A lo largo de la concurrida Via Vittorio Emanuele, en el casco antiguo de Cefalù, se encuentra el portal de acceso al Lavadero Medieval, una antigua estructura cuyas orígenes se remontan a la edad media, creada para aprovechar las aguas de un río (el Cefalino) antes de que este desembocase en la mar. Aunque se le llame "medieval" la antigua estructura fue, a principio del siglo XVI, modificada. El lavadero original fue suprimido y se construyó otro, cambiando también su ubicación y situándole bajo la muralla exterior, donde se encuentra en la actualidad. Las bóvedas del actual lavadero fueron creadas hacia el año 1655 cuando, completada la reforma, fue puesta en el pilar derecho de la entrada en la Via Vittorio Emanuele una lapida, que aún permanece en su sitio, donde se puede leer (en Latín):
Aquí fluye el saludable Cefalinus, más puro que la plata y más frio que la nieve - 1655

El Lavadero medieval de Cefalù.

Una ulterior reforma, que dejará el lavadero medieval tal y como lo vemos hoy, fue acometida a finales del siglo XIX (1890). En ese entonces se crearon las tinas esculpidas en piedra "lumachella", la típica piedra gris de la zona que vemos también en la pavimentación del casco antiguo. Al 1890 se remonta también la canalización de las aguas a través de unas cañerías en bronce, con forma de cabezas de león, que se hallan en la bóveda principal, situada a la izquierda del conjunto, desde las cuales aún brota el agua del río Cefalino.

Una vez entrados por el portal, que siempre está abierto, bajamos por una cómoda escalera de peldaños bajos y anchos que nos llevan a este lavadero que, aunque haya sido reformado a finales del '800, mantiene la misma estructura heredada del pasado.

El Lavadero medieval, situado en las que fueron las entrañas de la muralla del puerto, visto desde la escalera que baja hasta el.

El lavadero utiliza las aguas del Cefalino, un arroyo que nace en las cercanías del pueblo de Gratteri, en las Madonia. No se tienen noticias ciertas sobre su origen, pero se sabe que en en año 1514 fueron acometidas unas reformas que modificaron levente su ubicación. En la actualidad el lavadero se halla en un patio, rodeado por viviendas particulares y algún establecimiento comercial.

El agua del arroyo Cefalino brota desde unas fuentes en forma de cabezas de león, instaladas durante la última reforma del siglo XIX (ver imagen). Después de fluir a través de un sistema de pilas, el agua desemboca en el puerto.

Las cuatro pilas que se hallan al centro del lavadero.

Las pilas, cuyo nivel va descendiendo levemente para permitir el fluir del agua, están dotadas de una piedra inclinada, como requiere el método tradicional de lavado a mano de la ropa (ver imagen). Hay un total de ocho pilas con sus piedras inclinadas, cuatro de ellas están al centro del patio, otras cuatro se hallan en la sala donde el agua es canalizada hacia la desembocadura (ver imagen) del arroyo que pasa a través de la muralla medieval, al otro lado de la cual se encuentra el puerto.

El agua que procede de la sala donde se hallan las cuatro pilas es canalizada hacia la desembocadura del arroyo.

Licencia de Creative Commons
Guía de Palermo y Sicilia by http://panormus.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License