mano de la ropa.

Lavadero medieval de Cefalù - Las ocho pilas para fregar
Las ocho pilas para fregar, cuatro al aire libre y cuatro en la bóveda de la izquierda. La bóveda que se ve a la derecha, la más pequeña de las tres, es donde se encuentra la salida de aguas del lavadero.

La salida al mar

El agua de las ocho pilas es canalizada hacia la salida al mar, que se halla visible desde la bóveda más pequeña, parte de la cual se halla esculpida en la misma roca. Al acceder en su interior se ve cómo la luz del exterior se filtra a través de una grieta entre las rocas, mientras el agua es expulsada al exterior.

Lavadero medieval de Cefalù - Salida al mar
La salida al mar de las aguas del río Cefalino.

La salida al mar se sitúa al exterior del que fue el puerto viejo, separado en la línea de costa del casco antiguo por unos pedruscos que también aíslan la pequeña playa del puerto. La antigua muralla desde la cual brotaba el agua del río Cefalino, de las que quedan los cimientos, ha sido suplantada por las construcciones del siglo XIX que hoy se asoman al mar.

Lavadero medieval de Cefalù - Ubicación salida al mar aguas Lavadero Medieval
El casco antiguo de Cefalù que se asoma al mar de su puerto viejo. En la imagen queda marcada la salida al mar del río Cefalino cuya aguas limpias siguen fluyendo como antaño.